El diario cada vez menos privado de Natsu

12 octubre 2009

Zeitgeist contrastado. Anexo III. Del relativismo y otros demonios. Conspiración y conspiranoia. La verdad y la mentira (2ª parte).

Anterior artículo.

Vuelta al índice.

.

La libertad de expresión.

Hay mucha gente que se me ha quejado de que al atacar las opiniones de los conspiracionistas y de Zeitgeist, estoy atacando la libertad de expresión, y que les estoy privando de su derecho a hablar y a decir lo que piensan.

No.

Yo no le niego a esa gente su derecho a hablar.

Es más, nunca he pedido que se retire al pseudodocumental de circulación, ni que lo censuren, ni que impidan su difusión.

Hablar se puede hablar, porque todo el mundo tiene derecho a hablar. La libertad de expresión es un derecho inalienable universal para toda la Humanidad.

Pero ese derecho también se me aplica a mí (de eso ya ha hablado en los comentarios mi marido).

Yo también soy humana.
Yo también tengo derecho a expresar mi opinión.
Y ya he dicho en numerosas ocasiones, que empecé a contrastar Zeitgeist porque no había ninguna investigación sobre las afirmaciones del pseudodocumental en castellano.
Lo siento mucho, señores. Pero si los defensores de Zeitgeist tienen derecho a hablar, yo también.
Y si Zeitgeist tiene derecho a mentir, yo tengo derecho a señalar esas mentiras, a decir que son mentiras, y a demostrar que son mentiras. Mi marido añade que él también tiene derecho a reírse de esas mentiras y de quienes las propagan.

Y no admito que nadie me niegue ese derecho… derecho que algunos han intentado negarme. Este blog de una humilde servidora ha recibido amenazas personales (hacia mi marido y hacia mí), me han conminado a que cierre el blog, me insultan en cientos de otras páginas, e incluso he recibido un ataque informático bajo la forma de un virus en un correo privado que trataba sobre Zeitgeist contrastado. Más bajo no pueden caer (espero).

Pues hagan lo que hagan, no me pienso callar ni debajo del agua, ea. Es más, mientras más me atacan, menos ganas de callarme me entran. Esto es como cuando blasfemas delante de un creyente: si no le afecta, no sigues. Pero si se pone cabezón, fanático y cerrado de mollera, y empieza a amenazar… dan ganas de blasfemar más todavía. Porque a todos nos gusta recordar que la libertad es para todos. Que hay quien disfruta mucho de su libertad, pero se molesta cuando la gastan los demás:

http://www.cope.es/25-01-09–cardenal_rouco_senala_que_no_es_justo_creyente_soportar_mensajes_que_atacan_sus_convicciones,29668,1,noticia_ampliada

A este señor me gustaría decirle que no es justo que yo tenga que aguantar las procesiones de Semana Santa, que paralizan mi ciudad natal (Sevilla) una semana e impiden moverse. Y no hablemos de lo injustas que me parecen las opiniones que la multinacional a la que pertenece este tipo, vierte sobre las mujeres. Se pueden decir tonterías, pero los demás tenemos derecho a contestarlas.

Libertad de expresión sí: para todos.

Admito que no permito comentarios de “corta-pega”, ni insultantes sin pruebas, y que filtro los comentarios anónimos hasta que Chema los pueda revisar y contestar, ya he avisado de ello en las entradas y comentarios. Si a alguien no le gusta, pues tiene toda internet para él o ella. Yo no voy por ahí a poner Zeitgeist “a parir de un burro” en otros foros, chats o blogs). Yo hablo en mi casa, no voy a molestar a casa de los demás, ni aunque sea para defenderme (lo que haga mi marido, eso ya es otra cosa).

La burla y el insulto.

Algunos dicen que el lenguaje mordaz e irónico que utilizo a veces no ayuda a mi credibilidad.
Ni me importa si eso es así.
A mí lo que me importa es la veracidad de mis afirmaciones, y que mis argumentos sean ciertos y con pruebas irrefutables detrás. Lo he logrado, así que lo que piensen de mí en otras cuestiones, no me importa mucho, la verdad.

