El diario cada vez menos privado de Natsu

31 enero 2010

Si España no sale a la calle por esto, nos merecemos todo lo que nos pase. El sistema de pensiones.

.

Hola a todos.

De nuevo, sé que hace mucho que no escribo, pero primero va lo primero. En vacaciones de Navidad estuve ocupada, y pensé en escribir después. Y después se me echó encima trabajo extra, y después se me han echado encima los exámenes de febrero de la universidad. Así que os pido disculpas por no actualizar más, y por no haber contestado ni desfiltrado los comentarios (los tengo en la bandeja de cosas por hacer, no me olvido, es que no tengo tiempo). De hecho, no iba a actualizar hasta acabar los exámenes, que están a la vuelta de la esquina. Pero las circunstancias últimas de mi país me impulsan a redactar una entrada, aunque sea para, como diría Arturo Pérez-Reverte, ciscarme en los muertos de los gobernantes de España. Y para llamar a la Revolución, porque esto es de traca.

Hace tiempo que quiero escribir para comentar acerca de las barrabasadas que realizan algunos gobernantes. Por ejemplo, a punto estuve de dedicar una entrada a Cristina Fernández de Kirchner y su llantina porque el presidente del Banco Central Argentino hacía su trabajo. Haré un brevísimo resumen, porque no es éste el tema del que quiero hablar, y porque Chemazdamundi quiere tratar este tema en su bitácora:

(more…)

2 noviembre 2009

Utopía y sentido crítico: juzgar prioridades y planes a largo plazo. La energía.

.

Hola a todos de nuevo. Hace tiempo que quiero seguir tratando sobre las Utopías, pero no conseguía encontrar un tema con el que inspirarme. Y he topado via menéame, con el libro Sustainable Energy without Hot Air (“Energía sostenible sin charlatanería”), de David JC MacKay. He estado entretenida leyéndomelo de cabo a rabo, y aquí vuelvo, para hablar sobre la sostenibilidad de las energías renovables.

Por cierto, el Sr. MacKay es de los míos y os ha colgado el libro en internet para que lo leáis a gusto y gratis, también descargable en .pdf o legible en línea. Y tan cómodo que lo ha dejado, dividido por capítulos y distinguidos por colores. Cuadro de contenidos del libro:

http://www.withouthotair.com/Contents.html

Lo que ha hecho este señor en su libro Energía sostenible sin charlatanería, es la labor de echar cuentas al respecto del consumo energético, y sobre las posibilidades que tenemos de sustituir dicho consumo por energías renovables y sostenibles. El libro es muy interesante y ameno. No lo he encontrado en castellano, (si alguien lo encuentra en español que avise, por favor). De todas formas, a quien no lo pueda leer en inglés, por su bien le recomiendo que se ponga a aprenderlo cuanto antes. Hoy en día, la lengua de Shakespeare hay que dominarla, o no se tiene acceso completo a los contenidos de internet (la mayor parte están en inglés, y si no, las primeras y mejores traducciones suelen surgir en este idioma).

Pero volviendo al tema de la energía sostenible. Considero que el tema es importante si hablamos de sociedades utópicas. La energía, para que nos aclaremos, es trabajo. Si tenemos una máquina que puede hacer un trabajo, y energía con que hacer funcionar la máquina, pues resulta que un montón de personas ya NO tendrán que hacer ese trabajo. Ciertamente, tendrán que buscar otro empleo, pero creo que todos estamos de acuerdo en que si se perdieron los empleos de jornalero y gañán en el campo, de echar todo el día de sol a sol arando, sembrando y recogiendo, y ahora ese trabajo lo hacen tractores y cosechadoras, mientras que los hijos de los jornaleros están sirviendo copas, arreglando tractores o haciendo pan en hornos industriales, los nuevos trabajadores han salido ganando, ¿cierto? Hemos sustituido un trabajo duro que requería fuerza bruta por otro tipo de empleos más edificantes (o menos onerosos) para el ser humano. El de camarero es un trabajo duro y poco edificante, pero os aseguro que es mejor que cosechar trigo a mano. En suma, si buscamos crear una sociedad “ideal” en la que los humanos tengan sus necesidades básicas cubiertas y puedan dedicar sus vidas a desarrollar su potencial, imagino que todos estaremos de acuerdo en que vamos a necesitar energía. Para hacer los trabajos más duros (agricultura y construcción mecanizadas, llevar cosas de un lado a otro), y para tener la electricidad que nos permite mantener encendidas las bombillas, los ordenadores, los generadores de emergencia de los hospitales, las torres de control de los aeropuertos, los móviles, etc. De algunas de estas cosas podemos prescindir. Se puede vivir sin teléfonos móviles. Los tractores, medios de transporte, desfibriladores de hospital e instrumentos avanzados en medicina, son necesarios.

En suma: que para conseguir una sociedad más o menos ideal donde todos tengan sus necesidades físicas básicas satisfechas, y por lo tanto se puedan dedicar a satisfacer otras necesidades más elevadas, como las de leer, aprender, demostrar la Teoría de cuerdas o escribir óperas, necesitamos tecnología. Y para mantener la tecnología funcionando necesitamos energía. Y ahora mismo, con la energía tenemos un problemón: que en general, la sacamos de combustibles fósiles. O sea, de cosas que se acaban y no sabemos cómo hacer más. Ergo, o movemos el culo para sacar la energía de otro lado, o no sólo no conseguiremos una sociedad ideal, sino que los avances que hemos conseguido durante los últimos tres siglos se verán seriamente amenazados. Porque como escribió Mark Twain “los principios morales sólo tienen sentido con el estómago lleno”. Seis mil millones de personas peleándose todas por comida, no pensarían demasiado en la ética, me temo. Quedarnos sin energía suficiente implicaría hambrunas, desempleo, aumento de la criminalidad y la violencia, guerras… Hay que buscar otras fuentes de energía, sí o sí.

De modo que:

1º. Necesitamos energía para mantener una sociedad justa y civilizada.

2º. Tenemos que sacarla de alguna parte, y los combustibles fósiles (petróleo, gas, carbón), se acaban.

3º. Los combustibles fósiles, además de que se acaban y cada vez van a ser más caros, contaminan un huevo y nos fastidian la habitabilidad del planeta. Hay quien duda de esta acusación, y dice que total, si es por contaminación, todavía no se debería hacer nada, porque todavía no es seguro que haga falta, y después de todo, para qué molestarse…

¿Mi opinión? Para que la entendáis, voy a haceros unas cuántas preguntas y las vais a responder vosotros solitos. Os dejo espacio para ello.

PREGUNTA: ¿Cuántas formas de gobierno tenemos?
…………..
…………..
…………..

RESPUESTA: Están las dictaduras, reinados, imperios, dictaduras comunistas, dictaduras religiosas y democracias, pero centrándonos en éstas últimas que son las que interesan, las hay monárquicas, republicanas, con listas abiertas, con listas cerradas, federalistas, centralizadas, regionalistas, cantonalistas, conservadoras, progresistas, unicamerales, bicamerales, presidencialistas, y un largo etcétera.

PREGUNTA: ¿Cuántos sistemas económicos tenemos?

…………..
…………..
…………..

RESPUESTA: El capitalista, el comunista, el de subsistencia y muchos subsistemas como el socialdemócrata, el del estado del bienestar, el proteccionista, el liberalista, los mixtos… y otro largo etcétera.

PREGUNTA: ¿Cuántos planetas tenemos?

…………
…………
…………
…………
…………

En algunas cosas, no se puede escatimar el gasto y el esfuerzo. ¿En cuáles?

En aquéllas en las que no podemos escoger.

Así que, y espero que esto quede claro: dudas o no dudas, no podemos arriesgarnos a joder el planeta porque de momento, no hay repuestos. Y aunque los hubiera, los combustibles fósiles se están acabando, de modo que hay que sustituirlos por otra cosa. Que se pueda mantener en el tiempo, que no se apaguen las luces en treinta años y nuestros nietos tengan que tirar del arado con la ayuda del perro. ¿Hasta aquí todos de acuerdo?

Aquí es donde entra el tema más serio. Todos queremos deshacernos del petróleo y el carbón, porque se acaban y contaminan. Nadie quiere centrales nucleares de fisión cerca de casa, porque aunque generan pocos residuos (en comparación con el petróleo y el carbón), esos residuos son altamente peligrosos. La posibilidad de desastre es escasa, pero cuando ocurre un accidente (o si ocurriera un ataque terrorista, que podría ser), las consecuencias son catastróficas. Y por supuesto, está el tema de que las centrales nucleares de fisión funcionan con uranio, que no lo regalan. Ahora mismo hay bastante uranio en el mundo, pero si nos ponemos todas las naciones a gastar uranio para sustituirlo por el petróleo, también se acabará rápido y subirán los precios. Y aquí es donde el libro Energía sostenible sin charlatanería entra a resolver unas cuantas dudas.

David JC MacKay es profesor de Física en Cambridge (no está mal para empezar). Aquí tenéis un vídeo en el que habla de los motivos que le llevaron a escribir el libro:

http://www.youtube.com/watch?v=oRQB2YXUxvY

Los motivos de MacKay:

Empezó a ver que los medios de comunicación plasmaban la creciente preocupación social sobre la ecología, el efecto invernadero y la falta de energía. Y se dio cuenta de que se estaban planteando el tema de modo erróneo. Por ejemplo, cuenta que se insistía muchísimo con desenchufar el cargador del móvil cuando éste ya está cargado. El mantra es “cada poco que hagas ayuda”. El error de cálculo, según MacKay, es que si todos hacemos “un poco”, entre todos, conseguiremos muchos “pocos”, pero no arreglaremos el problema. Este hombre se puso con gran paciencia, a medir el gasto energético que hacían los cacharros en su casa. Y llegó a la conclusión de que, por ejemplo, es mucho más rentable apagar la impresora y ponerse un suéter cuando hace frío, que desenchufar el cargador del móvil. Cuando no está cargando, el cargador del móvil consume tan poco, que de tenerlo siempre controlado y desenchufado, la energía que ahorraríamos al año sería la equivalente de evitar un baño caliente. En suma, a este hombre le pasó lo mismo que a mí: vio que se estaba vendiendo mucha información contradictoria. A la gente le dicen “si todos hacemos un poco, juntos haremos mucho”. Pero según MacKay, el razonamiento es erróneo, porque ese mucho que ahorremos entre todos seguirá siendo poco en comparación con el inmenso “mucho” que consumimos.

Me voy a permitir el lujo de citar directamente a MacKay, de la página 114 del libro (en inglés aquí: http://www.inference.phy.cam.ac.uk/withouthotair/c19/page_114.shtml).
En azul el extracto del libro:

No os hagáis ilusiones. Para conseguir nuestro objetivo de abandonar los combustibles fósiles, las reducciones en la demanda (de energía) y aumentos en el suministro deben ser grandes. No os dejéis distraer por el mito de que “cada poquito ayuda”. Si todo el mundo hace un poquito, conseguiremos sólo un poquito. Tenemos que hacer mucho. Lo que hace falta son cambios grandes en demanda y suministro.

“Pero seguro que si 60 millones de personas hacen todas ellas un poquito, sumado será mucho, ¿no?”

No. Esta máquina de multiplicar “si todo el mundo”es sólo una forma de hacer que algo pequeño suene grande. La máquina de multiplicar “si todo el mundo” saca frases inspiradoras como “si todo el mundo hiciera X, eso facilitaría energía/agua/gas para hacer Y”, donde Y suena impresionante. ¿Es una sopresa que Y suene tan grande? Por supuesto que no. Conseguimos Y multiplicando X por el número de personas implicadas ¡60 millones o así! Aquí hay un ejemplo del Programa para una economía verde (por lo demás de redacción bastante directa) del Partido Conservador:

“El cargador de móvil suele tener una media… de 1 W de consumo, pero si cada uno de los 25 millones de cargadores de móvil de país se quedaran enchufados y encendidos consumirían suficiente eleectricidad (219 Gwh) para dar energía a 66.000 hogares un año”.

¿66.000? ¡Uauh, eso es un montón de hogares! ¡Apagad los cargadores! 66.000 suena como si fuera mucho, pero lo razonable es compararlo con el número total de hogares que imaginamos participando en esta gesta de conservación, a saber, 25 millones de hogares. 66.000 es sólo un cuarto de un uno por ciento de 25 millones. así que aunque la frase citada anteriormente es cierta, creo que una forma más tranquila de expresarlo es:

Si dejas el cargador del teléfono móvil enchufado, éste usa un cuarto de un uno por ciento de la electricidad de tu hogar. (Nota de Natsu: el 0,25 %).

¿Y si todo el mundo lo hace?

Si todo el mundo deja conectado su cargador del teléfono móvil enchufado, esos cargadores gastarán un cuarto de un uno por ciento de la electricidad de sus hogares. (NdN: sigue siendo un miserable 0,25 %, lo siento).

Qué bien se expresa este hombre, ¿eh? Espero que haya quedado claro. No es que el Sr. MacKay ni yo os estemos dando vía libre para dejar encendido el cargador, desenchufadlo aunque sea por no perder la costumbre de apagar los electrodomésticos cuando no se usan. Lo que está diciendo este señor, es que si queremos sustituir los combustibles fósiles, hacen falta cambios drásticos. Y que si vamos a reducir el consumo energético, no podemos centrarnos ni agobiar a la gente con cambios que son nimios o no solucionarán el problema, para que se den una palmadita en la espalda por desenchufar el cargador y se olvidan del tema. Y si vamos a producir más energía que no venga de combustibles fósiles ni uranio, vamos a tener que producir mucha, mucha, mucha. Y MacKay nos recuerda que cuando intentemos ahorrar energía y producir más, que lo hagamos bien, que echemos las cuentas, y que hagamos cosas que de verdad tengan impacto.

Entonces, ¿qué hace el Sr. MacKay en su libro? Pues básicamente, echar cuentas sobre lo que gastamos en energía, lo que podemos producir con renovables/sostenibles, y lo que podemos ahorrar con el consumo que tenemos. Parece una tontería, pero es tan simple como:

  1. ¿Cuánta energía gastamos? Tanta. Utiliza en general medidas de población mundial, y suele basarse en la población del Reino Unido, pero deja las cifras bien claras y redondas para que sean extrapolables a otros países o a la población mundial.
  2. Considerando lo que gastamos, ¿cuánta energía tenemos que producir con renovables? Tanta.
  3. Considerando lo que gastamos, ¿qué podemos hacer para ahorrar energía? Por ejemplo, hay muchas cosas que se pueden hacer para ahorrar energía, que son más eficientes que desenchufar el cargador del móvil (desenchúfalo de todas formas, mucho ojo), pero por ejemplo, él sugiere otras opciones que ha calculado son más rentables.3. A. Bajar la calefacción un grado y ponerse otro suéter (pulóver en Sudamérica). Ahorra muchísimo.3. B. Apagar la impresora cuando no imprime. MacKay pone una lista de trastos que hacen muchísimo gasto en standby, mientras que otros no gastan casi nada cuando están en standby o enchufados. De nada sirve desenchufar el cargador del mp3, cuando te está gastando el cuádruple la impresora, o si vas por casa en mangas de camisa cuando nieva fuera.
  4. A la hora de producir, según este hombre, resulta que SÍ, es posible vivir de las renovables. Pero no bastan los esfuerzos “de cara al público” que están haciendo ahora nuestros políticos. Para producir energía renovable que sustituya al petróleo y el carbón, hay que construir placas solares en zonas que se miden por millones de kilómetros cuadrados. Millones.
  5. Conclusión: si queremos arreglar el problema antes de que sea tarde, no hay que ponerse a construir dentro de 20 años. Hay que ponerse a construir YA. Ahora. De hecho, debimos empezar hace años…

Otra conclusión muy importante a la que llega el Sr. MacKay es una advertencia. Nos advierte de que cualquier plan que tengamos o que apoyemos en nuestros políticos, debe ser un plan “en el que cuadren las cuentas”. O sea, que cuando un político nos prometa el oro, el moro y el toro, y que con él la contaminación va a desaparecer porque ellos van a invertir tantospocientosmil euros/pesos/dólares/lo que sea en renovables… Es importante leer el plan y asegurarse, como dice MacKay, de que las cuentas cuadran. Hacen falta muuuuuchos molinos y muuuuuuchas placas fotovoltaicas para sustituir nuestro consumo energético. Por lo tanto, cualquier gran mega proyecto que nos ofrezcan nuestros políticos (o los organizadores del Proyecto Venus), tenemos que revisarlo punto por punto para saber si realmente se va a producir energía como para que haya un cambio real, o si pese a los grandes números (“una inversión de tantos millones de euros en un plazo de tantos años”), va a resultar que, pese a todo, seguiremos dependiendo del petróleo y del carbón. Porque puede que nos digan que van a hacer un gran, grandísimo parque solar de, pongamos, el tamaño de diez estadios de fútbol, y nosotros pensemos “oh, bueno, eso es muchísimo espacio, nuestros gobernantes están trabajando en ello”. Pero resulta que, por ejemplo, para cubrir la demanda energética de Reino Unido (60 millones de personas) con placas solares de alto rendimiento, haría falta una zona cuadrada de 145×145 kms cubierta completamente de placas solares (de alto rendimiento, repito). Eso son 21.025 kilómetros cuadrados de superficie. España tiene aproximadamente unos 45 millones de habitantes, así que a la cuenta de la vieja, con una regla de tres, la superficie que hay que empedrar con placas solares (en pleno desierto, donde apenas llueva o el cielo esté cubierto tan sólo cinco o seis días al año), sería de 15.768,75 kilómetros cuadrados. Lo que equivale a 15.768.750 m2. QUINCE MILLONES de metros cuadrados, o para que nos entendamos y en plan periodista de hoy en día, para quienes el “estadio de fútbol” es una medida oficial, hablamos de 2.208.508 de veces la superficie de juego del Camp Nou (más grande que Córdoba, la provincia donde vivo). Por eso, cuando nuestros medios de comunicación intenten “vendernos” el último plan de energías renovables o de suficiencia energética del gobierno, o de cierto partido político, hay que asegurarse de que el plan que intentan “vendernos” sea un plan, como dice MacKay, en el que cuadren las cuentas. Y poner placas solares en el equivalente a “cien estadios de fútbol”, como veréis, es algo, pero no se acerca ni de lejos a lo que hace falta.

Veréis que, si queremos que cuadren las cuentas, vamos a tener que invertir muuuucho en renovables, Investigación y Desarrollo (I+D), y desde antesdeayer. Y nada de esto se está haciendo, o no con la intensidad, el ímpetu ni el apoyo estatal y económico necesarios. Quizás, en parte, porque la sociedad no sabe lo que se juega, y tampoco es consciente del cambio tan drástico que se necesita.

Lo verdaderamente triste, es que si queremos potenciar este cambio de producción de energía, entre todos podemos conseguirlo, y no se está haciendo. Y no me refiero a la parte de ahorrar, en la que la gente está dispuesta a colaborar, sino a las altas esferas que deberían estar gestionando el problema desde hace años, y no se les ve ni intentarlo. Por supuesto, producir nuestra propia energía con renovables requeriría una inmensa inversión, durante años, si no décadas, y en fuentes renovables distintas (yo he sacado el ejemplo de la energía solar, pero el libro trata todas: eólica, geotérmica, posible fusión nuclear, etc). También habría que potenciar la investigación para mejorar las fuentes de energía que ya tenemos, y la eficiencia en su uso.

En cuanto al desarrollo de nuevas fuentes de energía, la fusión nuclear ahora mismo se está investigando, y de funcionar, solucionaría la necesidad de energía de la humanidad un mínimo de unos 1000 años, y sin residuos radiactivos tan graves como los que producen los generadores de fisión (los actuales, vaya). Os preguntaréis, ¿estamos investigando al respecto? Pues sí, en Francia ahora mismo están construyendo un generador de fusión experimental, el ITER (página oficial http://www.iter.org/default.aspx). Este megaproyecto lo estamos pagando entre varios países (la Unión Europea, Estados Unidos, Japón, China, Corea, e India, de momento), y costará unos 10 millardos de euros (millardo=mil millones, un billion inglés). Así a simple vista, suena muy caro. Mil millones de euros al año en unos diez años en que durará la construcción, ahí es nada. Pero si luego leéis noticias como ésta:

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/10/31/espana/1257025522.html

¿Cuatro mil millones de euros en diez años, sólo en corrupción política? Y eso sólo según el informe de la Fiscalía Anticorrupción y Tribunales de Justicia, o sea, eso ha sido sólo lo que se ha averiguado, a saber qué es lo que la justicia no ha encontrado.

¿Cuánto conseguiríamos de ser una sociedad con más sentido crítico, que castigara la corrupción de sus dirigentes? ¿Cuánto más justa sería la sociedad si supiéramos, entre todos, poner en su sitio a quienes la dirigen? Hay un megaproyecto internacional que podría salvar a la humanidad de la carestía energética y el desastre ecológico. Y sólo tenemos uno en Francia, entre muchos países, porque es caro. Pero resulta que, sólo en robos de políticos, hemos gastado en 10 años, en este país, un 40% de lo que cuesta ese megaproyecto que podría salvar a la humanidad. Que, de funcionar, nos liberaría del petróleo y nos daría la independencia energética. Si España, que no es un país precisamente rico, ha podido perder en 10 años 4.000 millones de euros sólo en corruptelas, ¿qué no podrían conseguir todos esos países juntos, si de verdad destinaran sus recursos a investigación sobre nuevas energías? Viendo las cifras de presupuestos generales de todos los países implicados, llegamos a la conclusión de que 1000 millones de euros al año en diez años, no es más que calderilla. Estamos hablando del principal problema económico, ecológico y social al que se enfrenta la humanidad, y al que se enfrentará de aquí a treinta años, y no estamos invirtiendo más que calderilla en solucionarlo. En España, hemos perdido más dinero en los robos de nuestros políticos, que la parte proporcional que hemos invertido en el ITER.

Para cambiar la sociedad, necesitamos un cambio de mentalidad. Y volviendo a las sociedades utópicas, permitidme recordároslo de nuevo: ninguna sociedad que intente ser ideal se sostendrá sin el sentido crítico y de la ética de sus habitantes. Ahora mismo nuestros gobernantes, los gobernantes de todos esos países que he mencionado, se gastan nuestro dinero en ayudas a bancos, en guerras, en crear puestos de trabajo para sus familiares, y no en solucionar nuestros problemas. Sólo cuando seamos capaces de investigar, seguir los actos de nuestros dirigentes, y castigarles en las elecciones (con permiso de los chinos, que por desgracia no pueden) por su incompetencia, sólo cuando escojamos a políticos competentes y honrados, independientemente de su afiliación política, de su carisma o de su simpatía, independientemente de que nos caigan bien o mal… Sólo entonces podremos conseguir una sociedad más justa. Pueden intentar miles de gurús con las mejores intenciones crear una sociedad perfecta, que nunca lo será si sus habitantes miran a otro lado cuando los dirigentes derrochan la riqueza común en lugar de invertirla en sus propias necesidades. De nuevo, si queremos una sociedad mejor, tenemos que desarrollar el sentido crítico para detectar lo que funciona y lo que no, lo que necesitamos, lo que necesitamos urgentemente, lo que nos va a costar años conseguir, y si nuestros dirigentes están trabajando en ello, o se están dedicando a robarnos. En suma, sólo una sociedad bien educada, culta, con sentido crítico y dispuesta a juzgar a su clase política con firmeza, puede conseguir las más altas cotas de eficiencia y justicia. La mayor parte de los seres humanos viven en la pobreza y bajo gobiernos dictatoriales, y no pueden escoger a sus gobernantes. Pero los que sí podemos, tenemos la obligación de tomarnos esa elección como un deber ético: hacia el resto de la humanidad, hacia nuestros descendientes, y hacia nosotros mismos.

Un abrazo a todos,

Natsu

Safe Creative #0911024813173

12 octubre 2009

Los movimientos utópicos… O por qué no terminan de cuajar, por mucho que lo intentemos.

Filed under: Ética y moral,Utopías — natsufan @ 23:13

Hola a todos, estoy de vuelta. Pelín triste, porque mañana hay que volver al trabajo, pero mirándolo con perspectiva, tengo mucha suerte porque a) tengo trabajo, y en mi país hay gente que no; b) vivo en una de las zonas más prósperas del planeta; c) tengo agua corriente y conexión a internet, entre otros muchos lujos. Así que, si bien es lógico estar molesta porque mis vacaciones se hayan acabado, (edit: acabaron hace casi dos meses, he tardado en terminar esto ;-) ) ¡qué demonios! Visto en perspectiva, no tengo motivos para quejarme.

Decía que como más de uno había preguntado por mi opinión sobre el Proyecto Venus, ahora me iba a centrar en los movimientos utópicos.

Para empezar vayámonos al diccionario de la RAE, a ver qué nos cuentan:

Utopía:

utopía o utopia.

(Del gr. οὐ, no, y τόπος, lugar: lugar que no existe).

  1. f. Plan, proyecto, doctrina o sistema optimista que aparece como irrealizable en el momento de su formulación.

Vaya, no son muy optimistas estos Académicos. Claro que la etimología no ayuda mucho.

En la wikipedia, a ver qué nos cuentan.

Utopia is a name for an ideal community or society, taken from the title of a book written in 1516 by Sir Thomas More describing a fictional island in the Atlantic Ocean, possessing a seemingly perfect sociopoliticolegal system. The term has been used to describe both intentional communities that attempted to create an ideal society, and fictional societies portrayed in literature. “Utopia” is sometimes used pejoratively, in reference to an unrealistic ideal that is impossible to achieve. It has spawned other concepts, most prominently dystopia.

The word comes from Greek: οὐ, “not”, and τόπος, “place”, indicating that More was utilizing the concept as allegory and did not consider such an ideal place to be realistically possible. The homophone Eutopia, derived from the Greek εὖ, “good” or “well”, and τόπος, “place”, signifies a double meaning that was almost certainly intended. Despite this, most modern usage of the term “Utopia” assumes the latter meaning, that of a place of perfection rather than nonexistence.

Traducción: Utopía es un nombre que se da a una comunidad o sociedad ideal. Viene del título de un libro escrito en 1.516 por Sir Tomás Moro, que describe una isla ficticia en el océano Atlántico, que poseía un sistema socio-político-legal aparentemente perfecto. El término ha sido utilizado para describir tanto a comunidades creadas intencionalmente que intentaron crear una sociedad ideal, como a sociedades ficticias representadas en literatura. “Utopía” es a veces utilizado como un término peyorativo, en referencia a un ideal nada realista que es imposible de conseguir. El término a engendrado otros conceptos, el más prominente el de distopia (Nota de Natsu: es su antónimo, lo de 1984, por ejemplo, es una sociedad distópica).

La palabra viene del griego antiguo: “ou” “no” y “tópos”, “lugar”, lo que indica que Moro estaba utilizando el concepto como alegoría y no consideraba que un lugar tan ideal fuera posible en la realidad. El homófono eutopia (Nota de Natsu: homófono en inglés, en que Utopia y Eutopia suenan igual), derivado del griego “eu”, “bueno” o “bien”, y “tópos”, “lugar”, tiene un doble significado que es casi seguro que fuera intencional. Pese a esto, la mayor parte del uso del término “Utopía” asume el segundo significado, el de un lugar de perfección más que no existente”.

Si bien el origen del término está en la Utopía de Tomás Moro, y en su libro homónimo, el concepto es muy anterior. Así a bote pronto, el primero que recuerdo es la descripción de la Atlántida de Platón, que también presentó la sociedad que él creía utópica, y que a mí me pareció bastante avanzada porque ponía a las mujeres en igual situación que los hombres. Hablamos de varios siglos antes de Cristo. Pero planteémonos seriamente los conceptos:

1º. Lugar/sociedad ideal.

2º. Lugar/sociedad imposible.

3º. Lugar/sociedad TAN ideal que es imposible de alcanzar.

Para Platón, por ejemplo, la sociedad ideal era alcanzable. Para Tomás Moro, el que creó el término, la sociedad ideal era una alegoría y era por tanto imposible de alcanzar (no en vano la llamó “el no-lugar”). Pero entonces, ¿se puede llegar a una sociedad “ideal”? ¿Se puede llegar a alcanzar la sociedad “perfecta”? ¿Y qué ha pasado con quienes han intentado crear tales sociedades?

Bueno, lo primero que hay que hacer es empezar por las definiciones. Una sociedad “ideal”, “perfecta” o “en la que impere el bien” tendrá que partir de una base… por ejemplo, de qué es el concepto del bien y qué es lo “ideal”. Y aquí empiezan los problemas con las utopías, y el principal motivo de que en la mayor parte de los casos sean imposibles. Pongamos que yo opino que lo más importante, el culmen del bien, es el desarrollo máximo del potencial del ser humano, y la vida humana lo más importante. En mi sociedad utópica, entonces, nadie fumaría, y por lo tanto no habría tabaco disponible. Pero pongamos que otra persona opina que lo más importante es el desarrollo de la voluntad humana, de su libertad y su libre albedrío (siempre que no choque con la de otro), y esta persona por lo tanto, opina que un ser humano está en su perfecto derecho de fumar como un carretero y pincharse heroína. Pues ahí ya tenemos un problema de concepto. El primer problema que plantea el intento de creación de una sociedad utópica, es que para que funcione, todo el mundo tiene que estar de acuerdo en qué es el bien, qué es el mal, qué es tolerable y qué no.

Primera necesidad: crear un marco ético común, unos valores éticos universales en los que la humanidad pueda ponerse de acuerdo. No se pueden crear utopías ni unir a la raza humana sin tener claro y definido qué es lo correcto, lo ético, el bien y el mal. Y semejante marco ético debe estar basado en la razón y en la lógica, y potenciar por supuesto el valor de la vida humana y del desarrollo vital de cada persona. E incluso un marco ético así, tendría que tener la posibilidad de cambiar con los años, según van surgiendo nuevas necesidades. Por ejemplo, antes de que existieran anticonceptivos, el sexo se controlaba. ¿Por qué? Bueno, porque las enfermedades venéreas podían causar la muerte, las mujeres morían de sobreparto, y el sexo siempre llevaba a embarazos, que de no producirse en el seno de una familia, podían dar lugar a desgracias y sufrimiento. No se prohibía el sexo por gusto de fastidiar, se prohibía por una serie de motivos perfectamente razonables. ¿Surgen anticonceptivos perfectamente fiables? La prohibición desaparece porque deja de tener sentido. A esto me refiero cuando hablo de que un sistema ético tiene que basarse en la razón. Hay leyes que tienen sentido en algunas zonas (como no comer cerdo en el desierto, donde la posibilidad de morir de triquinosis es altísima), pero no en otras. Otras, tenían sentido en el pasado, como el control sobre el sexo, y ahora están obsoletas.

Por esto, si alguna vez tenemos que discutir una norma social o una ley, en lugar de ponernos en plan cerril y decir “esto hay que cumplirlo porque siempre ha sido así” o “a mí nadie me impone nada porque esto es coartar mi libertad”, lo primero que hay preguntarse es, ¿por qué existe esta norma? ¿Por qué existe esta ley? ¿Cuál es su objetivo? ¿Qué pretende conseguir, qué pretende proteger? De nuevo volvamos a la prohibición y control del sexo que se encuentra en tantas religiones. ¿Tenía un sentido? Sí, no se impuso por fastidiar, sino poque protegía a las personas. ¿Tiene sentido hoy en día? No, aunque algunos creyentes fanáticos que nunca se han parado a pensar en el origen de la norma se nieguen a admitirlo. Sin embargo, también hoy en día, si una persona que padece SIDA se dedica a mantener relaciones sexuales sin preservativo, se la puede juzgar por atentado contra la salud pública, porque lo que está haciendo causa daño a la sociedad. Esto es fácil de entender, pero ¿qué pasa si la norma que se pone en duda ya nos es más cercana? ¿Si es una norma que todos nosotros, que nos creemos totalmente abiertos de mente y modernos, consideramos que es totalmente tabú? Pongamos otro ejemplo.

La norma: no puedes tener hijos con tus hermanos o familiares directos, y deberías evitar tenerlos con tus primos. Preguntémonos, ¿por qué existe esta norma? ¿Cuál es el motivo por el que surgió, y además en casi todas las culturas del mundo, con escasísimas excepciones? Respuesta: porque la endogamia provoca defectos genéticos, y por lo tanto, los hijos de una pareja así pueden nacer con enfermedades o deformidades. ¿Sigue siendo razonable hoy en día esta norma? Sí, puesto que al contrario que con el sexo libre, el peligro que la norma pretendía evitar sigue existiendo. Planteémonos ahora los pocos casos en que dos hermanos, separados al nacer, que no sabían que lo son, se han conocido, se han enamorado y se han casado (o ido a vivir juntos si la ley no les permite casarse). ¿Qué se puede hacer? Porque hay países donde esta situación es ilegal. Pues lo ideal desde el punto de vista de la salud pública, es que o adopten hijos, o los tengan mediante inseminación artificial para minimizar la posibilidad de pasar graves enfermedades a la base genética de la humanidad. ¿Es necesario castigarles o encarcelarles porque han tenido la mala suerte de enamorarse siendo adultos, si la relación es voluntaria? Realmente, no lo es: la norma que prohíbe el incesto está para proteger la base genética de la humanidad, no para separar a parejas con mala suerte. ¿Os resulta chocante que diga que dos hermanos pueden ser pareja siempre que sean extremadamente cuidadosos a la hora de tener hijos? Pues tenemos que empezar a darnos cuenta de lo difícil que es, a veces, ser abierto de mente. De los prejuicios que hay que desafiar, y de lo difícil que esto puede llegar a ser a veces.

Para crear un marco ético común a toda la humanidad, de nuevo, tenemos que ponernos de acuerdo, en base a la razón, las necesidades del ser humano (lo que incluye las del planeta) y el pragmatismo. Y para ello, hay que desterrar preconcepciones, orgullos religiosos y patrios, y conceptos de moralidad que no pasen el filtro del pragmatismo. Y ello requiere, principalmente, de mentes abiertas, y de evitar el fanatismo. No podemos crear una sociedad utópica, un mundo unido, si uno se empeña en que es una ofensa capital que el vecino se beba una cerveza, o que la mujer del vecino lleve el pelo suelto, o que la hija del vecino use anticonceptivos. Para empezar a dirigirnos a una sociedad utópica mundial, tenemos que ponernos de acuerdo. Y para ponernos de acuerdo, tenemos que dejar nuestros sentimientos en la puerta, preguntarnos el por qué de las cosas, y buscar una solución lógica y pragmática.

Al respecto de esto viene al caso una magnífica película que acabo de ver en el cine y que me ha encantado, en buena parte porque el mensaje que contiene es el mismo que llevo yo intentando transmitir desde que hice mi primer artículo sobre Zeitgeist contrastado: lo peligroso no es la creencia, lo peligroso es el fanatismo. La película de la que hablo es Ágora, de Alejandro Amenábar. Es un director del que he visto casi todas sus películas (Tesis, Abre los ojos, Los otros y ahora, Ágora), y que siempre me ha gustado mucho. Pero éste es, en mi opinión, su mejor largometraje hasta la fecha.

Ágora está basada en hechos reales, y narra parte de la vida de la filósofa, matemática y astrónoma Hipatia de Alejandría, en tiempos de cambio en los que el Imperio Romano estaba en decadencia (se dividió en dos en vida de la filósofa), y distintas concepciones del mundo se enfrentaban, al tiempo que, debilitado el poder central Imperial, gentes sin escrúpulos trataban de hacerse con parcelas de poder en las provincias. Hipatia es un personaje histórico que siempre me había llamado la atención. Un personaje también injustamente olvidado, así que me alegré mucho de saber que un director bastante bueno iba a hacer una película sobre ella.

Parte del interés que tiene la película es que la mayor parte de los personajes cree firmemente estar haciendo lo correcto. Los cristianos, por ejemplo, están luchando por su ideal de utopía. Los filósofos paganos, por el suyo. De todos los bandos se ven actos nobles y actos despreciables. Y los actos despreciables van impulsados por el fanatismo. De hecho, en muchos casos se ve a gente inculta que muestra las mejores intenciones, pero controlada por personas con sed de poder que utilizan un ideal en principio noble para conseguir sus objetivos. Si os dais cuenta, de este peligro llevo avisando en muchas entradas: cuántas veces me he quejado de que algunos creían las afirmaciones de Zeitgeist sin pensar, pese a que tras dichas afirmaciones, además de ser falsas la inmensa mayoría de ellas, había negadores del holocausto o políticos de ultraderecha. En esta película, se ve cómo se manipula a personas que de base, no te presentan como malvadas, sino sencillamente fanatizadas. Y te muestran como, a su manera, todos luchan por su mundo utópico.

La película me ha parecido maravillosa, y por supuesto la recomiendo a todo el mundo. Se están diciendo varias mentiras sobre ella, y querría aclararlas para quienes no la hayan visto:

1º. Hay quien dice que la película es un alegato contra las religiones, y más en concreto contra el cristianismo. Esto no es cierto, en absoluto. El director dijo que la película no es contra la religión sino contra el fanatismo, y es exactamente eso. No se critica la creencia, sino el fanatismo, y la incapacidad para dudar, para plantearse que una creencia pueda tener fallos o errores, el arrojarse en manos de la fe y desconectar el cerebro en todo lo que concierna a ella. Recomiendo a todo el mundo que la vea, ya sea cristiano, ateo o agnóstico. Amenábar les reparte a todos (cristianos, paganos, judíos), reconoce parte buena y parte mala de todos, y hasta se intuye una crítica al radicalismo científico.

Pero dejaré la película aquí (seguiré hablando sobre ella al final de la entrada*), y nosotros mientras tanto, volvamos al mensaje… contra el fanatismo.

El fanatismo es, con diferencia, lo que hace más peligroso a un ser humano. Ha sido siempre el fanatismo, la creencia ciega en un ideal, lo que ha provocado las más grandes masacres de la Historia. No la creencia, mucho ojo, sino la creencia ciega, la creencia fanática. Y esto ha ocurrido con ideales religiosos y espirituales, tanto como con ideales ateos. El culto al líder de los comunistas en la URSS o en Corea del Norte son ejemplos de cultos fanáticos ateos. De nuevo vuelvo a incidir en que lo grave no es el ideal que se persiga o en que se crea, sino el fanatismo con que se sigue la creencia.

¿Podemos eliminar de la faz de la tierra las creencias? No, las creencias son sentimientos, y mientras haya personas, habrá creencias. ¿Podemos eliminar el fanatismo y las creencias ciegas? Sí, rotundamente. Y si eliminamos el fanatismo asociado a cualquier ideal, creedme que habremos extirpado de raíz la mayor parte de los problemas de la humanidad.

Lo contrario del fanatismo es el sentido crítico, y la base del sentido crítico es la capacidad de abstracción.

Me explico: algunas personas, ya sean fanáticos religiosos o de pseudodocumentales de dudosa veracidad como Zeitgeist, sienten tanto que una idea es verdadera, que ellos mismos se asocian a esa idea. De tal forma que si alguien cuestiona, critica, o sencillamente señala puntos erróneos en sus creencias, estas personas lo toman como un ataque personal. El primer paso hacia el fanatismo es sentirte ofendido cuando se critica con palabras, incapaces de hacer daño real, aquéllo en lo que crees. Hay gente que siente un ataque a sus creencias (o a sus colores, o a su partido político, o a su equipo de fútbol) como un ataque hacia su persona. El sentimiento de odio o de furia que este ataque les produce, les impide ver la realidad como es, y es el primer paso hacia el fanatismo exacerbado, hacia el “todo lo que contradiga en lo que creo me ofende, todo lo que me ofende debe desaparecer”. Aquí es donde entra la capacidad de abstracción.

Según la RAE:

abstraer.

(Del lat. abstrahĕre).

1. tr. Separar por medio de una operación intelectual las cualidades de un objeto para considerarlas aisladamente o para considerar el mismo objeto en su pura esencia o noción.

La capacidad de abstracción es la capacidad que tiene todo ser humano, innata o entrenada (pero por lo general todos necesitamos entrenarla) de abstraerse (elevarse, separarse de, escapar de) sus necesidades, sus sentimientos, sus gustos, sus filias y sus fobias, y ver la realidad de forma objetiva, como es, no como cree que es. En general, muy poca gente tiene esta capacidad de base, casi todos (por no decir que todos) tenemos que aprenderla, en mayor o menor medida. Por esto, muchísima gente comete errores como los siguientes:

1º. Asociar gustos y antipatías a la realidad. Me gusta, luego es bueno. No me gusta, luego es malo.

MEEEC. Error. Algo puede gustarte y ser malo, dañino o peligroso. Te pueden gustar los donuts más que el brócoli, pero el brócoli es sano y los donuts no. Te puede gustar la cocaína, y desde luego que no es buena para ti. Te puede gustar El código da Vinci, pero eso no significa que sea buena literatura. Te puedes divertir más con los libros de Harry Potter que con El Señor de los Anillos, pero es indiscutible que El Señor de los Anillos tiene mejor calidad literaria que las novelas de Harry Potter. Entonces entraremos en ¿cómo podemos saber qué es lo bueno y qué es lo malo, qué es verdad y qué es mentira? Bueno, para eso tenemos unas técnicas de estudio, un método científico, un falsacionismo, y por ejemplo, una química que nos puede demostrar que el brócoli es incuestionablemente más sano que dos litros de absenta con coca-cola.

En suma: el primer error de sentido crítico, es la falta de capacidad de abstracción. Y el primer fallo de capacidad de abstracción que muestra toda persona, es la creencia de que “me gusta = bueno”, “no me gusta = malo”. Esto es peligrosísimo, especialmente cuando la gente lo aplica a la política. ¿Cuántos malos políticos han durado años en sus puestos por tener carisma y caer bien a la gente, y cuántos más competentes son denostados porque no son graciosos, o divertidos, o no caen simpáticos… o no se atienen a mi ideología? No distinguir entre lo que te gusta y lo que es bueno no es tan grave cuando escoges El código da Vinci frente a El nombre de la rosa. Pero es atrozmente grave cuando se aplica a la hora de escoger la papeleta que pones en la urna.

Mucho ojo: no estoy diciendo que sea malo que te gusten cosas malas. Zámpate un bote de leche condensada entero y no una ensalada si ése es tu deseo, y así que lo disfrutes, pero por favor, no pienses que porque te gusta es bueno, cuando lleva 333 calorías por 100 gramos y es pura grasa con azúcar. No pasa nada si te gusta algo de mala calidad. Si te ríes con las películas de Jim Carrey, ríete a gusto, pero reconoce que son malas. Si te parece que Guerra y Paz es menos divertida que Aquí llega Condemor, en tu derecho estás. Pero reconoce que Guerra y Paz es una obra maestra, y la otra es un producto costroso de cine palomitero. Lo peligroso no es que te guste algo malo, lo peligroso es que porque te gusta, te niegues a reconocer que es malo. Lo peligroso no es que te disguste algo bueno, lo peligroso es que te niegues a reconocer que algo es bueno porque te disgusta.

2º. Asociar el estado de ánimo a la realidad. Me siento bien, luego todo es bueno. Me siento mal, luego todo es malo. Ésta es una versión de lo anterior, pero es tan común en las relaciones interpersonales, que creo necesario hacerle una sección aparte. Hay muchísima gente que piensa de esta manera:

2-A. Cuando tienen pareja: El mundo es maravilloso y color de rosa, los pájaros trinan en un cielo siempre azul, no hay lluvia ni fango ni dolor ni sufrimiento ni muerte ni falta el dinero.

2-B. Cuando han cortado con la pareja o se sienten solos tras cierto tiempo: el mundo es un valle de lágrimas, negro abismo, marrón mierda y rojo sangre, los buitres te acechan desde un tormentoso cielo que enfanga el suelo que pisas, la vida es dolor, luchas por llegar a fin de mes y luego te mueres.

Esta forma de pensar es peligrosísima también. El mundo, damas y caballeros, tiene cosas buenas y cosas malas… tengas pareja o no, caramba. Con tu novia o sin tu novio, el sol sale y se pone, los pájaros trinan, los buitres acechan, el sueldo llega (más o menos), las facturas hay que pagarlas, la gente nace y muere. Independientemente de que estés deprimido o estés en un estado de felicidad exaltado. Entiendo que los estados serios de depresión o euforia son más fuertes que los simples momentos en que algo “me gusta” o “no me gusta”, pero eso no cambia el hecho de que tu estado de ánimo no describe el mundo. El mundo es como es, y tú estás deprimido. El mundo es como es, y tú estás eufórica. Y el mundo sigue girando, y es como es, no como tú sientes que es.

Cuando entramos en un tema más profundo, como es el de los sentimientos, el peligro de la falta de sentido crítico es más grave todavía. Porque, ¿cuánta gente tras una ruptura, acaba fanatizada? Muchos, tras romper con sus parejas, acaban diciendo que “los hombres son todos unos cabrones” y “las mujeres son todas putas”. Bueno, pues de nuevo, esto no es cierto. Hay buenas y malas personas en ambos sexos, y que tú hayas tenido problemas con tu pareja, no significa que tengas que pagarlos con el resto de la humanidad. Del mismo modo que si alguna vez te atracó un gitano/negro/musulmán/inmigrante/rubio/policía/mujer/niño, no es para meter a todos los miembros de ese colectivo en el mismo saco. Sabemos que el atraco te asustó y te afectó, y si sufriste un ataque físico, con más razón estarás asustado y furioso. Pero tienes que abstraerte, elevarte, subir por encima de tu situación, para ver el mundo en perspectiva… aunque te cueste. Porque si no, no actuarás en consonancia con la realidad.

3º. Creer que el mundo gira alrededor de tus pelotas, y ser incapaz de ver el punto de vista del otro.

Pelotas ovariales o testiculares, hay quienes actúan como si las suyas fueran el centro del universo. Es bien cierto que desde el punto de vista de nuestra conciencia, en tanto que estamos vivos, lo principal somos nosotros. Pero vivimos en el mundo, y para sobrevivir y medrar en él tenemos que conocerlo tal y como es. Y también vivimos con otras personas, y tenemos, de vez en cuando, que ponernos en su lugar, que comprenderlas y entenderlas. La capacidad de empatizar, de sentir el sufrimiento o la dicha ajena, y también la capacidad de ponerse en el lugar del otro, de ver las cosas desde otro punto de vista, es una capacidad que nos aleja a todos del fanatismo. En concreto, el fanatismo al respecto de las creencias sufriría lo suyo si todos, ateos, agnósticos y creyentes, fuéramos capaces de ponernos en el lugar del otro. Vamos a hacer otro ejercicio de perspectiva, y vamos a intentar pensar como si fuéramos otra persona, y además en algo importante como es la visión del universo.

Por ejemplo, yo soy agnóstica. No me parece evidente que haya ningún creador del universo tal y como lo conocemos, ni me parece tampoco evidente que no lo haya. Los ateos están seguros que no hay ningún creador ni ser sobrenatural, y los creyentes creen en uno o varios de estos seres sobrenaturales, porque sienten que es lo correcto (cada uno tiene esta visión del universo a su manera). Pues yo, de vez en cuando, intento ponerme en los pies del ateo “¿Y si yo estuviera totalmente segura de que no hay nada más que el aquí y el ahora?”, y ver el mundo desde ese punto de vista. A veces, me intento poner en los pies de un creyente, “¿y si mi alma fuera inmortal y de verdad hubiera posibilidad de seguir consciente tras la muerte?” Es un simple ejercicio de cambio de perspectiva. Hacer esto me ayuda a entender las posturas de otras personas… y también me hace ver las cosas de otra manera. Si me pongo en los pies del ateo, consigo impulso, porque cada minuto cuenta, cada hora, cada segundo, cada momento… cada crueldad o injusticia que se sufre en cada lugar del mundo, cada vida perdida, cada enfermedad no curada, cada libro quemado es una pérdida irreparable. Hay un impulso y una fuerza en el ateísmo, y una enorme belleza en ver y valorar la existencia y la voluntad humana per se, tal y como la vamos a ver en este mundo. Por el contrario, si me pongo en los pies del creyente, la vida es más tranquila, el universo más amable, pueden existir segundas oportunidades. El peso del dolor y del miedo se hacen más llevaderos, y la vida se ve con otra perspectiva… los objetivos a corto plazo son menos importantes, la furia y la angustia por objetivos no cumplidos, por deseos no conseguidos, se calma notablemente… el reloj que marca el tiempo deja de ser una cuchilla. Ni qué decir tiene que como en el mundo en que vivimos tratamos con el universo sensible y las leyes de la física, lo de ponernos todos en el punto de vista ateo empieza a ser una necesidad, antes de que haya tensiones sociales al respecto (bueno, ya las hay en buena parte del mundo). Al menos, tenemos que entender que las leyes humanas, de momento y hasta aparición de nuevos universos y estados de la existencia (vaya usted a saber lo que es posible en las 11 dimensiones que postula la Teoría de cuerdas ;-)  ), se rigen desde el punto de vista del aquí y del ahora.

Me pregunto cuán mejor sería el mundo si todos hiciéramos el esfuerzo de intentar comprender las cosas desde el punto de vista del otro más a menudo. Si un ateo se planteara, ¿y si yo no estuviera seguro? Aunque yo no crea, ¿habrá alguna enseñanza válida en algún libro sagrado? Si un creyente se planteara, ¿si yo no creyera, esto que hago seguiría siendo lo correcto? ¿Y si me hubieran educado como budista y no como cristiano, qué cambiaría en mi vida? ¿Hay algo que pueda aprender del ateo, del zoroastrista, del agnóstico? ¿Puedo aprender algo de esta otra persona si me meto en su pellejo? Y claro está, no sólo en el caso de la fe o carencia de ella, sino también en todos los demás aspectos de la vida. Cuando en mi equipo de fútbol un jugador finge una falta y el árbitro pita penalti contra el equipo contrario, ¿qué pensaría yo si fuera hincha del equipo contrario? Mi jefe me ha amonestado por llegar tarde por cuarta vez, ¿de estar yo en su lugar, habría hecho lo mismo? O, por supuesto, lo más importante: cuando se descubre un escándalo de corrupción en mi partido político, ¿qué pensaría yo sinceramente si se hubiera descubierto del otro partido político al que odio? ¿Les perdono más las corruptelas a “los míos” que a los otros? Cuando en mi partido político alguien roba dinero que después de todo es mío y de mis compatriotas, ¿me sienta igual de mal que cuando roba el partido contrario?

Ponernos en el lugar de los demás nos permite juzgar con objetividad qué es lo correcto y qué no. Y nos ayuda, de nuevo, a abstraernos de nuestra pequeña, reducida realidad personal, y a ver el mundo desde otro punto de vista.

En suma: durante toda la Historia, los humanos llevamos soñando con una sociedad ideal, escribiendo sobre ella, elucubrando sobre ella, buscándola o tratando de construirla por la fuerza de las armas. Sin darnos cuenta de que ninguna sociedad utópica, por muy ideal que fuera de base, resistirá los conflictos internos o externos, si sus habitantes no se ponen de acuerdo. Puede en una gran democracia el mejor legislador decidir, con gran criterio, que la heroína mata y que no se vende en su país. A nada que algunos de sus habitantes decidan ejercer su derecho a envenenarse, ya estarán financiando a los narcotraficantes y jorobando la idea. Una sociedad utópica no puede empezar por un “la mía va a ser la mejor que sí de verdad que sí”, sino por ponernos de acuerdo en qué es lo correcto, llegar a conclusiones razonables… y en aprender todos a convivir unos con otros. Nunca habrá una sociedad ideal. Pero una sociedad en la que todos pudiéramos mirar por encima de nuestros intereses, tener claro lo correcto y lo incorrecto, y actuar en consecuencia, siempre será lo que más se acerque a la Utopía.

¿Y sabéis qué es lo más divertido de todo? Que en esto último, hasta coincido con el mensaje de Zeitgeist. Para que veáis… Como dice Rachel Weisz en Ágora, “es más los que nos une que lo que nos separa”. Y si no es así, debería.

Safe Creative #0910124675988

* De nuevo sobre Ágora:

2º. Hay quien dice que la película es un tostón, lenta y aburrida. Estoy totalmente en desacuerdo. La película tiene diálogos sobre filosofía y astronomía, pero a nada que sepas un poco sobre el modelo Ptolemaico, el modelo heliocéntrico y las leyes de Kepler (y las definiciones de elipse y círculo), las discusiones son interesantísimas y es fácil seguirlas, además de interesante.

Hay veces en las que una película intenta dar un “mensaje”, y el mensaje acaba destrozando la película, porque el director y los guionistas tratan al espectador como si fuera imbécil. O porque el mensaje resulta cursi. O porque se nota demasiado que el director ha escogido un bando y le resultan más amables unos personajes que otros. Un ejemplo sería Shrek 3, en que el “mensaje” te lo dan a martillazos en la cara, estropeando del todo la diversión que había en las dos primeras partes. Esta película no es así. Te narra los hechos desde todos los puntos de vista, se pone en la piel de todos los bandos, y en todos los bandos vemos bondad y maldad, luces y sombras. Eso sí, Amenábar critica principalmente, no a quien cree, sino a quien no se plantea cuestionar o interpretar sus creencias ni duda de ellas.

En el aspecto técnico, la película es magnífica. La ambientación es fabulosa, los decorados y el vestuario conseguidísimos. Si nos ponemos tiquismiquis, los legionarios romanos llevan parte de la indumentaria de la época de Augusto, en lugar de las primitivas cotas de mallas o armaduras de escamas que había en la época, en que Alejandría estaba más influida por Bizancio (actual Constantinopla) que por Roma. Pero eso es, ya puestos a ponernos tiquismiquis. Hipatia llegó a vivir 45 ó 60 años, y sin embargo Rachel Weisz no pasa de los 30 en la película, en fin, es cine y ya sabemos que las mujeres hermosas venden más ;-) Y el director se toma unas cuantas licencias históricas, (sobre todo al final), pero en general la película está magníficamente documentada, y los cambios que se han realizado se notan. Lo que no es rigurosamente histórico, ha sido cambiado aposta, no por error. Se ve que el director se ha documentado a conciencia.

En suma, vuelvo a recomendarla porque es una película que merece la pena ver en el cine, en pantalla grande. Es muy entretenida, bien rodada, bien actuada, y son dos horas que se pasan volando.

Blog de WordPress.com.