El diario cada vez menos privado de Natsu

22 febrero 2011

Feminismo de igualdad y hembrismo idiota. O por qué el segundo se tiene que acabar de una vez por todas.

.

Hola a todos.

Quiero escribir desde hace mucho tiempo sobre esto. De hecho, desde principios del año pasado. Pero no conseguía hilvanar mis ideas de tanto que quería expresar. También, porque el asunto es importante y serio. Por fin espero haberlo conseguido.

Este tema es espinoso y políticamente incorrecto, pero hay que afrontarlo más tarde o más temprano. Advertencia: este texto os puede resultar cansino. Remacho mucho algunas cosas, pero porque creo que es necesario machacar con ellas.

Volviendo a los artículos sobre las utopías y sociedades ideales, y de cómo conseguir eso mismo, una sociedad en la que todo el mundo pueda tener sus necesidades básicas satisfechas, desarrollar su potencial personal al máximo y alcanzar la felicidad, es imprescindible que se trate el asunto del sexismo, esto es, la discriminación por razón de sexo. Como siempre, empezamos con las definiciones:

El sexismo, según la RAE:

1. m. Atención preponderante al sexo en cualquier aspecto de la vida.

  1. m. Discriminación de personas de un sexo por considerarlo inferior al otro.

Nos vamos a centrar en la segunda definición, que es ahora mismo la más extendida: el sexismo como discriminación de las personas de un sexo por considerarlo inferior al otro. Lo que quiere decir que puede producirse contra hombres o contra mujeres. Durante mucho tiempo se creyó que sólo lo sufrían las mujeres y, por lo tanto, se luchaba contra el “machismo” o la creencia de que el varón (“macho”) es superior a la mujer. Nótese que “macho” es una forma de describir al animal de sexo masculino.

Antes de seguir y como esto va para largo, permitidme que aclare los términos para que las cosas queden claras.

TÉRMINOS:

Un detalle sobre el feminismo. En teoría, nació para equiparar los derechos de las mujeres a los de los hombres, cosa que las mujeres no tenían. También se propugnó que la igualdad mejoraría la situación de los hombres: ciertamente, si una mujer trae un sueldo a casa (como es mi caso), ya hay dos sueldos y, por lo tanto, el hombre no tiene por qué aguantarle tanta mierda a su jefe como le tocaría soportar si fuera el único responsable de que se pague la hipoteca y se mantenga a los hijos. Supuestamente, la emancipación de las mujeres debería ser buena para todos. Y en parte, ha mejorado algunas cosas. Hay quien dice que si el machismo es postular la superioridad del hombre, el feminismo es postular la superioridad de la mujer. No estoy de acuerdo. El feminismo nació buscando igualar los derechos de las mujeres a los de los varones. El defender la superioridad del sexo femenino sería “hembrismo”.

(more…)

2 abril 2010

La evolución del Movimiento Zeitgeist. ¿Hacia dónde va el Movimiento Zeitgeist? Análisis de las personas que componen el Movimiento Zeitgeist. Relación entre Zeitgeist y el Proyecto Venus. Ensayo contra la conspiranoia de Zeitgeist (III).

Vuelta al índice.

Anterior artículo.

.

Our critics are our friends… they show us our faults.

Nuestros críticos son nuestros amigos… ellos nos enseñan nuestros fallos.

Benjamin Franklin.

.

En los últimos días, hemos recibido tanto José María (Chemazdamundi) como yo (Natsufan), varios mensajes, por el privado y como comentarios en nuestros blogs, realizando una serie de “cuestiones” similares.

Después de mucho debatirlo, hemos decidido dar una respuesta conjunta a estos mensajes, para acabar de aclarar nuestra postura… si es que después de más de cuarenta entradas y artículos no había quedado suficientemente clara (suspiro). Y es que parece que a estas alturas todavía hay gente que o no se entera, o no se quiere enterar.

Antes que nada, un repaso general:

.

Primera cuestión.

No pensamos discutir más este asunto, porque ya ha quedado claro:

Zeitgeist miente.

Las pruebas de ello, aquí:

https://natsufan.wordpress.com/indice-de-articulos/

Frase a frase, y por temas.

Repetimos y lo volveremos a repetir hasta la mismísima saciedad si hace falta: Zeitgeist MIENTE. Sobre religión, sobre Economía, sobre Historia, sobre el 11-S, y demás. No “sólo” sobre religión.

(more…)

31 enero 2010

Si España no sale a la calle por esto, nos merecemos todo lo que nos pase. El sistema de pensiones.

.

Hola a todos.

De nuevo, sé que hace mucho que no escribo, pero primero va lo primero. En vacaciones de Navidad estuve ocupada, y pensé en escribir después. Y después se me echó encima trabajo extra, y después se me han echado encima los exámenes de febrero de la universidad. Así que os pido disculpas por no actualizar más, y por no haber contestado ni desfiltrado los comentarios (los tengo en la bandeja de cosas por hacer, no me olvido, es que no tengo tiempo). De hecho, no iba a actualizar hasta acabar los exámenes, que están a la vuelta de la esquina. Pero las circunstancias últimas de mi país me impulsan a redactar una entrada, aunque sea para, como diría Arturo Pérez-Reverte, ciscarme en los muertos de los gobernantes de España. Y para llamar a la Revolución, porque esto es de traca.

Hace tiempo que quiero escribir para comentar acerca de las barrabasadas que realizan algunos gobernantes. Por ejemplo, a punto estuve de dedicar una entrada a Cristina Fernández de Kirchner y su llantina porque el presidente del Banco Central Argentino hacía su trabajo. Haré un brevísimo resumen, porque no es éste el tema del que quiero hablar, y porque Chemazdamundi quiere tratar este tema en su bitácora:

(more…)

13 diciembre 2009

Entrada trasladada: las tres formas de espiritualidad.

Filed under: Ética y moral — natsufan @ 23:48

.

Hola a todos. Quería actualizar desde hace tiempo, pero este fin de semana me ha sido imposible. A la espera de poder colgar una entrada nueva (sigo trabajando en ellas), voy a recuperar una de las antiguas, que publiqué hace tiempo en mi anterior diario (http://natsufan.livejournal.com). Esta entrada fue publicada originalmente aquí.

Las tres formas de espiritualidad

(Publicada inicialmente el 7 Jun, 2007 | 02:49 pm)


Algunas personas viven la vida dejándose llevar. Quizá por miedo a la muerte, o al fracaso, o a lo que sea. Otras, deciden en algún punto de sus vidas, que el hecho de su existencia es maravilloso y único, que no han venido al mundo solamente a comer, dormir y follar, que la vida de cada persona es más preciosa y valiosa que cualquier cosa existente en el universo, y que tiene un sentido.

Para mí, la espiritualidad no es más que el conocimiento, enseñado, admitido o escogido, de que la vida no es sólo “nacimiento, cópula, muerte”, sino que es importante y fascinante, y que si no tiene un sentido y unos objetivos, hay que buscarlos.
(more…)

12 octubre 2009

Los movimientos utópicos… O por qué no terminan de cuajar, por mucho que lo intentemos.

Filed under: Ética y moral,Utopías — natsufan @ 23:13

Hola a todos, estoy de vuelta. Pelín triste, porque mañana hay que volver al trabajo, pero mirándolo con perspectiva, tengo mucha suerte porque a) tengo trabajo, y en mi país hay gente que no; b) vivo en una de las zonas más prósperas del planeta; c) tengo agua corriente y conexión a internet, entre otros muchos lujos. Así que, si bien es lógico estar molesta porque mis vacaciones se hayan acabado, (edit: acabaron hace casi dos meses, he tardado en terminar esto ;-) ) ¡qué demonios! Visto en perspectiva, no tengo motivos para quejarme.

Decía que como más de uno había preguntado por mi opinión sobre el Proyecto Venus, ahora me iba a centrar en los movimientos utópicos.

Para empezar vayámonos al diccionario de la RAE, a ver qué nos cuentan:

Utopía:

utopía o utopia.

(Del gr. οὐ, no, y τόπος, lugar: lugar que no existe).

  1. f. Plan, proyecto, doctrina o sistema optimista que aparece como irrealizable en el momento de su formulación.

Vaya, no son muy optimistas estos Académicos. Claro que la etimología no ayuda mucho.

En la wikipedia, a ver qué nos cuentan.

Utopia is a name for an ideal community or society, taken from the title of a book written in 1516 by Sir Thomas More describing a fictional island in the Atlantic Ocean, possessing a seemingly perfect sociopoliticolegal system. The term has been used to describe both intentional communities that attempted to create an ideal society, and fictional societies portrayed in literature. “Utopia” is sometimes used pejoratively, in reference to an unrealistic ideal that is impossible to achieve. It has spawned other concepts, most prominently dystopia.

The word comes from Greek: οὐ, “not”, and τόπος, “place”, indicating that More was utilizing the concept as allegory and did not consider such an ideal place to be realistically possible. The homophone Eutopia, derived from the Greek εὖ, “good” or “well”, and τόπος, “place”, signifies a double meaning that was almost certainly intended. Despite this, most modern usage of the term “Utopia” assumes the latter meaning, that of a place of perfection rather than nonexistence.

Traducción: Utopía es un nombre que se da a una comunidad o sociedad ideal. Viene del título de un libro escrito en 1.516 por Sir Tomás Moro, que describe una isla ficticia en el océano Atlántico, que poseía un sistema socio-político-legal aparentemente perfecto. El término ha sido utilizado para describir tanto a comunidades creadas intencionalmente que intentaron crear una sociedad ideal, como a sociedades ficticias representadas en literatura. “Utopía” es a veces utilizado como un término peyorativo, en referencia a un ideal nada realista que es imposible de conseguir. El término a engendrado otros conceptos, el más prominente el de distopia (Nota de Natsu: es su antónimo, lo de 1984, por ejemplo, es una sociedad distópica).

La palabra viene del griego antiguo: “ou” “no” y “tópos”, “lugar”, lo que indica que Moro estaba utilizando el concepto como alegoría y no consideraba que un lugar tan ideal fuera posible en la realidad. El homófono eutopia (Nota de Natsu: homófono en inglés, en que Utopia y Eutopia suenan igual), derivado del griego “eu”, “bueno” o “bien”, y “tópos”, “lugar”, tiene un doble significado que es casi seguro que fuera intencional. Pese a esto, la mayor parte del uso del término “Utopía” asume el segundo significado, el de un lugar de perfección más que no existente”.

Si bien el origen del término está en la Utopía de Tomás Moro, y en su libro homónimo, el concepto es muy anterior. Así a bote pronto, el primero que recuerdo es la descripción de la Atlántida de Platón, que también presentó la sociedad que él creía utópica, y que a mí me pareció bastante avanzada porque ponía a las mujeres en igual situación que los hombres. Hablamos de varios siglos antes de Cristo. Pero planteémonos seriamente los conceptos:

1º. Lugar/sociedad ideal.

2º. Lugar/sociedad imposible.

3º. Lugar/sociedad TAN ideal que es imposible de alcanzar.

Para Platón, por ejemplo, la sociedad ideal era alcanzable. Para Tomás Moro, el que creó el término, la sociedad ideal era una alegoría y era por tanto imposible de alcanzar (no en vano la llamó “el no-lugar”). Pero entonces, ¿se puede llegar a una sociedad “ideal”? ¿Se puede llegar a alcanzar la sociedad “perfecta”? ¿Y qué ha pasado con quienes han intentado crear tales sociedades?

Bueno, lo primero que hay que hacer es empezar por las definiciones. Una sociedad “ideal”, “perfecta” o “en la que impere el bien” tendrá que partir de una base… por ejemplo, de qué es el concepto del bien y qué es lo “ideal”. Y aquí empiezan los problemas con las utopías, y el principal motivo de que en la mayor parte de los casos sean imposibles. Pongamos que yo opino que lo más importante, el culmen del bien, es el desarrollo máximo del potencial del ser humano, y la vida humana lo más importante. En mi sociedad utópica, entonces, nadie fumaría, y por lo tanto no habría tabaco disponible. Pero pongamos que otra persona opina que lo más importante es el desarrollo de la voluntad humana, de su libertad y su libre albedrío (siempre que no choque con la de otro), y esta persona por lo tanto, opina que un ser humano está en su perfecto derecho de fumar como un carretero y pincharse heroína. Pues ahí ya tenemos un problema de concepto. El primer problema que plantea el intento de creación de una sociedad utópica, es que para que funcione, todo el mundo tiene que estar de acuerdo en qué es el bien, qué es el mal, qué es tolerable y qué no.

Primera necesidad: crear un marco ético común, unos valores éticos universales en los que la humanidad pueda ponerse de acuerdo. No se pueden crear utopías ni unir a la raza humana sin tener claro y definido qué es lo correcto, lo ético, el bien y el mal. Y semejante marco ético debe estar basado en la razón y en la lógica, y potenciar por supuesto el valor de la vida humana y del desarrollo vital de cada persona. E incluso un marco ético así, tendría que tener la posibilidad de cambiar con los años, según van surgiendo nuevas necesidades. Por ejemplo, antes de que existieran anticonceptivos, el sexo se controlaba. ¿Por qué? Bueno, porque las enfermedades venéreas podían causar la muerte, las mujeres morían de sobreparto, y el sexo siempre llevaba a embarazos, que de no producirse en el seno de una familia, podían dar lugar a desgracias y sufrimiento. No se prohibía el sexo por gusto de fastidiar, se prohibía por una serie de motivos perfectamente razonables. ¿Surgen anticonceptivos perfectamente fiables? La prohibición desaparece porque deja de tener sentido. A esto me refiero cuando hablo de que un sistema ético tiene que basarse en la razón. Hay leyes que tienen sentido en algunas zonas (como no comer cerdo en el desierto, donde la posibilidad de morir de triquinosis es altísima), pero no en otras. Otras, tenían sentido en el pasado, como el control sobre el sexo, y ahora están obsoletas.

Por esto, si alguna vez tenemos que discutir una norma social o una ley, en lugar de ponernos en plan cerril y decir “esto hay que cumplirlo porque siempre ha sido así” o “a mí nadie me impone nada porque esto es coartar mi libertad”, lo primero que hay preguntarse es, ¿por qué existe esta norma? ¿Por qué existe esta ley? ¿Cuál es su objetivo? ¿Qué pretende conseguir, qué pretende proteger? De nuevo volvamos a la prohibición y control del sexo que se encuentra en tantas religiones. ¿Tenía un sentido? Sí, no se impuso por fastidiar, sino poque protegía a las personas. ¿Tiene sentido hoy en día? No, aunque algunos creyentes fanáticos que nunca se han parado a pensar en el origen de la norma se nieguen a admitirlo. Sin embargo, también hoy en día, si una persona que padece SIDA se dedica a mantener relaciones sexuales sin preservativo, se la puede juzgar por atentado contra la salud pública, porque lo que está haciendo causa daño a la sociedad. Esto es fácil de entender, pero ¿qué pasa si la norma que se pone en duda ya nos es más cercana? ¿Si es una norma que todos nosotros, que nos creemos totalmente abiertos de mente y modernos, consideramos que es totalmente tabú? Pongamos otro ejemplo.

La norma: no puedes tener hijos con tus hermanos o familiares directos, y deberías evitar tenerlos con tus primos. Preguntémonos, ¿por qué existe esta norma? ¿Cuál es el motivo por el que surgió, y además en casi todas las culturas del mundo, con escasísimas excepciones? Respuesta: porque la endogamia provoca defectos genéticos, y por lo tanto, los hijos de una pareja así pueden nacer con enfermedades o deformidades. ¿Sigue siendo razonable hoy en día esta norma? Sí, puesto que al contrario que con el sexo libre, el peligro que la norma pretendía evitar sigue existiendo. Planteémonos ahora los pocos casos en que dos hermanos, separados al nacer, que no sabían que lo son, se han conocido, se han enamorado y se han casado (o ido a vivir juntos si la ley no les permite casarse). ¿Qué se puede hacer? Porque hay países donde esta situación es ilegal. Pues lo ideal desde el punto de vista de la salud pública, es que o adopten hijos, o los tengan mediante inseminación artificial para minimizar la posibilidad de pasar graves enfermedades a la base genética de la humanidad. ¿Es necesario castigarles o encarcelarles porque han tenido la mala suerte de enamorarse siendo adultos, si la relación es voluntaria? Realmente, no lo es: la norma que prohíbe el incesto está para proteger la base genética de la humanidad, no para separar a parejas con mala suerte. ¿Os resulta chocante que diga que dos hermanos pueden ser pareja siempre que sean extremadamente cuidadosos a la hora de tener hijos? Pues tenemos que empezar a darnos cuenta de lo difícil que es, a veces, ser abierto de mente. De los prejuicios que hay que desafiar, y de lo difícil que esto puede llegar a ser a veces.

Para crear un marco ético común a toda la humanidad, de nuevo, tenemos que ponernos de acuerdo, en base a la razón, las necesidades del ser humano (lo que incluye las del planeta) y el pragmatismo. Y para ello, hay que desterrar preconcepciones, orgullos religiosos y patrios, y conceptos de moralidad que no pasen el filtro del pragmatismo. Y ello requiere, principalmente, de mentes abiertas, y de evitar el fanatismo. No podemos crear una sociedad utópica, un mundo unido, si uno se empeña en que es una ofensa capital que el vecino se beba una cerveza, o que la mujer del vecino lleve el pelo suelto, o que la hija del vecino use anticonceptivos. Para empezar a dirigirnos a una sociedad utópica mundial, tenemos que ponernos de acuerdo. Y para ponernos de acuerdo, tenemos que dejar nuestros sentimientos en la puerta, preguntarnos el por qué de las cosas, y buscar una solución lógica y pragmática.

Al respecto de esto viene al caso una magnífica película que acabo de ver en el cine y que me ha encantado, en buena parte porque el mensaje que contiene es el mismo que llevo yo intentando transmitir desde que hice mi primer artículo sobre Zeitgeist contrastado: lo peligroso no es la creencia, lo peligroso es el fanatismo. La película de la que hablo es Ágora, de Alejandro Amenábar. Es un director del que he visto casi todas sus películas (Tesis, Abre los ojos, Los otros y ahora, Ágora), y que siempre me ha gustado mucho. Pero éste es, en mi opinión, su mejor largometraje hasta la fecha.

Ágora está basada en hechos reales, y narra parte de la vida de la filósofa, matemática y astrónoma Hipatia de Alejandría, en tiempos de cambio en los que el Imperio Romano estaba en decadencia (se dividió en dos en vida de la filósofa), y distintas concepciones del mundo se enfrentaban, al tiempo que, debilitado el poder central Imperial, gentes sin escrúpulos trataban de hacerse con parcelas de poder en las provincias. Hipatia es un personaje histórico que siempre me había llamado la atención. Un personaje también injustamente olvidado, así que me alegré mucho de saber que un director bastante bueno iba a hacer una película sobre ella.

Parte del interés que tiene la película es que la mayor parte de los personajes cree firmemente estar haciendo lo correcto. Los cristianos, por ejemplo, están luchando por su ideal de utopía. Los filósofos paganos, por el suyo. De todos los bandos se ven actos nobles y actos despreciables. Y los actos despreciables van impulsados por el fanatismo. De hecho, en muchos casos se ve a gente inculta que muestra las mejores intenciones, pero controlada por personas con sed de poder que utilizan un ideal en principio noble para conseguir sus objetivos. Si os dais cuenta, de este peligro llevo avisando en muchas entradas: cuántas veces me he quejado de que algunos creían las afirmaciones de Zeitgeist sin pensar, pese a que tras dichas afirmaciones, además de ser falsas la inmensa mayoría de ellas, había negadores del holocausto o políticos de ultraderecha. En esta película, se ve cómo se manipula a personas que de base, no te presentan como malvadas, sino sencillamente fanatizadas. Y te muestran como, a su manera, todos luchan por su mundo utópico.

La película me ha parecido maravillosa, y por supuesto la recomiendo a todo el mundo. Se están diciendo varias mentiras sobre ella, y querría aclararlas para quienes no la hayan visto:

1º. Hay quien dice que la película es un alegato contra las religiones, y más en concreto contra el cristianismo. Esto no es cierto, en absoluto. El director dijo que la película no es contra la religión sino contra el fanatismo, y es exactamente eso. No se critica la creencia, sino el fanatismo, y la incapacidad para dudar, para plantearse que una creencia pueda tener fallos o errores, el arrojarse en manos de la fe y desconectar el cerebro en todo lo que concierna a ella. Recomiendo a todo el mundo que la vea, ya sea cristiano, ateo o agnóstico. Amenábar les reparte a todos (cristianos, paganos, judíos), reconoce parte buena y parte mala de todos, y hasta se intuye una crítica al radicalismo científico.

Pero dejaré la película aquí (seguiré hablando sobre ella al final de la entrada*), y nosotros mientras tanto, volvamos al mensaje… contra el fanatismo.

El fanatismo es, con diferencia, lo que hace más peligroso a un ser humano. Ha sido siempre el fanatismo, la creencia ciega en un ideal, lo que ha provocado las más grandes masacres de la Historia. No la creencia, mucho ojo, sino la creencia ciega, la creencia fanática. Y esto ha ocurrido con ideales religiosos y espirituales, tanto como con ideales ateos. El culto al líder de los comunistas en la URSS o en Corea del Norte son ejemplos de cultos fanáticos ateos. De nuevo vuelvo a incidir en que lo grave no es el ideal que se persiga o en que se crea, sino el fanatismo con que se sigue la creencia.

¿Podemos eliminar de la faz de la tierra las creencias? No, las creencias son sentimientos, y mientras haya personas, habrá creencias. ¿Podemos eliminar el fanatismo y las creencias ciegas? Sí, rotundamente. Y si eliminamos el fanatismo asociado a cualquier ideal, creedme que habremos extirpado de raíz la mayor parte de los problemas de la humanidad.

Lo contrario del fanatismo es el sentido crítico, y la base del sentido crítico es la capacidad de abstracción.

Me explico: algunas personas, ya sean fanáticos religiosos o de pseudodocumentales de dudosa veracidad como Zeitgeist, sienten tanto que una idea es verdadera, que ellos mismos se asocian a esa idea. De tal forma que si alguien cuestiona, critica, o sencillamente señala puntos erróneos en sus creencias, estas personas lo toman como un ataque personal. El primer paso hacia el fanatismo es sentirte ofendido cuando se critica con palabras, incapaces de hacer daño real, aquéllo en lo que crees. Hay gente que siente un ataque a sus creencias (o a sus colores, o a su partido político, o a su equipo de fútbol) como un ataque hacia su persona. El sentimiento de odio o de furia que este ataque les produce, les impide ver la realidad como es, y es el primer paso hacia el fanatismo exacerbado, hacia el “todo lo que contradiga en lo que creo me ofende, todo lo que me ofende debe desaparecer”. Aquí es donde entra la capacidad de abstracción.

Según la RAE:

abstraer.

(Del lat. abstrahĕre).

1. tr. Separar por medio de una operación intelectual las cualidades de un objeto para considerarlas aisladamente o para considerar el mismo objeto en su pura esencia o noción.

La capacidad de abstracción es la capacidad que tiene todo ser humano, innata o entrenada (pero por lo general todos necesitamos entrenarla) de abstraerse (elevarse, separarse de, escapar de) sus necesidades, sus sentimientos, sus gustos, sus filias y sus fobias, y ver la realidad de forma objetiva, como es, no como cree que es. En general, muy poca gente tiene esta capacidad de base, casi todos (por no decir que todos) tenemos que aprenderla, en mayor o menor medida. Por esto, muchísima gente comete errores como los siguientes:

1º. Asociar gustos y antipatías a la realidad. Me gusta, luego es bueno. No me gusta, luego es malo.

MEEEC. Error. Algo puede gustarte y ser malo, dañino o peligroso. Te pueden gustar los donuts más que el brócoli, pero el brócoli es sano y los donuts no. Te puede gustar la cocaína, y desde luego que no es buena para ti. Te puede gustar El código da Vinci, pero eso no significa que sea buena literatura. Te puedes divertir más con los libros de Harry Potter que con El Señor de los Anillos, pero es indiscutible que El Señor de los Anillos tiene mejor calidad literaria que las novelas de Harry Potter. Entonces entraremos en ¿cómo podemos saber qué es lo bueno y qué es lo malo, qué es verdad y qué es mentira? Bueno, para eso tenemos unas técnicas de estudio, un método científico, un falsacionismo, y por ejemplo, una química que nos puede demostrar que el brócoli es incuestionablemente más sano que dos litros de absenta con coca-cola.

En suma: el primer error de sentido crítico, es la falta de capacidad de abstracción. Y el primer fallo de capacidad de abstracción que muestra toda persona, es la creencia de que “me gusta = bueno”, “no me gusta = malo”. Esto es peligrosísimo, especialmente cuando la gente lo aplica a la política. ¿Cuántos malos políticos han durado años en sus puestos por tener carisma y caer bien a la gente, y cuántos más competentes son denostados porque no son graciosos, o divertidos, o no caen simpáticos… o no se atienen a mi ideología? No distinguir entre lo que te gusta y lo que es bueno no es tan grave cuando escoges El código da Vinci frente a El nombre de la rosa. Pero es atrozmente grave cuando se aplica a la hora de escoger la papeleta que pones en la urna.

Mucho ojo: no estoy diciendo que sea malo que te gusten cosas malas. Zámpate un bote de leche condensada entero y no una ensalada si ése es tu deseo, y así que lo disfrutes, pero por favor, no pienses que porque te gusta es bueno, cuando lleva 333 calorías por 100 gramos y es pura grasa con azúcar. No pasa nada si te gusta algo de mala calidad. Si te ríes con las películas de Jim Carrey, ríete a gusto, pero reconoce que son malas. Si te parece que Guerra y Paz es menos divertida que Aquí llega Condemor, en tu derecho estás. Pero reconoce que Guerra y Paz es una obra maestra, y la otra es un producto costroso de cine palomitero. Lo peligroso no es que te guste algo malo, lo peligroso es que porque te gusta, te niegues a reconocer que es malo. Lo peligroso no es que te disguste algo bueno, lo peligroso es que te niegues a reconocer que algo es bueno porque te disgusta.

2º. Asociar el estado de ánimo a la realidad. Me siento bien, luego todo es bueno. Me siento mal, luego todo es malo. Ésta es una versión de lo anterior, pero es tan común en las relaciones interpersonales, que creo necesario hacerle una sección aparte. Hay muchísima gente que piensa de esta manera:

2-A. Cuando tienen pareja: El mundo es maravilloso y color de rosa, los pájaros trinan en un cielo siempre azul, no hay lluvia ni fango ni dolor ni sufrimiento ni muerte ni falta el dinero.

2-B. Cuando han cortado con la pareja o se sienten solos tras cierto tiempo: el mundo es un valle de lágrimas, negro abismo, marrón mierda y rojo sangre, los buitres te acechan desde un tormentoso cielo que enfanga el suelo que pisas, la vida es dolor, luchas por llegar a fin de mes y luego te mueres.

Esta forma de pensar es peligrosísima también. El mundo, damas y caballeros, tiene cosas buenas y cosas malas… tengas pareja o no, caramba. Con tu novia o sin tu novio, el sol sale y se pone, los pájaros trinan, los buitres acechan, el sueldo llega (más o menos), las facturas hay que pagarlas, la gente nace y muere. Independientemente de que estés deprimido o estés en un estado de felicidad exaltado. Entiendo que los estados serios de depresión o euforia son más fuertes que los simples momentos en que algo “me gusta” o “no me gusta”, pero eso no cambia el hecho de que tu estado de ánimo no describe el mundo. El mundo es como es, y tú estás deprimido. El mundo es como es, y tú estás eufórica. Y el mundo sigue girando, y es como es, no como tú sientes que es.

Cuando entramos en un tema más profundo, como es el de los sentimientos, el peligro de la falta de sentido crítico es más grave todavía. Porque, ¿cuánta gente tras una ruptura, acaba fanatizada? Muchos, tras romper con sus parejas, acaban diciendo que “los hombres son todos unos cabrones” y “las mujeres son todas putas”. Bueno, pues de nuevo, esto no es cierto. Hay buenas y malas personas en ambos sexos, y que tú hayas tenido problemas con tu pareja, no significa que tengas que pagarlos con el resto de la humanidad. Del mismo modo que si alguna vez te atracó un gitano/negro/musulmán/inmigrante/rubio/policía/mujer/niño, no es para meter a todos los miembros de ese colectivo en el mismo saco. Sabemos que el atraco te asustó y te afectó, y si sufriste un ataque físico, con más razón estarás asustado y furioso. Pero tienes que abstraerte, elevarte, subir por encima de tu situación, para ver el mundo en perspectiva… aunque te cueste. Porque si no, no actuarás en consonancia con la realidad.

3º. Creer que el mundo gira alrededor de tus pelotas, y ser incapaz de ver el punto de vista del otro.

Pelotas ovariales o testiculares, hay quienes actúan como si las suyas fueran el centro del universo. Es bien cierto que desde el punto de vista de nuestra conciencia, en tanto que estamos vivos, lo principal somos nosotros. Pero vivimos en el mundo, y para sobrevivir y medrar en él tenemos que conocerlo tal y como es. Y también vivimos con otras personas, y tenemos, de vez en cuando, que ponernos en su lugar, que comprenderlas y entenderlas. La capacidad de empatizar, de sentir el sufrimiento o la dicha ajena, y también la capacidad de ponerse en el lugar del otro, de ver las cosas desde otro punto de vista, es una capacidad que nos aleja a todos del fanatismo. En concreto, el fanatismo al respecto de las creencias sufriría lo suyo si todos, ateos, agnósticos y creyentes, fuéramos capaces de ponernos en el lugar del otro. Vamos a hacer otro ejercicio de perspectiva, y vamos a intentar pensar como si fuéramos otra persona, y además en algo importante como es la visión del universo.

Por ejemplo, yo soy agnóstica. No me parece evidente que haya ningún creador del universo tal y como lo conocemos, ni me parece tampoco evidente que no lo haya. Los ateos están seguros que no hay ningún creador ni ser sobrenatural, y los creyentes creen en uno o varios de estos seres sobrenaturales, porque sienten que es lo correcto (cada uno tiene esta visión del universo a su manera). Pues yo, de vez en cuando, intento ponerme en los pies del ateo “¿Y si yo estuviera totalmente segura de que no hay nada más que el aquí y el ahora?”, y ver el mundo desde ese punto de vista. A veces, me intento poner en los pies de un creyente, “¿y si mi alma fuera inmortal y de verdad hubiera posibilidad de seguir consciente tras la muerte?” Es un simple ejercicio de cambio de perspectiva. Hacer esto me ayuda a entender las posturas de otras personas… y también me hace ver las cosas de otra manera. Si me pongo en los pies del ateo, consigo impulso, porque cada minuto cuenta, cada hora, cada segundo, cada momento… cada crueldad o injusticia que se sufre en cada lugar del mundo, cada vida perdida, cada enfermedad no curada, cada libro quemado es una pérdida irreparable. Hay un impulso y una fuerza en el ateísmo, y una enorme belleza en ver y valorar la existencia y la voluntad humana per se, tal y como la vamos a ver en este mundo. Por el contrario, si me pongo en los pies del creyente, la vida es más tranquila, el universo más amable, pueden existir segundas oportunidades. El peso del dolor y del miedo se hacen más llevaderos, y la vida se ve con otra perspectiva… los objetivos a corto plazo son menos importantes, la furia y la angustia por objetivos no cumplidos, por deseos no conseguidos, se calma notablemente… el reloj que marca el tiempo deja de ser una cuchilla. Ni qué decir tiene que como en el mundo en que vivimos tratamos con el universo sensible y las leyes de la física, lo de ponernos todos en el punto de vista ateo empieza a ser una necesidad, antes de que haya tensiones sociales al respecto (bueno, ya las hay en buena parte del mundo). Al menos, tenemos que entender que las leyes humanas, de momento y hasta aparición de nuevos universos y estados de la existencia (vaya usted a saber lo que es posible en las 11 dimensiones que postula la Teoría de cuerdas ;-)  ), se rigen desde el punto de vista del aquí y del ahora.

Me pregunto cuán mejor sería el mundo si todos hiciéramos el esfuerzo de intentar comprender las cosas desde el punto de vista del otro más a menudo. Si un ateo se planteara, ¿y si yo no estuviera seguro? Aunque yo no crea, ¿habrá alguna enseñanza válida en algún libro sagrado? Si un creyente se planteara, ¿si yo no creyera, esto que hago seguiría siendo lo correcto? ¿Y si me hubieran educado como budista y no como cristiano, qué cambiaría en mi vida? ¿Hay algo que pueda aprender del ateo, del zoroastrista, del agnóstico? ¿Puedo aprender algo de esta otra persona si me meto en su pellejo? Y claro está, no sólo en el caso de la fe o carencia de ella, sino también en todos los demás aspectos de la vida. Cuando en mi equipo de fútbol un jugador finge una falta y el árbitro pita penalti contra el equipo contrario, ¿qué pensaría yo si fuera hincha del equipo contrario? Mi jefe me ha amonestado por llegar tarde por cuarta vez, ¿de estar yo en su lugar, habría hecho lo mismo? O, por supuesto, lo más importante: cuando se descubre un escándalo de corrupción en mi partido político, ¿qué pensaría yo sinceramente si se hubiera descubierto del otro partido político al que odio? ¿Les perdono más las corruptelas a “los míos” que a los otros? Cuando en mi partido político alguien roba dinero que después de todo es mío y de mis compatriotas, ¿me sienta igual de mal que cuando roba el partido contrario?

Ponernos en el lugar de los demás nos permite juzgar con objetividad qué es lo correcto y qué no. Y nos ayuda, de nuevo, a abstraernos de nuestra pequeña, reducida realidad personal, y a ver el mundo desde otro punto de vista.

En suma: durante toda la Historia, los humanos llevamos soñando con una sociedad ideal, escribiendo sobre ella, elucubrando sobre ella, buscándola o tratando de construirla por la fuerza de las armas. Sin darnos cuenta de que ninguna sociedad utópica, por muy ideal que fuera de base, resistirá los conflictos internos o externos, si sus habitantes no se ponen de acuerdo. Puede en una gran democracia el mejor legislador decidir, con gran criterio, que la heroína mata y que no se vende en su país. A nada que algunos de sus habitantes decidan ejercer su derecho a envenenarse, ya estarán financiando a los narcotraficantes y jorobando la idea. Una sociedad utópica no puede empezar por un “la mía va a ser la mejor que sí de verdad que sí”, sino por ponernos de acuerdo en qué es lo correcto, llegar a conclusiones razonables… y en aprender todos a convivir unos con otros. Nunca habrá una sociedad ideal. Pero una sociedad en la que todos pudiéramos mirar por encima de nuestros intereses, tener claro lo correcto y lo incorrecto, y actuar en consecuencia, siempre será lo que más se acerque a la Utopía.

¿Y sabéis qué es lo más divertido de todo? Que en esto último, hasta coincido con el mensaje de Zeitgeist. Para que veáis… Como dice Rachel Weisz en Ágora, “es más los que nos une que lo que nos separa”. Y si no es así, debería.

Safe Creative #0910124675988

* De nuevo sobre Ágora:

2º. Hay quien dice que la película es un tostón, lenta y aburrida. Estoy totalmente en desacuerdo. La película tiene diálogos sobre filosofía y astronomía, pero a nada que sepas un poco sobre el modelo Ptolemaico, el modelo heliocéntrico y las leyes de Kepler (y las definiciones de elipse y círculo), las discusiones son interesantísimas y es fácil seguirlas, además de interesante.

Hay veces en las que una película intenta dar un “mensaje”, y el mensaje acaba destrozando la película, porque el director y los guionistas tratan al espectador como si fuera imbécil. O porque el mensaje resulta cursi. O porque se nota demasiado que el director ha escogido un bando y le resultan más amables unos personajes que otros. Un ejemplo sería Shrek 3, en que el “mensaje” te lo dan a martillazos en la cara, estropeando del todo la diversión que había en las dos primeras partes. Esta película no es así. Te narra los hechos desde todos los puntos de vista, se pone en la piel de todos los bandos, y en todos los bandos vemos bondad y maldad, luces y sombras. Eso sí, Amenábar critica principalmente, no a quien cree, sino a quien no se plantea cuestionar o interpretar sus creencias ni duda de ellas.

En el aspecto técnico, la película es magnífica. La ambientación es fabulosa, los decorados y el vestuario conseguidísimos. Si nos ponemos tiquismiquis, los legionarios romanos llevan parte de la indumentaria de la época de Augusto, en lugar de las primitivas cotas de mallas o armaduras de escamas que había en la época, en que Alejandría estaba más influida por Bizancio (actual Constantinopla) que por Roma. Pero eso es, ya puestos a ponernos tiquismiquis. Hipatia llegó a vivir 45 ó 60 años, y sin embargo Rachel Weisz no pasa de los 30 en la película, en fin, es cine y ya sabemos que las mujeres hermosas venden más ;-) Y el director se toma unas cuantas licencias históricas, (sobre todo al final), pero en general la película está magníficamente documentada, y los cambios que se han realizado se notan. Lo que no es rigurosamente histórico, ha sido cambiado aposta, no por error. Se ve que el director se ha documentado a conciencia.

En suma, vuelvo a recomendarla porque es una película que merece la pena ver en el cine, en pantalla grande. Es muy entretenida, bien rodada, bien actuada, y son dos horas que se pasan volando.

Zeitgeist contrastado. Anexo III. Del relativismo y otros demonios. Conspiración y conspiranoia. La verdad y la mentira (2ª parte).

Anterior artículo.

Vuelta al índice.

.

La libertad de expresión.

Hay mucha gente que se me ha quejado de que al atacar las opiniones de los conspiracionistas y de Zeitgeist, estoy atacando la libertad de expresión, y que les estoy privando de su derecho a hablar y a decir lo que piensan.

No.

Yo no le niego a esa gente su derecho a hablar.

Es más, nunca he pedido que se retire al pseudodocumental de circulación, ni que lo censuren, ni que impidan su difusión.

Hablar se puede hablar, porque todo el mundo tiene derecho a hablar. La libertad de expresión es un derecho inalienable universal para toda la Humanidad.

Pero ese derecho también se me aplica a mí (de eso ya ha hablado en los comentarios mi marido).

Yo también soy humana.
Yo también tengo derecho a expresar mi opinión.
Y ya he dicho en numerosas ocasiones, que empecé a contrastar Zeitgeist porque no había ninguna investigación sobre las afirmaciones del pseudodocumental en castellano.
Lo siento mucho, señores. Pero si los defensores de Zeitgeist tienen derecho a hablar, yo también.
Y si Zeitgeist tiene derecho a mentir, yo tengo derecho a señalar esas mentiras, a decir que son mentiras, y a demostrar que son mentiras. Mi marido añade que él también tiene derecho a reírse de esas mentiras y de quienes las propagan.

Y no admito que nadie me niegue ese derecho… derecho que algunos han intentado negarme. Este blog de una humilde servidora ha recibido amenazas personales (hacia mi marido y hacia mí), me han conminado a que cierre el blog, me insultan en cientos de otras páginas, e incluso he recibido un ataque informático bajo la forma de un virus en un correo privado que trataba sobre Zeitgeist contrastado. Más bajo no pueden caer (espero).

Pues hagan lo que hagan, no me pienso callar ni debajo del agua, ea. Es más, mientras más me atacan, menos ganas de callarme me entran. Esto es como cuando blasfemas delante de un creyente: si no le afecta, no sigues. Pero si se pone cabezón, fanático y cerrado de mollera, y empieza a amenazar… dan ganas de blasfemar más todavía. Porque a todos nos gusta recordar que la libertad es para todos. Que hay quien disfruta mucho de su libertad, pero se molesta cuando la gastan los demás:

http://www.cope.es/25-01-09–cardenal_rouco_senala_que_no_es_justo_creyente_soportar_mensajes_que_atacan_sus_convicciones,29668,1,noticia_ampliada

A este señor me gustaría decirle que no es justo que yo tenga que aguantar las procesiones de Semana Santa, que paralizan mi ciudad natal (Sevilla) una semana e impiden moverse. Y no hablemos de lo injustas que me parecen las opiniones que la multinacional a la que pertenece este tipo, vierte sobre las mujeres. Se pueden decir tonterías, pero los demás tenemos derecho a contestarlas.

Libertad de expresión sí: para todos.

Admito que no permito comentarios de “corta-pega”, ni insultantes sin pruebas, y que filtro los comentarios anónimos hasta que Chema los pueda revisar y contestar, ya he avisado de ello en las entradas y comentarios. Si a alguien no le gusta, pues tiene toda internet para él o ella. Yo no voy por ahí a poner Zeitgeist “a parir de un burro” en otros foros, chats o blogs). Yo hablo en mi casa, no voy a molestar a casa de los demás, ni aunque sea para defenderme (lo que haga mi marido, eso ya es otra cosa).

La burla y el insulto.

Algunos dicen que el lenguaje mordaz e irónico que utilizo a veces no ayuda a mi credibilidad.
Ni me importa si eso es así.
A mí lo que me importa es la veracidad de mis afirmaciones, y que mis argumentos sean ciertos y con pruebas irrefutables detrás. Lo he logrado, así que lo que piensen de mí en otras cuestiones, no me importa mucho, la verdad.

En cuanto a lo de insultar, que taaaanto predica mi “churri”, he de admitir que eso en concreto no lo llevo muy bien. Yo soy más partidaria de tratar las cosas más suavemente y sin tanto exabrupto. Pero he de admitir que ni yo aguanto según qué comentarios que me escriben, la verdad.
En uno de los “debates” económicos, me vi en la obligación de intervenir yo misma y cerrar ese hilo cuando mi marido dijo: “…y eso es así como demuestran las matemáticas”. ¿Sabéis cuál fue la contestación que dio el conspiranoico?

“Las matemáticas no explican nada”.

Cuando yo vi (y oí) a mi marido al leer esa salvajada, corrí todo lo que pude para bloquear ese hilo, porque me temía lo peor. Tendríais que haberle visto con la vena hinchada. ¡Se le oían los gritos desde la huerta de al final de nuestra parcela! Leñe, yo ya creía que habían legalizado el despido libre en España con el cabreo que tenía. Y el comentario que le tenía preparado era de lo peor que yo he visto en insultos. Pero hombre, ¿cómo le decís eso a una persona que se ha pasado media vida estudiando Matemáticas y Economía? Tenéis cada cosa… Luego querréis que no se enfade y que no os insulte.
Desde luego que no me gusta permitirle a Chema que insulte todo lo que insulta, lo reconozco. Pero qué remedio me queda que permitírselo encima de que el pobrecito me está ayudando moderando los comentarios y respondiendo a cosas que yo no tendría ni la más remota gana de responder. Y, además, me ha ayudado con muchas entradas y la explicación económica. Además, si va a hacer el troll, mejor que sea en casa: trollear , como saltar en la cama, es honesto hacerlo en tu casa y una grosería si lo haces en la de otro.

Creo que Chema ha explicado suficientemente bien en los comentarios por qué utiliza ese lenguaje tan incisivo e insultante.
Porque llega un momento en que no le queda otra.
Yo procuro no insultar y desde aquí pido perdón si yo en concreto he resultado ofensiva (por mi marido no respondo, él habla por sí mismo). Pero he de reconocer (y muchos lectores así lo han hecho notar), que se me caen las lágrimas de la risa cuando leo las contestaciones que les da a los conspiranoicos, los cuales no están acostumbardos a enfrentarse a un debatidor profesional, curtido en mil lides sindicales, y que para colmo es una enciclopedia viviente.

No pienso prohibirle que se desahogue como lo hace, más que nada, porque su estilo ya forma parte de Zeitgeist contrastado, es una tradición… y qué porras, quien entra diciendo que  “no sé nada de Mitología, pero no me creo que Zeitgeist se equivoque”, y se pone a intentar rebatir mis escritos admitiendo que no sabe nada de Mitología… pues lo siento, pero se merece que sea mi marido quien le responda. ¿Acaso Chemazdamundi miente ni ? Insulta por los codos, sí… pero con motivos y sin mentir. Y mirad que yo nunca he criticado a la gente por no saber. No todo el mundo tiene la suerte de haber recibido una buena educación. Repito: la ignorancia no es criticable, es una desgracia que puede ocurrir a cualquiera, y todos somos ignorantes hasta que tenemos tiempo de aprender.

Lo que sí es criticable es que una persona que no sabe escribir su propio idioma, tenga la increíble, fantastástica, impresionante desfachatez de afirmar que “las enciclopedias están manipuladas”. Oh, sí, las enciclopedias cambian con los años y han estado manipuladas. Pero si no sabes ni escribir bien tu maldito idioma, lo siento, pero no eres quién para discutirle a las enciclopedias. Algún día, si aprendes mucho, puede que lo seas. La ignorancia se cura aprendiendo, y todo ignorante puede llegar a ser culto si se lo propone. Ahora, que nadie me pida que respete al que, mostrando en su escritura que no se ha leído ni el DNI, pretende rebatir a los expertos.

Tengo que volver a poner el ejemplo de la discusión con San Anónimo de Zeitgeist, porque es el paradigma del ignorante que se critica en este blog. No critico su ignorancia… sino su pertinaz contumacia. La conversación, durante varios comentarios, fue así:

-Yo no sé nada de Mitología, pero me cuesta creer que Zeitgeist mienta.

Y sin saber nada de Mitología, estuvo dándome la brasa en los comentarios con ideas suyas de por qué yo podría equivocarme. Tuve que perder mucho tiempo refutando sus errores básicos, y siempre le contestaba, “¿Te importa mirarte un libro de Mitología antes de entrar a criticar?” Y tenía la jeta de contestar que  no se iba a mirar nada de Mitología porque no le interesaba la primera parte de Zeitgeist. Eso sí, vino a darme la paliza buscando supuestos errores en esa primera parte… sin saber nada de Mitología, y lo que es peor, admitiendo que no se iba a molestar en buscar un sólo dato sobre Mitología.

Es para poner nervioso a cualquiera. Por eso dejé los comentarios en manos de Chemazdamundi, que al menos él disfruta haciéndolo. Yo me pongo mala. No pasa nada si la gente no es culta: para mí lo principal de una persona es que sea buena gente, que no haga daño a los demás, y por encima de eso, que sea buena persona. No pasa nada porque alguien no haya tenido la suerte de recibir una buena educación, o porque no sepa de algún tema concreto. Lo que no aguanto, es que siendo un ignorante confeso, te emperres en saber más que los demás, y en criticar sobre un tema que ignoras absolutamente. Lo que es peor es que, criticando sobre ese tema, y siendo animado a investigar al respecto, te niegues a mirar un sólo libro al respecto y pretendas seguir criticando. Lo que no soporto, es que gente que por la pésima ortografía de sus comentarios se ve que no se ha leído en su vida ni la etiqueta de Anís del Mono, venga a decirme que las enciclopedias tienen errores. Umberto Eco e Indro Montanelli me pueden decir que la Británica tiene errores en datos históricos. Un físico me puede decir que la enciclopedia Espasa tiene errores en algunos de sus datos sobre física. Un egiptólogo me puede decir que la enciclopedia Monitor falla en alguna fecha. El que no me puede decir tal cosa es el que no sabe escribir su propio idioma. Y no me refiero a un error tipográfico o dos. Me refiero a ésos que tienen cinco faltan ortográficas por renglón, los “hoygans” de toda la vida. Y les digo: no os critico por no saber. No es culpa vuestra por no saber. La crítica no es por no haber tenido la suerte de recibir una buena educación, si hay un dios, sabe cuánto doy las gracias a diario por la excelente educación que mi madre me dio. No os critico por eso. Os critico (y Chemazdamundi ya se pasa de rosca), porque os las dais de saber más que los expertos, cuando muchos de vosotros no sabéis ni escribir bien vuestro propio idioma. Lo siento, pero si vais a enmendar la plana a los expertos… Jorobas, al menos culturizáos un poco antes. El que entre con siete faltas de ortografía por renglón, afirmando que sólo él tiene razón y que todas las enciclopedias del mundo están “manipuladas”, que sepa que va a recibir una respuesta acorde de Chemazdamundi. Acorde con la aberración que supone que un ignorante se dedique a enmendar la plana a los demás.

Repito: no se critica la ignorancia. Es una desgracia, y a cualquiera puede pasarle. Yo no sé qué habría sido de mí si mi madre no me hubiera enseñado a leer antes de entrar en el colegio. Pero sí tengo una cosa clara: puedo opinar sobre cosas que no conozco… pero será mi opinión, no un hecho. Lo que no puedo hacer, es gritar a los cuatro vientos que expertos en materias que desconozco no tienen ni idea de lo que hablan. Primero tengo que aprender. Y luego, critico, investigo, contrasto y llego a unas conclusiones. Pero para criticar el conocimiento general, primero hay que tener conocimiento. Qué menos que eso.

Otra cosa. Lo he escrito antes y lo volveré a repetir, porque hay gente que todavía no lo ha entendido: este blog no está en contra de todos los que han disfrutado Zeitgeist. Hay muchas personas que han aprendido de Zeitgeist, que les ha “pinchado” para animarles a investigar, dudar, contrastar, estudiar y aprender. Bienvenido sea, repito por enésima vez, si ha servido para que muchos aprendáis y os intereséis por la cultura. Lo que se critica en este blog, lo que se ha criticado desde el principio, es la creencia ciega.

Conspiración y “conspiranoia”.

Y, ahora, vamos a hablar de algo importante.

Muchos me decís (mi marido me ha enseñado un comentario reciente acusándome de ello) que, al denostar las teorías conspiratorias, llamando a sus partidarios conspiranoicos (de “conspiración” y “paranoicos”: paranoicos de las conspiraciones), estoy dando por sentado que no creo en las conspiraciones, cuando a lo largo de la Historia ha habido muchas conspiraciones.

¿Y quién ha dicho eso? Yo no.

Por supuesto que ha habido conspiraciones históricas. Nunca lo he negado.

Por ejemplo, la conjura de Catilina, que intentó derribar el poder senatorial en Roma:
http://guardiapretoriana.blogspot.com/2005/06/cap-17-el-triunvirato-la-conspiracin.html

El Pacto secreto Molotov-Ribbentrop, un tratado entre los nazis y los comunistas para repartirse Polonia antes de la Segunda Guerra mundial.
http://en.wikipedia.org/wiki/Molotov_Pact

El asesinato de Giaccomo Matteoti por parte de Mussolini, al que no le caía bien un tipo que le denunciaba constantemente en el parlamento italiano:
http://www.historylearningsite.co.uk/murder_of_matteotti.htm

¿En qué se diferencian estas conspiraciones históricas de las conspiraciones sobre el 11-S, o las que dicen que Jesús viene de Horus, o que le dinero es deuda y la Fed se la inventaron en Jekyll Island?

En la palabra mágica: pruebas.

En que está probado que sucedieron.

La conjura de Catilina fue descubierta por Cicerón (Catilina tuvo que declararse en rebeldía y atacar al Senado: perdió y lo mataron), el pacto Molotov-Ribbentrop se llevó a cabo (se invadió Polonia), y existe el documento, así como muchas personas participantes testificaron su existencia. Leche, si hasta hay una foto de los firmantes con Stalin a las espaldas. Y lo de Matteotti ya es que no hay ninguna duda… porque el mismísimo Mussolini se declaró culpable (“asumía la responsabilidad histórica”), ante el parlamento italiano. Ahí, sin anestesia.

Por eso las llamo conspiraciones y no conspiranoias.

Por eso llamo a los amantes de las conspiraciones “conspiranoicos” (porque ven una conspiración hasta en la sopa”). En inglés, el término para referirse a este tipo de gente es conspiracionist (“conspiracionista”), que son los que sufren de, o predican el conspiracism (“conspiracionismo”).

Una conspiranoia se diferencia de una conspiración en que no está probada. Es más, muchas veces, se presentan pruebas falsas para demostrarla (el 11-S, la llegada del hombre a la Luna), o aún a pesar de que están más que probada su falsedad, los conspiranoicos se emperran en seguir creyéndoselas (Hitler sigue vivo, el cambio climático no existe).
Es por eso, merced a esa falta de pruebas (o falsedad de ellas), que las conspiranoias no son aceptadas por la opinión general, y no llegan a salir en los medios de comunicación tradicionales (muchos conspiranoicos aseguran que el que las conspiranoias no salgan en los medios masivos es… otra conspiración, que intenta ocultar al público la verdad).
Cuando todas las pruebas demuestran que la conspiranoia no tiene base, el conspiranoico hace honor a la parte “paranoica” de su nombre, y se autoconvence de que “todos están contra mí”. Si la física no les da la razón, “los físicos que no me dan la razón están pagados o amenazados por el gobierno”. Si las pruebas históricas no les dan la razón “las pruebas han sido manipuladas” ¿Todas las enciclopedias mundiales han sido manipuladas, de Alaska a Japón pasando por Estrasburgo? Todas, según el conspiranoico. No hemos escogido la palabra “paranoia” (el trastorno mental que hace creer a alguien que los demás están en su contra o trama contra él, sin prueba alguna de ello) por gusto: es que los conspiranoicos demuestran rasgos de paranoia. Por eso, repito, conspiranoico viene de “conspiración + paranoia”. El que investiga conspiraciones de modo normal sería un escéptico o un investigador.

Ya le dedicaremos una entrada específica a analizar el por qué de la necesidad de algunas personas de ver una conspiración detrás de casi todo, de dónde viene, a dónde van, y por qué existen.
De momento baste con decir que es un fenomeno psicológico y sociológico muy estudiado, que tiene unas causas lógicas, y que yo diferencio entre conspiraciones probadas (por el método científico, la lógica y el sentido común), y las conspiranoias (conspiraciones no demostradas o que presentan pruebas falsas). Yo critico estas últimas… obviamente, como todos podréis leer desde que empecé a escribir Zeitgeist contrastado.

¿Por qué miente Zeitgeist? Por varias razones.

1) -Para enlazar sus argumentos.
Desde una base preconcebida van buscando los datos que le interesan para justificar esa afirmación… y, cuando no los encuentra…

2) –se los inventa o miente, para demostrar esos argumentos.

3) -Para ocultarse. No quiero adelantar mucho, porque es mi marido el que está trabajando e investigando sobre ello (estudió Periodismo), pero he de decirle a todos mis lectores, que Zeitgeist no es trigo limpio.

Zeitgeist miente, sobre todo, para poder comunicar una serie de ideas que son las que pretenden difundir los grupos políticos y de presión muy particulares, que están detrás de la creación del pseudodocumental.

Ideas que no pueden expresarse a cara descubierta, claro, porque si nos enteráramos de quiénes son desde primera hora, no le hubiéramos dedicado a Zeitgeist ni la más mínima atención. Es por eso que se camuflan de documental alternativo, anarquista y New Age, para no desconfiar desde primera hora de sus planteamientos, e irnos “colando”, poquito a poco, sus ideales y propuestas (es lo que se llama en propaganda, una “cuña ideológica”, que va abriendo camino hasta convencer). Muchos habéis caído en la trampa… no es culpa vuestra, está hecho para que así fuera, en especial para atraer a ateos y anti-Bush (son los que en general, han “caído” como moscas en la miel. Perdón, los que hemos caído. Mi faceta anti-Bush me hizo dar a la segunda parte de Zeitgeist mucha más credibilidad de la que merecía. Y es que le puede pasar a cualquiera).

Es tanto lo que hay  que contar sobre esos “grupos”, que le tendremos que dedicar una entrada específica para hablar de quiénes son, y por qué han creado Zeitgeist. Muchos os váis a llevar una gran sorpresa. Ya hemos hablado de esos grupos en los comentarios, pero no hemos profundizado sobre ellos. Lo haremos, no os preocupéis, pero antes, vamos a seguir un poco con el 11-S.

Por último, vamos a hablar de…

El mensaje de Zeitgeist.

Muchos me habéis incluso llegado a admitir que Zeitgeist miente. Sí, por fin he logrado que algunos lo entendáis, pero os sigue quedando el resquemor de haberos creído esas mentiras, y os seguís empeñando en justificar aunque sea un poco… a través del supuesto “mensaje” de Zeitgeist.

Y no os escudéis en que: sí, bueno, Zeitgeist no acierta, pero es que el mundo está muy mal. Y en eso no se equivoca.

Nadie está diciendo lo contrario.

Ya hablaremos del verdadero “mensaje” de Zeitgeist, que no es el que os estáis creyendo que es. Zeitgeist no es un documental altruista que pretende predicar el “buen rollo”, el amor y la mistad, no. Ésa es su carta de presentación, sus intenciones son mucho, mucho más oscuras. Pero, bueno, admitamos que el mensaje de Zeitgeist es el que predica según vosotros:

-Que el mundo está muy mal.

Pues vaya.
Gracias por avisarme.
No tenía ni idea de eso.

Y digo yo… para decirme algo que ya sabía porque lo veo todos los días (por la televisión, por internet, en mi vida diaria)… ¿hace falta que me lo digan con mentiras?

Algunos decís:
-Es que hace falta que lo diga con mentiras, sí, porque si no, no llamaría la atención.

Primero: eso es “el fin justifica los medios”. Y eso no pienso aceptarlo nunca.
Por esa regla de tres, Bush tendría razón en haber invadido Irak… “no había armas de destrucción masiva, vale, era mentira, pero gracias a eso, hemos derribado a Saddam Hussein, que era un dictador”. Claro, y cuatro mil soldados muertos, millones de civiles muertos y empobrecidos, millones de desplazados, un país en llamas y dividido, sus recursos robados, aumento del fanatismo, familias destrozadas, la legalidad de la ONU pisoteada, EE.UU. en bancarrota por los gastos de la guerra, etc., etc., etc. (Obama, cómo te han dejado el piso antes de darte las llaves, pobretico, el trabajazo que te espera).

Segundo: hay gente que me grita eso de que el mundo está mal, y sin decir mentiras. Cruz Roja, Greenpeace, Médicos Sin Fronteras, los informes de los organismos de la ONU, Amnistía Internacional, las agencias de noticias, The Economist
¿Es que necesitas de un pseudodocumental mentiroso para que te abra los ojos a la realidad que te están gritando miles de personas e instituciones sin necesidad de decir mentiras? ¿Tan ciegos y tan sordos habéis estado, conspiranoicos? ¿No os ha llamado la atención un niño que aparezca mutilado en Ruanda durante el telediario, y sin embargo, un documental “internetero”, que miente en cosas que ese mismo niño te puede decir que son mentira, “te ha abierto los ojos”?

De verdad que a veces me doy de cabezazos contra la pared, ¿eh?

Que el mundo vaya muy mal… no es excusa para que tú mientas sobre cómo va mal. Se pueden hacer las dos cosas: luchar por un mundo mejor… diciendo verdades. No hace falta mentir para llamar la atención. La realidad ya es suficientemente llamativa. Y si la realidad no te ha llamado al atención hasta ahora por los cauces normales…  quizás deberías preguntarte por qué.


Soluciones de verdad.
Las soluciones que aporto yo.

Muchos me decís que hago crítica destructiva, y que no aporto nada constructivo. Que todo mi trabajo se basa en destrozar las argumentaciones de Zeitgeist sin aportar soluciones.

Falsos, que sois unos falsos. Más quisérais. ¿Acaso no me dejo los dedos tecleando cosntantemente en entradas y comentarios sobre los problemas del mundo y sus soluciones?

http://natsufan.livejournal.com/27914.html
http://natsufan.livejournal.com/28198.html

Lo siento, pero Zeitgeist ha dado con dos huesos duros de roer. A diferencia de lo que le sucede a la mayoría de la gente que se ha creído Zeitgeist… y que lo sigue defendiendo… nosotros no somos unos hipócritas.

Ya lo hemos dicho antes, no somos los típicos “frikis” que se sientan en el sillón de su orenador a solucionar los problemas del mundo desde la comodidad de su casa. Zeitgeist sólo les ha servido a estas personas para sentirse bien… fácil y cómodamente.

El mundo está muy mal, sí, gracias por haberme avisado, Zeitgeist, pero ya lo sabía.
El mundo no se va a arreglar sólo con “el poder del amor”.
El mundo se arregla luchando, no buscando masones e illuminati debajo de las piedras, ni mintiendo acerca de cómo el dinero es deuda, que Horus fue crucificado, o que la culpa de todo la tiene gente como Rockefeller que ya está muerta hace muchos años.

Si hay hambre en África, conspiranoicos, dejaos de pseudodocumentales, y enrolaos en una ONG, como hacemos mi marido y yo. Y donad algo de vuestro dinero, de paso, como hacemos nosotros. ¿No decís que el dinero es deuda? Pues venga, donad una poquita de esa “deuda”, y así os libráis de ella, ¿no?
Tenéis dónde esconger: Cruz Roja, Aldeas Infantiles, Unicef, Intermon, Médicos Sin Frontera (los que me lean van a acabar pensando que hago publicidad de las ONG, que me paso todo el día hablando de ellas).

Si el mundo se está contaminando, pues se lucha por descontaminarlo: plantad árboles. Y cuidadlos. Da una alegría verlos crecer… Y se lucha comprando productos ecológicos. No contamines. Recicla. Utiliza la bicicleta. Fabrica tu abono. Compra una placa solar. ¡Moved el culo, caramba!

El gobierno está lleno de cabrones,sí, pero despotricando y gritando por internet, no váis a arreglar nada. Los políticos se ríen de la gente vaga, sumida en la desidia y poco activa como vosotros. No les dáis miedo. Si no os gusta ninguna de  las opciones políticas, formad vuestro propio partido con los que piensen como vosotros, o afiliaos a partidos minoritarios que promueven vuestras mismas ideas. Mucho gritar, mucho gritar… y poco trabajar. ya sé que la política se lleva mucho tiempo que le podríais dedicar a la Playstation, y las cuotas se llevan dinero… pero, ¿sabéis? El mundo no lo va a salvar Naruto.


Habla Chemazdamundi:

En vez de tanto echarle las culpas a Rockefeller sobre lo mal que va la Economía, y luego no hacer nada (ni las ganas de comer), afiliaos a un sindicato, y luchad y denunciad judicialmente a los cabrones que pisotean vuestros derechos, como hago yo. Acudid a las manifestaciones, a gritar y a enfrentaros a los empresarios a cara descubierta (se lleva uno una satisfacción…).
¿Que no sirve para nada?
Yo respondo estas cosas:
-Los cojones. Sí que sirve: mi activismo ha mejordo la vida de un centenar de personas y ha contribuido indirectamente a la mejora de millones más.
-Yo, al menos, he luchado y no me he quedado detrás del ordenador tocándome los cojones.
-No se han llevado mis derechos sin lucha, ESO SEGURO.

Vuelvo yo. Y podéis hacer muchas más cosas: participad de vuestra comunidad, leed libros, estudiad idiomas, aprended un oficio, a manejar un nuevo software, aprended música, ayudad a vuestras familias (¿no iréis a dejar a vuestros padres tirados en un asilo?) y enriqueceos como personas… aunque sólo sea para evitar que venga un pseudodocumental por internet a colaros mentiras. O para evitar que se os escape un narcotraficante por llevar un pasaporte “diplomático” de Sealand. O para apreciar más la cultura y las cosas bellas del mundo: lo que sabes es un agarradero a la felicidad, y de eso, cuantos más se tengan, mejor.

Bueno… pues éste es el último artículo (por el momento) sobre Zeitgeist, contrastado. Pronto (o eso espero), continuaremos con un análisis igual de detallado de Zeitgeist Addendum y el Proyecto Venus.

Un saludo a todos,

Natsu

.

Siguiente artículo.

.

Para los que tengáis curiosidad, os informo que los comentarios a este artículo en el antiguo blog los podéis encontrar aquí (abajo, al final de cada página):

http://natsufan.livejournal.com/36069.html

Zeitgeist contrastado. Anexo II. Del relativismo y otros demonios. Conspiración y conspiranoia. La verdad y la mentira (1ª parte).

Anterior artículo.

Vuelta al índice.

.

No, si yo sabía que meterme a analizar todo lo relacionado con el 11-S me iba a traer discusiones sin cuento.

Buenos días, vuelvo a escribir, pero en esta ocasión no es para continuar con el análisis de las afirmaciones sobre los atentados del 11-S que realiza Zeitgeist.
No os preocupéis, seguiré dentro de poco, pero hoy me veo obligada a hacer un alto porque desde que empecé con todo este asunto del 11-S, se han escrito muchos comentarios a los que no puedo contestar de uno en uno… y que, la verdad, me han “tocado” la moral.

Supongo que muchos de mis lectores sabrán que el asunto del 11-S levanta pasiones por toda internet, y que el posicionarse a favor de las teorías conspiratorias o en su contra, atraerá a cientos de energúmenos de la posición contraria a gritar sus “contraargumentos”. No me importa. De verdad que eso no me importa.

Lo que sí me llena de bilis la boca y me molesta sobremanera es la forma en que algunos comentaristas están intentando “contraargumentar”. Muchos se cuestionan y me cuestionan… qué es verdad y qué es mentira.

Ya os comenté que los conspiranoicos se presentan por “oleadas” en sus críticas. Y como no pueden rebatir ni mis argumentos, ni las pruebas que presento para apoyarlos… ahora se están centrando en critricarme porque supuestamente me presento a mí misma como paladín y defensora de la verdad absoluta.
Es decir, están utilizando el argumento del abogado desesperado que está intentando defender en un juicio a un narcotraficante después de que la policía haya presentado treinta testigos impecables y serios, pruebas científicas, huellas dactilares, pruebas de ADN, y le hayan grabado en un vídeo vendiendo droga. Cuando no le queda nada más al abogado a qué recurrir (su defendido no tiene excusa, perdón, justificante ni atenuante), ¿qué hace?
Recurre a retrotraerse a lo más básico, para marear la perdiz. Recurre a cuestionar… qué es la verdad y qué es la mentira.

La inmensa mayoría de mis nuevos “críticos” están haciendo lo mismo, están cuestionando… qué es la verdad y qué es la mentira.

Sí, sí… lo que estáis leyendo.

Se cuestionan eso y me atacan con el torticero argumento de que cómo me atrevo yo a decir qué es verdad y qué es mentira.

Voy a dejar esto claro: esta servidora que les escribe estos artículos está un poquito hartita de tener que aguantar ataques tan…. bajunos,  y de tener que explicar una, y otra, y otra, y otra vez… por qué Zeitgeist miente y por qué 2 +2 = 4. Así que lo voy a escribir lo más detalladamente posible, y para ello dedico esta entrada. A ver si mi marido se libra de tener que tener que explicarlo continuamente en los comentarios (este artículo está escrito a medias entre los dos, pero es principalmente mío).
Empecemos.

El relativismo.

Sí, ya sé que está muy de moda el relativismo.
¿Qué es el relativismo?
La doctrina que dice que todo es relativo.
¿Y qué es algo relativo?
En nuestro contexto, significa esto:

relativo, va.

(Del lat. relatīvus).

2. adj. Que no es absoluto.
4. adj. Discutible, susceptible de ser puesto en cuestión. Su opinión es muy relativa.

http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=relativismo
http://en.wikipedia.org/wiki/Relativism

Bien, lo que me vengo a referir es que hoy en día está muy de moda decir que todo es relativo. Que todo es según del color del cristal con que se mire. Que no hay valores ni referencias fijos a los acudir, y que todo depende de cómo lo veas.
Es eso lo que muchos de mis críticos se agarran (no, no voy a llamar a todos mis críticos “conspiranoicos”, porque algunos de ellos aseguran que no son conspiranoicos, sino que simplemente no están de acuerdo conmigo en algunos puntos): muchos dicen que trato los temas que analizo como si fuera la verdad absoluta e incuestionable, y que no admito otras opiniones en contra.

Y a todos mis críticos les digo: y una leche.

Yo admito opiniones en contra. La prueba la tenéis en que dejo los comentarios tanto a favor como en contra (ya he dicho que no admito comentarios racistas, insultantes sin pruebas, ni “corta-pegas”). No me importa rebatir ni discutir opiniones.

Opiniones, no hechos.

Porque como dicen en factcheck.org, “Todo el mundo tiene derecho a su opinión, pero NO tiene derecho sus hechos”. O sea, que los hechos no te los puedes inventar, gracias. Eso sí, sobre los que hay, puedes opinar lo que te dé la gana, faltaría más.

Los hechos y las pruebas que son irrefutables no están sujetos a cuestión. Unos cuantos ejemplos en Zeitgeist:

Thor no es dios de los galos, sino de los vikingos. Eso no está sujeto a cuestión.
No hay ni una sola prueba de que Horus fuera crucificado según su mitología. Eso no está sujeto a cuestión.
En la Biblia no aparecen tres reyes magos. Eso no está sujeto a cuestión.
Dionysos no es el único hijo de Zeus. Eso no está sujeto a cuestión.
El solsticio de invierno no dura tres días. Eso no está sujeto a cuestión.
Las tres estrellas de Orión no se alinean con Sirio sólo el 25 de Diciembre. Eso no está sujeto a cuestión.
La Cruz del Sur no existía antes del siglo XVI. Eso no está sujeto a cuestión.
El WTC 7 no fue demolido. Eso no está sujeto a cuestión.
Había grandes trozos de hormigón tras el derrumbe de las dos torres gemelas. Eso no está sujeto a cuestión.
El dinero no es deuda. Eso no está sujeto a cuestión.
Los bancos centrales occidentales no son privados. Eso no está sujeto a cuestión.
Los beneficios de un banco central (del mundo occidental) van a parar al Estado, no a los bancos privados. Eso no está sujeto a cuestión.
La Reserva Federal no tiene dueños privados. Eso no está sujeto a cuestión.
El amero no se ha implementado ni está en proyecto. Eso no está sujeto a cuestión.
Hay libros y leyes sobre impuestos en la legislación estadounidense. Eso no está sujeto a cuestión.

¿Quién responde de la certeza de esas afirmaciones?
Las pruebas que me da el método científico, la lógica, el sentido común y, en muchas ocasiones, un par de ojos operativos.

Sí, sí… A muchos de vosotros os sonará a chino lo que estoy diciendo, acostumbrados como estáis a que el relativismo imperante permita, justifique y asegure que nada de nada es seguro y válido al 100%.

Y eso es una mentira más grande que la Vía Láctea.

Hay valores y certezas absolutas… o, mejor dicho, hay mínimos de certeza, y axiomas.

http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=axioma

Si bien muchas facetas de nuestras vidas son explicables desde diferentes puntos de vista… hay otras que no.

Insisto: yo estoy dispuesta a discutir o debatir diferentes puntos de vista o realizar puntualizaciones acerca de un tema.
Por ejemplo: ¿se nos implantarán “chips” como asegura Zeitgeist? Puede que sí, puede que no. Podemos discutir opiniones a favor o en contra. Ahí no hay una “verdad” o una “mentira”.
También podemos realizar puntualizaciones para añadir más profundidad: Thor es dios de los vikingos… y de los antiguos germanos, no se nos olvide. Eso sirve para completar más aún la visión acerca del tema, y no difiere ni modifica en absoluto el resultado irrefutable básico al que hemos llegado (Thor no es dios de los galos).


Pero no estoy dispuesta a debatir lo que tiene pruebas irrefutables detrás. O lo que no tiene ninguna prueba.

¿Por qué?

Porque entonces se cae en la trampa del debate eterno.
Si no hay referencias fijas comunes a todas las partes que entran en un debate, no hay debate posible.
Si una de las dos partes no quiere llegar a un acuerdo, le basta con debatir eternamente, cuestionándose  una capa cada vez más básica de conocimiento cada vez que le “pillan”.

Por ejemplo: al principio, mis críticos me decían que me equivocaba con lo de Horus, que sí aparecía crucificado.
Y les preguntaba que dónde aparecía.

Al no encontrarlo en las fuentes tradicionales, se ponían nerviosos, y me decían: “mira las fuentes que da Zeitgeist”.
Las miré, leí, comprobé… y le dediqué un artículo en exclusiva probando que esas fuentes también mentían, siendo además, irrisorias, absurdas y ridículas (ni un egiptólogo profesional, y todos los autores estaban relacionados con el ocultismo).
http://natsufan.livejournal.com/30969.html

Al no encontrar veracidad en las fuentes, se agarraban al hecho de que “en cinco mil años de historia se podían haber perdido muchos datos, y que el que no aparecieran pruebas de Horus crucificado en su mitología, no significa que no hubiera podido ser”.
Y les respondía: si Zeitgeist no tiene pruebas, no puede afirmar que fue así. “Pudo ser” no es un argumento. Ni científico ni de ningún tipo. Para yo decir (como hace Zeitgeist) “algo es” (o sea, afirmando contundentemente), yo necesito mostrar pruebas, si no, tengo que especificar “puede ser”. Zeitgeist parte de pruebas falsas (sus fuentes dicen que la prueba de que Horus fue crucificado está en un grabado maya) y aún así, insiste en afirmar que Horus fue crucificado… Pues, entonces, Zeitgeist se está inventando las pruebas y las conclusiones. Es decir, está falseando conscientemente.

Al leer eso, se escudaban en que hablar o discutir de mitología no es importante, porque no son cosas ciertas, que Horus no existió.
Y les respondía que no estaba discutiendo la existencia o no de un dios. Ya sé que los dioses no existen (como agnóstica, no me creo nada sin pruebas). Lo que estamos discutiendo es lo que los egipcios pensaban que era y hacía su dios. Y eso es Historia. Yo no puedo hacer como Zeitgeist y decir: los egipcios creían que su dios fue crucificado. Eso es falso: los egipcios no creían eso, ya que no han dejado ni una sola prueba en más de cinco mil años de Historia de que creían eso. Al contrario, nunca dijeron que Horus muriera.
¿”Pudo ser” que creyeran que fue crucificado? Pudo ser. Pero… también “pudo ser” que no creían que fue crucificado. ¿Qué utilizo para poder afirmar la verdad de una u otra afirmación (porque una de las dos tiene que no ser cierta)?
Pruebas.
Los egiptólogos dan pruebas de que Horus NO fue crucificado. Y Zeitgeist no es ya que no dé pruebas… es que da pruebas que son falsas.

Al leer eso, ya no les quedó más remedio que irse a lo más básico, y decirme: “Natsufan, tú nunca te equivocas, ¿verdad? Tú eres la única que tiene la verdad absoluta, ¿no? Qué pedante y qué egocéntrica que no admites otras versiones más que la tuya”.

Y ante esto, ¿qué puedo hacer yo? Pues escribir una entrada dedicada en exclusiva a descubrirle a toda internet.. que hay una verdad y una mentira. Qué cosas… a mi edad, y enseñando qué es la verdad a un montón de inmaduros que se niegan a reconocer que aquello que les gusta o les ha llamado la atención (Zeitgeist), es mentira.

Fijaos en la evolucion de las contraargumentaciones que me hacen.

El debate eterno.

Debatir eternamente sobre lo mismo es una pérdida de tiempo.
Yo no pierdo el tiempo debatiendo las mismas cosas una y otra vez. No, porque entre otras cosas, eso me quita tiempo para seguir avanzando en mi investigación.
¿Os imagináis que hubiéramos seguido discutiendo todavía hoy si es la Tierra la que gira alrededor del sol desde que Galileo y Copérnico descubrieran y demostraran que es así?
Toooodo ese tiempo hubiera sido tiempo y energía perdidos, que no podríamos haber dedicado a seguir avanzando en Física, Química, Astronomía, Matemáticas, construír carreteras, palacios, diseñar un avión, descubrir la Polinesia, la vacuna contra la viruela, y yo qué sé más.

Como podéis ver, negar valores referenciales comunes es el primer paso para el debate eterno, hacia el debate que se cierra sobre sí mismo, sin fin y sin solución.

Ésa es una de las razones por las que mi marido insulta a los conspiranoicos: para romper el ciclo de debate eterno. Me ha pedido que os lo explique para que entendáis por qué lo hace, así que transcribo sus palabras.
Él es sindicalista, y tiene que defender a sus compañeros. Cuando él se presenta a un debate con los empresarios, lo hace con argumentos ciertos bajo el brazo (el IPC ha subido tanto, pues hay que subir lo correspondiente, se han trabajado tantas horas, pues págame esas horas). Los empresarios no quieren cumplir con sus obligaciones y compromisos, así que se enzarzan en interminables peroratas acerca de detalles nimios, que no tienen nada que ver, o se ponen a decir “¿y qué es el IPC sino una manifestación abstracta y pco fiable del encarecimiento de la vida, y bla, bla, bla….?” (y eso cuando no falsean los datos de ganancias de la empresa, el número de horas trabajadas, etc.). Como podéis ver, es casi lo mismo que sucede con Zeitgeist.

Llega un momento en el que hay que pegar un porrazo en la mesa y decir “¡basta, se acabó!” Si fuera por debatir, todavía estarían con el mismo convenio que se tenía… en la Edad Media, vaya. Y el sindicato termina el debate rápido cuando se ponen en ese plan: “éstas son nuestras razones, éstos son nuestros argumentos, éstos son nuestros documentos… O aceptáis, panda de ladrones, o acudimos a juicio y os ponemos la cara colorada con manifestaciones y huelgas.” Ese “panda de ladrones” es el indicativo de que el sindicato va en serio y de que se acabó la discusión.
Curiosamente, los empresarios casi nunca acuden a juicio. ¿Por qué? En teoría, sus argumentos son tan válidos como los del sindicato, ¿no? Pues no. Si lo fueran, acudirían gustosos a juicio, pero no lo hacen… porque saben que no tienen razón. Y el sindicato acude porque muy rara vez plantea cosas que vaya a perder en juicio (los abogados son caros). Es por eso que los sindicatos prefieren acudir a una instancia superior que decida y acabe de una vez con una discusión que, de seguir en el plan en que están los empresarios, no terminaría… nunca.

Y el ejemplo es extensible a muchos otros campos.

Porque, señoras y señores, ésa es una de las cosa que pretendo mostrar con esta entrada: el debate (por lo menos este debate sobre las afirmaciones de Zeitgeist) tiene que acabar en un punto.

Eso de que el diálogo es la única solución a un enfrentamiento de opiniones es una falacia total.

El debate es un medio de llegar a una conclusión, no el fin (ni la conclusión) en sí mismo.

Hay momentos (muchos) en los que el debate ha de llegar a una conclusión, y una de las partes ha de reconocer que se equivoca. No en todos los tipos de debate, claro (por ejemplo, en el debate sobre el aborto no todas las partes están exentas de razón), pero sí con Zeitgeist y sus partidarios, cuando nos preguntamos si las afirmaciones que hace el pseudodocumental son ciertas o no.
Ahí no hay medias tintas. La respuesta es un sí o un no.

Esas afirmaciones de Zeitgeist no son ciertas, damos pruebas de ello, y sus partidarios han de agachar las orejas y admitir eso. No se puede estar negando continuamente la verdad, ni alargando indefinidamente el debate con el fin de no llegar a una conclusión cierta.
La Humanidad no ha avanzado científicamente sin antes crear el método científico. No se puede estar continuamente discutiendo si es la Tierra la que da la vuelta al Sol o es el Sol el que da vueltas alrededor de la Tierra.

Llega un momento en que una de esas dos afirmaciones ha de demostrarse como verdadera y la otra, como falsa.
Lo siento, pero es así: hay debates que se saldan reconociendo que una de las posturas es cierta, y la otra, no.
Y las afirmaciones de Zeitgeist, en su mayoría, entran en esa categoría de debate.
Sólo hay una respuesta válida ante preguntas como: ¿es cierto que Horus aparece crucificado en su mitología, como asegura Zeitgeist?

La respuesta es: no.
No es cierto que Horus aparezca crucificado según su mitología.

Yo no entro en un diálogo de sordos, y procuro ser lo menos ambivalente posible. Bastante escribo ya como para que, encima, mis lectores se vayan de aquí sin tener una idea clara y precisa acerca de las respuestas a las dudas que se les plantearon viendo Zeitgeist.

Para que no les queden dudas, procuro ceñirme a referencias ciertas e incuestionables. Cuando procede, emito una opinión y aviso de ello (“según mi opinión”, o “desde mi punto de vista”). Pero siempre que puedo, utilizo pruebas lo más irrefutables posibles. Porque estoy contrastando una serie de afirmaciones. Y si quiero ser lo más objetiva y clara posible, he de echar mano de:

-Pruebas irrefutables.
-El método científico.
-La lógica.
-El sentido común.

Y utilizaré esas herramientas en el debate. ¿Qué es lo que estamos discutiendo aquí?

Señoras y señores… aquí estamos discutiendo la siguiente cuestión:

-¿Son ciertas las afirmaciones que se hacen en Zeitgeist?

Y mi respuesta es: la inmensa mayoría, no. Son falsas.


Qué es verdad, y qué es mentira.

Muchos de mis críticos, me echan en cara la supuesta “manía” que tengo de afirmar que yo y sólo yo tengo la razón.
Que no doy lugar a la duda.
Que mis afirmaciones son en exceso tajantes, y que no tengo en cuenta otros puntos de vista.

Es decir, echan mano al relativismo para justificar o atenuar la inmensa cantidad de, según ellos “supuestos” errores que tiene Zeitgeist.

Y a muchos de ellos se les olvida el añadir que, ciertamente, yo puedo no tener la razón. Pero que el que seguro que no tiene la razón es Zeitgeist.
A ver si me explico bien:

¿Puede Natsufan estar equivocada? Sí.
¿Tiene Zeitgeist la razón? No.

Yo no soy perfecta y puedo no tener la razón a la hora de evaluar las pruebas que encuentro, vale. Pero si queréis saber quién tiene la razón, si los planteamientos de una servidora o los de Zeitgeist, haceos esta pregunta: ¿y si es Zeitgeist el que no tiene la razón? No es ya que yo pueda estar equivocada respecto a si Horus fue crucificado o no (yo sostengo que no, y me baso en pruebas para afirmar eso).
Es que Zeitgeist miente.

Lo que yo digo, afirmo, aseguro y doy pruebas de ello… es que Zeitgeist miente… Que no es lo mismo que decir que yo tenga la verdad absoluta (yo no la tengo: la verdad es la verdad, independientemente de que la diga Natsufan o uno que pase por la calle).

Miente porque, por ejemplo, en la primera edición del pseudodocumental asegura que Horus aparece crucificado en textos egipcios (y aparece en las imágenes el famosísimo Libro de los Muertos, -que es un libro de oraciones egipcio-, y en un relieve del templo de Luxor). Ni en ese libro ni en el relieve aparece Horus crucificado. Ni ningún otro dios, vaya. Miente porque las referencias que utiliza como prueba, mienten. De hecho, aseguran que la prueba de que Horus (un dios egipcio, africano) aparece crucificado (y es por ello, la “inspiración” de la crucifixión de Jesús) en un grabado maya (americano), varios siglos después y sin posibilidad de ninguna conexión cultural, y enseñando un dibujo donde tiene la desfachatez de decir que es Horus bajo la forma de dios-elefante (y no había elefantes en América en tiempos de los mayas).

Es decir:
-Yo digo que Horus no fue crucificado, y lo demuestro con pruebas ciertas detrás.
Zeitgeist dice que Horus fue crucificado, y miente en las pruebas que da (si es que a eso se le pueden llamar “pruebas”).

O sea, mi argumentación es doblemente cierta: porque utilizo pruebas irrefutables detrás… y  porque Zeitgeist miente conscientemente.
Si no queréis creerme a mí porque no os parezco fiable… por lo menos, tampoco creáis a Zeitgeist, que no es en absoluto fiable (porque miente de forma evidente y comprobable). Un ejemplo, a continuación.

Las fuentes de Zeitgeist.

Hay algunas personas que se quejan de que yo afirmo tener la verdad absoluta en base a “mis fuentes”. Eso lo he leído en concreto en el foro de la página del Movimiento Zeitgeist en español.

Esas personas (en realidad es una sola la que me echa eso en cara), dicen que las fuentes de Zeitgeist no son sino unas cuantas que proponen otra perspectiva, y que yo no soy quién para negarle validez a esas fuentes y perspectivas. Que el pseudodocumental lo que hace es presentar otra visión aparte de la comúnmente aceptada, tan válida como la que presento yo.

El problema es que a esa persona se le “olvida” las fuentes de Zeitgeist no son tan válidas como las que yo doy. Por no decir que no son válidas en absoluto.

1º Por supuesto que Zeitgeist tiene fuentes. Yo no estoy discutiendo que Zeitgeist tenga fuentes. Jamás he dicho queno las tenga. Las tiene. Y, de hecho, las he analizado en una entrada dedicada ex profeso al análisis de las que usaron en la primera parte:

http://natsufan.livejournal.com/30969.html

Por supuesto que Zeitgeist pone una lista escueta de libros donde se afirman las mismas cosas que en el pseudodocumental.

Lo que yo he dicho es que esas fuentes mienten.

Se inventan los datos.
No demuestran dónde aparece Horus crucificado en Egipto sino que mienten diciendo que aparece en un grabado ¡maya! Y en lugar de datos científicos se ponen a decir que si las religiones humanas viene todas del mismo tiempo, anterior a la aparición del homo sapiens sapiens, y que si El contienente perdido de Mu y mil imbecilidades más.

No es ya que yo tenga la razón… es que Zeitgeist miente. Y sus fuentes, también.

Qué remedio… nadie puede afirmar que el solsticio dura tres días y decir la verdad, ni que Horus aparezca crucificado en la religión egipcia.

El hecho de que Zeitgeist tenga fuentes que también digan lo mismo que asegura el pseudodocumental no quiere decir que esas afirmaciones sean necesariamente ciertas. Aunque mañana mismo saliera Stephen Hawking diceindo en favor de Zeitgeist que el solsticio dura tres días, ese hombre mentiría.
Porque la verdad es la verdad independientemente de si tiene o no fuentes detrás. Lo importante no es que algo tenga fuentes detrás. lo importante es que esas fuentes digan la verdad corroborando lo que dice quien las ha tomado como fuentes.

Venga, admitidlo… ¿cuántos de vosotros os habéis molestado en buscar de dónde han salido todas esas estupideces acerca de que Horus fue crucificado o de que le dinero es deuda? Poquitos, ¿verdad?


Zeitgeist
miente conscientemente.
No son errores, son mentiras. Mentiras descaradas.

Sí, lo hace adrede.
No son errores, fallos, omisiones inintencionadas, mal cáculo, interpretaciones poco comunes, mala investigación, etc.  No, nada de eso.
¿Cómo puedo demostrarlo?
Analizando varios elementos:

No son unos pocos “errores” como muchos de mis críticos me han dado a entender. Son centenares. Contad todos los que llevamos analizados hasta el momento (he escrito más de trescientas páginas sobre ellos). Un fallo, o dos o tres pueden suceder. Cientos, no.

2º No comete “errores” en una sola de las tres partes en que se subdivide: comete centenares de errores en todas ellas. Es decir… no son errores en el sentido en que sus planteamientos pueden estar equivocados en una temática en concreto (por ejemplo, en la Religión), pero que se “equivoquen” en Religión, Astronomía, Física, Historia, Mitología, Economía, Matemáticas, etc… ya es demasiado “fallar”.

3º Son fallos muy básicos. Un documentalista medio profesional (o una persona cualquiera) no cometería errores que se descubren sólo con tener dos ojos, como por ejemplo lo de que las tres estrellas de Orión se alinean con Sirio cada 25 de Diciembre. Podéis comprobar que eso sucede todas las noches, basta con que os asoméis por la ventana una noche despejada.

4º Un documentalista medio serio no cometería errores que cualquiera con un poco de cultura general descubre enseguida. Todos sabemos (o deberíamos) que Thor es un dios vikingo, no galo. Todos sabemos (o deberíamos) que el solsticio de invierno no dura tres días (el sol no se está quieto tres días, es lo que supondría eso). Eso no es profesionalidad.

5º Eso va más allá de la mala investigación, puesto que, en cualquier fuente (libro, texto, documento), aparecen sin esforzarse mucho, las verdaderas afirmaciones o más comunes. Todavía estoy por ver un libro de mitología o de Historia donde aparezca que Thor era un dios de los galos. Nadie conferiría seriedad a un cómic, lo sé… ¡¡¡pero es que ni en los cómics de Astérix aparece Thor en su lista de dioses!!! Es más difícil “fallar” que “acertar” a la hora de investigar algunas de las cosa en que Zeitgeist falla. Me explico: es más difícil equivocarse y decir “Thor es dios de los galos”, que acertar y decir “Thor es dios de los vikingos”… porque no hay ni un solo libro que yo conozca que diga que Thor es dios de los galos. Eso ya es “equivocarse”.

6º Esos “errores”, curiosamente, se encuentran formando argumentos entrelazados unos con otros. No son “errores” aislados, fruto de una equivocación casual (que ya sería casualidad equivocarse tanto y tan básicamente). Juntos forman conclusiones. ¿Por qué miente Zeitgeist en las características de toooodos los dioses que nos proporciona (nos da más de cuarenta)? Porque Zeitgeist nos plantea que Jesús no existió, ya que en realidad es un dios solar, nacido de virgen, muerto crucificado y resucitado al tercer día, y ese día es el 25 de Diciembre. Como ni de coña cumplen más de cuatro dioses una o dos de esas mismas características… ¿qué hace Zeitgeist para demostrar que esas características son universales y para todos los dioses? Miente descaradamente. Porque no tiene más remedio. Y confía en que la incultura general o la desidia de la gente haga que la gente no lo compruebe… como ha sucedido, que hasta que una servidora no se ha puesto a ello, nadie se había molestado  en hacerlo en castellano.

Son “errores” muy forzados, y están muy forzados para llegar a esas conclusiones.
Por ejemplo, la explicación astrológica es muy atractiva a priori… pero hay que demostrarla. Y el autor intenta justificar la no existencia de Jesús a través de un enrevesado planteamiento astrológico que acaba por no sostenerse, con tal de alinear las estrellas, las constelaciones  y el sol para el día que a él le interesa (el 25 de Diciembre). Obviamente, como ni el sol está en solsticio el 25 de Diciembre, ni las estrellas se alinean ese día… los autores se ven obligados a mentir descaradamente para justificar su explicación. ¡Y, para colmo, ni siquiera en los Evangelios se especifica el día en que Jesús nació! Lo he escrito antes, pero lo tengo que repetir: manda huevos que Acharya S (principal fuente de “La historia más grande jamás contada”) acepte como fuente El continente perdido de Mu, pero no se haya molestado en mirar los Evangelios. Esto es lo que se llama “prejuicio de investigador”. Lo que está de acuerdo con lo que digo lo acepto, y lo que no, ni lo miro. Pues menuda investigación más torticera, oigan.

No son visiones diferentes. Zeitgeist y sus fuentes dicen mentiras como pruebas de sus afirmaciones.
Así es: dan pruebas falsas (o no las dan).
Por ejemplo: el plan que salió de la reunión de Jekyll Island nunca llegó a aprobarse (el Congreso rechazó ese plan): ahí, Zeitgeist, miente. Es mentira que los egipcios creyeran que su dios Horus fuera crucificado (Zeitgeist no facilita dónde se encuentra tal afirmación de entre toda la documentación que disponemos sobre el Antiguo Egipto, y sus fuentes mienten sobre las pruebas que da de que eso fue así).
Thor es dios de los galos no es una “visión o interpretación diferente”. Es que eso no se ajusta a la realidad. El solsticio no dura tres días. Ahí no hay interpretación que valga. Eso no es una “visión diferente”. Eso es que el autor de Zeitgeist no tiene visión con los ojos de su cara.

9º Las afirmaciones de Zeitgeist (especialmente las teológicas y económicas), están al margen de lo establecido como “general”.
Nadie más que Zeitgeist y sus fuentes respaldan sus afirmaciones. Algunos dirán que eso es la búsqueda del argumento de autoridad y del número. Y yo les digo: no es que a mí me respalde alguna autoridad. Es que a Zeitgeist no le respalda ninguna en muchas de sus afirmaciones. Efectivamente, eso de por sí mismo no es un argumento irrefutable a mi favor. Pero sí que es sospechoso… cuando menos.
Ningún egiptólogo ni astrónomo respaldan a Zeitgeist, por ejemplo. Y muy pocos en Economía (tan sólo la escuela de Austria, que es la única corriente economicista que reniega del método científico públicamente, mi marido ya está escribiendo sobre ella en su blog). En el caso de las citas de Rockefeller, sólo respalda a Zeitgeist el autor ocultista Jordan Maxwell.

10º Resumiendo: Zeitgeist miente, y no estoy dispuesta a discutir eso, porque ya está más que probado.
Os sonará muy radical, pero es que no puedo estar todo el santo día explicando lo mismo. Yo ya doy por demostrado que Zeitgeist miente en la inmensa mayoría de sus afirmaciones. El que quiera creerse a Zeitgeist a pesar de la inmensa cantidad de pruebas en su contra y de las mentiras que dice, allá él o ella. Yo no pienso tratar más esta cuestión. El que quiera presentarme pruebas de que me equivoco, que lo haga. Una cosa le advierto, como me señala mi marido: llevamos  un año con la página abierta, y todavía no ha venido nadie que haya podido demostrar lo contrario. Nadie. Todo el que ha venido aquí intentando demostrar que Horus fue crucificado o que el dinero es deuda, ha salido escaldado. también es cierto que nosotros jugamos con ventaja… sabemos que estamos en lo cierto. Gracias a nuestros conocimientos, titulaciones, investigaciones, sentido común, sentido crítico, uso de la lógica, el método científico… y a las pruebas que damos, claro.

¿Es dudar de lo establecido bueno?

Señores… muchos me habéis dicho que dudar de lo establecido es sano, que hace que la Humanidad avance al tener la curiosidad de investigar cosas nuevas.

Y yo no digo lo contrario.

Lo que digo… es que hay que dudar con la inteligencia por delante, no con el absurdo.
Yo me puedo cuestionar la hasta hace no mucho incuestionable creencia de que la Tierra es plana. Pero una vez descubierto y demostrado que la Tierra tiene forma esférica… yo no me puedo estar cuestionando al rato otra vez si la Tierra es plana, cuadrada o si se sustenta sobre cuatro elefantes en el lomo de una tortuga, maldita sea.
Se trata de avanzar. Y se avanza sobre bases sólidas. Yo no me puedo cuestionar una y otra, y otra, y otra vez los principios básicos de la realidad, que es a lo que ops agarráis muchos partidarios de Zeitgeist para evitar admitir que miente, o que sus planteamientos son de un absurdo manifiesto.
Cuando os véis acorralados, insistís en refugiaros en cosas cada vez más básicas, y me preguntías… ¿y qué es verdad y qué es mentira?

¿Hay que dudar de las versiones oficiales u “oficialistas”?

Sin duda.
Yo soy la primera que dice que hay que dudar de todo lo que le digan a uno. Es más, en mi familia estamos tan escaldados de los políticos, que cada vez que sale uno pidiendo calma, pensamos “Joooooder, sí que tiene que estar la cosa chunga“.
Pero hay que dudar tanto de la versión “oficial” o establecida, o asumida, o general, y de las versiones “alternativas”.
No hay que creerse a pies juntillas ni la explicación del gobierno de EE.UU. sobre los atentados del 11-S, ni la de los partidarios de la teoría de la conspiración.

¿De cuál me he de fiar?
De ninguna. He de averiguarlo por mí misma.
Y para ello me leeré y escucharé lo que todos tengan que decir. Compararé lo que dicen y las pruebas que me dan… y llegaré a una conclusión por mí misma.
Hasta ahora, todas las explicaciones sobre las teorías de que las torres del World Trade Center fueron demolidas no se sostienen. Todas están resultando de un absurdo total. Mucho ojo, que no estoy diciendo que todas las teorías de la conspiración sobre el 11-S sean falsas ni mucho menos, únicamente estoy diciendo que todas las pruebas que he analizado hasta ahora no demuestran la teoría de las torres demolidas. Punto. Y aviso: he encontrado pruebas de que la versión oficial no es correcta en algunos puntos, pero repito: no es en lo referente a la teoría de la demolición controlada de las torres. Seguid leyendo mis artículos y os enteraréis de cuáles son.

Yo no me fío ni de mi sombra. Pero, obviamente, me tendré que ceñir a la verdad.
Y si la verdad coincide con la explicación oficial, pues lo siento, pero eso es lo que hay.

Yo no he dicho que todas las afirmaciones de Zeitgeist sean falsas.
Ya he especificado que la influencia del mitraísmo en el cristianismo sí es cierta. También he dicho que las reglas de intervención en Vietnam eran ciertas. Por supuesto que EE.UU. lleva siglos metiendo la zarpa en Iberoamérica para que sus empresas la saqueen. Y también digo… que todo eso ya lo sabíamos antes de que nos lo dijera Zeitgeist… porque hay pruebas de ello, independientemente de lo que diga la versión oicial (la Iglesia no reconoce tales influencias como grandemente influyentes, el gobierno de EE.UU. se resiste a admitir que se hayan aplicado tales reglas en Vietnam).
Pero los documentos y las pruebas están ahí. La visión oficial no se ciñe a la verdad.

A ver si dejo esto suficientemente claro: la verdad está donde esté la verdad, ya sea la versión oficial o la alternativa.

Yo nunca he dicho que la versión “oficial” sea la única o la que tenga la verdad incuestionable.

.

Para los que tengáis curiosidad, os informo que los comentarios a este artículo en el antiguo blog los podéis encontrar aquí (abajo, al final de cada página):

http://natsufan.livejournal.com/35676.html

.

Siguiente artículo.

Zeitgeist contrastado (XL). Conclusión.

Anterior artículo.

Vuelta al índice.

.

Bueno, llegamos al final. Esta entrada, para variar, va a ser cortita, porque lo que tengo que decir es poco y simple. Así que espero no decepcionar a nadie, puesto que no voy a decir nada que no sepáis. Yo no voy a abrir los ojos a nadie, así que quien espere un final de traca y fuegos artificiales que le cambie la vida, va a disgustarse y mucho con este texto. Yo no os voy a desvelar una Gran Verdad Oculta, sino a hacer un simple recordatorio basado en el sentido común más básico y la experiencia previa.

Después de cuarenta minutos tan cargados de mentiras, tergiversaciones, intentos de asustar al personal, y alguna verdad suelta que se les ha colado por casualidad, Zeitgeist llega a una conclusión:

El mundo es una mierda y está fatal, y si queremos cambiarlo, si queremos cambiarlo, sólo tenemos que… atención, redoble de tambores, silencio en la sala, para cambiar el mundo sólo tenemos queeeeee…

¡Abrir los ojos!

¡Coño, qué suerte! Mira, con lo mal que lo pintaban todo, y ahora resulta que si abrimos los ojos y tomamos conciencia, todo el montaje “se derrumbará como un castillo de naipes” (sic).

De todas las afirmaciones mentirosas, tergiversadas, mal enfocadas y sacadas de contexto que hace Zeitgeist, de todas ellas, la que encuentro más aberrante, profundamente odiosa y potencialmente peligrosa es ésta:

“si la gente se da cuenta de la verdad de su relación con la naturaleza y la verdad de su poder personal, el completo Zeitgeist fabricado con el que se alimentan se derrumbará como un castillo de naipes”.

¡Y DOS MIERDAS!

¿Caerse las injusticias y mentiras del mundo sólo porque abramos los ojos y sepamos la verdad? No, me temo que no: abrir los ojos e informarse no es sino el primer paso… Es un paso importantísimo, porque nada hay más cierto que el proverbio que dice que “el primer paso es admitir que tienes un problema”. Pero es que admitir que tienes un problema sólo te hace consciente de él, no lo soluciona. Sí, saber dónde está lo que no funciona es el primer paso… ¡pero el trabajo duro viene después! Y el cambio de conciencia sirve para MUY POCO si no meneas el culo para arreglar los problemas. Y, a veces, necesitas conciencia, menear el culo y una pistola más grande que la del otro. Hey, lamento más que nadie tener que reconocer esto, pero por más que yo esté en contra de las guerras y la violencia, lo cierto es que para derribar el Antiguo Régimen hizo falta derramar sangre.

Sólo con conciencia, no basta: hacen falta hechos.

Vamos a explicarlo lo mejor posible. Para resolver un problema hay que:

-Tomar conciencia del problema.
-Mover el culo para solucionarlo.

Zeitgeist se para en el primer paso… ¡¡¡y encima lo hace mal!!!

Y ésa es mi crítica principal a Zeitgeist.

Han venido muchas personas a criticarme o a señalarme el hecho de que el pseudodocumental puede que esté equivocado pero que “el mensaje general de fondo (tomar conciencia) es bueno”.
Y yo no digo lo contrario. Estoy aburrida de repetir que eso me parece fantástico y maravilloso. Pero… es que no basta.
La triste y cruda realidad impone que para cambiar las cosas NO basta con tomar conciencia.
Ejemplo: vale, ya sé que los nazis, la dictadura de Pinochet, el régimen estalinista de Corea del Norte o la dictadura birmana son malos, dañinos, nocivos, despreciables, y deben ser eliminados por el bien de la Humanidad… pero sólo sabiendo eso no los voy a frenar ni los voy a derribar. Tengo que luchar contra ellos. Y tengo que mover el culo. Y a veces incluso hay que arriesgar la vida para ello. Pero eso es lo que hay. El mal no se combate sólo con palabras bonitas ni sabiendo que existe.
Insisto: ése es el primer paso.

Y en este primer paso Zeitgeist comete varios errores graves:

El primero, más básico y general,  es que pide tomar conciencia, pero para “abrirte los ojos”, recurre a mentiras. Así de claro.
Ejemplo:
Lo he repetido por activa y por pasiva en varias entradas, pero para criticar la religión y el fanatismo religioso (especialmente el cristiano, que es el que más nos afecta aquí) no necesito mentir. Zeitgeist se “mete” con el cristianismo (y con el fanatismo cristiano, por ende), atacando con mentiras e invenciones sacadas de fuentes irrisorias.
Si atacas con verdades, todos (creyentes, ateos y agnósticos) tienen que aceptar lo que dices porque es verdad.
Si mientes, eso va a provocar que los creyentes se enfurezcan porque les han mentido y se reafirmen en su fanatismo.

Para criticar al fanatismo cristiano yo no tengo por qué mentir. No tengo por qué inventarme barbaridades que desafían la Historia, la Antropología, la Teología, la Mitología, la Arqueología, la Zoología y el sentido común, tales como:
-Jesús viene de Horus.
-Y queda demostrado porque Horus nació un 25 de Diciembre.
-Horus murió crucificado.
-Isis era virgen.
-Horus murió y resucitó a los tres días.
-Y los paralelismos se repiten con Dionisio, Buda y Krishna.

Cuando TODO eso es MENTIRA:
-Las influencias de Jesús son judías con elementos mitraicos y paganos romanos, NO egipcios.
-Horus nació en verano.
-Horus no murió (ni crucificado ni sin crucificar).
-Isis mantuvo multitud de relaciones sexuales EXPLÍCITAS con Osiris.
-Y son forzados o directamente inventados los paralelismos con los otros tres dioses (¿¿todos nacieron el mismo día y fueron crucificados?? ¡venga ya!).

Para desacreditar a una religión (y a sus fanáticos), me basta y me sobra con la verdad. Para criticar al cristianismo organizado me basta con repasar la Historia, y ver la sarta de barbaridades que se han hecho a cuenta del cristianismo: cruzadas, Inquisición, conversiones forzosas, masacres de judíos, luchas religiosas, quema de herejes, destrucción de obras paganas, destrucción de libros, indulgencias, bulas, corrupción papal, casos de pederastia e intento de ocultación de los mismos, lucha contra el divorcio, negación de la separación entre Iglesia y Estado, rechazo del darwinismo y muchas otras teorías científicas, etc.
Como podéis ver, no necesito inventarme nada sobre Horus. Tengo pruebas ciertas y comprobadas de sobra.

Sé que algunos de los que han visto Zeitgeist (y posiblemente los autores) quieren creer que diciendo que Jesús de Nazaret nunca existió, los creyentes, de repente, van a dejar de serlo y se va a acabar el problema del fanatismo religioso de la noche a la mañana. Y si fuera verdad, igual existiría esa posibilidad. Pero si el chiringuito que tienen montado las religiones no se ha hundido hasta ahora con verdades, ¿qué les hace pensar que va a hundirse con mentiras?

¿Os caen mal las religiones? ¿Creéis que son el engaño de nuestra era? Pues vale. A mí no me gustan tampoco, pero si quiero luchar contra ellas, consigo más defendiendo la enseñanza del darwinismo en las escuelas y luchando contra el creacionismo que mintiendo e inventándome que Jesús viene de Horus.
El darwinismo es verdad y puedo enseñárselo a los niños en el colegio.
La teoría de que Horus fue crucificado como Jesús es mentira y no la puedo enseñar en los colegios.

Si quiero luchar contra el fanatismo debo promover la cultura, no añadir MÁS mentiras a las que YA están soltando los fanáticos religiosos. Repito lo que dije en la primera entrada: la mierda no se limpia con estiércol.

Las mentiras se combaten con verdades, no con MÁS mentiras.

Y al respecto de la tercera parte, repito lo mismo.
Han existido conspiraciones y tenemos problemas porque el sistema económico no es tan democrático como debería, pero:

-El dinero no es deuda.
-Hay que pagar impuestos (sí, los americanos también).
-Todos los problemas de América no se arreglan eliminando la Reserva Federal.

Los americanos necesitan muuuuucho más control sobre su Reserva Federal, necesitan prestar menos atención a los medios de comunicación masivos y leer más, y necesitan tirar de las riendas de su gobierno para que no se metan en guerras donde no pintan nada.

El segundo gran error de Zeitgeist es que no aporta soluciones. Parece que sí, porque ellos creen que “tomando conciencia” se arregla todo. El problema es que la realidad tiene la costumbre de demostrar una vez tras otra que eso no es así. La verdad es que el pseudodocumental no aporta soluciones.

¿Que la Reserva Federal es un problema? Vale… ¿y qué ponemos en su lugar?
¿Estás en contra de la NAFTA? Vale… ¿qué acciones propones para combatirla?
¿No quieres pagar impuestos? Vale… ¿cómo mantenemos el Estado y los servicios que presta?
¿Estás en contra del creacionismo? Vale, yo también… ¿por qué no luchas para enseñar darwinismo en las escuelas?
¿No estás de acuerdo con la guerra de Irak? Vale… yo tampoco. Pero yo me manifiesto, y voto en consecuencia. ¿Qué propone Zeitgeist?
¿No estás de acuerdo con la investigación de los atentados del 11-S? Vale… yo tampoco. ¿Por qué no exiges una segunda investigación?

Los autores de Zeitgeist se limitan a gritar a los cuatro vientos al más puro estilo gritón contestatario. Pero eso no sirve para nada si no aportas soluciones y encima le dices a la gente que con “abrir los ojos” y tomar conciencia de su “poder personal”, las injusticias se derrumbarán como un castillo de naipes, ellas solitas.

Ese mensaje no es sólo erróneo: es peligroso.

Y es peligroso porque promueve la inacción, la desidia, el tocamiento de huevos… Puedes tener más “poder personal” que Supermán, Ichigo y Goku juntos, pero desde el sillón de tu casa, vas a cambiar más bien poco.

Y ésa es una de las cosas que más me enfurecen de Zeitgeist y de todas las teorías de la conspiración: el mensaje de que sabiendo el problema y siendo consciente de tu “poder personal”, el problema se arregla solo.

-¡Uy! No funciona el horno.
¡Ah!, pues me alegra saberlo… así seguro que se arreglará solo… no me hace falta llevarlo al servicio técnico.

El tercer gran error de Zeitgeist es que desvía la atención de los problemas y culpables reales.
Sí, desvía la atención.
Nos intenta hacer creer que los problemas de la actualidad tienen su origen en oscuros y desconocidos “hombres tras la cortina”. La culpa de todo lo malo que pasa es obra de malvados ocultos sin rostro que son inalcanzables (salvo cuando todo el mundo abra los ojos, que entonces supuestamente se acabará el problema). Y si nos ponemos a buscar a los “hombres tras la cortina” nos olvidamos del político corrupto, el banquero que defrauda, el empresario que estafa, el policía que abusa de su poder, el juez prevaricador…

Señores, los culpables no están ocultos.

Si nos ponemos a investigar, los encontramos. Y no cuesta tanto esfuerzo.

Primera parte de Zeitgeist:
-Los fanáticos religiosos están localizados y sus nombres y organizaciones se conocen:
Baptistas del Sur, Mormones radicales, Unitaristas, Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (¡toma ya!), La Alianza, la Espada y el Brazo del Señor (joooooodeeeeeer), Pentecostalistas, los televangelistas y predicadores fanáticos metidos en política como Pat Buchanan, Ted Haggard (el que estaba en contra de la homosexualidad y se pagaba un puto), Pat Robertson (difunto), etc.

Segunda parte de Zeitgeist:
-Los culpables de la guerra de Irak tienen nombres y apellidos: George W. Bush, Dick Cheney, Donald Rumsfeld, Karl Rove, Condoleezza Rice, etc., y las empresas Blackwater, Halliburton, Texaco, Shell, etc.

Tercera parte de Zeitgeist:
-Los culpables de la crisis económica americana causada por las hipotecas subprime están clarísimos y son los directivos de las empresas Bear Stearns, Merryl Lynch, Lehman Brothers, AIG, Fannie Mae, Freddie Mac, Northern Rock, etc.

Es erróneo y peligroso decirle a la gente que los culpables están ocultos, que son inalcanzables… y que se van a hundir con nada que sepamos que sus tramas existen.
No, cariños, no… A esta gente hay que llevarla a juicio, hay que luchar contra ella, hay que asociarse, que manifestarse, que votar en consecuencia, hay que boicotear sus empresas…

Los culpables no son masones, Illuminati, miembros de la conspiración judeo-masónica, el grupo Bilderberg, los reptilianos o los extraterrestres de Andómeda. Son gente como usted y como yo… a los que hay que partirles la cara.
Son alcanzables, se les puede detenar… pero sólo “con el poder del amor”, no.
El poder del amor es muy bonito, pero de dos millones de personas, si 1.999.999 tomamos conciencia de que somos uno con el universo y vivimos en armonía… con que el restante sea un hijo de puta, ya nos va a joder a los demás el invento. Un millón de buenas personas pueden hacer el mundo mejor, pero es que basta un hijo de puta para joderles la vida a todos ellos.

Habrá que pararle los pies al hijo de puta, no ofrecerle una florecilla al estilo hippy diciendo “paz y amor, hermano”.

Eso no ha convencido a los dirigentes políticos de Estados Unidos para detener la guerra de Irak.

La Contracultura.

Al respecto de todo esto, quiero dar la palabra a Ramón, el autor del excelente blog divulgativo Un barco más grande. Pongo su texto, extraído de esta entrada, para explicar lo que pienso porque expresa exactamente lo que yo quería decir. A partir de ahora, lo que veáis en azul, está extraído de Un barco más grande. Los añadidos en texto negro son míos.

La contracultura contribuye claramente a la consolidación o estabilización de las desigualdades contemporáneas merced a toda su inocencia alegre. Millones de jóvenes educados creen seriamente que la proposición de eliminar con besos al Estado corporativo como si fuera un “encantamiento maligno” es tan eficaz como cualquier otra forma de conciencia política

Marvin Harris, antropólogo


En primer lugar, y por paradójico que parezca, la contracultura es movimiento que tiende a consolidar el poder establecido. Lejos de ser un movimiento afín a los grupos partidarios del cambio social como se suele pensar, es más bien una garantía para cualquier estado conservador. Esto es debido a sus métodos de actuación. El modo en que la contracultura pretendía -o pretende- cambiar el mundo es mediante un cambio de conciencia. Piensan que el mundo será mejor y el mundo será mejor, con eso basta. No hay que hacer nada más, tan sólo tener una actitud positiva. (…) El cambio en la conciencia llevará a un cambio en la realidad.
Cualquier gobierno se frotaría las manos al descubrir que los grupos que se le oponen piensan hacerlo no con movilizaciones ni con argumentos políticos, sino simplemente pensando bien y sonriendo.

Las negritas las he puesto yo.

Los defensores de la contracultura no hacen más que hablar de lo bonito que fue el mayo del 68. Qué bonito el mayo francés, y cuánta nostalgia despierta. Y se les olvida decir que justo después del mayo francés, las elecciones en Francia las ganó… la derecha de Charles de Gaulle, claro está.

Lo mismo pasa con el movimiento hippy. Qué bonito era, qué rompedor, qué hermoso el rechazo a las posesiones materiales y el dinero. ¿Y quién llegó al poder tras los hippies? Nixon. Igual si todos esos jipis se hubieran concienciado de que tenían que votar en lugar de creerse que el mundo se cambiaba con el “flower power”, USA se habría ahorrado al segundo peor presidente de su historia (era el peor hasta que llegó Bush Jr).

Lo extraño de esto es que nadie se diera cuenta de que la Iglesia Católica ha venido intentando esto mismo durante los últimos dos milenios sin el más mínimo resultado. Cuando la realidad se empecinó en… pues en ser real, simplemente, con su Tierra girando alrededor del Sol, su evolución, en fin, sus cosas; entonces, hasta la Iglesia tuvo que admitir que tal vez iba ser mejor adaptar la conciencia a la realidad y no al contrario, al menos ante las mayores evidencias.

La contracultura no. La contracultura contraataca a estos argumentos agarrándose al relativismo más absurdo. (…) Los descubrimientos científicos son considerados como cadenas, un modo de atarnos al mundo material, la realidad no es una sino muchas. Cada uno tiene su realidad. (…)

No puedo evitar recordar que toda la primera parte de Zeitgeist se basa en el libro The Christ Conspiracy: the Greatest Story ever Sold, de Acharya S, cuyas fuentes son un neodruida pagano autodidacta (Gerald Massey, que ya tiene mérito aprender a leer jeroglíficos por tu cuenta… así le salieron las traducciones); una médium que decía saber de egiptología porque se lo decían los espíritus (Helena Blavatsky); el geólogo que afirmaba que Horus aparece crucificado en Egipto como dios elefante (Churchward); y su hermano el autor de El Continente Perdido de Mu… Pues nada, todavía me abroncan por analizar Zeitgeist, con la excusa de que al final la verdad no existe, y el neodruida autodidacta tiene que saber de jeroglíficos más que todos los egiptólogos. Y la médium tiene derecho a decir lo que opina de Isis, y además hay que tenerle el mismo respeto que al antropólogo que investiga correctamente. Y que nadie diga que el buscador del continente perdido de Mu sabe menos que los egiptólogos, que alguien podría sentirse herido en sus sentimientos.


Este desprecio por las formas racionales de acceso al conocimiento, por la ciencia al fin y al cabo, no impedía a los seguidores de la contracultura pasearse en furgonetas con motor de explosión, poner a todo volumen sus equipos de música, ir al cine o llamar por teléfono. Tampoco impedía a los Antropólogos de la Nueva Era exigir ser considerados científicos -y sus argumentos tenidos en cuenta como tales- y, al mismo tiempo, negar los métodos de la ciencia por considerarlos insuficientes para tratar ciertos temas (pronunciese ciertos temas con tono misterioso) (…)

Aquí no puedo evitar mencionar a todos los que entran diciendo que “da igual que los datos que aporta Zeitgeist sobre mitología sean falsos, ya que no tiene sentido contrastarlos”, o “la economía ha de basarse en psicología, y no en matemáticas, método científico y experiencias previas”. Al igual que Ramón, comparto el desprecio por quienes quieren ser tratados como científicos, y exigen el respeto que otorga la ciencia… pero se niegan a usar el método cientifico porque no corrobora sus ridiculeces. Me parece estupendo que la gente haga meditación, yoga, feng-shui, o lo que le dé la gana a cada uno para sentirse mejor y buscar una espiritualidad. Ahora, el que trata con sentimientos y experiencias propias, tiene que saber y reconocer que está tratando con sentimientos y experiencias propias… Y no pretender que los demás aceptemos como verdad absoluta lo que la persona en cuestión aprenda de sus experiencias. Verdad absoluta es lo que es aplicable a todo el mundo, y lo que se obtiene mediante investigaciones realizadas con el método científico.

Este relativismo absurdo otorga la misma credibilidad a los conocimientos astronómicos establecidos por la ciencia que a la gente que sigue diciendo que la Tierra es plana. Todos tienen razón.

Y eso no puede ser. En este mundo físico, todo el mundo no puede tener razón, y a la hora de hacer comprobaciones, el método científico es lo que vale, lo que impera, y lo que llevamos décadas usando con éxito. Y no van a venir ahora los gurús de la nueva era a decirnos que la verdad importa un pitoche, que un geológo sabe de egiptología más que todos los egiptólogos, y que Horus aparece crucificado en México porque al geólogo le da la gana, y en tanto que se lo crea, es que es cierto.

Con la cultura y el conocimiento pasa igual que con las religiones: no son verdad porque tú lo creas. No son verdad porque quieras creer. Son verdad cuando las pruebas, los datos, el método científico y la lógica demuestran que son verdad, y de lo contrario, son una forma de creencia como cualquier otra. Si tú quieres creer que Horus fue crucificado y Thor es dios de los Galos, porque esa creencia te hace más feliz, no hay nada malo en que te lo creas. Lo malo es que vayas por el mundo exigiendo que se acepten tus creencias como verdad, porque no son más que creencias. Pasa lo mismo con el creacionismo. El que quiera creer que el mundo tiene seis mil años, que lo crea… pero que no pida una plaza de profesor en ningún colegio e instituto, y desde luego, que ni se le ocurra exigir que los demás nos tomemos en serio esa teoría. La verdad es la Verdad cuando está probada. Y el resto es fe.

Y, sí, el mundo tiene grandes, gravísimos problemas. El aumento del fanatismo religioso y el intento que hacen de recuperar poder en la sociedad civil. La escasez de energía y alimentos. Los gobiernos corruptos. El neocapitalismo exacerbado. Las dictaduras. La globalización descontrolada. La contaminación. Sí, de problemas vamos sobrados, y el mundo está enfermo.

Y si queremos cambiar el mundo, de acuerdo en que hay que empezar por abrir los ojos ante las injusticias… pero ante las que existen DE VERDAD. Y después, LUCHAR contra esas injusticias.

Las cosas no se van a arreglar tomando conciencia. Por supuesto, es imprescindible tomar conciencia de los problemas para arreglarlos. Pero el que se crea que van a llover longanizas porque el poder del amor supere al amor del poder, va muuuuuy desencaminado.

¡Si abrimos los ojos y sentimos que todos somos uno con el cosmos, las cosas saldrán bien automáticamente!

Pues NO. Si abrimos los ojos podremos atacar los problemas. Mientras más seamos, y más conscientes de los problemas estemos, más problemas podremos arreglar, menos mentiras nos colarán, y mejor será el mundo.

Pero los problemas del mundo NO se van a derrumbar “como un castillo de naipes” porque seamos conscientes de ellos.

Se derrumbarán ASÍ:

Berlín, 1989.

Safe Creative #0809241019419

.

Para los que tengáis curiosidad, os informo que los comentarios a este artículo en el antiguo blog los podéis encontrar aquí (abajo, al final de cada página):

http://natsufan.livejournal.com/32074.html

.

Siguiente artículo.

Zeitgeist contrastado (XXXIX). Yo acuso. Denuncia judicial contra Peter Joseph.

.

Anterior artículo.

Vuelta al índice.

.

Denuncia contra Peter Joseph.

Pues bien… a mí no me gusta que me mientan, ¡y menos sin dar la cara!

El que la hace, la paga. Y Peter Joseph la ha hecho como para que pague pero que bien.

Desde aquí hago un llamamiento a los lectores para que cualquiera que lo averigüe me haga saber el verdadero nombre completo de la persona que se hace llamar Peter Joseph.

¿Por qué quiero saberlo?

Para denunciarle ante la Justicia de mi país, España, y de la Unión Europea.

Este texto será adaptado a un formato epistolar, traducido al inglés y enviado a la embajada de los Estados Unidos de América en cuanto me entere de cómo se llama en realidad.

Por difamación de institución pública. Vamos allá.

A la atención del Excmo. Sr. Embajador de la república de los EE.UU. de América en España.

Y (la denuncia) a la atención del señor juez.

Yo, José María Gallardo, vecino de La Carlota, Córdoba, España, y ciudadano español y europeo mayor de edad, de pleno derecho y en plena posesión de mis facultades, señalando como domicilio para leer y recibir notificaciones___________ y la dirección de correo Chemazdamundy@hotmail.com, y autorizando para recibir notificaciones a cualesquiera personas se hallen en la dicha dirección y/o estén en posesión de la susodicha cuenta de correo, a quienes propongo como coadyuvantes de esta H. Representación Social, ante Usted con todo respeto comparezco y expongo:

Que por medio del presente escrito, vengo a interponer formal querella por los delitos de difamación de institución pública, de documentos, fraude, y los demás que resulten en contra de quien o quienes resulten responsables, en concreto la persona que, bajo el pseudónimo de “Peter Joseph”, ciudadano americano, ha realizado y así lo ha afirmado, en los documentales conocidos como Zeitgeist, the Movie (2007), y Zeitgeist Addendum (2008) (sin número de registro), fundando mi querella siguientes hechos y consideraciones legales:

HECHOS:

1.- Dado que no soy ciudadano americano, no es mi objeto el denunciar las ofensas que se realizan a nombre de instituciones americanas ni del gobierno americano en los susodichos documentales, sino que actúo de motu propio y como interesado en defensa de las siguientes instituciones públicas que forman parte de la Administración de la Unión Europea:

Banco Central Europeo.

Banco Nacional de Austria.

Banco Nacional de Bélgica.

Banco Nacional de Bulgaria.

Banco Nacional Checo.

Banco Nacional de Dinamarca.

Banco de España.

Banco de Estonia.

Banco de Finlandia.

Banco de Francia.

Deutsche Bundesbank.

Banco de Grecia.

Banco de Chipre.

Magyar Nemzeti Bank

Banco Central y Autoridad de Servicios Financieros de Irlanda.

Banco de Italia.

Banco de Letonia.

Banco de Lituania.

Banco Central de Luxemburgo.

Banco Central de Malta.

Banco de los Países Bajos.

Banco de Polonia.

Banco de Portugal.

Banco Central de Rumanía.

Banco Nacional de Eslovaquia.

Banco de Eslovenia.

Sveriges Riksbank.

Banco de Inglaterra.

2.- Entendiendo que:

a)-Dado que en los susodichos documentales se afirma que la actividad de los bancos centrales es la obtener beneficio particular.

b)-Dado que en los susodichos documentales se afirma que los bancos centrales (no sólo la Reserva Federal Americana), en contra de lo expuesto en sus artículos estatutarios (concretamente en el de España, el Real Decreto 1198/2005, de 10 de octubre, sobre el régimen de ingreso en el Tesoro público de los beneficios del Banco de España), se quedan con el beneficio fruto de su actividad crediticia, no entregándolo a quien así se especifica en los dichos estatutos.

c)-Dado que los bancos centrales cumplen a mi juicio y valor una función beneficiosa para el conjunto de mi sociedad y de mi país, como es la regulación de la actividad financiera y la adquisición de beneficio económico que revierte en las Arcas de los Estados integrantes de la Unión Europea. Beneficio el cual es necesario para el correcto desarrollo de las funciones sociales del Estado como lo es la Seguridad Social.

d)-Dado que esas afirmaciones calumnian y obstaculizan el desarrollo de esas funciones, y entiendo que tiene un fin pérfido y nocivo como es el descrédito que busca la eliminación de las susodichas instituciones.

3.- Conmino a la persona conocida como Peter Joseph a que demuestre la veracidad de tales afirmaciones ante un tribunal civil de cualquier país de la Unión Europea, o se someta a juicio por los cargos de que arriba le acuso.

4.- Ruego al Excelentísimo Señor embajador tenga a bien comunicar a las autoridades judiciales de su país mis quejas, que no tienen más objeto que desvelar la identidad de la persona que sin presentarse en público denosta y calumnia a las instituciones de mi nación para presentar queja formal judicial pertinente contra la susodicha persona ante las instituciones judiciales pertinentes.

PRUEBAS:

Adjúntole las direcciones web donde ambos documentales de difusión gratuita por internet realizan dichas declaraciones. Entendiendo que es el autor es el que realiza dichas declaraciones en su obra, contra él procede la acusaciones arriba citadas.

http://video.google.es/videosearch?q=zeitgeist+addendum&hl=es&emb=0&aq=f#

http://video.google.es/videosearch?q=zeitgeist+addendum&hl=es&emb=0&aq=f#q=zeitgeist+movie+espa%C3%B1ol&hl=es&emb=0

Atentamente.

Fecha.

Firma.


Así se lucha y así se hacen las cosas.

Bueno. Se acabó. Ya no voy a escribir más entradas. Me retiro a mi vida y a mi lucha.
Pero no estaré lejos. Seguiré moderando los comentarios, y Natsu aún tiene mucho que escribir sobre el 11-S.
De vez en cuando escribiré alguna cosilla sobre Economía en mi blog… le he cogido gustillo a esto de escribir, oye.

Un grandísimo saludo a todos los que, siendo consecuentes, y teniendo una paciencia de campeonato, me habéis leído todas mis entradas. De verdad que ha sido un placer conocer a gente como vosotros (vosotros sabéis quiénes sois). Os pido mil perdones por nis enfados y malos modos. He aprendido mucho y me he reído a carcajadas con esto de “Zeitgeist contrastado”, aunque también me he pillado unos berrinches de aupa alguna que otra vez. Pero, en líneas generales, creo que ha sido una experiencia positiva tanto para mí así como (espero) lo haya sido para todos vosotros.

De verdad y de  todo corazón os deseo lo mejor. Adiós. Os dejo en buenas manos. Os dejo con Natsufan.

Y a  vosotros, conspiranoicos, pues qué deciros… Ah, sí. Que os den por el culo, panda de desgraciados incultos e ignorantes de la vida. ¡¡¡A la mierda con vostros, hombre ya!!! ¿¿¿Os ha quedado ya clarito lo que es Zeitgeist y la mierda de gente y de ideales que hay detrás??? ¿¿¿Sí??? PORQUE YO CREO QUE MÁS CLARO, IMPOSIBLE después de cuarentaysiete artículos revelando fallos y mentiras de Zeitgeist. ¡Pues hala, a trabajar por un mundo mejor!

¡Que hay muchas cosas que hacer en vez de estar viendos pseudodocumentales anónimos de ultraderecha, coño!

Y que no me encuentre con ninguno de vosotros por la calle, que lo “inflo” a tortas, ¿estamos? Aparte de vilipendiarlo y reírme de él (o ella) como se merece, POR SUPUESTO.

.

Para los que tengáis curiosidad, os informo que los comentarios a este artículo en el antiguo blog los podéis encontrar aquí (abajo, al final de cada página):

http://natsufan.livejournal.com/38312.html

.

Siguiente artículo.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.