En cuanto a lo de insultar, que taaaanto predica mi “churri”, he de admitir que eso en concreto no lo llevo muy bien. Yo soy más partidaria de tratar las cosas más suavemente y sin tanto exabrupto. Pero he de admitir que ni yo aguanto según qué comentarios que me escriben, la verdad.
En uno de los “debates” económicos, me vi en la obligación de intervenir yo misma y cerrar ese hilo cuando mi marido dijo: “…y eso es así como demuestran las matemáticas”. ¿Sabéis cuál fue la contestación que dio el conspiranoico?

“Las matemáticas no explican nada”.

Cuando yo vi (y oí) a mi marido al leer esa salvajada, corrí todo lo que pude para bloquear ese hilo, porque me temía lo peor. Tendríais que haberle visto con la vena hinchada. ¡Se le oían los gritos desde la huerta de al final de nuestra parcela! Leñe, yo ya creía que habían legalizado el despido libre en España con el cabreo que tenía. Y el comentario que le tenía preparado era de lo peor que yo he visto en insultos. Pero hombre, ¿cómo le decís eso a una persona que se ha pasado media vida estudiando Matemáticas y Economía? Tenéis cada cosa… Luego querréis que no se enfade y que no os insulte.
Desde luego que no me gusta permitirle a Chema que insulte todo lo que insulta, lo reconozco. Pero qué remedio me queda que permitírselo encima de que el pobrecito me está ayudando moderando los comentarios y respondiendo a cosas que yo no tendría ni la más remota gana de responder. Y, además, me ha ayudado con muchas entradas y la explicación económica. Además, si va a hacer el troll, mejor que sea en casa: trollear , como saltar en la cama, es honesto hacerlo en tu casa y una grosería si lo haces en la de otro.

Creo que Chema ha explicado suficientemente bien en los comentarios por qué utiliza ese lenguaje tan incisivo e insultante.
Porque llega un momento en que no le queda otra.
Yo procuro no insultar y desde aquí pido perdón si yo en concreto he resultado ofensiva (por mi marido no respondo, él habla por sí mismo). Pero he de reconocer (y muchos lectores así lo han hecho notar), que se me caen las lágrimas de la risa cuando leo las contestaciones que les da a los conspiranoicos, los cuales no están acostumbardos a enfrentarse a un debatidor profesional, curtido en mil lides sindicales, y que para colmo es una enciclopedia viviente.

No pienso prohibirle que se desahogue como lo hace, más que nada, porque su estilo ya forma parte de Zeitgeist contrastado, es una tradición… y qué porras, quien entra diciendo que  “no sé nada de Mitología, pero no me creo que Zeitgeist se equivoque”, y se pone a intentar rebatir mis escritos admitiendo que no sabe nada de Mitología… pues lo siento, pero se merece que sea mi marido quien le responda. ¿Acaso Chemazdamundi miente ni ? Insulta por los codos, sí… pero con motivos y sin mentir. Y mirad que yo nunca he criticado a la gente por no saber. No todo el mundo tiene la suerte de haber recibido una buena educación. Repito: la ignorancia no es criticable, es una desgracia que puede ocurrir a cualquiera, y todos somos ignorantes hasta que tenemos tiempo de aprender.

Lo que sí es criticable es que una persona que no sabe escribir su propio idioma, tenga la increíble, fantastástica, impresionante desfachatez de afirmar que “las enciclopedias están manipuladas”. Oh, sí, las enciclopedias cambian con los años y han estado manipuladas. Pero si no sabes ni escribir bien tu maldito idioma, lo siento, pero no eres quién para discutirle a las enciclopedias. Algún día, si aprendes mucho, puede que lo seas. La ignorancia se cura aprendiendo, y todo ignorante puede llegar a ser culto si se lo propone. Ahora, que nadie me pida que respete al que, mostrando en su escritura que no se ha leído ni el DNI, pretende rebatir a los expertos.

Tengo que volver a poner el ejemplo de la discusión con San Anónimo de Zeitgeist, porque es el paradigma del ignorante que se critica en este blog. No critico su ignorancia… sino su pertinaz contumacia. La conversación, durante varios comentarios, fue así:

-Yo no sé nada de Mitología, pero me cuesta creer que Zeitgeist mienta.

Y sin saber nada de Mitología, estuvo dándome la brasa en los comentarios con ideas suyas de por qué yo podría equivocarme. Tuve que perder mucho tiempo refutando sus errores básicos, y siempre le contestaba, “¿Te importa mirarte un libro de Mitología antes de entrar a criticar?” Y tenía la jeta de contestar que  no se iba a mirar nada de Mitología porque no le interesaba la primera parte de Zeitgeist. Eso sí, vino a darme la paliza buscando supuestos errores en esa primera parte… sin saber nada de Mitología, y lo que es peor, admitiendo que no se iba a molestar en buscar un sólo dato sobre Mitología.

Es para poner nervioso a cualquiera. Por eso dejé los comentarios en manos de Chemazdamundi, que al menos él disfruta haciéndolo. Yo me pongo mala. No pasa nada si la gente no es culta: para mí lo principal de una persona es que sea buena gente, que no haga daño a los demás, y por encima de eso, que sea buena persona. No pasa nada porque alguien no haya tenido la suerte de recibir una buena educación, o porque no sepa de algún tema concreto. Lo que no aguanto, es que siendo un ignorante confeso, te emperres en saber más que los demás, y en criticar sobre un tema que ignoras absolutamente. Lo que es peor es que, criticando sobre ese tema, y siendo animado a investigar al respecto, te niegues a mirar un sólo libro al respecto y pretendas seguir criticando. Lo que no soporto, es que gente que por la pésima ortografía de sus comentarios se ve que no se ha leído en su vida ni la etiqueta de Anís del Mono, venga a decirme que las enciclopedias tienen errores. Umberto Eco e Indro Montanelli me pueden decir que la Británica tiene errores en datos históricos. Un físico me puede decir que la enciclopedia Espasa tiene errores en algunos de sus datos sobre física. Un egiptólogo me puede decir que la enciclopedia Monitor falla en alguna fecha. El que no me puede decir tal cosa es el que no sabe escribir su propio idioma. Y no me refiero a un error tipográfico o dos. Me refiero a ésos que tienen cinco faltan ortográficas por renglón, los “hoygans” de toda la vida. Y les digo: no os critico por no saber. No es culpa vuestra por no saber. La crítica no es por no haber tenido la suerte de recibir una buena educación, si hay un dios, sabe cuánto doy las gracias a diario por la excelente educación que mi madre me dio. No os critico por eso. Os critico (y Chemazdamundi ya se pasa de rosca), porque os las dais de saber más que los expertos, cuando muchos de vosotros no sabéis ni escribir bien vuestro propio idioma. Lo siento, pero si vais a enmendar la plana a los expertos… Jorobas, al menos culturizáos un poco antes. El que entre con siete faltas de ortografía por renglón, afirmando que sólo él tiene razón y que todas las enciclopedias del mundo están “manipuladas”, que sepa que va a recibir una respuesta acorde de Chemazdamundi. Acorde con la aberración que supone que un ignorante se dedique a enmendar la plana a los demás.

Repito: no se critica la ignorancia. Es una desgracia, y a cualquiera puede pasarle. Yo no sé qué habría sido de mí si mi madre no me hubiera enseñado a leer antes de entrar en el colegio. Pero sí tengo una cosa clara: puedo opinar sobre cosas que no conozco… pero será mi opinión, no un hecho. Lo que no puedo hacer, es gritar a los cuatro vientos que expertos en materias que desconozco no tienen ni idea de lo que hablan. Primero tengo que aprender. Y luego, critico, investigo, contrasto y llego a unas conclusiones. Pero para criticar el conocimiento general, primero hay que tener conocimiento. Qué menos que eso.

Otra cosa. Lo he escrito antes y lo volveré a repetir, porque hay gente que todavía no lo ha entendido: este blog no está en contra de todos los que han disfrutado Zeitgeist. Hay muchas personas que han aprendido de Zeitgeist, que les ha “pinchado” para animarles a investigar, dudar, contrastar, estudiar y aprender. Bienvenido sea, repito por enésima vez, si ha servido para que muchos aprendáis y os intereséis por la cultura. Lo que se critica en este blog, lo que se ha criticado desde el principio, es la creencia ciega.

Conspiración y “conspiranoia”.

Y, ahora, vamos a hablar de algo importante.

Muchos me decís (mi marido me ha enseñado un comentario reciente acusándome de ello) que, al denostar las teorías conspiratorias, llamando a sus partidarios conspiranoicos (de “conspiración” y “paranoicos”: paranoicos de las conspiraciones), estoy dando por sentado que no creo en las conspiraciones, cuando a lo largo de la Historia ha habido muchas conspiraciones.

¿Y quién ha dicho eso? Yo no.

Por supuesto que ha habido conspiraciones históricas. Nunca lo he negado.

Por ejemplo, la conjura de Catilina, que intentó derribar el poder senatorial en Roma:
http://guardiapretoriana.blogspot.com/2005/06/cap-17-el-triunvirato-la-conspiracin.html

El Pacto secreto Molotov-Ribbentrop, un tratado entre los nazis y los comunistas para repartirse Polonia antes de la Segunda Guerra mundial.
http://en.wikipedia.org/wiki/Molotov_Pact

El asesinato de Giaccomo Matteoti por parte de Mussolini, al que no le caía bien un tipo que le denunciaba constantemente en el parlamento italiano:
http://www.historylearningsite.co.uk/murder_of_matteotti.htm

¿En qué se diferencian estas conspiraciones históricas de las conspiraciones sobre el 11-S, o las que dicen que Jesús viene de Horus, o que le dinero es deuda y la Fed se la inventaron en Jekyll Island?

En la palabra mágica: pruebas.

En que está probado que sucedieron.

La conjura de Catilina fue descubierta por Cicerón (Catilina tuvo que declararse en rebeldía y atacar al Senado: perdió y lo mataron), el pacto Molotov-Ribbentrop se llevó a cabo (se invadió Polonia), y existe el documento, así como muchas personas participantes testificaron su existencia. Leche, si hasta hay una foto de los firmantes con Stalin a las espaldas. Y lo de Matteotti ya es que no hay ninguna duda… porque el mismísimo Mussolini se declaró culpable (“asumía la responsabilidad histórica”), ante el parlamento italiano. Ahí, sin anestesia.

Por eso las llamo conspiraciones y no conspiranoias.

Por eso llamo a los amantes de las conspiraciones “conspiranoicos” (porque ven una conspiración hasta en la sopa”). En inglés, el término para referirse a este tipo de gente es conspiracionist (“conspiracionista”), que son los que sufren de, o predican el conspiracism (“conspiracionismo”).

Una conspiranoia se diferencia de una conspiración en que no está probada. Es más, muchas veces, se presentan pruebas falsas para demostrarla (el 11-S, la llegada del hombre a la Luna), o aún a pesar de que están más que probada su falsedad, los conspiranoicos se emperran en seguir creyéndoselas (Hitler sigue vivo, el cambio climático no existe).
Es por eso, merced a esa falta de pruebas (o falsedad de ellas), que las conspiranoias no son aceptadas por la opinión general, y no llegan a salir en los medios de comunicación tradicionales (muchos conspiranoicos aseguran que el que las conspiranoias no salgan en los medios masivos es… otra conspiración, que intenta ocultar al público la verdad).
Cuando todas las pruebas demuestran que la conspiranoia no tiene base, el conspiranoico hace honor a la parte “paranoica” de su nombre, y se autoconvence de que “todos están contra mí”. Si la física no les da la razón, “los físicos que no me dan la razón están pagados o amenazados por el gobierno”. Si las pruebas históricas no les dan la razón “las pruebas han sido manipuladas” ¿Todas las enciclopedias mundiales han sido manipuladas, de Alaska a Japón pasando por Estrasburgo? Todas, según el conspiranoico. No hemos escogido la palabra “paranoia” (el trastorno mental que hace creer a alguien que los demás están en su contra o trama contra él, sin prueba alguna de ello) por gusto: es que los conspiranoicos demuestran rasgos de paranoia. Por eso, repito, conspiranoico viene de “conspiración + paranoia”. El que investiga conspiraciones de modo normal sería un escéptico o un investigador.

Ya le dedicaremos una entrada específica a analizar el por qué de la necesidad de algunas personas de ver una conspiración detrás de casi todo, de dónde viene, a dónde van, y por qué existen.
De momento baste con decir que es un fenomeno psicológico y sociológico muy estudiado, que tiene unas causas lógicas, y que yo diferencio entre conspiraciones probadas (por el método científico, la lógica y el sentido común), y las conspiranoias (conspiraciones no demostradas o que presentan pruebas falsas). Yo critico estas últimas… obviamente, como todos podréis leer desde que empecé a escribir Zeitgeist contrastado.

¿Por qué miente Zeitgeist? Por varias razones.

1) -Para enlazar sus argumentos.
Desde una base preconcebida van buscando los datos que le interesan para justificar esa afirmación… y, cuando no los encuentra…

2) –se los inventa o miente, para demostrar esos argumentos.

3) -Para ocultarse. No quiero adelantar mucho, porque es mi marido el que está trabajando e investigando sobre ello (estudió Periodismo), pero he de decirle a todos mis lectores, que Zeitgeist no es trigo limpio.

Zeitgeist miente, sobre todo, para poder comunicar una serie de ideas que son las que pretenden difundir los grupos políticos y de presión muy particulares, que están detrás de la creación del pseudodocumental.

Ideas que no pueden expresarse a cara descubierta, claro, porque si nos enteráramos de quiénes son desde primera hora, no le hubiéramos dedicado a Zeitgeist ni la más mínima atención. Es por eso que se camuflan de documental alternativo, anarquista y New Age, para no desconfiar desde primera hora de sus planteamientos, e irnos “colando”, poquito a poco, sus ideales y propuestas (es lo que se llama en propaganda, una “cuña ideológica”, que va abriendo camino hasta convencer). Muchos habéis caído en la trampa… no es culpa vuestra, está hecho para que así fuera, en especial para atraer a ateos y anti-Bush (son los que en general, han “caído” como moscas en la miel. Perdón, los que hemos caído. Mi faceta anti-Bush me hizo dar a la segunda parte de Zeitgeist mucha más credibilidad de la que merecía. Y es que le puede pasar a cualquiera).

Es tanto lo que hay  que contar sobre esos “grupos”, que le tendremos que dedicar una entrada específica para hablar de quiénes son, y por qué han creado Zeitgeist. Muchos os váis a llevar una gran sorpresa. Ya hemos hablado de esos grupos en los comentarios, pero no hemos profundizado sobre ellos. Lo haremos, no os preocupéis, pero antes, vamos a seguir un poco con el 11-S.

Por último, vamos a hablar de…

El mensaje de Zeitgeist.

Muchos me habéis incluso llegado a admitir que Zeitgeist miente. Sí, por fin he logrado que algunos lo entendáis, pero os sigue quedando el resquemor de haberos creído esas mentiras, y os seguís empeñando en justificar aunque sea un poco… a través del supuesto “mensaje” de Zeitgeist.

Y no os escudéis en que: sí, bueno, Zeitgeist no acierta, pero es que el mundo está muy mal. Y en eso no se equivoca.

Nadie está diciendo lo contrario.

Ya hablaremos del verdadero “mensaje” de Zeitgeist, que no es el que os estáis creyendo que es. Zeitgeist no es un documental altruista que pretende predicar el “buen rollo”, el amor y la mistad, no. Ésa es su carta de presentación, sus intenciones son mucho, mucho más oscuras. Pero, bueno, admitamos que el mensaje de Zeitgeist es el que predica según vosotros:

-Que el mundo está muy mal.

Pues vaya.
Gracias por avisarme.
No tenía ni idea de eso.

Y digo yo… para decirme algo que ya sabía porque lo veo todos los días (por la televisión, por internet, en mi vida diaria)… ¿hace falta que me lo digan con mentiras?

Algunos decís:
-Es que hace falta que lo diga con mentiras, sí, porque si no, no llamaría la atención.

Primero: eso es “el fin justifica los medios”. Y eso no pienso aceptarlo nunca.
Por esa regla de tres, Bush tendría razón en haber invadido Irak… “no había armas de destrucción masiva, vale, era mentira, pero gracias a eso, hemos derribado a Saddam Hussein, que era un dictador”. Claro, y cuatro mil soldados muertos, millones de civiles muertos y empobrecidos, millones de desplazados, un país en llamas y dividido, sus recursos robados, aumento del fanatismo, familias destrozadas, la legalidad de la ONU pisoteada, EE.UU. en bancarrota por los gastos de la guerra, etc., etc., etc. (Obama, cómo te han dejado el piso antes de darte las llaves, pobretico, el trabajazo que te espera).

Segundo: hay gente que me grita eso de que el mundo está mal, y sin decir mentiras. Cruz Roja, Greenpeace, Médicos Sin Fronteras, los informes de los organismos de la ONU, Amnistía Internacional, las agencias de noticias, The Economist
¿Es que necesitas de un pseudodocumental mentiroso para que te abra los ojos a la realidad que te están gritando miles de personas e instituciones sin necesidad de decir mentiras? ¿Tan ciegos y tan sordos habéis estado, conspiranoicos? ¿No os ha llamado la atención un niño que aparezca mutilado en Ruanda durante el telediario, y sin embargo, un documental “internetero”, que miente en cosas que ese mismo niño te puede decir que son mentira, “te ha abierto los ojos”?

De verdad que a veces me doy de cabezazos contra la pared, ¿eh?

Que el mundo vaya muy mal… no es excusa para que tú mientas sobre cómo va mal. Se pueden hacer las dos cosas: luchar por un mundo mejor… diciendo verdades. No hace falta mentir para llamar la atención. La realidad ya es suficientemente llamativa. Y si la realidad no te ha llamado al atención hasta ahora por los cauces normales…  quizás deberías preguntarte por qué.


Soluciones de verdad.
Las soluciones que aporto yo.

Muchos me decís que hago crítica destructiva, y que no aporto nada constructivo. Que todo mi trabajo se basa en destrozar las argumentaciones de Zeitgeist sin aportar soluciones.

Falsos, que sois unos falsos. Más quisérais. ¿Acaso no me dejo los dedos tecleando cosntantemente en entradas y comentarios sobre los problemas del mundo y sus soluciones?

http://natsufan.livejournal.com/27914.html
http://natsufan.livejournal.com/28198.html

Lo siento, pero Zeitgeist ha dado con dos huesos duros de roer. A diferencia de lo que le sucede a la mayoría de la gente que se ha creído Zeitgeist… y que lo sigue defendiendo… nosotros no somos unos hipócritas.

Ya lo hemos dicho antes, no somos los típicos “frikis” que se sientan en el sillón de su orenador a solucionar los problemas del mundo desde la comodidad de su casa. Zeitgeist sólo les ha servido a estas personas para sentirse bien… fácil y cómodamente.

El mundo está muy mal, sí, gracias por haberme avisado, Zeitgeist, pero ya lo sabía.
El mundo no se va a arreglar sólo con “el poder del amor”.
El mundo se arregla luchando, no buscando masones e illuminati debajo de las piedras, ni mintiendo acerca de cómo el dinero es deuda, que Horus fue crucificado, o que la culpa de todo la tiene gente como Rockefeller que ya está muerta hace muchos años.

