El diario cada vez menos privado de Natsu

31 octubre 2010

Estoy de vuelta.

.

Hola a todos.

Sé que llevo muchísimo tiempo sin escribir nada nuevo. Lo cierto es que ya no me quedaban muchas ganas (ni tiempo) de seguir con el blog.

Si bien todo lo que ha supuesto Zeitgeist contrastado ha llegado a significar mucho para mí (gracias a todos vosotros, los que habéis demostrado tener más sentido común), no lo ha sido tanto como para que siguiera dedicando mi vida a contrastar todas y cada una de las cuestiones de las que se hablan en los pseudodocumentales Zeitgeist. Por si no lo estoy dejando claro, lo que quiero decir es que no vivo de criticar esa serie de vídeos conspiracionistas.

Mi vida es, afortunadamente, mucho más rica y variada y tengo mucho trabajo (mis traducciones), muchos estudios (mi segunda carrera universitaria), muchas responsabilidades sociales (mi lucha contra el canon digital) y muchos proyectos en mente (como mi novela) como para seguir dedicándole tiempo a unos vídeos conspiranoicos que ya están más que desacreditados como absolutamente falsos.

Dedicarle más tiempo a mostrar más falacias de estos pseudodocumentales me quitaría tiempo para hacer todo lo que me gusta y lo que debo hacer. No puedo estar criticando y analizando continuamente una cosa que ya ha quedado más que clara para todo el mundo que miente y que es rematadamente falsa. El que no lo quiera ver, ya no es mi problema. He escrito hasta la saciedad durante años revelando los fallos y mentiras de Zeitgeist, the Movie y su Addendum y estaba ya harta del asunto.


Más que nada, porque combatir a los conspiranoicos y partidarios de Zeitgeist es una lucha sin fin. A ellos les da igual que les demuestres una, y otra, y otra, y otra, y otra vez que Zeitgeist miente. Para esos fanáticos o no miente independientemente de los miles de pruebas que les doy donde demuestro que sí lo hace… o si te lo admiten, te saltan de inmediato con un tema que todavía no has analizado. Y cuando analizo ese tema, inmediatamente saltan al siguiente. Y así, ad nauseam.

Además, he de admitir que ya había logrado mi objetivo fundamental, que era poner a disposición de toda la gente una crítica veraz y detallada de las mentiras y falacias de Zeitgeist. Afortunadamente, todo el que visiona Zeitgeist, the Movie y su Addendum y se preocupa por averiguar si lo que aparece en ellos es cierto o no, acaba más tarde o más temprano por encontrar mi análisis, lo cual les permite contrastar, comprobar y comprender las mentiras masivas que se incluyen en los vídeos. La inmensa mayoría de la gente ya no se cree Zeitgeist, y con eso (y con todo lo que he aprendido escribiendo estos artículos) ya doy por bien empleado mi tiempo. A los inasequibles al desaliento los doy por imposibles y, además, ya pueden hacer poco daño, porque se han convertido en un grupo muy marginal, del que se ríe prácticamente todo el mundo porque los ven como los chiflados y mentirosos que son. Hace tres años, podían presentar impunemente sus inverosímiles teorías acerca de “el dinero es deuda”, o “Jesús viene de Horus” en foros y chats. He podido comprobar con sumo agrado que ahora la mayoría de la gente ya los conoce y se ríen de ellos cuando antes les prestaban un poco de atención por no saber de la falsedad de los vídeos que promocionan. Ya prácticamente todo el mundo sabe cómo ponerles la cara colorada y dónde señalarles sus fallos y mentiras. Los que les contestan, suelen incluirles el enlace a mi índice de artículos, lo que me tomo como el mejor halago que se nos podría hacer.

Otra de las razones por las que había dejado de escribir artículos es porque mi marido, José María Gallardo (Chemazdamundi), había recogido el testigo de continuar con la crítica hacia Zeitgeist en su propio blog, que separó del mío para poder tener más libertad. De hecho, con él han sucedido dos cosas que me han asombrado mucho. La primera, que él ha aceptado el traspaso de responsabilidades con un ahínco y una dedicación que hasta a mí me ha sorprendido, y eso que estoy más que acostumbrada a que se tome las cosas muy a pecho, especialmente su labor de lucha social. Segundo y más importante… es que ha pasado de criticar Zeitgeist a criticar y analizar una gran cantidad de teorías conspiranoicas (principalmente de índole económica, porque él ha estudiado Economía), hasta el punto de que su blog es ahora más conocido que el mío (grrrr…). He podido constatar que sus artículos sobre Economía (sobre creación monetaria, deuda pública, crítica a la escuela austríaca y al neoliberalismo) son empleados como fuentes y esquemas para apuntes en aulas universitarias.

Contenta con todo esto, la verdad es que yo no iba a continuar con mi blog (¿para qué?), aún a pesar de recibir constantemente peticiones para que lo hiciera, algunas de ellas muy enternecedoras.

Pero… el día 27 de octubre José María recibió por e-mail el siguiente mensaje, que me ha conmovido lo suficiente como para continuar aunque sea un poco. Tanto José María como yo creemos que este mensaje es una de las mejores pruebas que hemos recibido de que nuestro trabajo ha servido y sirve para algo importante.

.

Buenos días:

Me llamo Miguel López, y sólo quería felicitaros a ti y a tu esposa por el magnífico trabajo realizado desenmascarando Zeitgeist. Quizás debería escribir esta felicitación en vuestros blogs, pero lo cierto es que tengo una cierta “manía” a hablarle a una persona en concreto a través de un medio de diusión pública como pueda ser un blog. Espero que esta dirección sea correcta… (la saqué de la denuncia al creador de este pseudodocumental).

Mi caso ha sido el siguiente:

Antes que nada debo aclarar que me considero un inculto de dimensiones estratosféricas, así que cuando alguien que conocí me recomendó Zeitgeist, lo primero que hice fue hacer que me lo escribiera en algún sitio para saber cómo buscarlo (además de para recordarlo, porque la memoria tampoco es una de mis virtudes…). De hecho, lo segundo que hice fue… olvidarlo.

El caso es que, por fin, un día me acordé (o encontré el papel arrugado con el nombre “Zeitgeist” escrito en él), así que me lo descargué en el trabajo porque no tengo Internet, me lo llevé a mi casa y me puse a verlo.

Nada más empezar, ya me disgustó la forma de hablar, tanto el tono como algunas expresiones que creo que no deberían tener cabida en un documental que pretenda ser serio (algo que atribuí al doblaje), así como tampoco me gustó la forma de exponer la información visual (especialmente la parte del 11-S, bombardeando de imagenes sobre las torres al más puro estilo sensacionalista, que me hizo ponerme un poco a la defensiva pensando: “este tío algo me quiere vender…”), pero aún así le di una oportunidad a ver qué tenía que contarme.

Cuando terminé de ver la primera parte pensé… “¡Coño! ¡Esto es cojonudo! ¿Por qué nadie se había dado cuenta antes de que veinititantos hijos de sus dioses de distintas épocas y civilizaciones eran exáctamente iguales excepto por sus nombres?”. Y lo cierto es que me indignó, porque aún siendo agnóstico tirando a ateo, y en cualquier caso acérrimo crítico de las religiones (y más concretamente de la Católica meramente por el hecho de ser la que más cerca me pilla), también es verdad que creo que la persona de Jesús existió, y que trató de imponer una serie de valores morales muy avanzados para su época (cuántas veces habré dicho “Si Jesús levantara la cabeza y viera en qué ha convertido la Iglesia las ideas que trataba de difundir…”).

Cuando ví la segunda parte (la del 11-S), ya había oído hablar de esa teoría sobre que Bush era coleguita de la familia Bin Laden, y que cuanto menos sabía lo que iba a ocurrir, cuando me hablaron de 911 Farenheit (que por cierto, aún no me he acordado de ver) de Michael Moore (autor al que le di cierto prestigio tras ver Bowling for Columbine y del que ahora mismo no sé qué pensar). Así, cuando terminé, lo único que me preguntaba era “una idea cojonuda, pero… si demolieron los edificios, ¿por qué estrellaron además los aviones?”, algo que ya vi después que también su esposa se preguntaba.

Cuando vi la tercera parte, la de economía, ya lo que me contaban me sonó un poco a cuento chino, con cosas que no me terminaban de cuadrar. Yo, en mi ignorancia, pensaba… “Bueno, sí, si realmente es un préstamo generará deuda, pero los bancos imagino que funcionan así, ¿no? Prestan con unos intereses, tú dispones de ese dinero ahora, y él no, de modo que tampoco salen taaaaan beneficiados como para llamarlo conspiración…”, y cuando dijeron que se creaba dinero de la manga, ya dije… “¿realmente eso se puede hacer? Puede un país, o siquiera una entidad bancaria decir… ‘pues ahora ahora hago chas y tengo más dinero porque quiero’, sin que nadie diga nada, y sin que pase nada?”.

El caso es que cuando llegué a la parte de los chips, y me presentaron a un Rockefeller con problemas para empatizar con la gente pero que no obstante le contaba sus malignos planes dignos de cualquier supervillano de un cómic de Marvel a un amigo que le traiciona…, no supe reaccionar, porque dudaba entre ponerme un casco de papel de aluminio para que la CIA no me controlara el cerebro, o buscar en la guía la dirección del que me había pasado el video para ir a s casa y preguntarle si me estaba tomando el pelo recomendándomelo, o si se había equivocado con el nombre del documental. Así que opté por la tercera solución, que es la que suelo utilizar siempre que me llega información de dudosa (o nula, pero siempre me gusta conceder un margen) credibilidad (como los miles de correos SPAM sobre niñas desaparecidas, enfermos de virus desconocidos, productos altamente perjudiciales, y demás leyendas urbanas que circulan por Internet y que tanto me tocan las bolsas escrotales y todo lo que ellas contienen): comprobar su veracidad.

Normalmente sólo busco si es verdad o no un hecho concreto, pero como en este caso había muchísima informacíon que contrastar, y tenía que hacerlo en el curro, pues decidí hacer una sencilla búsqueda en Google sobre las fuentes que había utilizado el documental (al fin y al cabo, la información a partir de la cual sacaba sus conclusiones, fueran éstas más o menos acertadas, no se la podían estar sacando de la manga, ¿verdad?). Y así llegué al blog de su esposa, concretamente a la parte en la que hablaba de la credibilidad de todas y cada una de las fuentes que había utilizado este señor para realizar el vídeo.

Cojonudo, efectivamente se la sacaban de la manga. Eso explicaba muchas cosas (o todas), así que los días siguientes he estado leyendo de forma aleatoria, artículos sueltos de “Zeitgeist contrastado”, que me servían en bandeja justamente lo que estaba buscando (y creo que no he leído ni la mitad de ellos, pero lo suficiente como para quedarme con una idea general de lo que quería saber). Al ver la cantidad de artículos escritos sobre ese tema, de gente que me pareció tan seria, respetable, y con vida social como vosotros, me pregunté y me sigo preguntando: ¿Realmente es necesario tanto esfuerzo? ¿De verdad merece la pena gastar tanto tiempo en desmentir algo que se cae por su propio peso? Desde mi punto de vista, es como si yo escribiera 100 artículos de 20 páginas cada uno sobre por qué es mentira y qué pretende el correo con asunto “Ayuda a Pepe Pelón con su inédita enfermedad reenviando este correo” (por poner un ejemplo inventado, pero basado en hechos reales). Para mí el documental tiene la misma credibilidad que cualquier otro correo cadena. Por eso, me gustaría saber, ¿de verdad suponen un peligro real estos pseudodocumentales, o debería terminar quedando en algo meramente anecdótico?

He visto que habéis recibido amenazas, que hay miles de mensajes escritos por fanáticos que parecen no querer atenerse a las evidencias, y he leído que este documental se ha emitido en algunas cadenas públicas de otros países, e incluso que ha recibido algún premio (o eso dice el artículo de la Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Zeitgeist_%28pel%C3%ADcula%29, según el cual el nombre del creador de este vídeo es, efectivamente, Peter Joseph, aunque fíate tú…). ¿Se trata de una conspiración judeo-masónica perpetrada por los Iluminati asentados en la cara oscura de la luna, en la que la población mundial está formada en su mayoría de alienígenas de la cuarta luna de Júpiter que tratan de confundir y esclavizar a los excasos seres humanos supervivientes a una guerra intergaláctica sucedida a años luz del que creemos que es nuestro planeta Tierra? ¿O es que, sencillamente, el mundo está lleno de hijos de puta que se inventan documentales y de gilipollas que se los creen sin comprobar nada de lo que dicen?

Entonces me doy cuenta de que lo que habéis hecho, en realidad, es más que necesario. Porque parece que la gente se cree todo lo que le digan, y ya no me refiero únicamente a pseudodocumentales conspiranoicos, si no ya con la política que nos está afectando a todos. Si la gente aprende a distinguir un documental serio del tipo de videos al que pertenece Zeitgeist, debería también aprender a contrastar la información que le ofrecen unos políticos y otros para saber quién te está vendiendo la moto rota de su primo, y quién te está diciendo lo que hay (o, si nadie te lo dice, por lo menos aprender a buscar qué es lo que hay realmente, aunque sea en términos básicos para gente como yo, con menos cultura que los gallumbos de Jaimito). En definitiva, creo que vuestra labor es FUNDAMENTAL para el desarrollo y el buen funcionamiento de la democracia, en lo referente a la correcta la participación política de los ciudadanos (que aprnedan a tener buen criterio a la hora votar, o de tomar cualquier otra decisión política, vaya).

Por último, y aunque sea otro tema, también quiero agradecerte que gracias a tus otros artículos de Economía, no sólo me has despertado cierto interés sobre esta materia, si no que he aprendido algunas cosas como “Cuál es la labor de un banco central, para tontos”, gracias a su lenguaje claro y sencillo. También me habéis animado a hacer algo más de lo que hago ahora mismo por el mundo (la verdad es que llevo mucho tiempo dándole vueltas, y haciendo alguna pequeña cosa completamente insignificante, pero no sabía muy bien cómo empezar a hacer cosas un poco más “de verdad” sin tener que dejar el trabajo e ir a África, algo en lo que me ha ayudado algún artículo de tu esposa), al contrario de lo que muchos conspiranoicos os han acusado diciendo que es que… “joopetaaaas… les habéis quitado las ganas de cambiar el mundoooooo, malos, más que maloooos (pataleta y llantina incluídos)”, sólo por la sencilla razón de que les habéis descubierto que con pasarle el documental con la Verdad Definitiva a sus amigotes y conocidos, y charlatanear en foros acerca de ella no van a conseguir nada, y que si quieren cambiar algo, deben sacrificarse un poquito para conseguir cosas algo más pequeñas que descubrir una conspiración a nivel mundial, algo por lo que parece ser que no están dispuestos a pasar.

En definitiva, felicidades, y gracias por intentar hacer de éste un mundo, o aunque sea, un país mejor, ya no sólo con vuestros blogs, si no, sobre todo, con vuestra lucha en el mundo de la gente de carne, hueso y nombre real, que es el que realmente importa. Tenéis mi apoyo, y trataré de seguir vuestros blogs en la medida en que mi tiempo me lo permita (como dije, sólo tengo Internet en el trabajo, y por lo general no suelen pagarme por leer cosas por Internet, aunque a veces me tome algún ratito que tenga un poco más libre para buscar alguna cosa interesante), y espero puedas mantener en él a la gente informada del proceso de la denuncia, a ver si con suerte llega a buen término, y como mínimo el siguiente se lo piense dos veces antes de publicar semejante patrañada.

Espero no haberos hecho perder demasiado tiempo con este correo (en cualquier caso, seguramente un poquito menos que el que os han hecho perder esos cazadores de mosca profesionales que se hacen llamar movimiento Zeitgeist y sus seguidores).

Un cordial saludo.

Miguel López.

.

Gracias de todo corazón.

Voy a continuar.

En la próxima entrada vamos a tratar las conspiranoias  sobre el Pentágono durante los atentados del 11S. Va a ser muy ilustrativo, ya veréis.

5 comentarios »

  1. Nunca quise comentar esto porque me parecía ridículo e innecesario. La verdad, me lo sigue pareciendo, pero creo que me relajará por algo que me sucedió hace un rato.

    Sabes, los aprecio mucho a ustedes dos. Durante los últimos años me he topado con un montón de personas que no sólo son ignorantes o ingenuas, sino idiotas. Idiotas que han hecho de esta película una especie de religión, y entre los que están algunos quienes se consideran súper-escépticos. Es algo que me ha fastidiado enormemente. Como tú, creía que Zeitgeist sería un pseudo-documental más de los que son tomados en serio por unos pocos, pero no. Montones se lo tragaron. Y me decepcionó mucho, sobre todo, que una celebridad de Internet (que ahora tiene su propia serie animada por televisión) le haya hecho propaganda a esta película, apoyando el mensaje.

    Hace unos días vi en mi ciudad hojas impresas con cierto mensaje, pegadas en las paredes de algunos edificios. Sí, eran sobre Zeitgeist. Propaganda de Zeitgeist. En mi ciudad. Y hace poco tiempo.

    La humanidad, a veces, me decepciona mucho con cosas como esta. Es una estupidez mía, lo sé; le estoy dando más importancia de lo que debería. Pero Zeitgeist es un caso especial, porque se ha hecho notar mucho más que, por ejemplo, los supuestos casos de OVNIs y abducciones extraterrestres, o los videos de poltergeists. Zeitgeist atrapa a muchas más personas que ese otro tipo de cosas, probablemente porque se presenta como un documental… ¿escéptico?

    Gracias a tu blog sé que existe gente como tú y tu marido, que no sólo no se cree estas estupideces, sino que es capaz de dar una gran dedicación en hacerles llegar al resto la *verdad* (mierda, eso sonó algo conspiranoico). Admiro tu esfuerzo, tu inteligencia (aunque no te la creas, ;D) y tu dedicación. Yo no hubiese podido hacer todo esto, por falta de voluntad, tiempo o lo que fuese.

    Ah, te dejo una de las tiras cómicas de Dilbert… Espero que te guste:
    http://www.dilbert.com/strips/comic/2010-12-13/

    Saludos, te deseo lo mejor.

    Comentario por Clex Sipsoxard — 12 febrero 2011 @ 06:20 | Responder

  2. Zeitgeist 3, “moving forward” ha salido hace poco… no entiendo como puede haber alguien que despues de haber visto las dos primeras siga con ganas de mas mentiras…

    Queria preguntarte si analizaras esta tambien con tu marido. No les deberia de quedar nada de credibilidad, pero es asombroso la cantidad de gente que se lo traga todo sin mas. Lo jodido es que es la misma gente que luego te encuentras apoyando a Wikileaks y criticando la ley Sinde. Se cuelgan la etiqueta de antisistemas y tienen que apoyar todo lo que vaya de eso, sin contrastar si la iniciativa tiene o no credibilidad.

    Me jode y mucho, porque luego parece que los que apoyamos ciertas iniciativas sociales somos una pandilla de locos antisistema que no saben hacer mas que escupir basura en los foros.

    Si esto te sirve de aliciente, que sepas que tienes el mejor blog de habla hispana que trata acerca de estas peliculas. Peliculas que han visto millones de personas, asique deberias de conseguir que este sitio alcance al menos a unas miles.

    Saludos, y suerte si vas a por ello.

    Comentario por mrmantis — 21 febrero 2011 @ 22:38 | Responder

    • Te voy a desfiltrar el comentario aunque no cumpla con las normas de uso, porque varias personas me han hecho la misma pregunta y quiero contestarla definitivamente.

      Yo personalmente voy a ignorar Zeitgeist Moving Forward porque tengo un montón de cosas más interesantes sobre las que escribir, y estoy un poco cansada de analizar punto por punto buscando en qué parte habrá algo cierto (como el nacimiento de Mitra) o algo equivocado o directamente mentira. Es un trabajo que parece que no se acaba nunca y acaba siendo agotador. A no ser que vea a mucha gente repitiendo de nuevo mentiras vistas en ese filme, no veo ningún motivo para seguir trabajando en una causa perdida. Los que se preocupan de contrastar datos y de buscar la verdad ya están “vacunados” contra panfletos tipo Zeitgeist, y los que quieren creer, seguirán creyendo independientemente de lo que yo escriba.

      Efectivamente, es una vergüenza que debido a unos cuantos tarados se imponga la visión del antisistema como vándalo (esto lo hacen mucho los noticieros televisivos tras una manifestación) o imbéciles (esto lo va a pensar cualquiera que asocie a los antisistema con los fans de Zeitgeist). A este respecto, los foros anarquistas me sorprendieron porque demostraron más sentido crítico del que he visto durante años en la calle, por no hablar de la comparación con otros foros de internet. Macho, es que a ellos no les colaron ni una. Me sorprendieron muy gratamente, y me dieron una buena lección sobre lo que es un antisistema.

      Ahora mismo el mundo está viviendo una importante crisis económica, mi país tiene una serie de problemas gravísimos, los países musulmanes son un polvorín o están a punto de serlo, y creo que hay cosas más importantes que contar, suponiendo que saque tiempo para ello, porque de tiempo estoy escasa.

      A partir de ahora creo que se acabó el escribir en respuesta a otros. Tengo muchos artículos propios que quiero terminar de redactar. Chemazdamundi sí quiere analizar el Proyecto Venus, y creo que quiere dar ahí por terminados los análisis sobre Zeitgeist. Por lo que a mí respecta (y a no ser que vea a la gente repitiendo en los foros que dos y dos son cinco porque lo han visto en Zeitgeist MF), yo con Zeitgeist he terminado, y ya era hora.

      Muchas gracias por tus ánimos. Voy a seguir intentando enseñar lo que pueda y crear algo de conciencia social. Pero ya pasando de Zeitgeist. Gracias por intentar animarme, pero si a estas alturas alguien todavía se lo cree, intentar convencerle es más inútil que un submarino descapotable. Quiero mejorar el mundo, no estrellarme contra un muro de fe ciega una vez tras otra. Para eso está Richard Dawkins, que además lo hace mucho mejor que yo ;-)

      Un saludo,

      Natsu

      Comentario por natsufan — 22 febrero 2011 @ 23:07 | Responder

  3. Bueno, ha pasado mucho tiempo, más de un año, desde la última entrada del blog. Pero yo os he descubierto ayer, y os he leído casi enteros mientras España ganaba de penalti a Portugal y la gente se volvía loca por la calle, movilizándose masivamente por tan justa causa.

    Sólo quiero felicitaros por vuestro concienzudo trabajo. Soy psicólogo y mi disciplina es una ciencia, porque los que la practicamos escogemos que lo sea. Lo tenemos difícil, con siglos de misticismos y teorías filosóficas o simplemente bananeras a las espaldas. Y nuestro objeto de estudio no es un cuerpo en caída que se pueda cuantificar en términos de tiempo, distancia, masa o cualquier otro parámetro objetivo. El comportamiento es complejo, y hacer ciencia con él, tremendamente difícil y delicado. Un contínuo tejer y destejer, de avance lento, trabajoso, como en otras ciencias sociales.

    Y la sana práctica de contrastar las fuentes, de ofrecer justificación experimental por medio de referencias bibliográficas contrastadas y de prestigio de toda afirmación asumida es nuestro día a día profesional.

    Aún así, me dejé engañar por Zeitgeist y yo mismo lo recomendé y divulgué entre mis amistados mucho de lo que ví, sobre todo en la primera parte. ¿Cómo es posible que conociendo bien los mecanismos de esta propaganda, e incluso intuyendo que algo sucio se esconde tras esta forma de vender ideas, una persona seria (como me considero) acepte sin más estos planteamientos?

    Me avergüenzo de mi credulidad, de mi falta de coherencia. Si me ocurre a mí, que tengo formación universitaria y práctica en investigación, ¿qué podemos esperar del conjunto de la sociedad acostumbrada a asumir como verdad cualquier cosa? Zeitgeist es sólo un ejemplo de algo más podrido en la sociedad. Para opinar con criterio hay que trabajar, buscar, estudiar, contrastar. Eso requiere esfuerzo y es incómodo. Es mejor arreglar el mundo en la barra del bar.

    Me habéis dado una buena lección. Me habéis ayudado a volver a mi sitio, a la prudencia del estudio y la contundencia del conocimiento contrastado.

    Gracias.

    Comentario por Rafael Gómez — 28 junio 2012 @ 10:30 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: