El diario cada vez menos privado de Natsu

12 octubre 2009

Zeitgeist contrastado (XXVI). Continuación de la historia de la Reserva Federal.

Anterior artículo.

Vuelta al índice.

.

Una vez ya sabemos cómo funciona un banco central, continuamos con el análisis de las afirmaciones que se hacen en Zeitgeist, the Movie.

¿Dónde estábamos?
Habíamos dejado al senador Aldrich que se dirigía a Washington con su carpeta bajo el brazo con el plan para un banco central privado que había diseñado en Jekyll Island… para presentarlo al Congreso…
Y lo mandaron a freír espárragos.

Repasemos el trasfondo del nacimiento de la Federal Reserve Act (“Ley sobre la Reserva Federal”):

Después del casi catastrófico desastre financiero de los dos pánicos bancarios de 1907… era obvio que se necesitaba una reforma de la banca. Los grupos que más deseaban la reforma eran los banqueros de Wall Street, los republicanos y los demócratas de los Estados del Este.
Cada uno por sus motivos, claros:
-Los banqueros querían un sistema de control para evitar las crisis financieras, sí… pero que a ellos no les controlara demasiado. Buscaban un banco central totalmente privado.
-Los republicanos (la mayoría de ellos) buscaban un sistema de control financiero que evitara las crisis financieras sin que el Estado tuviera que intervenir demasiado. Pero tenían que proponer algo que no los ligara demasiado a la impopular banca de Wall Street, a la que el pueblo acusaba (no sin razón) de ser la causante de los pánicos de 1907. Tenían la propuesta de Aldrich, un banco central cuasiprivado.
-Los demócratas del Este querían un sistema de control financiero que evitara las crisis financieras pero controladito por el Estado, a la europea de entonces… un banco central cuasipúblico.
-Algunos republicanos libertarios, como McFadden (al que mencionan en Zeitgeist) y los demócratas del Sur y del Oeste (agrarios), no querían saber de nada que tuviera que ver con Wall Street. Se oponían a un banco central centralizado, esto es, en manos de unos pocos. Los republicanos radicales como McFadden temían la avaricia de “la mafia de Wall Street”, y los demócratas agrarios se temían que un banco centralizado en unas pocas manos, sólo concediera préstamos a las grandes industrias del Norte y el Este, dejando desamparados a sus votantes agrícolas, que necesitaban de los préstamos bancarios para salir adelante. Éstos, o no querían un banco central… o querían uno totalmente público.

Tooooodas estas tendencias se enmarcaron dentro del cambio de poder que se dio en EE.UU. durante la época. El pueblo, muy desconfiado de los grandes banqueros después de los pánicos de 1907, le dio el control del Congreso al partido Demócrata en 1910… justo el año en que Aldrich y su reunión secreta se produjo.

Also in 1910, Senator Nelson Aldrich, Frank Vanderlip of National City (today know as Citibank), Henry Davison of Morgan Bank, and Paul Warburg of the Kuhn, Loeb Investment House met secretly at Jeckyll Island, a resort island off the coast of Georgia, to discuss and formulate banking reform, including plans for a form of central banking.  The meeting was held in secret because the participants knew that any plan they generated would be rejected automatically in the House of Representatives if it were associated with Wall Street.  Because it was secret and because it involved Wall Street, the Jekyll Island affair has always been a favorite source of conspiracy theories.  However, the movement toward significant banking and monetary reform was well-known.3  It is hardly surprising that given the real possibility of substantial reform, the banking industry would want some sort of input into the nature of the reforms.  The Aldrich Plan which the secret meeting produced was even defeated in the House, so even if the Jekyll Island affair was a genuine conspiracy, it clearly failed.

Traducción:
“En 1910, el senador Nelson Aldrich, Frank Vanderlip del actual Citibank, Henry Davison del Banco Morgan y Paul Warburg del Kuhn & Loeb Investment House, se reunieron secretamente en Jekyll Island, una isla de recreo cerca de la costa de Georgia, para discutir y formular la reforma bancaria, lo que incluía planes para una forma de banco central. El encuentro se mantuvo en secreto porque los participantes sabían que cualquier plan que diseñaran sería rechazado automáticamente en la Casa de representantes (el Congreso) si fueran asociados con Wall Street. Debido a que fue secreto, y a que involucraba a Wall Street, el asunto de Jekyll Island ha sido siempre una fuente constante de teorías conspiratorias. Sin embargo, el movimiento hacia una reforma significativa monetaria y financiera era ya bien conocido. No es de extrañar, pues, que dada la posibilidad real de una reforma sustancial, la industria financiera (la banca) quisiera tener algo que decir en la naturaleza de estas reformas. El Plan Aldrich que salió de este encuentro fue derrotado en la casa de Representantes, así que incluso si el asunto de Jekyll Island fue una conspiración de verdad, está claro que falló.”

Viene de aquí:
http://www.publiceye.org/conspire/flaherty/flaherty1.html
y de aquí:
Greider, William (1987), Secrets of the Temple, New York: Simon & Schuster.

No sólo el economista Flaherty dice esto. También lo dicen aquí:

This plan, which was so clearly prepared under the influence of large bankers, was strongly attacked by the progressives and never appealed to the public. Moreover, the conservative Republican Aldrich presented his plan just after the election of 1910, in which the Democrats captured Congress for the first time in nearly two decades while Republican President William Howard Taft, supported by the party’s conservatives, was increasingly besieged by the party’s progressive wing. In short, Aldrich presented his plan just after his party had suffered a serious rebuff at the polls, and while a President sympathetic to his views was under growing attack within his own party.

Traducción:
“Este plan [el de Aldrich], que estaba tan claramente preparado bajo la influencia de los grandes banqueros, fue ferozmente atacado por los progresistas y nunca llamó la atención del público. Más aún, Aldrich, republicano conservador, presentó este plan justo después de las elecciones de 1910, en las que los demócratas obtuvieron el control del Congreso por primera vez en casi dos décadas, mientras que el [todavía] Presidente republicano William Howard Thaft, sostenido por los conservadores del partido, iba siendo cada vez más contestado por el ala progresista de su partido. Resumiendo, Aldrich presentó su plan justo después de que su partido hubiera sufrido una seria derrota en las urnas, y mientras que un presidente partidario de su punto de vista, estaba bajo un creciente ataque dentro de su mismo partido.”

http://www.bos.frb.org/about/pubs/begin.pdf
Página 20.


-¿Cómo es que el Plan Aldrich fue derrotado?

Aldrich no tuvo suerte… su partido no gobernaba ya. Todos veían que su plan estaba influenciado por la gran banca; los demócratas, victoriosos en 1910, no le iban a poner las cosas fáciles… y el ala progresista de su partido (McFadden entre ellos)… tampoco quería ver ese plan ni en pintura. Pero ya se había comprometido con Rockefeller y compañía para presentarlo… y lo presentó. Él esperaba que el Congreso fuera mayoritariamente republicano y de derechas cuando lo presentara, pero los demócratas habían ganado las elecciones.
Obviamente, cuando Aldrich se presentó con su plan ante este nuevo Congreso donde los demócratas eran mayoritarios, lo echaron para atrás. ¿Por qué? Porque ni los demócratas agrarios ni los republicanos progresistas eran tontos ni sordos.
La reunión de Jekyll Island sería todo lo secreta que queráis, pero Aldrich tuvo que describir y relatar ante el Congreso cómo iba a ser su propuesta de un banco central de EE.UU.

Cuando los demócratas oyeron esto:

The Aldrich plan provided for one central institution, to be called the National Reserve Association, with branches all over the country and with the power to issue currency, and to rediscount the commercial paper of member banks. Control of the institution would reside in a board of directors, the overwhelming
majority of whom would be bankers.
The Aldrich plan received scant public support and aroused strong opposition.
Many progressives protested that the Aldrich plan would not provide for adequate public control of the banking system, that it would enhance the power of the larger banks and the influence of Wall Street; and that its currency reform provisions would be dangerously inflationary. “Big financiers are back of the Aldrich currency scheme,” William Jennings Bryan proclaimed.

Traducción:
“El plan Aldrich preveía la creación de una institución central que sería llamada la Asociación de la Reserva Nacional, con ramas por todo el país y con el poder de emitir moneda y de redescontar el papel comercial de los bancos miembros. El control de dicha institución residiría en una junta directiva, cuya inmensa mayoría de miembros serían banqueros.
El plan Aldrich recibió muy escaso apoyo público y levantó una fuerte oposición.
Muchos progresistas se quejaron de que el plan Aldrich no proporcionaría un adecuado control público del sistema bancario, y que lo que haría sería aumentar el poder de los grandes banqueros y la influencia de Wall Street; y que las provisiones para la reforma monetaria serían peligrosamente inflacionistas. “Los grandes financieros son el respaldo del esquema monetario de Aldrich”, proclamó William Jennings Bryan [tres veces nominado candidato demócrata a la presidencia].”

http://www.bos.frb.org/about/pubs/begin.pdf
Página 20 (sí, también).

…y oyeron esto otro:

The Aldrich Plan called for a system of fifteen regional central banks, called National Reserve Associations, whose actions would be coordinated by a national board of commercial bankers.  The Reserve Association would make emergency loans to member banks, create money to provide an elastic currency that could be exchanged equally for demand deposits, and would act as a fiscal agent for the federal government.

Traducción:
“El plan Aldrich llamaba a la creación de un sistema de quince bancos regionales, llamados Asociaciones de la Reserva Nacional, cuyas acciones serían coordinadas por una directiva nacional de banqueros comerciales. La Asociación de la reserva podría hacer préstamos de emergencia a los bancos miembros, crear dinero para proveer de una moneda elástica que pudiera ser intercambiada por depósitos, y que actuaría de agente fiscal del gobierno federal.”

http://www.publiceye.org/conspire/flaherty/flaherty1.html
y de aquí:
Kidwell, David S. and Richard Peterson (1997), Financial Institutions, Markets, and Money, 6th edition, Fort Worth: Dryden Press

…le dijeron a Aldrich que podía meterse su plan por el orto, muchas gracias.

-¿No sirvió el plan Aldrich para nada, entonces?
Lamentablemente, sí que sirvió para algo, sí: fue la base para una de las propuestas republicanas para un acuerdo conjunto con los demócratas sobre un banco central.
A pesar de su oposición al plan Aldrich, los demócratas reconocían que las cosas no podían seguir como estaban. No se podía tener al país eternamente al borde una crisis financiera.
El problema con el plan Aldrich, según los demócratas, era que los bancos regionales serían controlados individualmente Y nacionalmente por banqueros privados, un proyecto que no iba nada bien con los populistas del partido Demócrata, lo que incluía a Woodrow Wilson, el futuro presidente demócrata.

En 1912, Wilson ganó la nominación para la Presidencia por el partido Demócrata, y se convirtió en presidente del gobierno de EE.UU., gracias sobre todo a sus discursos en contra de las “grandes corporaciones”, y aconsejaba contra “una concentración del control del crédito… que pueda convertirse en cualquier momento en algo infinitamente peligroso para la libre empresa”.

Greider, William (1987), Secrets of the Temple, New York: Simon & Schuster.

Aquí tenéis a este señor:
http://en.wikipedia.org/wiki/Woodrow_Wilson

Wilson quería acabar con todo este jaleo. Se necesitaba una reforma financiera urgente, y le encargó al congresista Arsene Pujo que iniciara un comité (House Banking and Currency Committee ) y una ronda de contactos (Pujo hearings) para oír las diferentes propuestas de los congresistas, y para examinar el control y los recursos financieros de la nación .

http://www.bos.frb.org/about/pubs/begin.pdf
Página 21.

De tooooodas aquellas Pujo hearings o “audiencias de Pujo”, surgió…

La legislación que dio lugar a la ya famosísima Federal Reserve Act, también conocida por entonces como Currency Bill (“proyecto de ley sobre la moneda”), o la Owen-Glass Act (Ley Owen-Glass).
Se la llamó “Ley Owen-Glass” porque fue presentada por Carter Glass, representante demócrata por Virginia, y por el senador Robert Latham, senador demócrata por Oklahoma.
La legislación de esta Currency Bill (código H.R. 7837) salió de las aportaciones de muchas y muy diferentes propuestas e ideas formuladas por muchos representantes y senadores de todos los partidos, incluyendo el plan Aldrich.
Sin embargo, al contrario que el plan Aldrich, que le daba el control a los banqueros privados, con muy poca presencia pública, el nuevo plan le daba el control a una entidad pública, la junta Directiva de la Reserva Federal, si bien otorgando una cierta autonomía a los bancos federales, los cuales, durante un tiempo, tuvieron la facultad de establecer su propia tasa de descuento sobre la compra de bonos. La nueva ley también le arrebató a los bancos privados la facultad de emitir billetes, cosa que pasó a manos de la Tesorería de los EE.UU. Otra cosa diferente respecto al plan Aldrich es que los bancos de la nación no tenían la opción de no unirse a la Reserva Federal si no querían… tenían que unirse por narices.

Como podéis observar, casi todo eso ha cambiado hoy día, tal y como vimos en la anterior entrada. Hoy, los bancos federales regionales son mucho menos independientes, la junta directiva manda más, y es la que establece la política financiera. En otras palabras, se llegó a un compromiso entre republicanos y demócratas… en lugar de un banco central casi totalmente público o casi totalmente privado, se llegó a un término medio: una Reserva Federal semipública. Con el paso del tiempo, la “Fed” (como llegó a abreviarse) acabaría siendo cuasipública.

Y se llegó a ese compromiso (Currency Bill) entre las fuerzas mayoritarias de ambos partidos:
-Un sistema de ocho a doce bancos federales regionales autónomos (acabaron siendo doce),
poseídos por los bancos privados de su distrito (al principio estaban poseídos totalmente por la banca privada)…
-pero controlados por una junta directiva nacional (normalmente incluía el Secretario del Tesoro y otros oficiales)…
Nombrada por el Presidente de EE.UU.

Así pues, la propuesta de Sistema de la Reserva Federal sería “poseída por lo privado, pero controlada por lo público”. Lo dicho: un sistema semipúblico.

Todo esto sale de aquí:
http://en.wikipedia.org/wiki/Federal_Reserve_Act
http://www.bos.frb.org/about/pubs/begin.pdf
http://www.publiceye.org/conspire/flaherty/flaherty1.html#3

Hasta aquí lo que dice la Historia, ¿pero qué dice Zeitgeist de todo esto?
Esto es lo que se narra en el pseudocumental:

Después de que esta ley fuera elaborada, fue entregada a su figura política, el senador Nelson Aldrich, para introducirla en el Congreso. Y en 1913, con fuerte patrocinio político por parte de los banqueros, Woodrow Wilson fue presidente, habiendo aceptado ya firmar el Acta de Reserva Federal a cambio de apoyo en su campaña.

Y dos días antes de Navidad, cuando la mayor parte del Congreso estaba en casa con sus familias, el Federal Reserve Act se votó positivamente. Wilson a su vez lo hizo ley.

Mentira.

Hay que tener poca vergüenza para decir todo eso. Cómo se pueden meter tantas mentiras juntas en tan pocas líneas. Analicemos poco a poco este texto, que tiene “cojones”:

Después de que esta ley fuera elaborada, fue entregada a su figura política, el senador Nelson Aldrich, para introducirla en el Congreso.

Mentira. Ya hemos visto que su plan nunca superó la votación.

Y en 1913, con fuerte patrocinio político por parte de los banqueros, Woodrow Wilson fue presidente,

Mentira. Ya hemos visto que W. Wilson era un populista que ganó sus elecciones con un discurso fieramente anti-Wall Street. Los banqueros tenían aliados entre los republicanos (partido de derechas), no entre los demócratas (partido de centroizquierda y anti-banqueros). Wilson era demócrata. Si bien Wilson no era de los más populistas de entre los demócratas, es obvio por sus discursos y su ideología que los banqueros no caían bien a Wilson… ni Wilson caía bien a los banqueros, vaya.

http://en.wikipedia.org/wiki/W._Wilson#Federal_Reserve_1913

habiendo aceptado ya firmar el Acta de Reserva Federal a cambio de apoyo en su campaña.

Mentira. Los banqueros apoyaban a los republicanos, como han hecho a lo largo de toda la Historia de los Estados Unidos. ¿Cómo iban a apoyar los banqueros a un tipo que estaba haciendo campaña en contra de ellos y de “la mafia de Wall Street”? Los banqueros querían que ganaran sus amigos, los republicanos (como Aldrich), para poder establecer un banco central a su gusto. La propuesta de Wilson (la Owen-Glass), si bien no era totalmente en contra de los intereses de los grandes banqueros (como lo era un banco central a la europea, o la propuesta de McFadden), no era precisamente de su agrado.

Además, ¿qué pruebas da Zeitgeist o sus autores de que Wilson “había aceptado ya firmar el Acta” antes de vencer en las elecciones?
Fijaos si serán torpes los autores de Zeitgeist que dicen que había “aceptado ya firmar el Acta a cambio de apoyo en su campaña.”

Mentira. Vamos a ver, hatajo de imbéciles:
-Las elecciones fueron en 1912.
-La idea de la Reserva Federal se creó a partir de las Pujo hearings… ¡¡¡QUE FUERON EN 1913!!!

¿¿¿Pero cómo se iba a comprometer Wilson a firmar una ley… que todavía no se había ni inventado???

Hay que ser mentiroso, mal documentalista… y torpe para cometer semejante fallo. Un fallo de preescolar, vamos: no saben ni contar los años.
Pero es que no hemos acabado. Todavía está lo mejor por venir…

Y dos días antes de Navidad, cuando la mayor parte del Congreso estaba en casa con sus familias, el Federal Reserve Act se votó positivamente. Wilson a su vez lo hizo ley.

Mentira gorda y cochina.

After months of hearings, debates, votes and amendments, the proposed legislation, with 30 sections, was enacted as the Federal Reserve Act. The House, on December 22, 1913, agreed to the conference report on the Federal Reserve Act by a vote of 298 yeas to 60 nays with 76 not voting. The Senate, on December 23, 1913, agreed to it by a vote of 43 yeas to 25 nays with 27 not voting.

Traducción:
“Después de meses de audiencias, debates, votaciones y enmiendas, la legislación propuesta, con 30 secciones, fue promulgada como Acta de la Reserva Federal. El Congreso, el 22 de Diciembre de 1913, aprobó el informe sobre el Acta de la Reserva Federal con 298 votos a favor, 60 en contra y 76 abstenciones. El Senado, el 23 de Diciembre de 1913, lo confirmó en votación con 43 síes, 25 noes y 27 abstenciones.”

http://en.wikipedia.org/wiki/Federal_Reserve_Act

¿Queréis una prueba de esas que no dan lugar a discusión alguna?
En una reunión importante… ¿cómo comprobaríais la gente que ha acudido?
¡¡¡Exacto!!! Consultando las actas y la lista de asistencia.
Pues aquí la tenéis:

(v. 51 Cong. Record, páginas 1464, 1487-88).

Podéis solicitarla aquí vía registro y e-mail, claro:
http://www.gpoaccess.gov/libraries.html

Eso que aporta una servidora es documentación oficial. O-F-I-C-I-A-L. No la opinión de nadie. Do-cu-men-tos. Pruebas serias y contrastables. Esa página web que doy es la página de los registros del Congreso, no un blog ni una página sobre conspiraciones.
Ahora, ¿qué? ¿A quién le exigimos la responsabilidad por este desastre total y absoluto de documentación? ¿A quién le echamos la bronca por mentir?

Señoras y señores, acabo de demostrar con pruebas serias y contrastables…
que Zeitgeist miente.
Esto ya es demasiado como para que sean errores. Son demasiados y en muy poco espacio. Y concatenados uno detrás de otro.

Voy a explicar esto de la votación con más detalle, no vaya a ser que algún “listo” quiera rebatirme sin tener ni idea.
El Congreso aprobó la puñetera ley por 298 votos a favor, 60 en contra y 76 abstenciones / no votaciones / ausencias. Según la Public Law 62-5 de 1911, el número de representantes del Congreso es de 435. Si dividimos 435 / 2 = 217,2. Luego los 298 votos a favor… son más de la mayoría y del quorum necesarios. A mí no me parece una ausencia masiva de congresistas de sus puestos. Me parece a mí que había mayoría cualificada, ¿no?

El Senado aprobó la ley por 43 votos a favor, 25 en contra y 27 ausencias. El Senado americano tiene 100 miembros actualmente (2 por Estado), y en aquel entonces había 48 estados (Alaska y Hawai no eran Estados todavía). 48 x 2 = 96 (el vicepresidente es uno pero vota por doble, por ser de calidad su voto, es decir, el Senado tenía 95 representantes). Si 96 / 2 = 48. Luego había quorum necesario, pues estaban presentes más de la mitad de los necesarios para votar (43 + 25 = 68). Repasemos esto último, lo del Senado, que puede prestarse a confusión. En palabras de Flaherty:

The silliest of the Federal Reserve conspiracy theories is that the Federal Reserve Act of December 23, 1913 passed illegally.  The constitution stipulates that both the House and the Senate must have at least half their members present, a quorum, to vote on any bill.  According to this myth, the Senate voted on the Federal Reserve Act (known as the Currency Bill at the time) deviously in a late night session when most of its members had gone home or had left town for the holiday.  This was done to impose the will of a pro-banker minority on the objecting majority.  Since no quorum was present, the Federal Reserve Act is not valid.
This idea is better described as folklore than a full-blown conspiracy theory because I’ve never been able to find it in print, only on occasion on Usenet or in e-mail from readers.  […]  Nevertheless, the myth has no basis in fact.  The House passed the bill 298-60 on the evening of Dec. 22, 1913.  The Senate began debate the following day at 10 am, and passed it 43-25 at 2:30pm.4
What of the missing Senators?  Since there were 48 states in 1913, forty eight votes plus the tie-breaking vote of vice-President Thomas Marshall would have been sufficient to approve the bill even if all absent votes had been cast against the bill.  However, many of the missing Senators had their positions recorded in the Congressional Record.1  Of the 27 votes not cast, there were 11 ‘yeas’ (in favor of the bill) and 12 ‘nays.’ Even if the absentee Senators had been there, the Currency Bill would have passed easily.
President Wilson signed the Currency Bill into law in an “enthusiastic” public ceremony on Dec. 23, 1913

Traducción:
“La más estúpida de las teorías conspiratorias sobre la Reserva Federal, es que el Acta de ésta, fue aprobada el 23 de Diciembre de 1913 ilegalmente. La Constitución estipula que tanto el Congreso como el Senado deben tener al menos la mitad de sus miembros presentes para que haya quorum a la hora de votar una ley. De acuerdo con este mito, el Senado votó taimadamente el Acta sobre la Reserva Federal (en aquel tiempo llamada Currency Bill o “Ley sobre la Moneda”) en una sesión a altas horas de la noche cuando la mayoría de sus miembros se habían ido ya a sus casas o habían dejado la ciudad para irse de vacaciones. Esto se hizo para imponer la voluntad de una minoría pro-banqueros sobre una mayoría que se oponía. Dado que no había quorum suficiente, el Acta sobre la reserva Federal no sería válida.

Esta idea queda mejor descrita más como folklore que como una conspiración propiamente dicha porque nunca he sido capaz de verla impresa en papel, sólo ocasionalmente en Usenet o por e-mail que me envían los lectores. […] De cualquier forma, el mito no tiene base en los hechos. El Congreso aprobó la ley por 298 contra 60 en la tarde-noche del 22 de Diciembre de 1913. El Senado comenzó el debate al día siguiente a las 10 a.m., y la pasó por 43 a 25 a las 2:30 de la madrugada.
¿Y qué hay de los senadores ausentes? Pues dado que había 48 estados en 1913, 48 votos más el voto de calidad del vicepresidente Thomas Marshall habrían sido suficientes para aprobar la ley incluso si todos los votos de los ausentes hubieran ido en contra. Sin embargo, muchos de los senadores ausentes habían dejado su posición por escrito en los Registros del Congreso. De los 27 votos no lanzados, había 11 a favor de la ley y 12 en contra. Incluso si los senadores ausentes hubieran estado allí, la Ley sobre la Moneda habría sido aprobada fácilmente.
El presidente Wilson firmó la Currency Bill como ley (oficial) en una “entusiasta” ceremonia pública el 23 de Diciembre de 1913.”

http://www.publiceye.org/conspire/flaherty/flaherty2.html

Bueno, después de darle semejante varapalo a Zeitgeist seguramente creeríais que he acabado, ¿no?
Pues no, no he acabado. Zeitgeist sigue con una cita de Woodrow Wilson:

Años después, W. Wilson escribió arrepentido:
“Nuestra gran nación industrial está controlada por un sistema de crédito. Nuestro sistema de crédito está concentrado en manos privadas. El crecimiento de la nación y por consiguiente de todas nuestras actividades está en las manos de unos pocos hombres quienes, necesariamente o por motivos de sus propias limitaciones, congelan, frenan y destruyen la genuina libertad económica. Nos hemos transformado en uno de los peor gobernados, uno de los más completamente y dominados de los gobiernos del mundo civilizado, no más un gobierno de libre opinión, no más un gobierno de creencias y del voto de la mayoría, sino un gobierno de la opinión y coacción de un pequeño grupo de hombres dominantes.”
Woodrow Wilson.

Esa cita es falsa. Es mentira.

Volvemos a la maldita manía que tienen los autores de Zeitgeist de mentir con las citas de personajes famosos. Wilson nunca dijo eso. Wilson lo que verdaderamente dijo fue esto:

A great industrial nation is controlled by its system of credit. Our system of credit is privately concentrated. The growth of the nation, therefore, and all our activities are in the hands of a few men who, even if their action be honest and intended for the public interest, are necessarily concentrated upon the great undertakings in which their own money is involved and who necessarily, by very reason of their own limitations, chill and check and destroy genuine economic freedom. This is the greatest question of all, and to this statesmen must address themselves with an earnest determination to serve the long future and the true liberties of men.

Traducción:
“Una gran nación industrial está controlada por su sistema de crédito. Nuestro sistema de crédito está concentrado en manos privadas. El crecimiento de la nación, por lo tanto, y de todas nuestras actividades están en las manos de unos pocos hombres quienes, incluso si sus acciones son honestas y tienen como objetivo el interés público, están necesariamente concentradas en las grandes empresas en las cuales han invertido su propio dinero y quienes necesariamente o por motivos de sus propias limitaciones, congelan, frenan y destruyen la genuina libertad económica. Esta es la gran cuestión de entre todas, y a la que los hombres de estado deben dirigirse con seria determinación para servir al futuro lejano y las verdaderas libertades de los hombres.”

Esto lo escribió Wilson en su libro The New Freedom (1913).
Para una historia completa sobre esta cita, véase:
http://en.wikiquote.org/wiki/Woodrow_Wilson#The_New_Freedom_.281913.29

Vamos, se parece la cita de Zeitgeist a la auténtica como un huevo a una castaña. Igualitas son, vaya…
Por cierto, estas últimas frases de la cita que pone Zeitgeist en boca de Wilson no las encuentro por ninguna parte ni de mis libros ni de internet:
“Nos hemos transformado en uno de los peor gobernados, uno de los más completamente y dominados de los gobiernos del mundo civilizado, no más un gobierno de libre opinión, no más un gobierno de creencias y del voto de la mayoría, sino un gobierno de la opinión y coacción de un pequeño grupo de hombres dominantes.”

¿Por qué Zeitgeist se inventa las citas de los personajes históricos y famosos?

Igual que en mi anterior entrada (la que escribí yo, claro) acabé diciendo “éstas son las fuentes de Zeitgeist”, aquí os digo: “éstos son los datos de Zeitgeist”. Si queréis seguir creyéndooslos, allá vosotros. Podría escribir páginas enteras sobre todo esto, pero es que ni me voy a molestar, porque todo conduce a lo mismo, se pongan como se pongan los que creen en lo que dice Zeitgeist:

Zeitgeist miente.

Un saludo a todos.

.

Para los que tengáis curiosidad, os informo que los comentarios a este artículo en el antiguo blog los podéis encontrar aquí (abajo, al final de cada página):

http://natsufan.livejournal.com/29556.html

.

Siguiente artículo.

Zeitgeist contrastado (XXIII). La historia de la Reserva Federal (2ª parte).

Anterior artículo.

Vuelta al índice.

.
Recopilemos: estamos en la III parte de Zeitgeist “No Prestes Atencion a los Hombres Detras de la Cortina”. Ya hemos visto cómo Zeitgeist se pasa la Historia por allá donde dijimos en lo referente a los inicios del Banco Central y del pánico de 1907… y que resultó que, según los libros de Historia, fueron DOS pánicos bancarios.

Seguimos.

Tras los pánicos de 1907, el gobierno americano estaba muy pero que muy cabreado con los banqueros.
El gobierno se preguntó, básicamente, qué coño era lo que había pasado para que toda la Economía se fuera al garete… y por qué sólo le afectaba a América. ¿Por qué carajo los anticuados y obsoletos europeos y esos advenedizos de los japoneses no sufrían esas debacles que cíclicamente azotaban la economía estadounidense?

Y, al presidente (Theodore Roosevelt) y al congreso de la época se les ocurrió una cosilla: crear una comisión de investigación para averiguar el por qué de ese desbarajuste. Esa comisión fue dirigida por el senador republicano Nelson Aldrich.
Nelson Aldrich es este señor:
http://en.wikipedia.org/wiki/Nelson_W._Aldrich

Lamentablemente, el primer Roosevelt no anduvo muy fino al encargarle la susodicha investigación a este hombre. Aldrich cogió las maletas y se dio un garbeo por Europa para ver cómo organizaban las cosas los europeos, ya que a ellos no les pasaban esas “guarradas” financieras que les pasaban a los americanos.
Y, después de un viajecito por Gran Bretaña, Francia y Alemania, Aldrich volvió “flipado” y maravillado con lo que había visto:

A deep believer in the progressive themes of efficiency and scientific expertise, Aldrich led a team of experts to study the European national banks. After his trip, he came to believe that Britain, Germany and France had a much superior central banking system.

Europe and Central Banks, New York Times, January 9, 1910, Annual Financial Review, pg 8.

Cuando los grandes banqueros y financieros oyeron lo que Aldrich tenía pensado hacer, se quedaron aterrados. Pretendía, nada más y nada menos, que crear un banco central estatal como los que tenían los europeos. Y, claro, los grandes banqueros no podían permitir aquello. Eso supondría el final de su libertad de acción, y el verse vigilados por el Estado en sus negocios. “Ni hablar del peluquín”, se dijeron. Así que se fueron, dirigidos por Rockefeller, para el Aldrich éste,  y le pusieron el brazo por encima del hombro, y le dijeron (más o menos):
-Pero vamos a ver, criatura, ¿qué es eso de un banco central estatal? No, hijo, no… Lo que América necesita es un banco central privado, dirigido por nosotros, los banqueros, que somos los que más sabemos del “cotarro”. Eso que hacen los europeos está bien, sí… pero… te olvidas de la iniciativa privada, que es lo que hace grande a América. Tú fíjate que las economías europeas son mucho más pequeñas que la americana, y eso es así porque el Estado interviene demasiado en los negocios privados, hombre. América necesita más libertad, no las cortapisas y las leyes de la Vieja Europa. Además, con el odio que le tiene la gente aquí a los impuestos, ¿con qué dinero vas a pagar tú la creación de un banco central? ¿Con más impuestos? ¡Ay, ay, ay! Mira, como me caes bien, y sé que el interés del gobierno es que no se repitan los pánicos de 1907, te proponemos una cosilla: tú convences a Roosevelt de que el banco central sea gestionado privadamente, y nosotros lo pagamos de nuestro bolsillo, sin cargo a las arcas estatales. Así nos ahorramos los pánicos bancarios y, además, así se gestionará privadamente, de mucha mejor manera que los ineptos funcionarios europeos, que sí, de verdad… Y, de regalo, te voy a casar a tu hija con mi único hijo… ¡vas a fundar una dinastía de grandes hombres de la política, chavalote! Tú déjanos esto a nosotros, que verás qué bien…

Obviamente, Aldrich aceptó. Para desgracia del mundo entero, como veremos más adelante.

Zeitgeist fuerza mucho los detalles de esta historia, adornándolo como si fuera una conspiración. Según Zeitgeist, la propuesta sobre la creación de la futura Reserva Federal (el banco central de los Estados Unidos, más conocida popularmente como “Fed“), nació en una ultrasecreta reunión de banqueros que tuvo lugar en 1910 en el refugio vacacional de Jekyll Island Club, Georgia. Todo esto hay que explicarlo bien, porque es de risa.
Zeitgeist dice:

“En 1910, hubo una reunión secreta en la propiedad de J. P. Morgan en Jekyll Island en las costas de Georgia. Fue ahí donde se escribió la ley del banco central llamada Acta de Reserva Federal. Esta legislación fue escrita por banqueros, no legisladores. Esta reunión fue tan secreta, tan oculta al conocimiento del gobierno o el público, que las diez personas que formaron parte camuflaron sus nombres cuando salieron de la isla. Después de que esta ley fuera elaborada, fue entregada a su figura política, el senador Nelson Aldrich para introducirla en el Congreso.”

Y ahora viene nuestra investigación:

Primero: el Jekyll Island Club no era propiedad de Morgan. Era un lugar de recreo exclusivista para gente muy rica. Sus propietarios eran un consorcio de magnates que querían tener un sitio tranquilo, fresquito, con todas las comodidades y lujos posibles donde pasar el verano. J.P. Morgan fue uno de los miembros de la comunidad de propietarios de aquel año, pero no era el único dueño. El Jekyll Island Club era, por poner un símil, como una peña de amigos. Pero de amigos MUY ricos, eso sí.
http://en.wikipedia.org/wiki/Jekyll_Island_Club

Segundo: hubo una reunión de gente en ese club, sí. Pero ni se sabe cuántos fueron, ni quiénes fueron, ni en qué año exacto fueron, a ciencia cierta. Fijáos si sería secreta la reunión. La fecha de 1910 que da Zeitgeist no es corroborada por los archivos del Jekyll Island Club, que citan que fue en 1907 ó 1908.

http://www.jekyllclub.com/about.asp?id=14

El número de participantes varía de 4 a 10. El único que seguro que fue sería Aldrich. Zeitgeist dice que fueron diez los banqueros. El Jekyll Club dice que asistieron  4. Los historiadores dicen también que asistieron sólo 4 individuos, ninguno de los cuales era Morgan:
http://odur.let.rug.nl/~usa/E/usbank/bank12.htm

Tercero: el plan que salió de Isla Jekyll nunca llegó a ser aprobado por el Congreso.

“Also in 1910, Senator Nelson Aldrich, Frank Vanderlip of National City (Citibank), Henry Davison of Morgan Bank, and Paul Warburg of the Kuhn, Loeb Investment House met secretly at Jekyll Island, a resort island off the coast of Georgia, to discuss and formulate banking reform, including plans for a form of central banking. The meeting was held in secret because the participants knew that any plan they generated would be rejected automatically in the House of Representatives if it were associated with Wall Street. Because it was secret and because it involved Wall Street, the Jekyll Island affair has always been a source of conspiracy theories. But the conspiracy theorists overestimate the significance of the meeting. Everyone knew Wall Street wanted reform, and the Aldrich Plan which the meeting produced was, in fact, rejected by the House.”

http://odur.let.rug.nl/~usa/E/usbank/bank12.htm

Traducción:
“En 1910, el senador Nelson Aldrich, Frank Vanderlip del Citibank, Henry Davidson del Banco Morgan y Paul Warburg del Kuhn & Loeb Inversiones, se reunieron secretamente en la Isla Jekyll, cerca de la costa de Georgia, para discutir y formular la reforma bancaria, lo que incluía planes para una especie de banco central. El encuentro se mantuvo en secreto porque los participantes sabían que cualquier plan que generaran sería automáticamente rechazado en el Congreso si fuera asociado con Wall Street. A causa de que se realizó en secreto y de que involucraba a Wall Street, el asunto de la Isla de Jekyll siempre ha sido una fuente de teorías conspiratorias. Pero los teóricos de la conspiración sobreestiman la importancia del encuentro. Todo el mundo sabía que Wall Street quería la reforma, y el Plan Aldrich, que salió de ese encuentro fue, de hecho, rechazado por el Congreso.”

Más claro, agua. Después de los pánicos de 1907, la gente no quería ni oír hablar de los banqueros de Wall Street. Por eso se reunieron en secreto… para que no los apalearan mientras diseñaban un plan para un banco central privado sin que la gente viera que ESE banco central no iba a ser estatal. Luego veremos, en la siguiente entrada, que ese plan les salió mal. Adelantaré que, básicamente no pudieron aprobarlo por la oposición frontal del partido Demócrata, de los agricultores y de algunos congresistas republicanos que le tenían odio mortal a la gente de Wall Street. Fue necesario llegar a un compromiso, y esa ley que presentó Aldrich fue tan contestada, que tuvo que empezar a rediseñarla desde el principio.

Quedan por contar muchas cosas, sobre cómo se creó la Reserva Federal, lo que pasó tras el crack del 29, y los cambios subsiguientes que hicieron a la Fed tal y como es hoy en día… porque no es ahora igual que cuando se creó, lo aviso de antemano por si alguien entra hablando de eso. Sobre todo esto hablaremos en la siguiente entrada, que tiene para rato.

Cuarto: las fuentes que usa Zeitgeist son conspiranoicas… e irrisorias.
Zeitgeist pone demasiado énfasis en este encuentro, poniéndolo como si fuera una reunión conspiratoria de altos vuelos, donde cuatro banqueros y un senador están decidiendo poco menos que de manera malvada y oculta, los destinos de una nación. Les ha faltado decir que acudieron al encuentro enfundados en capas negras con capuchas. O que invocaron a Cthulhu, vaya. Ya hemos visto que no tuvieron mucho éxito con el susodicho plan, pero vamos a aclarar de dónde sale todo este despropósito investigativo.

-¿Por qué se mete tanto Zeitgeist con Nelson Aldrich?

Porque era masón.
Más concretamente, Tesorero de la Gran Logia de Rhode Island:

“Aldrich was very active in the Freemasons and was the Treasurer of the Grand Lodge of Rhode Island.”

http://en.wikipedia.org/wiki/Nelson_W._Aldrich

-¿Quién le descubrió esta supuesta “conspiración” a los autores de Zeitgeist? Pues un tipo al que le encannnnntan las conspiraciones, y que aparece en las fuentes de Zeitgeist:
G. Edward Griffin.

http://en.wikipedia.org/wiki/G._Edward_Griffin

http://en.wikipedia.org/wiki/The_Creature_from_Jekyll_Island

Ahí tenéis los enlaces en inglés.
¿Quién es este individuo? Pues es una auténtica joya, oigan. Resulta que es un tipo que se dedica a escribir sobre teorías conspiratorias. Es un anti-colectivista y un defensor radical de la derecha libertaria en política, que comenzó su fama escribiendo libros y haciendo pseudodocumentales sobre tópicos controvertidos como el cáncer, la Reserva Federal, el Tribunal Supremo, la política internacional americana y ¡¡¡el Arca de Noé!!!

Sí, sí, sí, como lo oís… este tipo hizo un documental sobre el Arca de Noé, que se llama The Discovery of Noah’s Ark, en 1992, donde afirma que el arca se encuentra en un sitio de Turquía, cerca del monte Ararat, y que lo ha averiguado con pruebas fotográficas, buscando con radares y sonares electromagnéticos. Obviamente, los arqueólogos todavía están buscando, porque allí no hay ná de ná. Me parece a mí que Indiana Jones tuvo más éxito buscando el Arca de Noé que este tipejo… y eso que es un personaje de ficción.

Pero que ahí no acaba la cosa. Este individuo asegura en su World Without Cancer (“Un Mundo Sin Cáncer”) de 1974, que la causa del cáncer es una falta de Amygdalina, también llamada Laetrile (vitamina B17). Obviamente eso es una patochada como la copa de un pino, y así se lo han hecho saber la American Cancer Society (Sociedad Americana contra el Cáncer) y la American Medical Association (Asociación Médica Americana). O sea, los médicos de América. Cuando Griffin leyó y oyó las respuestas de los médicos, dijo que es que esos grupos tenían “una agenda económica y de poder oculta”. Fijáos la caradura del colega que incluso llegó a afirmar que las organizaciones que se negasen a admitir ese tratamiento, lo hacían porque como dependían del negocio del cáncer para subsistir, lo negaban para protegerse.
El American Journal of Public Health llama a esta teoría sobre el Laetrile, directamente “una conspiración”, y apunta al hecho de que: a) en el libro no aparecen justificaciones científicas para admitir el Laetrile como cura, y b) todas las webs de Griffin tiene como sponsors publicitarios, doctores y hospitales “alternativos” que venden el Laetrile. Qué curioso…  En fin, las pruebas:

Crítica médica a World Without Cancer en el Boletín Americano de Salud Pública:
http://www.ajph.org/cgi/reprint/66/7/696-a.pdf
List of Clinics in the United States Offering Alternative Therapies. “Lista de clínicas de terapias alternativas”. ¡No vayáis a ellas, chicos! Os tratarán el cáncer con jugo de lagartija… Y antes de que nadie me lo diga, sí, conozco los métodos alternativos que de verdad curan el cáncer, como el de Catherine Kousmine. El de la vitamina B17 no es uno de ellos.
http://www.cancure.org/directory_clinics.htm

Y ahora, lo que nos interesa. ¿Qué dijo Griffin sobre la Reserva Federal que tanto interesa a los autores de Zeitgeist? Pues esto:
http://en.wikipedia.org/wiki/G._Edward_Griffin#The_Creature_from_Jekyll_Island

El coleguilla conspiranoico éste, hizo un “documental” en 1993 y escribió un libro en 1994 (je, allí en América hace un documental hasta el gato) que se llama “La Criatura de Jekyll Island”, que es de donde han bebido los autores de Zeitgeist para hacer esta parte del documental.
Bueno, pues en el libro-documental-parida éste se describe la reunión de la isla de Jekyll. Por cierto, que en libro dicen que fueron SIETE banqueros. A ver si alguien me dice cuántos fueron, leche.
Bueno, pues el tal Griffin dice en su… esto… obra, que el sistema monetario basado en dinero de fe es muy malo, ya que “devora la prosperidad individual y es una perpetuación de la guerra”. También dice que los bancos centrales reescriben la Historia y los resultados de las guerras. Griffin también dice que las Naciones Unidas, el Consejo de Relaciones Internacionales y el Banco Mundial están trabajando para destruir la soberanía americana a través de un sistema de control militar y financiero mundial, y es por ello que pide que los Estados Unidos se salgan de las naciones Unidas.

Ole ahí, sí señor. Con dos cojones. Pero que ahí no acaba la cosa.
Los historiadores y economicistas serios como Edward Flaherty, llaman a Griffin “historiador amateur” por cómo trata la descripción de la reunión en la isla Jekyll. Como que no te sabe decir ni cuántos fueron, ni que el proyecto de borrador de ley sobre el banco central que salió de allí, ni llegó a ser aprobado por el Congreso…
Esto es mucho más fuerte: Griffin cree que volver a un sistema de libre mercado, donde la producción de dinero se realice ¡¡¡de forma privada!!!, es la solución definitiva. Es más, asegura que la adopción de monedas de dólar de plata (lo que él llama Liberty  Dollars o “dólares de la libertad”), debería ser la única forma de pago. Hasta ahí lo que se relaciona con Zeitgeist, pero es que… seguimos, seguimos…

Griffin es el fundador de Freedom Force International,
http://www.freedom-force.org/freedom.cfm?fuseaction=issues
una red activista libertaria o libertariana, cuyos miembros valoran más la libertad individual y no quieren ver al gobierno ni en pintura… y ven conspiraciones hasta en la sopa:
http://www.freedom-force.org/pdf/futurecalling2.pdf

Según este tipo, los gobiernos lo que tienen que hacer es proteger los derechos individuales y el derecho a la propiedad privada, y no proveer de servicios como la Seguridad Social (¡toma ya!) ya que según él, “el colectivismo y la libertad son enemigos irreconciliables”. Uno de los objetivos de esta red es el elegir gente con esas posturas para cargos oficiales. De hecho, el famoso Ron Paul, que opositó a la candidatura a la presidencia por el partido republicano, es uno de los valedores de este programa tan… emmm… “progresista”.

Bueno, se acabó. Ya está bien. Hay más patochadas, pero me las reservo para apalear más contundentemente al próximo que entre defendiendo a Zeitgeist.

Y éstas, señoras y señores, son las fuentes de Zeitgeist.

Pues vaya fuentes, oiga. El que se las quiera seguir creyendo, que se las crea bajo su propia responsabilidad, pero me reservo el derecho a pensar que es un ignorante… con el agravante de serlo adrede. Esto se llama “contumacia”, que significa “persistencia cabezona en el error”. Así que, contumaces ignorantes, dejad de dar por saco y admitid que Zeitgeist es una mierda… o un montón de mentiras juntas una detrás de otra.

Zeitgeist anima a la gente a pensar e investigar, y según lo que dice su página web, “a encontrar tu propia verdad”. Yo soy de las que creen que la verdad es siempre la misma, para todo el mundo, pero sí que es bueno animar a investigar. Y ahora pregunto, a los fans de Zeitgeist… ¿cuántos de los que habéis visto el pseudodocumental habéis investigado por vuestra cuenta? Porque yo estoy aprendiendo lo indecible escribiendo estos artículos y, sin embargo, llega gente a insultarme y a defender Zeitgeist a capa y espada sin haberse molestado en investigar. Si lo único bueno que tiene el pseudodocumental, LO ÚNICO, es que anima a investigar y a tener pensamiento crítico, y a no creeros cualquier cosa… y ni investigáis ni pensáis con sentido crítico y, encima, os creéis cualquier cosa, Zeitgeist no ha servido para nada, salvo para que algunos se reafirmen en su convencimiento de que ya lo saben todo… y para radicalizar a los dos extremos de la población estadounidense: los cristianos radicales y los ateos radicales. Yo no quiero mentar al diablo, pero la última vez que en mi país hubo una brecha así entre dos lados de la población, el resultando fueron 3 años de guerra, y 39 subsiguientes de dictadura. Hay una guerra por el cerebro de los americanos… Y el que gane, se llevará el poder al bolsillo.

Un saludo,

Natsu

P.D: Aunque no ponga siempre la etiqueta, todo está registrado en safecreative tanto con mi nombre como con el de mi marido, que ha colaborado en estas investigaciones. Lo digo por ésos que estáis copiando cosas y ni decís de dónde las habéis sacado ni ponéis un vínculo a este blog. Listillos.

.

Para los que tengáis curiosidad, os informo que los comentarios a este artículo en el antiguo blog los podéis encontrar aquí (abajo, al final de cada página):

http://natsufan.livejournal.com/28552.html

.

Siguiente artículo.

Blog de WordPress.com.