Si hay hambre en África, conspiranoicos, dejaos de pseudodocumentales, y enrolaos en una ONG, como hacemos mi marido y yo. Y donad algo de vuestro dinero, de paso, como hacemos nosotros. ¿No decís que el dinero es deuda? Pues venga, donad una poquita de esa “deuda”, y así os libráis de ella, ¿no?
Tenéis dónde esconger: Cruz Roja, Aldeas Infantiles, Unicef, Intermon, Médicos Sin Frontera (los que me lean van a acabar pensando que hago publicidad de las ONG, que me paso todo el día hablando de ellas).

Si el mundo se está contaminando, pues se lucha por descontaminarlo: plantad árboles. Y cuidadlos. Da una alegría verlos crecer… Y se lucha comprando productos ecológicos. No contamines. Recicla. Utiliza la bicicleta. Fabrica tu abono. Compra una placa solar. ¡Moved el culo, caramba!

El gobierno está lleno de cabrones,sí, pero despotricando y gritando por internet, no váis a arreglar nada. Los políticos se ríen de la gente vaga, sumida en la desidia y poco activa como vosotros. No les dáis miedo. Si no os gusta ninguna de  las opciones políticas, formad vuestro propio partido con los que piensen como vosotros, o afiliaos a partidos minoritarios que promueven vuestras mismas ideas. Mucho gritar, mucho gritar… y poco trabajar. ya sé que la política se lleva mucho tiempo que le podríais dedicar a la Playstation, y las cuotas se llevan dinero… pero, ¿sabéis? El mundo no lo va a salvar Naruto.


Habla Chemazdamundi:

En vez de tanto echarle las culpas a Rockefeller sobre lo mal que va la Economía, y luego no hacer nada (ni las ganas de comer), afiliaos a un sindicato, y luchad y denunciad judicialmente a los cabrones que pisotean vuestros derechos, como hago yo. Acudid a las manifestaciones, a gritar y a enfrentaros a los empresarios a cara descubierta (se lleva uno una satisfacción…).
¿Que no sirve para nada?
Yo respondo estas cosas:
-Los cojones. Sí que sirve: mi activismo ha mejordo la vida de un centenar de personas y ha contribuido indirectamente a la mejora de millones más.
-Yo, al menos, he luchado y no me he quedado detrás del ordenador tocándome los cojones.
-No se han llevado mis derechos sin lucha, ESO SEGURO.

Vuelvo yo. Y podéis hacer muchas más cosas: participad de vuestra comunidad, leed libros, estudiad idiomas, aprended un oficio, a manejar un nuevo software, aprended música, ayudad a vuestras familias (¿no iréis a dejar a vuestros padres tirados en un asilo?) y enriqueceos como personas… aunque sólo sea para evitar que venga un pseudodocumental por internet a colaros mentiras. O para evitar que se os escape un narcotraficante por llevar un pasaporte “diplomático” de Sealand. O para apreciar más la cultura y las cosas bellas del mundo: lo que sabes es un agarradero a la felicidad, y de eso, cuantos más se tengan, mejor.

Bueno… pues éste es el último artículo (por el momento) sobre Zeitgeist, contrastado. Pronto (o eso espero), continuaremos con un análisis igual de detallado de Zeitgeist Addendum y el Proyecto Venus.

Un saludo a todos,

Natsu

.

Siguiente artículo.

.

Para los que tengáis curiosidad, os informo que los comentarios a este artículo en el antiguo blog los podéis encontrar aquí (abajo, al final de cada página):

http://natsufan.livejournal.com/36069.html

1 comentario »

  1. […] Pues no, resultó ser falsa como un euro de madera. La conspiración acabó resultando ser lo que en su día mi mujer y yo denominamos como “conspiranoia” (una palabra surgida de la fusión de las palabras “conspiración” y “paranoia”) en un extenso artículo al respecto. […]

    Pingback por Un ejemplo de manipulación periodística (II) y de “conspiranoia” (“conspiración sin pruebas o con pruebas falsas detrás”) actuales: ¿es cierta la afirmación de que la toma de la Plaza Verde (hoy “de los Mártires”) de Trípoli por pa — 6 noviembre 2011 @ 15:55 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: