El diario cada vez menos privado de Natsu

31 octubre 2010

Zeitgeist contrastado (anexo tercero al artículo XVI): las teorías de la conspiración de los atentados del 11-S en el Pentágono.

.

Anterior artículo.

Vuelta al índice.

.

Bueno, pues para que la cosa no quede sólo en meras intenciones, voy a escribir de inmediato un artículo continuando con la demostración de lo falsas que son las teorías conspiranoicas sobre el 11-S, muchas de las cuales aparecen resumidas y condensadas en Zeitgeist, the Movie.

Antes de dejar de escribir artículos regularmente, había hecho una investigación bastante pormenorizada acerca de lo que aconteció en el Pentágono el 11 de Septiembre de 2001.

Así que como tengo material abundante al respecto, voy a aprovechar para hablar de las conspiranoias (teorías de la conspiración sin pruebas o con pruebas falsas detrás) sobre el Pentágono, que están entre las más absurdas conspiranoias sobre el 11-S, (junto con la del edificio número 7 del World Trade Center, del que ya os hablé aquí). Es tan absurda que los conspiranoicos ni siquiera se ponen de acuerdo en una versión coherente alternativa a la versión “oficial”.

(more…)

12 octubre 2009

Zeitgeist contrastado. Anexo III. Del relativismo y otros demonios. Conspiración y conspiranoia. La verdad y la mentira (2ª parte).

Anterior artículo.

Vuelta al índice.

.

La libertad de expresión.

Hay mucha gente que se me ha quejado de que al atacar las opiniones de los conspiracionistas y de Zeitgeist, estoy atacando la libertad de expresión, y que les estoy privando de su derecho a hablar y a decir lo que piensan.

No.

Yo no le niego a esa gente su derecho a hablar.

Es más, nunca he pedido que se retire al pseudodocumental de circulación, ni que lo censuren, ni que impidan su difusión.

Hablar se puede hablar, porque todo el mundo tiene derecho a hablar. La libertad de expresión es un derecho inalienable universal para toda la Humanidad.

Pero ese derecho también se me aplica a mí (de eso ya ha hablado en los comentarios mi marido).

Yo también soy humana.
Yo también tengo derecho a expresar mi opinión.
Y ya he dicho en numerosas ocasiones, que empecé a contrastar Zeitgeist porque no había ninguna investigación sobre las afirmaciones del pseudodocumental en castellano.
Lo siento mucho, señores. Pero si los defensores de Zeitgeist tienen derecho a hablar, yo también.
Y si Zeitgeist tiene derecho a mentir, yo tengo derecho a señalar esas mentiras, a decir que son mentiras, y a demostrar que son mentiras. Mi marido añade que él también tiene derecho a reírse de esas mentiras y de quienes las propagan.

Y no admito que nadie me niegue ese derecho… derecho que algunos han intentado negarme. Este blog de una humilde servidora ha recibido amenazas personales (hacia mi marido y hacia mí), me han conminado a que cierre el blog, me insultan en cientos de otras páginas, e incluso he recibido un ataque informático bajo la forma de un virus en un correo privado que trataba sobre Zeitgeist contrastado. Más bajo no pueden caer (espero).

Pues hagan lo que hagan, no me pienso callar ni debajo del agua, ea. Es más, mientras más me atacan, menos ganas de callarme me entran. Esto es como cuando blasfemas delante de un creyente: si no le afecta, no sigues. Pero si se pone cabezón, fanático y cerrado de mollera, y empieza a amenazar… dan ganas de blasfemar más todavía. Porque a todos nos gusta recordar que la libertad es para todos. Que hay quien disfruta mucho de su libertad, pero se molesta cuando la gastan los demás:

http://www.cope.es/25-01-09–cardenal_rouco_senala_que_no_es_justo_creyente_soportar_mensajes_que_atacan_sus_convicciones,29668,1,noticia_ampliada

A este señor me gustaría decirle que no es justo que yo tenga que aguantar las procesiones de Semana Santa, que paralizan mi ciudad natal (Sevilla) una semana e impiden moverse. Y no hablemos de lo injustas que me parecen las opiniones que la multinacional a la que pertenece este tipo, vierte sobre las mujeres. Se pueden decir tonterías, pero los demás tenemos derecho a contestarlas.

Libertad de expresión sí: para todos.

Admito que no permito comentarios de “corta-pega”, ni insultantes sin pruebas, y que filtro los comentarios anónimos hasta que Chema los pueda revisar y contestar, ya he avisado de ello en las entradas y comentarios. Si a alguien no le gusta, pues tiene toda internet para él o ella. Yo no voy por ahí a poner Zeitgeist “a parir de un burro” en otros foros, chats o blogs). Yo hablo en mi casa, no voy a molestar a casa de los demás, ni aunque sea para defenderme (lo que haga mi marido, eso ya es otra cosa).

La burla y el insulto.

Algunos dicen que el lenguaje mordaz e irónico que utilizo a veces no ayuda a mi credibilidad.
Ni me importa si eso es así.
A mí lo que me importa es la veracidad de mis afirmaciones, y que mis argumentos sean ciertos y con pruebas irrefutables detrás. Lo he logrado, así que lo que piensen de mí en otras cuestiones, no me importa mucho, la verdad.

En cuanto a lo de insultar, que taaaanto predica mi “churri”, he de admitir que eso en concreto no lo llevo muy bien. Yo soy más partidaria de tratar las cosas más suavemente y sin tanto exabrupto. Pero he de admitir que ni yo aguanto según qué comentarios que me escriben, la verdad.
En uno de los “debates” económicos, me vi en la obligación de intervenir yo misma y cerrar ese hilo cuando mi marido dijo: “…y eso es así como demuestran las matemáticas”. ¿Sabéis cuál fue la contestación que dio el conspiranoico?

“Las matemáticas no explican nada”.

Cuando yo vi (y oí) a mi marido al leer esa salvajada, corrí todo lo que pude para bloquear ese hilo, porque me temía lo peor. Tendríais que haberle visto con la vena hinchada. ¡Se le oían los gritos desde la huerta de al final de nuestra parcela! Leñe, yo ya creía que habían legalizado el despido libre en España con el cabreo que tenía. Y el comentario que le tenía preparado era de lo peor que yo he visto en insultos. Pero hombre, ¿cómo le decís eso a una persona que se ha pasado media vida estudiando Matemáticas y Economía? Tenéis cada cosa… Luego querréis que no se enfade y que no os insulte.
Desde luego que no me gusta permitirle a Chema que insulte todo lo que insulta, lo reconozco. Pero qué remedio me queda que permitírselo encima de que el pobrecito me está ayudando moderando los comentarios y respondiendo a cosas que yo no tendría ni la más remota gana de responder. Y, además, me ha ayudado con muchas entradas y la explicación económica. Además, si va a hacer el troll, mejor que sea en casa: trollear , como saltar en la cama, es honesto hacerlo en tu casa y una grosería si lo haces en la de otro.

Creo que Chema ha explicado suficientemente bien en los comentarios por qué utiliza ese lenguaje tan incisivo e insultante.
Porque llega un momento en que no le queda otra.
Yo procuro no insultar y desde aquí pido perdón si yo en concreto he resultado ofensiva (por mi marido no respondo, él habla por sí mismo). Pero he de reconocer (y muchos lectores así lo han hecho notar), que se me caen las lágrimas de la risa cuando leo las contestaciones que les da a los conspiranoicos, los cuales no están acostumbardos a enfrentarse a un debatidor profesional, curtido en mil lides sindicales, y que para colmo es una enciclopedia viviente.

No pienso prohibirle que se desahogue como lo hace, más que nada, porque su estilo ya forma parte de Zeitgeist contrastado, es una tradición… y qué porras, quien entra diciendo que  “no sé nada de Mitología, pero no me creo que Zeitgeist se equivoque”, y se pone a intentar rebatir mis escritos admitiendo que no sabe nada de Mitología… pues lo siento, pero se merece que sea mi marido quien le responda. ¿Acaso Chemazdamundi miente ni ? Insulta por los codos, sí… pero con motivos y sin mentir. Y mirad que yo nunca he criticado a la gente por no saber. No todo el mundo tiene la suerte de haber recibido una buena educación. Repito: la ignorancia no es criticable, es una desgracia que puede ocurrir a cualquiera, y todos somos ignorantes hasta que tenemos tiempo de aprender.

Lo que sí es criticable es que una persona que no sabe escribir su propio idioma, tenga la increíble, fantastástica, impresionante desfachatez de afirmar que “las enciclopedias están manipuladas”. Oh, sí, las enciclopedias cambian con los años y han estado manipuladas. Pero si no sabes ni escribir bien tu maldito idioma, lo siento, pero no eres quién para discutirle a las enciclopedias. Algún día, si aprendes mucho, puede que lo seas. La ignorancia se cura aprendiendo, y todo ignorante puede llegar a ser culto si se lo propone. Ahora, que nadie me pida que respete al que, mostrando en su escritura que no se ha leído ni el DNI, pretende rebatir a los expertos.

Tengo que volver a poner el ejemplo de la discusión con San Anónimo de Zeitgeist, porque es el paradigma del ignorante que se critica en este blog. No critico su ignorancia… sino su pertinaz contumacia. La conversación, durante varios comentarios, fue así:

-Yo no sé nada de Mitología, pero me cuesta creer que Zeitgeist mienta.

Y sin saber nada de Mitología, estuvo dándome la brasa en los comentarios con ideas suyas de por qué yo podría equivocarme. Tuve que perder mucho tiempo refutando sus errores básicos, y siempre le contestaba, “¿Te importa mirarte un libro de Mitología antes de entrar a criticar?” Y tenía la jeta de contestar que  no se iba a mirar nada de Mitología porque no le interesaba la primera parte de Zeitgeist. Eso sí, vino a darme la paliza buscando supuestos errores en esa primera parte… sin saber nada de Mitología, y lo que es peor, admitiendo que no se iba a molestar en buscar un sólo dato sobre Mitología.

Es para poner nervioso a cualquiera. Por eso dejé los comentarios en manos de Chemazdamundi, que al menos él disfruta haciéndolo. Yo me pongo mala. No pasa nada si la gente no es culta: para mí lo principal de una persona es que sea buena gente, que no haga daño a los demás, y por encima de eso, que sea buena persona. No pasa nada porque alguien no haya tenido la suerte de recibir una buena educación, o porque no sepa de algún tema concreto. Lo que no aguanto, es que siendo un ignorante confeso, te emperres en saber más que los demás, y en criticar sobre un tema que ignoras absolutamente. Lo que es peor es que, criticando sobre ese tema, y siendo animado a investigar al respecto, te niegues a mirar un sólo libro al respecto y pretendas seguir criticando. Lo que no soporto, es que gente que por la pésima ortografía de sus comentarios se ve que no se ha leído en su vida ni la etiqueta de Anís del Mono, venga a decirme que las enciclopedias tienen errores. Umberto Eco e Indro Montanelli me pueden decir que la Británica tiene errores en datos históricos. Un físico me puede decir que la enciclopedia Espasa tiene errores en algunos de sus datos sobre física. Un egiptólogo me puede decir que la enciclopedia Monitor falla en alguna fecha. El que no me puede decir tal cosa es el que no sabe escribir su propio idioma. Y no me refiero a un error tipográfico o dos. Me refiero a ésos que tienen cinco faltan ortográficas por renglón, los “hoygans” de toda la vida. Y les digo: no os critico por no saber. No es culpa vuestra por no saber. La crítica no es por no haber tenido la suerte de recibir una buena educación, si hay un dios, sabe cuánto doy las gracias a diario por la excelente educación que mi madre me dio. No os critico por eso. Os critico (y Chemazdamundi ya se pasa de rosca), porque os las dais de saber más que los expertos, cuando muchos de vosotros no sabéis ni escribir bien vuestro propio idioma. Lo siento, pero si vais a enmendar la plana a los expertos… Jorobas, al menos culturizáos un poco antes. El que entre con siete faltas de ortografía por renglón, afirmando que sólo él tiene razón y que todas las enciclopedias del mundo están “manipuladas”, que sepa que va a recibir una respuesta acorde de Chemazdamundi. Acorde con la aberración que supone que un ignorante se dedique a enmendar la plana a los demás.

Repito: no se critica la ignorancia. Es una desgracia, y a cualquiera puede pasarle. Yo no sé qué habría sido de mí si mi madre no me hubiera enseñado a leer antes de entrar en el colegio. Pero sí tengo una cosa clara: puedo opinar sobre cosas que no conozco… pero será mi opinión, no un hecho. Lo que no puedo hacer, es gritar a los cuatro vientos que expertos en materias que desconozco no tienen ni idea de lo que hablan. Primero tengo que aprender. Y luego, critico, investigo, contrasto y llego a unas conclusiones. Pero para criticar el conocimiento general, primero hay que tener conocimiento. Qué menos que eso.

Otra cosa. Lo he escrito antes y lo volveré a repetir, porque hay gente que todavía no lo ha entendido: este blog no está en contra de todos los que han disfrutado Zeitgeist. Hay muchas personas que han aprendido de Zeitgeist, que les ha “pinchado” para animarles a investigar, dudar, contrastar, estudiar y aprender. Bienvenido sea, repito por enésima vez, si ha servido para que muchos aprendáis y os intereséis por la cultura. Lo que se critica en este blog, lo que se ha criticado desde el principio, es la creencia ciega.

Conspiración y “conspiranoia”.

Y, ahora, vamos a hablar de algo importante.

Muchos me decís (mi marido me ha enseñado un comentario reciente acusándome de ello) que, al denostar las teorías conspiratorias, llamando a sus partidarios conspiranoicos (de “conspiración” y “paranoicos”: paranoicos de las conspiraciones), estoy dando por sentado que no creo en las conspiraciones, cuando a lo largo de la Historia ha habido muchas conspiraciones.

¿Y quién ha dicho eso? Yo no.

Por supuesto que ha habido conspiraciones históricas. Nunca lo he negado.

Por ejemplo, la conjura de Catilina, que intentó derribar el poder senatorial en Roma:
http://guardiapretoriana.blogspot.com/2005/06/cap-17-el-triunvirato-la-conspiracin.html

El Pacto secreto Molotov-Ribbentrop, un tratado entre los nazis y los comunistas para repartirse Polonia antes de la Segunda Guerra mundial.
http://en.wikipedia.org/wiki/Molotov_Pact

El asesinato de Giaccomo Matteoti por parte de Mussolini, al que no le caía bien un tipo que le denunciaba constantemente en el parlamento italiano:
http://www.historylearningsite.co.uk/murder_of_matteotti.htm

¿En qué se diferencian estas conspiraciones históricas de las conspiraciones sobre el 11-S, o las que dicen que Jesús viene de Horus, o que le dinero es deuda y la Fed se la inventaron en Jekyll Island?

En la palabra mágica: pruebas.

En que está probado que sucedieron.

La conjura de Catilina fue descubierta por Cicerón (Catilina tuvo que declararse en rebeldía y atacar al Senado: perdió y lo mataron), el pacto Molotov-Ribbentrop se llevó a cabo (se invadió Polonia), y existe el documento, así como muchas personas participantes testificaron su existencia. Leche, si hasta hay una foto de los firmantes con Stalin a las espaldas. Y lo de Matteotti ya es que no hay ninguna duda… porque el mismísimo Mussolini se declaró culpable (“asumía la responsabilidad histórica”), ante el parlamento italiano. Ahí, sin anestesia.

Por eso las llamo conspiraciones y no conspiranoias.

Por eso llamo a los amantes de las conspiraciones “conspiranoicos” (porque ven una conspiración hasta en la sopa”). En inglés, el término para referirse a este tipo de gente es conspiracionist (“conspiracionista”), que son los que sufren de, o predican el conspiracism (“conspiracionismo”).

Una conspiranoia se diferencia de una conspiración en que no está probada. Es más, muchas veces, se presentan pruebas falsas para demostrarla (el 11-S, la llegada del hombre a la Luna), o aún a pesar de que están más que probada su falsedad, los conspiranoicos se emperran en seguir creyéndoselas (Hitler sigue vivo, el cambio climático no existe).
Es por eso, merced a esa falta de pruebas (o falsedad de ellas), que las conspiranoias no son aceptadas por la opinión general, y no llegan a salir en los medios de comunicación tradicionales (muchos conspiranoicos aseguran que el que las conspiranoias no salgan en los medios masivos es… otra conspiración, que intenta ocultar al público la verdad).
Cuando todas las pruebas demuestran que la conspiranoia no tiene base, el conspiranoico hace honor a la parte “paranoica” de su nombre, y se autoconvence de que “todos están contra mí”. Si la física no les da la razón, “los físicos que no me dan la razón están pagados o amenazados por el gobierno”. Si las pruebas históricas no les dan la razón “las pruebas han sido manipuladas” ¿Todas las enciclopedias mundiales han sido manipuladas, de Alaska a Japón pasando por Estrasburgo? Todas, según el conspiranoico. No hemos escogido la palabra “paranoia” (el trastorno mental que hace creer a alguien que los demás están en su contra o trama contra él, sin prueba alguna de ello) por gusto: es que los conspiranoicos demuestran rasgos de paranoia. Por eso, repito, conspiranoico viene de “conspiración + paranoia”. El que investiga conspiraciones de modo normal sería un escéptico o un investigador.

Ya le dedicaremos una entrada específica a analizar el por qué de la necesidad de algunas personas de ver una conspiración detrás de casi todo, de dónde viene, a dónde van, y por qué existen.
De momento baste con decir que es un fenomeno psicológico y sociológico muy estudiado, que tiene unas causas lógicas, y que yo diferencio entre conspiraciones probadas (por el método científico, la lógica y el sentido común), y las conspiranoias (conspiraciones no demostradas o que presentan pruebas falsas). Yo critico estas últimas… obviamente, como todos podréis leer desde que empecé a escribir Zeitgeist contrastado.

¿Por qué miente Zeitgeist? Por varias razones.

1) -Para enlazar sus argumentos.
Desde una base preconcebida van buscando los datos que le interesan para justificar esa afirmación… y, cuando no los encuentra…

2) -se los inventa o miente, para demostrar esos argumentos.

3) -Para ocultarse. No quiero adelantar mucho, porque es mi marido el que está trabajando e investigando sobre ello (estudió Periodismo), pero he de decirle a todos mis lectores, que Zeitgeist no es trigo limpio.

Zeitgeist miente, sobre todo, para poder comunicar una serie de ideas que son las que pretenden difundir los grupos políticos y de presión muy particulares, que están detrás de la creación del pseudodocumental.

Ideas que no pueden expresarse a cara descubierta, claro, porque si nos enteráramos de quiénes son desde primera hora, no le hubiéramos dedicado a Zeitgeist ni la más mínima atención. Es por eso que se camuflan de documental alternativo, anarquista y New Age, para no desconfiar desde primera hora de sus planteamientos, e irnos “colando”, poquito a poco, sus ideales y propuestas (es lo que se llama en propaganda, una “cuña ideológica”, que va abriendo camino hasta convencer). Muchos habéis caído en la trampa… no es culpa vuestra, está hecho para que así fuera, en especial para atraer a ateos y anti-Bush (son los que en general, han “caído” como moscas en la miel. Perdón, los que hemos caído. Mi faceta anti-Bush me hizo dar a la segunda parte de Zeitgeist mucha más credibilidad de la que merecía. Y es que le puede pasar a cualquiera).

Es tanto lo que hay  que contar sobre esos “grupos”, que le tendremos que dedicar una entrada específica para hablar de quiénes son, y por qué han creado Zeitgeist. Muchos os váis a llevar una gran sorpresa. Ya hemos hablado de esos grupos en los comentarios, pero no hemos profundizado sobre ellos. Lo haremos, no os preocupéis, pero antes, vamos a seguir un poco con el 11-S.

Por último, vamos a hablar de…

El mensaje de Zeitgeist.

Muchos me habéis incluso llegado a admitir que Zeitgeist miente. Sí, por fin he logrado que algunos lo entendáis, pero os sigue quedando el resquemor de haberos creído esas mentiras, y os seguís empeñando en justificar aunque sea un poco… a través del supuesto “mensaje” de Zeitgeist.

Y no os escudéis en que: sí, bueno, Zeitgeist no acierta, pero es que el mundo está muy mal. Y en eso no se equivoca.

Nadie está diciendo lo contrario.

Ya hablaremos del verdadero “mensaje” de Zeitgeist, que no es el que os estáis creyendo que es. Zeitgeist no es un documental altruista que pretende predicar el “buen rollo”, el amor y la mistad, no. Ésa es su carta de presentación, sus intenciones son mucho, mucho más oscuras. Pero, bueno, admitamos que el mensaje de Zeitgeist es el que predica según vosotros:

-Que el mundo está muy mal.

Pues vaya.
Gracias por avisarme.
No tenía ni idea de eso.

Y digo yo… para decirme algo que ya sabía porque lo veo todos los días (por la televisión, por internet, en mi vida diaria)… ¿hace falta que me lo digan con mentiras?

Algunos decís:
-Es que hace falta que lo diga con mentiras, sí, porque si no, no llamaría la atención.

Primero: eso es “el fin justifica los medios”. Y eso no pienso aceptarlo nunca.
Por esa regla de tres, Bush tendría razón en haber invadido Irak… “no había armas de destrucción masiva, vale, era mentira, pero gracias a eso, hemos derribado a Saddam Hussein, que era un dictador”. Claro, y cuatro mil soldados muertos, millones de civiles muertos y empobrecidos, millones de desplazados, un país en llamas y dividido, sus recursos robados, aumento del fanatismo, familias destrozadas, la legalidad de la ONU pisoteada, EE.UU. en bancarrota por los gastos de la guerra, etc., etc., etc. (Obama, cómo te han dejado el piso antes de darte las llaves, pobretico, el trabajazo que te espera).

Segundo: hay gente que me grita eso de que el mundo está mal, y sin decir mentiras. Cruz Roja, Greenpeace, Médicos Sin Fronteras, los informes de los organismos de la ONU, Amnistía Internacional, las agencias de noticias, The Economist
¿Es que necesitas de un pseudodocumental mentiroso para que te abra los ojos a la realidad que te están gritando miles de personas e instituciones sin necesidad de decir mentiras? ¿Tan ciegos y tan sordos habéis estado, conspiranoicos? ¿No os ha llamado la atención un niño que aparezca mutilado en Ruanda durante el telediario, y sin embargo, un documental “internetero”, que miente en cosas que ese mismo niño te puede decir que son mentira, “te ha abierto los ojos”?

De verdad que a veces me doy de cabezazos contra la pared, ¿eh?

Que el mundo vaya muy mal… no es excusa para que tú mientas sobre cómo va mal. Se pueden hacer las dos cosas: luchar por un mundo mejor… diciendo verdades. No hace falta mentir para llamar la atención. La realidad ya es suficientemente llamativa. Y si la realidad no te ha llamado al atención hasta ahora por los cauces normales…  quizás deberías preguntarte por qué.


Soluciones de verdad.
Las soluciones que aporto yo.

Muchos me decís que hago crítica destructiva, y que no aporto nada constructivo. Que todo mi trabajo se basa en destrozar las argumentaciones de Zeitgeist sin aportar soluciones.

Falsos, que sois unos falsos. Más quisérais. ¿Acaso no me dejo los dedos tecleando cosntantemente en entradas y comentarios sobre los problemas del mundo y sus soluciones?

http://natsufan.livejournal.com/27914.html
http://natsufan.livejournal.com/28198.html

Lo siento, pero Zeitgeist ha dado con dos huesos duros de roer. A diferencia de lo que le sucede a la mayoría de la gente que se ha creído Zeitgeist… y que lo sigue defendiendo… nosotros no somos unos hipócritas.

Ya lo hemos dicho antes, no somos los típicos “frikis” que se sientan en el sillón de su orenador a solucionar los problemas del mundo desde la comodidad de su casa. Zeitgeist sólo les ha servido a estas personas para sentirse bien… fácil y cómodamente.

El mundo está muy mal, sí, gracias por haberme avisado, Zeitgeist, pero ya lo sabía.
El mundo no se va a arreglar sólo con “el poder del amor”.
El mundo se arregla luchando, no buscando masones e illuminati debajo de las piedras, ni mintiendo acerca de cómo el dinero es deuda, que Horus fue crucificado, o que la culpa de todo la tiene gente como Rockefeller que ya está muerta hace muchos años.

Si hay hambre en África, conspiranoicos, dejaos de pseudodocumentales, y enrolaos en una ONG, como hacemos mi marido y yo. Y donad algo de vuestro dinero, de paso, como hacemos nosotros. ¿No decís que el dinero es deuda? Pues venga, donad una poquita de esa “deuda”, y así os libráis de ella, ¿no?
Tenéis dónde esconger: Cruz Roja, Aldeas Infantiles, Unicef, Intermon, Médicos Sin Frontera (los que me lean van a acabar pensando que hago publicidad de las ONG, que me paso todo el día hablando de ellas).

Si el mundo se está contaminando, pues se lucha por descontaminarlo: plantad árboles. Y cuidadlos. Da una alegría verlos crecer… Y se lucha comprando productos ecológicos. No contamines. Recicla. Utiliza la bicicleta. Fabrica tu abono. Compra una placa solar. ¡Moved el culo, caramba!

El gobierno está lleno de cabrones,sí, pero despotricando y gritando por internet, no váis a arreglar nada. Los políticos se ríen de la gente vaga, sumida en la desidia y poco activa como vosotros. No les dáis miedo. Si no os gusta ninguna de  las opciones políticas, formad vuestro propio partido con los que piensen como vosotros, o afiliaos a partidos minoritarios que promueven vuestras mismas ideas. Mucho gritar, mucho gritar… y poco trabajar. ya sé que la política se lleva mucho tiempo que le podríais dedicar a la Playstation, y las cuotas se llevan dinero… pero, ¿sabéis? El mundo no lo va a salvar Naruto.


Habla Chemazdamundi:

En vez de tanto echarle las culpas a Rockefeller sobre lo mal que va la Economía, y luego no hacer nada (ni las ganas de comer), afiliaos a un sindicato, y luchad y denunciad judicialmente a los cabrones que pisotean vuestros derechos, como hago yo. Acudid a las manifestaciones, a gritar y a enfrentaros a los empresarios a cara descubierta (se lleva uno una satisfacción…).
¿Que no sirve para nada?
Yo respondo estas cosas:
-Los cojones. Sí que sirve: mi activismo ha mejordo la vida de un centenar de personas y ha contribuido indirectamente a la mejora de millones más.
-Yo, al menos, he luchado y no me he quedado detrás del ordenador tocándome los cojones.
-No se han llevado mis derechos sin lucha, ESO SEGURO.

Vuelvo yo. Y podéis hacer muchas más cosas: participad de vuestra comunidad, leed libros, estudiad idiomas, aprended un oficio, a manejar un nuevo software, aprended música, ayudad a vuestras familias (¿no iréis a dejar a vuestros padres tirados en un asilo?) y enriqueceos como personas… aunque sólo sea para evitar que venga un pseudodocumental por internet a colaros mentiras. O para evitar que se os escape un narcotraficante por llevar un pasaporte “diplomático” de Sealand. O para apreciar más la cultura y las cosas bellas del mundo: lo que sabes es un agarradero a la felicidad, y de eso, cuantos más se tengan, mejor.

Bueno… pues éste es el último artículo (por el momento) sobre Zeitgeist, contrastado. Pronto (o eso espero), continuaremos con un análisis igual de detallado de Zeitgeist Addendum y el Proyecto Venus.

Un saludo a todos,

Natsu

.

Siguiente artículo.

.

Para los que tengáis curiosidad, os informo que los comentarios a este artículo en el antiguo blog los podéis encontrar aquí (abajo, al final de cada página):

http://natsufan.livejournal.com/36069.html

Zeitgeist contrastado. Anexo II. Del relativismo y otros demonios. Conspiración y conspiranoia. La verdad y la mentira (1ª parte).

Anterior artículo.

Vuelta al índice.

.

No, si yo sabía que meterme a analizar todo lo relacionado con el 11-S me iba a traer discusiones sin cuento.

Buenos días, vuelvo a escribir, pero en esta ocasión no es para continuar con el análisis de las afirmaciones sobre los atentados del 11-S que realiza Zeitgeist.
No os preocupéis, seguiré dentro de poco, pero hoy me veo obligada a hacer un alto porque desde que empecé con todo este asunto del 11-S, se han escrito muchos comentarios a los que no puedo contestar de uno en uno… y que, la verdad, me han “tocado” la moral.

Supongo que muchos de mis lectores sabrán que el asunto del 11-S levanta pasiones por toda internet, y que el posicionarse a favor de las teorías conspiratorias o en su contra, atraerá a cientos de energúmenos de la posición contraria a gritar sus “contraargumentos”. No me importa. De verdad que eso no me importa.

Lo que sí me llena de bilis la boca y me molesta sobremanera es la forma en que algunos comentaristas están intentando “contraargumentar”. Muchos se cuestionan y me cuestionan… qué es verdad y qué es mentira.

Ya os comenté que los conspiranoicos se presentan por “oleadas” en sus críticas. Y como no pueden rebatir ni mis argumentos, ni las pruebas que presento para apoyarlos… ahora se están centrando en critricarme porque supuestamente me presento a mí misma como paladín y defensora de la verdad absoluta.
Es decir, están utilizando el argumento del abogado desesperado que está intentando defender en un juicio a un narcotraficante después de que la policía haya presentado treinta testigos impecables y serios, pruebas científicas, huellas dactilares, pruebas de ADN, y le hayan grabado en un vídeo vendiendo droga. Cuando no le queda nada más al abogado a qué recurrir (su defendido no tiene excusa, perdón, justificante ni atenuante), ¿qué hace?
Recurre a retrotraerse a lo más básico, para marear la perdiz. Recurre a cuestionar… qué es la verdad y qué es la mentira.

La inmensa mayoría de mis nuevos “críticos” están haciendo lo mismo, están cuestionando… qué es la verdad y qué es la mentira.

Sí, sí… lo que estáis leyendo.

Se cuestionan eso y me atacan con el torticero argumento de que cómo me atrevo yo a decir qué es verdad y qué es mentira.

Voy a dejar esto claro: esta servidora que les escribe estos artículos está un poquito hartita de tener que aguantar ataques tan…. bajunos,  y de tener que explicar una, y otra, y otra, y otra vez… por qué Zeitgeist miente y por qué 2 +2 = 4. Así que lo voy a escribir lo más detalladamente posible, y para ello dedico esta entrada. A ver si mi marido se libra de tener que tener que explicarlo continuamente en los comentarios (este artículo está escrito a medias entre los dos, pero es principalmente mío).
Empecemos.

El relativismo.

Sí, ya sé que está muy de moda el relativismo.
¿Qué es el relativismo?
La doctrina que dice que todo es relativo.
¿Y qué es algo relativo?
En nuestro contexto, significa esto:

relativo, va.

(Del lat. relatīvus).

2. adj. Que no es absoluto.
4. adj. Discutible, susceptible de ser puesto en cuestión. Su opinión es muy relativa.

http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=relativismo
http://en.wikipedia.org/wiki/Relativism

Bien, lo que me vengo a referir es que hoy en día está muy de moda decir que todo es relativo. Que todo es según del color del cristal con que se mire. Que no hay valores ni referencias fijos a los acudir, y que todo depende de cómo lo veas.
Es eso lo que muchos de mis críticos se agarran (no, no voy a llamar a todos mis críticos “conspiranoicos”, porque algunos de ellos aseguran que no son conspiranoicos, sino que simplemente no están de acuerdo conmigo en algunos puntos): muchos dicen que trato los temas que analizo como si fuera la verdad absoluta e incuestionable, y que no admito otras opiniones en contra.

Y a todos mis críticos les digo: y una leche.

Yo admito opiniones en contra. La prueba la tenéis en que dejo los comentarios tanto a favor como en contra (ya he dicho que no admito comentarios racistas, insultantes sin pruebas, ni “corta-pegas”). No me importa rebatir ni discutir opiniones.

Opiniones, no hechos.

Porque como dicen en factcheck.org, “Todo el mundo tiene derecho a su opinión, pero NO tiene derecho sus hechos”. O sea, que los hechos no te los puedes inventar, gracias. Eso sí, sobre los que hay, puedes opinar lo que te dé la gana, faltaría más.

Los hechos y las pruebas que son irrefutables no están sujetos a cuestión. Unos cuantos ejemplos en Zeitgeist:

Thor no es dios de los galos, sino de los vikingos. Eso no está sujeto a cuestión.
No hay ni una sola prueba de que Horus fuera crucificado según su mitología. Eso no está sujeto a cuestión.
En la Biblia no aparecen tres reyes magos. Eso no está sujeto a cuestión.
Dionysos no es el único hijo de Zeus. Eso no está sujeto a cuestión.
El solsticio de invierno no dura tres días. Eso no está sujeto a cuestión.
Las tres estrellas de Orión no se alinean con Sirio sólo el 25 de Diciembre. Eso no está sujeto a cuestión.
La Cruz del Sur no existía antes del siglo XVI. Eso no está sujeto a cuestión.
El WTC 7 no fue demolido. Eso no está sujeto a cuestión.
Había grandes trozos de hormigón tras el derrumbe de las dos torres gemelas. Eso no está sujeto a cuestión.
El dinero no es deuda. Eso no está sujeto a cuestión.
Los bancos centrales occidentales no son privados. Eso no está sujeto a cuestión.
Los beneficios de un banco central (del mundo occidental) van a parar al Estado, no a los bancos privados. Eso no está sujeto a cuestión.
La Reserva Federal no tiene dueños privados. Eso no está sujeto a cuestión.
El amero no se ha implementado ni está en proyecto. Eso no está sujeto a cuestión.
Hay libros y leyes sobre impuestos en la legislación estadounidense. Eso no está sujeto a cuestión.

¿Quién responde de la certeza de esas afirmaciones?
Las pruebas que me da el método científico, la lógica, el sentido común y, en muchas ocasiones, un par de ojos operativos.

Sí, sí… A muchos de vosotros os sonará a chino lo que estoy diciendo, acostumbrados como estáis a que el relativismo imperante permita, justifique y asegure que nada de nada es seguro y válido al 100%.

Y eso es una mentira más grande que la Vía Láctea.

Hay valores y certezas absolutas… o, mejor dicho, hay mínimos de certeza, y axiomas.

http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=axioma

Si bien muchas facetas de nuestras vidas son explicables desde diferentes puntos de vista… hay otras que no.

Insisto: yo estoy dispuesta a discutir o debatir diferentes puntos de vista o realizar puntualizaciones acerca de un tema.
Por ejemplo: ¿se nos implantarán “chips” como asegura Zeitgeist? Puede que sí, puede que no. Podemos discutir opiniones a favor o en contra. Ahí no hay una “verdad” o una “mentira”.
También podemos realizar puntualizaciones para añadir más profundidad: Thor es dios de los vikingos… y de los antiguos germanos, no se nos olvide. Eso sirve para completar más aún la visión acerca del tema, y no difiere ni modifica en absoluto el resultado irrefutable básico al que hemos llegado (Thor no es dios de los galos).


Pero no estoy dispuesta a debatir lo que tiene pruebas irrefutables detrás. O lo que no tiene ninguna prueba.

¿Por qué?

Porque entonces se cae en la trampa del debate eterno.
Si no hay referencias fijas comunes a todas las partes que entran en un debate, no hay debate posible.
Si una de las dos partes no quiere llegar a un acuerdo, le basta con debatir eternamente, cuestionándose  una capa cada vez más básica de conocimiento cada vez que le “pillan”.

Por ejemplo: al principio, mis críticos me decían que me equivocaba con lo de Horus, que sí aparecía crucificado.
Y les preguntaba que dónde aparecía.

Al no encontrarlo en las fuentes tradicionales, se ponían nerviosos, y me decían: “mira las fuentes que da Zeitgeist”.
Las miré, leí, comprobé… y le dediqué un artículo en exclusiva probando que esas fuentes también mentían, siendo además, irrisorias, absurdas y ridículas (ni un egiptólogo profesional, y todos los autores estaban relacionados con el ocultismo).
http://natsufan.livejournal.com/30969.html

Al no encontrar veracidad en las fuentes, se agarraban al hecho de que “en cinco mil años de historia se podían haber perdido muchos datos, y que el que no aparecieran pruebas de Horus crucificado en su mitología, no significa que no hubiera podido ser”.
Y les respondía: si Zeitgeist no tiene pruebas, no puede afirmar que fue así. “Pudo ser” no es un argumento. Ni científico ni de ningún tipo. Para yo decir (como hace Zeitgeist) “algo es” (o sea, afirmando contundentemente), yo necesito mostrar pruebas, si no, tengo que especificar “puede ser”. Zeitgeist parte de pruebas falsas (sus fuentes dicen que la prueba de que Horus fue crucificado está en un grabado maya) y aún así, insiste en afirmar que Horus fue crucificado… Pues, entonces, Zeitgeist se está inventando las pruebas y las conclusiones. Es decir, está falseando conscientemente.

Al leer eso, se escudaban en que hablar o discutir de mitología no es importante, porque no son cosas ciertas, que Horus no existió.
Y les respondía que no estaba discutiendo la existencia o no de un dios. Ya sé que los dioses no existen (como agnóstica, no me creo nada sin pruebas). Lo que estamos discutiendo es lo que los egipcios pensaban que era y hacía su dios. Y eso es Historia. Yo no puedo hacer como Zeitgeist y decir: los egipcios creían que su dios fue crucificado. Eso es falso: los egipcios no creían eso, ya que no han dejado ni una sola prueba en más de cinco mil años de Historia de que creían eso. Al contrario, nunca dijeron que Horus muriera.
¿”Pudo ser” que creyeran que fue crucificado? Pudo ser. Pero… también “pudo ser” que no creían que fue crucificado. ¿Qué utilizo para poder afirmar la verdad de una u otra afirmación (porque una de las dos tiene que no ser cierta)?
Pruebas.
Los egiptólogos dan pruebas de que Horus NO fue crucificado. Y Zeitgeist no es ya que no dé pruebas… es que da pruebas que son falsas.

Al leer eso, ya no les quedó más remedio que irse a lo más básico, y decirme: “Natsufan, tú nunca te equivocas, ¿verdad? Tú eres la única que tiene la verdad absoluta, ¿no? Qué pedante y qué egocéntrica que no admites otras versiones más que la tuya”.

Y ante esto, ¿qué puedo hacer yo? Pues escribir una entrada dedicada en exclusiva a descubrirle a toda internet.. que hay una verdad y una mentira. Qué cosas… a mi edad, y enseñando qué es la verdad a un montón de inmaduros que se niegan a reconocer que aquello que les gusta o les ha llamado la atención (Zeitgeist), es mentira.

Fijaos en la evolucion de las contraargumentaciones que me hacen.

El debate eterno.

Debatir eternamente sobre lo mismo es una pérdida de tiempo.
Yo no pierdo el tiempo debatiendo las mismas cosas una y otra vez. No, porque entre otras cosas, eso me quita tiempo para seguir avanzando en mi investigación.
¿Os imagináis que hubiéramos seguido discutiendo todavía hoy si es la Tierra la que gira alrededor del sol desde que Galileo y Copérnico descubrieran y demostraran que es así?
Toooodo ese tiempo hubiera sido tiempo y energía perdidos, que no podríamos haber dedicado a seguir avanzando en Física, Química, Astronomía, Matemáticas, construír carreteras, palacios, diseñar un avión, descubrir la Polinesia, la vacuna contra la viruela, y yo qué sé más.

Como podéis ver, negar valores referenciales comunes es el primer paso para el debate eterno, hacia el debate que se cierra sobre sí mismo, sin fin y sin solución.

Ésa es una de las razones por las que mi marido insulta a los conspiranoicos: para romper el ciclo de debate eterno. Me ha pedido que os lo explique para que entendáis por qué lo hace, así que transcribo sus palabras.
Él es sindicalista, y tiene que defender a sus compañeros. Cuando él se presenta a un debate con los empresarios, lo hace con argumentos ciertos bajo el brazo (el IPC ha subido tanto, pues hay que subir lo correspondiente, se han trabajado tantas horas, pues págame esas horas). Los empresarios no quieren cumplir con sus obligaciones y compromisos, así que se enzarzan en interminables peroratas acerca de detalles nimios, que no tienen nada que ver, o se ponen a decir “¿y qué es el IPC sino una manifestación abstracta y pco fiable del encarecimiento de la vida, y bla, bla, bla….?” (y eso cuando no falsean los datos de ganancias de la empresa, el número de horas trabajadas, etc.). Como podéis ver, es casi lo mismo que sucede con Zeitgeist.

Llega un momento en el que hay que pegar un porrazo en la mesa y decir “¡basta, se acabó!” Si fuera por debatir, todavía estarían con el mismo convenio que se tenía… en la Edad Media, vaya. Y el sindicato termina el debate rápido cuando se ponen en ese plan: “éstas son nuestras razones, éstos son nuestros argumentos, éstos son nuestros documentos… O aceptáis, panda de ladrones, o acudimos a juicio y os ponemos la cara colorada con manifestaciones y huelgas.” Ese “panda de ladrones” es el indicativo de que el sindicato va en serio y de que se acabó la discusión.
Curiosamente, los empresarios casi nunca acuden a juicio. ¿Por qué? En teoría, sus argumentos son tan válidos como los del sindicato, ¿no? Pues no. Si lo fueran, acudirían gustosos a juicio, pero no lo hacen… porque saben que no tienen razón. Y el sindicato acude porque muy rara vez plantea cosas que vaya a perder en juicio (los abogados son caros). Es por eso que los sindicatos prefieren acudir a una instancia superior que decida y acabe de una vez con una discusión que, de seguir en el plan en que están los empresarios, no terminaría… nunca.

Y el ejemplo es extensible a muchos otros campos.

Porque, señoras y señores, ésa es una de las cosa que pretendo mostrar con esta entrada: el debate (por lo menos este debate sobre las afirmaciones de Zeitgeist) tiene que acabar en un punto.

Eso de que el diálogo es la única solución a un enfrentamiento de opiniones es una falacia total.

El debate es un medio de llegar a una conclusión, no el fin (ni la conclusión) en sí mismo.

Hay momentos (muchos) en los que el debate ha de llegar a una conclusión, y una de las partes ha de reconocer que se equivoca. No en todos los tipos de debate, claro (por ejemplo, en el debate sobre el aborto no todas las partes están exentas de razón), pero sí con Zeitgeist y sus partidarios, cuando nos preguntamos si las afirmaciones que hace el pseudodocumental son ciertas o no.
Ahí no hay medias tintas. La respuesta es un sí o un no.

Esas afirmaciones de Zeitgeist no son ciertas, damos pruebas de ello, y sus partidarios han de agachar las orejas y admitir eso. No se puede estar negando continuamente la verdad, ni alargando indefinidamente el debate con el fin de no llegar a una conclusión cierta.
La Humanidad no ha avanzado científicamente sin antes crear el método científico. No se puede estar continuamente discutiendo si es la Tierra la que da la vuelta al Sol o es el Sol el que da vueltas alrededor de la Tierra.

Llega un momento en que una de esas dos afirmaciones ha de demostrarse como verdadera y la otra, como falsa.
Lo siento, pero es así: hay debates que se saldan reconociendo que una de las posturas es cierta, y la otra, no.
Y las afirmaciones de Zeitgeist, en su mayoría, entran en esa categoría de debate.
Sólo hay una respuesta válida ante preguntas como: ¿es cierto que Horus aparece crucificado en su mitología, como asegura Zeitgeist?

La respuesta es: no.
No es cierto que Horus aparezca crucificado según su mitología.

Yo no entro en un diálogo de sordos, y procuro ser lo menos ambivalente posible. Bastante escribo ya como para que, encima, mis lectores se vayan de aquí sin tener una idea clara y precisa acerca de las respuestas a las dudas que se les plantearon viendo Zeitgeist.

Para que no les queden dudas, procuro ceñirme a referencias ciertas e incuestionables. Cuando procede, emito una opinión y aviso de ello (“según mi opinión”, o “desde mi punto de vista”). Pero siempre que puedo, utilizo pruebas lo más irrefutables posibles. Porque estoy contrastando una serie de afirmaciones. Y si quiero ser lo más objetiva y clara posible, he de echar mano de:

-Pruebas irrefutables.
-El método científico.
-La lógica.
-El sentido común.

Y utilizaré esas herramientas en el debate. ¿Qué es lo que estamos discutiendo aquí?

Señoras y señores… aquí estamos discutiendo la siguiente cuestión:

-¿Son ciertas las afirmaciones que se hacen en Zeitgeist?

Y mi respuesta es: la inmensa mayoría, no. Son falsas.


Qué es verdad, y qué es mentira.

Muchos de mis críticos, me echan en cara la supuesta “manía” que tengo de afirmar que yo y sólo yo tengo la razón.
Que no doy lugar a la duda.
Que mis afirmaciones son en exceso tajantes, y que no tengo en cuenta otros puntos de vista.

Es decir, echan mano al relativismo para justificar o atenuar la inmensa cantidad de, según ellos “supuestos” errores que tiene Zeitgeist.

Y a muchos de ellos se les olvida el añadir que, ciertamente, yo puedo no tener la razón. Pero que el que seguro que no tiene la razón es Zeitgeist.
A ver si me explico bien:

¿Puede Natsufan estar equivocada? Sí.
¿Tiene Zeitgeist la razón? No.

Yo no soy perfecta y puedo no tener la razón a la hora de evaluar las pruebas que encuentro, vale. Pero si queréis saber quién tiene la razón, si los planteamientos de una servidora o los de Zeitgeist, haceos esta pregunta: ¿y si es Zeitgeist el que no tiene la razón? No es ya que yo pueda estar equivocada respecto a si Horus fue crucificado o no (yo sostengo que no, y me baso en pruebas para afirmar eso).
Es que Zeitgeist miente.

Lo que yo digo, afirmo, aseguro y doy pruebas de ello… es que Zeitgeist miente… Que no es lo mismo que decir que yo tenga la verdad absoluta (yo no la tengo: la verdad es la verdad, independientemente de que la diga Natsufan o uno que pase por la calle).

Miente porque, por ejemplo, en la primera edición del pseudodocumental asegura que Horus aparece crucificado en textos egipcios (y aparece en las imágenes el famosísimo Libro de los Muertos, -que es un libro de oraciones egipcio-, y en un relieve del templo de Luxor). Ni en ese libro ni en el relieve aparece Horus crucificado. Ni ningún otro dios, vaya. Miente porque las referencias que utiliza como prueba, mienten. De hecho, aseguran que la prueba de que Horus (un dios egipcio, africano) aparece crucificado (y es por ello, la “inspiración” de la crucifixión de Jesús) en un grabado maya (americano), varios siglos después y sin posibilidad de ninguna conexión cultural, y enseñando un dibujo donde tiene la desfachatez de decir que es Horus bajo la forma de dios-elefante (y no había elefantes en América en tiempos de los mayas).

Es decir:
-Yo digo que Horus no fue crucificado, y lo demuestro con pruebas ciertas detrás.
-Zeitgeist dice que Horus fue crucificado, y miente en las pruebas que da (si es que a eso se le pueden llamar “pruebas”).

O sea, mi argumentación es doblemente cierta: porque utilizo pruebas irrefutables detrás… y  porque Zeitgeist miente conscientemente.
Si no queréis creerme a mí porque no os parezco fiable… por lo menos, tampoco creáis a Zeitgeist, que no es en absoluto fiable (porque miente de forma evidente y comprobable). Un ejemplo, a continuación.

Las fuentes de Zeitgeist.

Hay algunas personas que se quejan de que yo afirmo tener la verdad absoluta en base a “mis fuentes”. Eso lo he leído en concreto en el foro de la página del Movimiento Zeitgeist en español.

Esas personas (en realidad es una sola la que me echa eso en cara), dicen que las fuentes de Zeitgeist no son sino unas cuantas que proponen otra perspectiva, y que yo no soy quién para negarle validez a esas fuentes y perspectivas. Que el pseudodocumental lo que hace es presentar otra visión aparte de la comúnmente aceptada, tan válida como la que presento yo.

El problema es que a esa persona se le “olvida” las fuentes de Zeitgeist no son tan válidas como las que yo doy. Por no decir que no son válidas en absoluto.

1º Por supuesto que Zeitgeist tiene fuentes. Yo no estoy discutiendo que Zeitgeist tenga fuentes. Jamás he dicho queno las tenga. Las tiene. Y, de hecho, las he analizado en una entrada dedicada ex profeso al análisis de las que usaron en la primera parte:

http://natsufan.livejournal.com/30969.html

Por supuesto que Zeitgeist pone una lista escueta de libros donde se afirman las mismas cosas que en el pseudodocumental.

Lo que yo he dicho es que esas fuentes mienten.

Se inventan los datos.
No demuestran dónde aparece Horus crucificado en Egipto sino que mienten diciendo que aparece en un grabado ¡maya! Y en lugar de datos científicos se ponen a decir que si las religiones humanas viene todas del mismo tiempo, anterior a la aparición del homo sapiens sapiens, y que si El contienente perdido de Mu y mil imbecilidades más.

No es ya que yo tenga la razón… es que Zeitgeist miente. Y sus fuentes, también.

Qué remedio… nadie puede afirmar que el solsticio dura tres días y decir la verdad, ni que Horus aparezca crucificado en la religión egipcia.

El hecho de que Zeitgeist tenga fuentes que también digan lo mismo que asegura el pseudodocumental no quiere decir que esas afirmaciones sean necesariamente ciertas. Aunque mañana mismo saliera Stephen Hawking diceindo en favor de Zeitgeist que el solsticio dura tres días, ese hombre mentiría.
Porque la verdad es la verdad independientemente de si tiene o no fuentes detrás. Lo importante no es que algo tenga fuentes detrás. lo importante es que esas fuentes digan la verdad corroborando lo que dice quien las ha tomado como fuentes.

Venga, admitidlo… ¿cuántos de vosotros os habéis molestado en buscar de dónde han salido todas esas estupideces acerca de que Horus fue crucificado o de que le dinero es deuda? Poquitos, ¿verdad?


Zeitgeist
miente conscientemente.
No son errores, son mentiras. Mentiras descaradas.

Sí, lo hace adrede.
No son errores, fallos, omisiones inintencionadas, mal cáculo, interpretaciones poco comunes, mala investigación, etc.  No, nada de eso.
¿Cómo puedo demostrarlo?
Analizando varios elementos:

No son unos pocos “errores” como muchos de mis críticos me han dado a entender. Son centenares. Contad todos los que llevamos analizados hasta el momento (he escrito más de trescientas páginas sobre ellos). Un fallo, o dos o tres pueden suceder. Cientos, no.

2º No comete “errores” en una sola de las tres partes en que se subdivide: comete centenares de errores en todas ellas. Es decir… no son errores en el sentido en que sus planteamientos pueden estar equivocados en una temática en concreto (por ejemplo, en la Religión), pero que se “equivoquen” en Religión, Astronomía, Física, Historia, Mitología, Economía, Matemáticas, etc… ya es demasiado “fallar”.

3º Son fallos muy básicos. Un documentalista medio profesional (o una persona cualquiera) no cometería errores que se descubren sólo con tener dos ojos, como por ejemplo lo de que las tres estrellas de Orión se alinean con Sirio cada 25 de Diciembre. Podéis comprobar que eso sucede todas las noches, basta con que os asoméis por la ventana una noche despejada.

4º Un documentalista medio serio no cometería errores que cualquiera con un poco de cultura general descubre enseguida. Todos sabemos (o deberíamos) que Thor es un dios vikingo, no galo. Todos sabemos (o deberíamos) que el solsticio de invierno no dura tres días (el sol no se está quieto tres días, es lo que supondría eso). Eso no es profesionalidad.

5º Eso va más allá de la mala investigación, puesto que, en cualquier fuente (libro, texto, documento), aparecen sin esforzarse mucho, las verdaderas afirmaciones o más comunes. Todavía estoy por ver un libro de mitología o de Historia donde aparezca que Thor era un dios de los galos. Nadie conferiría seriedad a un cómic, lo sé… ¡¡¡pero es que ni en los cómics de Astérix aparece Thor en su lista de dioses!!! Es más difícil “fallar” que “acertar” a la hora de investigar algunas de las cosa en que Zeitgeist falla. Me explico: es más difícil equivocarse y decir “Thor es dios de los galos”, que acertar y decir “Thor es dios de los vikingos”… porque no hay ni un solo libro que yo conozca que diga que Thor es dios de los galos. Eso ya es “equivocarse”.

6º Esos “errores”, curiosamente, se encuentran formando argumentos entrelazados unos con otros. No son “errores” aislados, fruto de una equivocación casual (que ya sería casualidad equivocarse tanto y tan básicamente). Juntos forman conclusiones. ¿Por qué miente Zeitgeist en las características de toooodos los dioses que nos proporciona (nos da más de cuarenta)? Porque Zeitgeist nos plantea que Jesús no existió, ya que en realidad es un dios solar, nacido de virgen, muerto crucificado y resucitado al tercer día, y ese día es el 25 de Diciembre. Como ni de coña cumplen más de cuatro dioses una o dos de esas mismas características… ¿qué hace Zeitgeist para demostrar que esas características son universales y para todos los dioses? Miente descaradamente. Porque no tiene más remedio. Y confía en que la incultura general o la desidia de la gente haga que la gente no lo compruebe… como ha sucedido, que hasta que una servidora no se ha puesto a ello, nadie se había molestado  en hacerlo en castellano.

Son “errores” muy forzados, y están muy forzados para llegar a esas conclusiones.
Por ejemplo, la explicación astrológica es muy atractiva a priori… pero hay que demostrarla. Y el autor intenta justificar la no existencia de Jesús a través de un enrevesado planteamiento astrológico que acaba por no sostenerse, con tal de alinear las estrellas, las constelaciones  y el sol para el día que a él le interesa (el 25 de Diciembre). Obviamente, como ni el sol está en solsticio el 25 de Diciembre, ni las estrellas se alinean ese día… los autores se ven obligados a mentir descaradamente para justificar su explicación. ¡Y, para colmo, ni siquiera en los Evangelios se especifica el día en que Jesús nació! Lo he escrito antes, pero lo tengo que repetir: manda huevos que Acharya S (principal fuente de “La historia más grande jamás contada”) acepte como fuente El continente perdido de Mu, pero no se haya molestado en mirar los Evangelios. Esto es lo que se llama “prejuicio de investigador”. Lo que está de acuerdo con lo que digo lo acepto, y lo que no, ni lo miro. Pues menuda investigación más torticera, oigan.

No son visiones diferentes. Zeitgeist y sus fuentes dicen mentiras como pruebas de sus afirmaciones.
Así es: dan pruebas falsas (o no las dan).
Por ejemplo: el plan que salió de la reunión de Jekyll Island nunca llegó a aprobarse (el Congreso rechazó ese plan): ahí, Zeitgeist, miente. Es mentira que los egipcios creyeran que su dios Horus fuera crucificado (Zeitgeist no facilita dónde se encuentra tal afirmación de entre toda la documentación que disponemos sobre el Antiguo Egipto, y sus fuentes mienten sobre las pruebas que da de que eso fue así).
Thor es dios de los galos no es una “visión o interpretación diferente”. Es que eso no se ajusta a la realidad. El solsticio no dura tres días. Ahí no hay interpretación que valga. Eso no es una “visión diferente”. Eso es que el autor de Zeitgeist no tiene visión con los ojos de su cara.

9º Las afirmaciones de Zeitgeist (especialmente las teológicas y económicas), están al margen de lo establecido como “general”.
Nadie más que Zeitgeist y sus fuentes respaldan sus afirmaciones. Algunos dirán que eso es la búsqueda del argumento de autoridad y del número. Y yo les digo: no es que a mí me respalde alguna autoridad. Es que a Zeitgeist no le respalda ninguna en muchas de sus afirmaciones. Efectivamente, eso de por sí mismo no es un argumento irrefutable a mi favor. Pero sí que es sospechoso… cuando menos.
Ningún egiptólogo ni astrónomo respaldan a Zeitgeist, por ejemplo. Y muy pocos en Economía (tan sólo la escuela de Austria, que es la única corriente economicista que reniega del método científico públicamente, mi marido ya está escribiendo sobre ella en su blog). En el caso de las citas de Rockefeller, sólo respalda a Zeitgeist el autor ocultista Jordan Maxwell.

10º Resumiendo: Zeitgeist miente, y no estoy dispuesta a discutir eso, porque ya está más que probado.
Os sonará muy radical, pero es que no puedo estar todo el santo día explicando lo mismo. Yo ya doy por demostrado que Zeitgeist miente en la inmensa mayoría de sus afirmaciones. El que quiera creerse a Zeitgeist a pesar de la inmensa cantidad de pruebas en su contra y de las mentiras que dice, allá él o ella. Yo no pienso tratar más esta cuestión. El que quiera presentarme pruebas de que me equivoco, que lo haga. Una cosa le advierto, como me señala mi marido: llevamos  un año con la página abierta, y todavía no ha venido nadie que haya podido demostrar lo contrario. Nadie. Todo el que ha venido aquí intentando demostrar que Horus fue crucificado o que el dinero es deuda, ha salido escaldado. también es cierto que nosotros jugamos con ventaja… sabemos que estamos en lo cierto. Gracias a nuestros conocimientos, titulaciones, investigaciones, sentido común, sentido crítico, uso de la lógica, el método científico… y a las pruebas que damos, claro.

¿Es dudar de lo establecido bueno?

Señores… muchos me habéis dicho que dudar de lo establecido es sano, que hace que la Humanidad avance al tener la curiosidad de investigar cosas nuevas.

Y yo no digo lo contrario.

Lo que digo… es que hay que dudar con la inteligencia por delante, no con el absurdo.
Yo me puedo cuestionar la hasta hace no mucho incuestionable creencia de que la Tierra es plana. Pero una vez descubierto y demostrado que la Tierra tiene forma esférica… yo no me puedo estar cuestionando al rato otra vez si la Tierra es plana, cuadrada o si se sustenta sobre cuatro elefantes en el lomo de una tortuga, maldita sea.
Se trata de avanzar. Y se avanza sobre bases sólidas. Yo no me puedo cuestionar una y otra, y otra, y otra vez los principios básicos de la realidad, que es a lo que ops agarráis muchos partidarios de Zeitgeist para evitar admitir que miente, o que sus planteamientos son de un absurdo manifiesto.
Cuando os véis acorralados, insistís en refugiaros en cosas cada vez más básicas, y me preguntías… ¿y qué es verdad y qué es mentira?

¿Hay que dudar de las versiones oficiales u “oficialistas”?

Sin duda.
Yo soy la primera que dice que hay que dudar de todo lo que le digan a uno. Es más, en mi familia estamos tan escaldados de los políticos, que cada vez que sale uno pidiendo calma, pensamos “Joooooder, sí que tiene que estar la cosa chunga“.
Pero hay que dudar tanto de la versión “oficial” o establecida, o asumida, o general, y de las versiones “alternativas”.
No hay que creerse a pies juntillas ni la explicación del gobierno de EE.UU. sobre los atentados del 11-S, ni la de los partidarios de la teoría de la conspiración.

¿De cuál me he de fiar?
De ninguna. He de averiguarlo por mí misma.
Y para ello me leeré y escucharé lo que todos tengan que decir. Compararé lo que dicen y las pruebas que me dan… y llegaré a una conclusión por mí misma.
Hasta ahora, todas las explicaciones sobre las teorías de que las torres del World Trade Center fueron demolidas no se sostienen. Todas están resultando de un absurdo total. Mucho ojo, que no estoy diciendo que todas las teorías de la conspiración sobre el 11-S sean falsas ni mucho menos, únicamente estoy diciendo que todas las pruebas que he analizado hasta ahora no demuestran la teoría de las torres demolidas. Punto. Y aviso: he encontrado pruebas de que la versión oficial no es correcta en algunos puntos, pero repito: no es en lo referente a la teoría de la demolición controlada de las torres. Seguid leyendo mis artículos y os enteraréis de cuáles son.

Yo no me fío ni de mi sombra. Pero, obviamente, me tendré que ceñir a la verdad.
Y si la verdad coincide con la explicación oficial, pues lo siento, pero eso es lo que hay.

Yo no he dicho que todas las afirmaciones de Zeitgeist sean falsas.
Ya he especificado que la influencia del mitraísmo en el cristianismo sí es cierta. También he dicho que las reglas de intervención en Vietnam eran ciertas. Por supuesto que EE.UU. lleva siglos metiendo la zarpa en Iberoamérica para que sus empresas la saqueen. Y también digo… que todo eso ya lo sabíamos antes de que nos lo dijera Zeitgeist… porque hay pruebas de ello, independientemente de lo que diga la versión oicial (la Iglesia no reconoce tales influencias como grandemente influyentes, el gobierno de EE.UU. se resiste a admitir que se hayan aplicado tales reglas en Vietnam).
Pero los documentos y las pruebas están ahí. La visión oficial no se ciñe a la verdad.

A ver si dejo esto suficientemente claro: la verdad está donde esté la verdad, ya sea la versión oficial o la alternativa.

Yo nunca he dicho que la versión “oficial” sea la única o la que tenga la verdad incuestionable.

.

Para los que tengáis curiosidad, os informo que los comentarios a este artículo en el antiguo blog los podéis encontrar aquí (abajo, al final de cada página):

http://natsufan.livejournal.com/35676.html

.

Siguiente artículo.

El tema Rubric. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 103 seguidores