El diario cada vez menos privado de Natsu

12 octubre 2009

Zeitgeist contrastado (XXVII). La crisis del 29.

Anterior artículo.

Vuelta al índice.

.

Hola a todos.

Mal que a algunos les pese, seguimos con Zeitgeist. Ya sé que a algunos de mis asiduos les gustaría que hablara de otros temas. Prometo que hablaré de temas más variados en cuanto haya terminado con Zeitgeist. Lamento mucho, de verdad, el que Zeitgeist me esté llevando tanto tiempo, pero es que de verdad que hace falta criticarlo y no tanto por Zeitgeist como por el nuevo, increíble y fantástico fanatismo que he descubierto en los conspiranoicos.
Yo no conocía este mundillo. Yo creía que lo de Zeitgeist era un caso aislado, o sea, un documental que resumía una serie de creencias dispersas por internet. Pero cual fue mi sorpresa cuando, investigando, investigando… descubrí toooodo un entramado de teorías conspiratorias acerca de los temas más variopintos (los masones, los illuminati, nunca se produjo la llegada a la luna en 1969, los judíos tienen la culpa de todo, el “amero”, el cambio climático es mentira, el SIDA no existe o es un arma bacteriológica…) pero que casi siempre están relacionados unos con otros… y muchas veces encontramos a los mismos autores detrás (Edward G. Griffin, Michel Chossudovsky, Lyndon LaRouche, etc.).

Si criticando Zeitgeist elevo una bandera en honor al siempre infravalorado sentido común, estoy haciendo lo correcto, algo que es muy necesario… y que es mi obligación moral. Y para que no os aburráis con tanto tecnicismo y tanta Economía, aquí os pongo un cómic basado en uno de los comentarios (y os juro que es verídico) de San Anónimo de Zeitgeist:

http://natsufan.livejournal.com/29556.html?thread=381300#t381300

Como podéis ver, en ese comentario, San anónimo, asegura que el Cambio Climático (o calentamiento global, más concretamente), no existe. Bueno, pues aquí va mi respuesta:

(*)Los osos polares en Islandia.
http://www.elmundo.es/elmundo/2008/06/17/ciencia/1213697015.html
http://www.elmundo.es/elmundo/2008/06/19/ecologia/1213863907.html

(**)El glaciar argentino que se derrite… cuando allí es invierno.
http://www.elmundo.es/elmundo/2004/03/15/ciencia/1079348391.html

Lo pongo así para que os riáis y no os agobiéis con los temas económicos. Os pido disculpas si os parece que soy muy pesada con tanto rebatir Zeitgeist, pero mientras haya gente que se niega a ver la realidad aunque estén los glaciares cayéndose a pedazos delante de sus narices, yo tengo que seguir criticando la conspiranoia. Porque esto no es un caso de Economía avanzada, abstracta e incomprensible. Esto no es discutir a Kierkegaard ni a Derridá. Esto es ver un glacial despedazándose en invierno con tus propios ojos, tener pruebas fehacientes, palpables y fácilmente comprobables delante de tus narices… y negarte a verlas. Lo que quiero decir es que las teorías de la conspiración, de las que es bandera Zeitgeist, conforman un sistema de creencias tan fanático como cualquier otro, y mi obligación es demostrarlo.

Bueno, pues una vez dicho esto, voy a seguir con lo mío que es contrastar los datos que presenta Zeitgeist… a ver si encuentro alguna verdad entre todo este marasmo de mentiras y tergiversaciones.

.

¿Por dónde íbamos? Después de todo lo relacionado con Jekyll Island, Aldrich, y el nacimiento de la Fed, Zeitgeist ya debería de haber perdido toda su credibilidad, pero como siempre habrá quien salga defendiéndolo, voy a seguir con el análisis hasta el final.
Zeitgeist dice:

Al público se le dijo que el sistema de Reserva Federal (Fed) era un estabilizador económico. Y que la inflación y las crisis económicas eran cosa del pasado.
Bueno, como muestra la historia, nada está más lejos de la verdad. El hecho es que los banqueros internacionales ahora tienen una máquina ajustada para expandir sus ambiciones personales.
Por ejemplo, de 1914 a 1919, la Fed incrementó grandes préstamos a los bancos pequeños el suministro de dinero a casi un 100%, traducido en grandes préstamos a los bancos pequeños. Entonces, en 1920, la Fed retiró porcentajes masivos del suministro de dinero, forzando así a los bancos menores a cancelar su enorme cantidad de préstamos, y como en 1907, hubo corridas bancarias, quiebras y el subsiguiente colapso. Más de 5400 bancos competitivos fuera de la Fed colapsaron.Consolidando aun más el monopolio de un pequeño grupo de banqueros internacionales.

Así que:
Bueno, como muestra la historia, nada está más lejos de la verdad.

No. Lo que está más lejos de la verdad es lo del pánico de 1920.

No hubo ningún pánico bancario masivo en 1920.

Así, tal cual. Podéis ir a cualquier enciclopedia o libro de historia a comprobarlo.
Lo más similar que ocurrió por aquel entonces fue la crisis de empleo tras la Primera Guerra Mundial… que comenzó en 1919, y terminó en 1921.
http://en.wikipedia.org/wiki/Post-World_War_I_recession
http://www.claseshistoria.com/entreguerras/periodocrisis.htm

Cuando los soldados volvieron del frente, se pusieron a buscar empleo como locos, lo que motivó un brusco aumento del paro mientras volvían a trabajar.
Pero eso es una recesión típica de después de una guerra, a nivel mundial, que duró tres años (mientras se reajustaba la economía), no uno solo, y que no causó un pánico bancario masivo… y, encima, Zeitgeist tiene la caradura de afirmar que ese supuesto pánico bancario fue causado intencionalmente por la Fed. Por cierto, que el traductor de Zeitgeist dice en los subtítulos “corridas bancarias”… Ejem…

Vamos a ver, señoras y señores: se han inventado un hecho histórico. Toma castaña. No es ya que mientan. Es que se lo inventan. Esto ya no es tergiversar, ni inventarse detalles (que todo eso ya es malo de por sí), sino inventarse un hecho histórico. ¿Qué se creían? ¿Que no lo íbamos a comprobar?

Esto ya es mi opinión. ¿Por qué Zeitgeist se inventa esto? Muy sencillo. Creo que para reforzar la idea de los autores de Zeitgeist de que la Reserva Federal es peligrosa y no sirve para nada, se pusieron a buscar como locos hechos históricos que les dieran la razón. El único problema, es que no hubo problemas serios inmediatamente después de la creación de la Fed, lo que les “chafa” la hipótesis, pero ya sabemos que las verdades nunca se interponen entre los autores de Zeitgeist y sus objetivos.
¿Así que la Fed no dio problemas inmediatamente después de ser creada? Pues me lo invento… y así mi teoría conspiratoria ya encaja mucho más. Obviamente, lo más parecido que encontraron fue la recesión tras la Primera Guerra mundial, pero claro… no pueden llamarla “recesión mundial de 1919-1921”, porque entonces todos nos daríamos cuenta de que:

a) es una recesión, no un pánico bancario,
b) fue a nivel mundial, no sólo americano,
c) fue causada por la guerra, no por la Fed,
d) no sucedió en un año concreto y específico, sino durante más tiempo,
e) no fue algo tan grave que la Fed no pudiera manejar. La prueba está en que en los años 1922-1929, se produjo un boom económico espectacular, que hizo que esos años se conocieran como “los felices años 20”.

Obviamente, eso no quita que la Fed diera problemas. Por supuesto que los dio. Pero el primer fallo serio de la Fed fue su reacción al crack de 1929… dieciséis años después de haber sido creada.

Seguimos:
Más de 5400 bancos competitivos fuera de la Fed colapsaron.

¿Hubo un cierre masivo de bancos en 1920? No que yo haya podido comprobar. Ni en mis libros ni en internet. Y eso debería de aparecer en alguna parte, en el caso de que hubiera ocurrido… porque 5400 bancos no cierran todos los días. Y muy raro me parece a mí que esa afirmación sólo aparezca en Zeitgeist.
Si hay alguien que me puede aportar información veraz al respecto, estoy más que dispuesta a estudiarla. Hubo una recesión en la posguerra, eso sí lo he podido comprobar. Probablemente cerraran algunos bancos, pero desde luego no fue un pánico bancario. La gente podía sacar su dinero de los bancos. Y, sinceramente, 5400 bancos cerrando en un solo año tienen que aparecer en una enciclopedia (en las cuatro que yo tengo no aparece), ni en la wikipedia, ni en mis manuales de Historia ni de Economía.

Seguimos. Zeitgeist dice:

Al tanto de este crimen, el congresista Lindbergh se puso de pie y dijo en 1921:

-Bajo el Acta de Reserva Federal, los pánicos son creados científicamente. El pánico actual es el primero creado científicamente, y funcionó como calculamos una ecuación matemática.

Una vez más, tengo que decirlo.

Esa cita es mentira… ¿Otra vez? Sí, otra vez.

La auténtica es: When the President signs this act [Federal Reserve Act of 1913], the invisible government by the money power—proven to exist by the Monetary Trust Investigation—will be legalized. The new law will create inflation whenever the trusts want inflation. From now on, depressions will be scientifically created.

Traducción: «Cuando el presidente firme esta acta [el Acta de la Reserva Federal de 1913], se legalizará el gobierno invisible a través del poder del dinero –cuya existencia está probada por la Comisión de Investigación sobre el Trust Monetario-. La nueva ley creará inflación cuando este trust lo desee. De ahora en adelante, las depresiones se crearán científicamente.»

Viene de aquí:
http://quotes.liberty-tree.ca/quote/charles_lindbergh_quote_5035

Podemos observar dos cosas:
-Que la cita es mentira.
-Que no la dijo en 1921, sino en Noviembre de 1912.

Hay que ver la maldita manía que tienen los de Zeitgeist de mentir sobre las citas, ¿eh? Si no les hacía falta, hay citas auténticas de sobra. El congresista Charles August Lindbergh se pasó media vida despotricando contra la Fed. ¿Por qué? Porque el señor Lindbergh (padre del famoso aviador) provenía de un área donde sus votantes eran mayoritariamente granjeros. Ya hemos visto cómo los diputados “agrarios” abominaban de la gran banca y de Wall Street… aunque fueran republicanos, como él y el señor McFadden. Los políticos “agrarios” que venían del campo no soportaban a los grandes banqueros. Las pequeñas y medianas granjas del Sur y del Oeste dependían en gran medida de los préstamos que pedían a los bancos en la época de siembra, cuando ya habían gastado los beneficios del año anterior. En España esto es muy común: yo vivo en un pueblo, y se ve fácilmente. Los agricultores piden préstamos para poder comprar semillas, combustible, y para poder pagar los jornales a cuenta de la siguiente cosecha. Esta dependencia les hacía odiar a los banqueros, los cuales cobraban elevados intereses, especialmente los grandes banqueros. ¿Por qué cobraban intereses tan altos? Tened en cuenta que la gran banca no era proclive a conceder préstamos a cuenta de los beneficios agrícolas, ya que las cosechas pueden perderse (por la sequía, por ejemplo) y eso las hace un negocio arriesgado. La banca prefería prestarle a las grandes fábricas e industrias del Norte y de las grandes ciudades de Estados Unidos, que eran negocios menos arriesgados y más rentables. El que hubiera un proyecto de banco central como la Fed, que se temían que concentrara el poder financiero en las manos de unos pocos banqueros del Norte, les ponía de los nervios. Para los votantes de Lindbergh, la banca era el demonio. Él mismo y su padre habían sido granjeros en Minnesota:
http://www.mnhs.org/library/findaids/P1675.html
http://en.wikipedia.org/wiki/Charles_August_Lindbergh

Por eso este señor criticaba tanto y tan furiosamente a la banca en general, y a la naciente Fed en particular.

Seeeeeguimosss. Zeitgeist dice:

Sin embargo, el pánico de 1920 fue solo un pre-calentamiento. De 1921 a 1929 la Fed otra vez incrementó el suministro de dinero, otra vez resultando en grandes préstamos al público y los bancos.
Había otro nuevo tipo de préstamo llamado préstamo margen en el mercado bursátil.
Muy simple, un préstamo margen le permitía al inversor pagar solo el 10% de un título, con el otro 90% siendo prestado a través del corredor de bolsa. En otras palabras, una persona podía tener 1000$ en títulos solo pagando 100$. Este método era muy popular en los ‘20´s, cuando todo el mundo parecía estar haciendo dinero en la bolsa. Sin embargo, este préstamo tenía una trampa. Podía ser pedido en cualquier momento, y debía ser pagado en 24 horas. Esto se llama un “pedido marginal”, y el resultado típico de un pedido marginal es la venta del stock comprado con el préstamo.

¿Pero vosotros os creéis que soy tonta? ¿Que le tiro piedras a los aviones a ver si caen? ¿Que le doy chupetones a las bombillas para probar a qué sabe la luz?
Venga, hombre, por favorrrrrr.

¿De verdad os creéis que la crisis de 1929, también llamada crack del 29, que afectó al mundo entero… tuvo una sola causa? ¿De verdad alguien se puede creer que el origen de todo estuvo en un tipo de préstamo bursátil? Oooooh, vaya. Así que tenemos a cientos de historiadores redactando cientos de libros sobre este hecho histórico con sus cientos de causas y de ramificaciones e implicaciones político-económico-sociales, y ahora resulta que los sabios de Zeitgeist han descubierto la causa única, simple y sencilla por la que se formó uno de los líos económicos más gordos de la Historia. Sí, ya, claro.

En fin, lo de siempre. Ahora me toca a mí (y a mi marido, que me está ayudando ahora con este tema, reconoceréis su estilo inmediatamente), explicarlo todo desde la base, claro.


-¿Qué fue la crisis de 1929?

Pues fue nada más y nada menos que la mayor caída del mercado de valores (esto es, en la bolsa) de la historia de Estados Unidos (en términos de alcance y durabilidad, claro). Causó una crisis económica de dimensiones mundiales, y fue una de las mayores pruebas a las que se vio sometido el sistema económico capitalista.
Supongo que la mayoría de nuestros lectores sabrán por los libros o por las películas las dimensiones de este desastre financiero. Me parece recordar que se la menciona en Titanic. El desastre económico fue total, y marcó un antes y un después en la economía americana y mundial. Se ha escrito y debatido mucho, largo y tendido sobre el crack de 1929, y ha habido un intenso debate académico, especialmente entre los historiadores y economistas, acerca del origen, causas, desarrollo, alcance y repercusiones de este cataclismo económico.
http://es.wikipedia.org/wiki/Crack_del_29

-¿Cómo sucedió?

Resumimos a muy grosso modo para no aburrir a nuestros lectores:

-Después de la Primera Guerra Mundial, las economías de los países desarrollados se reajustaron como pudieron.
-La norma por aquel entonces era que el Estado no interviniera en Economía, o que lo hiciera lo menos posible, porque si no, los negocios no florecerían libres y sin cortapisas. Sin el estado, había riqueza, si el Estado intervenía, los empresarios no podían hacer negocios en paz. O eso se creía entonces.
-Después de la Primera guerra Mundial, Europa estaba destrozada. Había naciones que estaban endeudadas por las reparaciones de guerra (los aliados habían impuesto a Alemania una “multa” de 20000 millones de marcos oro por guerrillera e invasora). Otras naciones estaban endeudadas hasta las cejas por haberle pedido prestado EE.UU. durante la guerra (Gran Bretaña y Francia).
-Durante la guerra, se produjo un incremento brutal de la producción industrial para hacer frente a las necesidades bélicas (fábricas para hacer tanques, balas, armas, astilleros para barcos, etc.).
-Cuando la guerra terminó, el tejido industrial europeo estaba hecho trizas debido a los bombardeos, batallas y demás… pero el americano no, ya que la guerra se libró en suelo europeo.
-Una vez acabada la guerra, los Estados Unidos reconvirtieron su industria bélica en civil, y cambiaron sus fábricas de fusiles por fábricas de automóviles y otros productos. Es la era dorada de Detroit y de la industria automovilística (esto es sólo un ejemplo, hubo muchos más casos).
-¿A quiénes vendían todo eso? A Europa, porque Europa no tenía industrias suficientes en pie.
-Pero sucedió que, conforme Europa reconstruía sus fábricas, los europeos compraban cada vez menos a los Estados Unidos. Y a los cabrones de los americanos no les dio la gana de bajar su ritmo de producción. Al revés, lo incrementaron para seguir obteniendo el mismo o más beneficio.
-Los “felices años 20” fueron, por tanto, una época de euforia. La guerra había acabado, los buenos habían ganado, la Economía iba viento en popa y a toda vela, se hacían fortunas, y parecía que, efectivamente, las crisis cíclicas habían terminado, y la prosperidad y la paz iban a ser eternas y que sólo podían aumentar, no disminuir.

Y una mierda.

Tooodo esto que he escrito antes es el escenario para que entendáis las DOS grandes causas fundamentales que causaron la crisis de 1929:

A) La superproducción.

Todos los historiadores y economistas consideran unánimemente la superproducción como una de las causas del crack de 1929. Durante la guerra, se había producido un aumento de la capacidad bélica americana que luego se transformó en civil. Mientras los europeos compraban productos americanos, todo fue bien, pero cuando los europeos terminaron de arreglar sus industrias, empezaron a abastecerse de ellas y dejaron de comprar en América. Desde 1925, Europa está plenamente recuperada a niveles industriales.
Ojo, que eso también sucedió con la producción agrícola. Los nuevos métodos de producción con maquinaria, puestos a toda leche durante la guerra, junto con unas cosechas excelentes durante los primeros años 20, producen un cantidad atroz de excedentes agrícolas. Una vez más, cuando los europeos recuperaron sus campos, éstos también se pusieron a producir como locos.
¿Qué origina todo esto?
Que sobran productos. Al principio no se notaba, pero para 1929 ya era obvio que los automóviles se acumulaban en los almacenes de las fábricas, que los silos de grano estaban llenos, y que la ropa cogía polvo en las grandes fábricas textiles… había más productos que gente dispuesta a comprarlos (más oferta que demanda).

B) La especulación.

“A pesar de este desfase entre producción y ventas las cotizaciones de los valores en bolsa no dejan de subir. ¿Cómo puede explicarse esta anomalía? ¿Cómo ascienden las cotizaciones de empresas que acumulan, sin vender, una parte de su producción? Sólo existe una explicación: la inflación de crédito.”
Esto ha salido de Historia del Mundo Contemporáneo de Antonio Fernández, capítulo referente a La Depresión de 1929, página 328.

Y ahora os lo traduzco yo: las fábricas seguían produciendo dale que te pego, a toda pastilla, y acumulando mercancía en sus almacenes, sin venderla. Pero las cotizaciones de estas empresas en la bolsa… ¡seguían creciendo! ¡Sus acciones cada vez valían más! ¿Por qué?
Porque pedir prestado para comprar acciones era muy fácil. Según Antonio Fernández, se reparten altos beneficios porque los costos de la producción se afrontan a base de préstamos bancarios; pero era una situación artificial que no podía mantenerse por largo tiempo.
Los inversores, obsesionados por ganancias a corto plazo, colocan su dinero en sectores antes deprimidos (ferrocarriles, servicios públicos), de los que esperan en un período de expansión beneficios elevados. Buena parte de las compras se efectúa a plazos, es decir, con dinero prestado. Esto fue un drenaje de capitales, no hacia inversiones sino hacia préstamos especulativos, que eran más rentables. El dinero de los bancos respalda preferentemente a los brokers, los corredores de bolsa. En palabras de Fernández:
«No es extraño que se culpe de la depresión a un sistema bancario que orientaba sus fondos para respaldar a los especuladores en vez de invertir en sectores realmente productivos.»
A eso se le llama especular, amigos lectores.

Bien, es obvio incluso para el más tonto que no se puede mantener mucho tiempo una situación en la que:
1) produces mucho y vendes cada vez menos, y
2) tus acciones en bolsa suban siempre.

En 1929, el centro bursátil mundial por excelencia era Nueva York, y su bolsa de Wall Street. Todos los especuladores del mundo tenían puestas allí sus miras, ya que:
-Tras la Primera Guerra Mundial, todo el mundo debía dinero a Estados Unidos, entre reparaciones de guerra (Alemania, por ejemplo), y deudas por todo lo que le habían comprado durante la guerra (Francia, Gran Bretaña, por ejemplo).
-Era la primera potencia industrial (su tejido industrial estaba intacto, y creciendo).
-Era una economía muy libre, nada intervencionista, y muy eufórica.
-Y, sobre todo, allí era donde se podía especular mejor. ¿Por qué? Porque allí era donde más fácilmente se podía pedir prestado (crédito).

Y esa última cuestión es una maldita manía que tienen los americanos en particular: la de basar toooooda su economía en pedir prestado. Los americanos siempre están endeudados hasta las cejas. Siempre. Los americanos consideran comprar una diversión. Ya de base comienzan con una concepción del dinero mala. La frase “ir de compras” (go shopping), con el significado incluido de “forma de divertirse”, es anglosajona. En español no había equivalente. Se compraba y punto. Aparte de eso, aquí sólo consideramos razonable el endeudarse para cosas importantes, como una hipoteca o un automóvil (si te es MUY necesario, y siempre dentro de tus posibilidades). En América, por ejemplo, la gente tiene que endeudarse para ir a la universidad si sus padres no han ahorrado o no tienen beca, por no hablar de que consideran imprescindible el auto a partir de los dieciséis años.
En resumen: se endeudan mucho y lo tienen como costumbre. Es más, basan su Economía como nación en eso.
Para los españoles: aquí hemos visto muy recientemente la proliferación de los créditos fáciles como el famoso Cofidis, que requieren de pocas garantías y pocas explicaciones. Eso está importado de estados Unidos. Es una forma de sacar dinero a largo plazo a la gente… pero los americanos no lo ven mal, al contrario, lo ven bien, porque aseguran que el crédito fácil estimula la marcha de la Economía, al aumentar el gasto y el consumo. Y es cierto que se estimula la marcha de la Economía… pero a base de endeudar a la gente, y si vienen malos tiempos y la gente no puede pagar, la sociedad queda mucho más vulnerable. Pero eso no se lo plantean.

Pues bueno, sucedió que todo este follón se fue montando progresivamente, acumulándose… hasta que estalló.

-La crisis bursátil en sí misma.

Mientras los valores de las acciones estuvieron en alza, todo estuvo bien. Pero cuando algunos accionistas empezaron a ver que sus acciones en concreto no ganaban lo que ellos esperaban, empezaron a venderlas.

Aquí es ya donde difieren más los historiadores. No se acaban de poner de acuerdo en qué es lo que desencadenó en concreto la venta masiva de títulos. Antonio Fernández asegura que se debió a que como las fábricas de automóviles tenían tantísimo stock acumulado en sus almacenes (los europeos ya no compraban porque tenían sus fábricas arregladas), dejaron de producir allá por mediados de 1929. Al dejar de producir, se necesitaba menos acero y menos cobre. Eso provocó que las industrias que producían acero y cobre (las siderúrgicas), vendieran mucho menos y dieran mucho menos beneficio. Al ver mermados sus beneficios, los dueños de acciones de las siderúrgicas, empezaron a vender esas acciones para comprar las de otras más rentables. Algunos bancos, como la Banca Morgan, se pusieron a comprar esas acciones para evitar otro pánico al estilo de 1907. Pero… esta vez la cosa no funcionó. Cuando los accionistas de otros valores vieron que esas acciones eran compradas, también empezaron a vender las suyas, que también empezaban a perder dinero o a no ganar tanto como querían (ferrocarriles, textiles) con la esperanza de que también se las compraran… para obtener dinerito con el que poder especular en oooootros campos donde les dieran más beneficio (por ejemplo, la construcción).
Otros autores apuntan a la crisis de las industrias textiles, que ya no vendían tanto, o de los astilleros, etc. La cuestión es que los especuladores empezaron a vender acciones de empresas que o no daban beneficio o daban poco para lo que querían ganar (se vendía mucho menos en un mundo donde todos los países producían a mucho ritmo). Resultado: en poco tiempo, la Bolsa se llenó de órdenes de venta de acciones. Y se creó un pánico total.

El 24 de Octubre 1929, el “jueves negro”, se pusieron a la venta 13 millones de títulos en la bolsa.

Como los accionistas veían que se presentaban cada vez más personas con más títulos para vender, ¿qué hicieron? Lo que se suele hacer: bajar el precio de las acciones con la esperanza de que alguien te las compre antes de que aparezcan más individuos y más desesperados que ellos.
Y los precios de las acciones bajaron. Y el efecto pánico no hizo más que aumentar.
El día 29 de Octubre, se pusieron a la venta 19 millones de títulos. Conforme iban entrando nuevas acciones para ser vendidas, los accionistas se volvían cada vez más nerviosos, y bajaban cada vez más los precios, en un círculo vicioso que produjo que las cotizaciones bajaran 43 puntos en esos pocos días. Imaginaos que tengo unas acciones que compré a 1000 $, y ahora sólo me las pagan a 570 $… si me las compran ese día, claro.
En principio no se pensó en una crisis duradera, porque la banca actuó de freno, comprando parte de esas acciones, con la esperanza de que dejaran de salir títulos a la venta, y que pasara el pánico, pero llegó un momento en que la banca, que había concedido préstamos a diestro y siniestro a todo el mundo, se encontró sin dinero para seguir comprando tantas acciones. En la primavera de 1930, los bancos (banca Morgan entre ellos) no pudieron más, y se pusieron a vender también todo lo que habían acumulado intentando frenar la crisis.

Y entonces sí que se produjo una atroz caída de los valores de las acciones en la bolsa de Wall Street. Os cito el caso conocidísimo de United States Steel, una siderúrgica muy poderosa, que pasó de que sus acciones valieran 250 $, a tan sólo 22 $.

Esta caída de valores arrastró a los bancos, industrias y posteriormente, a toda empresa de los Estados Unidos a una crisis económica sin precedentes (hasta entonces). Ello condujo a la llamada Gran Depresión, un período de terrible penuria mundial:
http://us.history.wisc.edu/hist102/lectures/lecture18.html
http://en.wikipedia.org/wiki/Great_Depression
http://www.gold-eagle.com/editorials_98/vronsky060698.html
Miles de empresas desaparecieron, millones de personas se arruinaron y se fueron al paro, se perdió la confianza en la economía, y el resto es Historia…
http://en.wikipedia.org/wiki/Wall_Street_Crash_1929
Atlas histórico Mundial, tomo II, Economía Mundial y crisis económica (1919-1939) de H. Kinder y W. Hilgemann, página 203.

Y ahora, seguimos con lo nuestro. Zeitgeist dice:

un préstamo margen le permitía al inversor pagar solo el 10% de un título, con el otro 90% siendo prestado a través del corredor de bolsa. En otras palabras, una persona podía tener 1000$ en títulos sólo pagando 100$. Este método era muy popular en los ‘20´s, cuando todo el mundo parecía estar haciendo dinero en la bolsa. Sin embargo, este préstamo tenía una trampa. Podía ser pedido en cualquier momento, y debía ser pagado en 24 horas. Esto se llama un “pedido marginal”, y el resultado típico de un pedido marginal es la venta del stock comprado con el préstamo.

Las cosas como son. Ahí sí acierta Zeitgeist: una de las causas primigenias de la especulación que dio lugar a la crisis de 1929 fue la facilidad con la que se podía pedir prestado en América para hacer negocios, montar una empresa o participar en bolsa.
En lo que se equivoca totalmente es en afirmar que la causa principal (no dice que hubiera más) fue un tipo en concreto de préstamo: el préstamo margen. Eso es mentira.

Ya hemos visto que las causas del crack fueron muchas, complejas y variadas. Y, desde luego, no fue sólo el préstamo margen (yo lo conocía como “préstamo marginal”). Zeitgeist dice:

un préstamo margen le permitía al inversor pagar solo el 10% de un título, con el otro 90% siendo prestado a través del corredor de bolsa. En otras palabras, una persona podía tener 1000$ en títulos solo pagando 100$.

Y una mierda.

-¿Qué es el “préstamo margen”?

Pues consiste en comprar títulos (generalmente, acciones) con dinerito prestado por un corredor de bolsa, utilizando otros títulos o, a veces, tu propio dinerito, como garantía o aval. Ello produce un aumento en el beneficio (o las pérdidas) que se hagan con la compra de esos títulos.
Vamos a explicarnos:
-Los títulos sirven como garantía del préstamo.
-Pero lo normal es que respondas también con tu dinero.
-El valor neto, esto es, la diferencia entre el valor de los títulos y el préstamo, es inicialmente igual a la cantidad de dinero que uno mismo ha usado para comprar. Esta diferencia tiene que estar por encima de un margen mínimo que se establece como requisito. Eso es para proteger al corredor de bolsa de una caída en el valor de los títulos hasta un punto en el que ya no lleguen a cubrir el préstamo.

Como veo que os habéis quedado igual que si os lo explicara en chino mandarino, os voy a poner un ejemplo:
Fulano compra una acción en Chorradas S.A, por valor de 100 $, utilizando 20 $ de su bolsillo y 80 $ del corredor de bolsa. El valor neto sería… 20 $. El corredor le requiere a Fulano un margen mínimo de 10 $. ¿Está el valor neto de 20 $ por encima de los 10 que exige el corredor? Sí. Pues entonces todo va bien. Supongamos que la acción baja a 85 $. El valor neto sería ahora de 5 $:
85 que vale ahora menos 80 que prestó el corredor en su momento es igual a 5.
¿Está el valor neto actual de 5 $ por encima de los 10 que exige el corredor? No. Pues entonces todo va mal.
Fulano tendrá que vender la acción o repagar parte del préstamo (hasta que el valor neto volviera a ser de 10 $ o por encima). Vamos, que le tendría que pagar 5 dólares al corredor de los cojones… o en títulos, o vendiendo la acción, o dándoselo de su cuenta corriente.

Sale de aquí:
http://en.wikipedia.org/wiki/Margin_loan

Como ya podéis ir viendo, esto tiene algo que ver, pero muy poco, con lo del crack de 1929. Ahora viene el por qué hablo de todo esto:

Some say that in the 1920s, margin requirements were loose. In other words, brokers required investors to put in very little of their own money. When stock markets plummeted, the net value of the positions rapidly fell below the minimum margin requirements, forcing investors to sell their positions. This is cited as a factor contributing to the Stock Market Crash of 1929, which in turn contributed to the Great Depression. However, as reported in Peter Rappoport and Eugene N. White’s 1994 paper Was the Crash of 1929 Expected (http://www.jstor.org/stable/2117982), all sources indicate that beginning in either late 1928 or early 1929, «margin requirements began to rise to historic new levels. The typical peak rates on brokers’ loans were 40-50 percent. Brokerage houses followed suit and demanded higher margin from investors.»

Traducción: “Hay quien dice que en los años 20, los requisitos de márgenes eran muy permisivos. En otras palabras, que los corredores requerían de los inversores que pusieran muy poco dinero. Cuando los valores de la bolsa cayeron bruscamente, el valor neto de las posiciones cayó rápidamente muy por debajo de los márgenes requeridos, forzando a los inversores a vender. A menudo se cita esto como una de las causas que contribuyeron al crack de 1929, lo que a su vez, contribuyó a la Gran Depresión. Sin embargo, como Peter Rappoport y Eugene N. White’s citan en su obra ¿Se esperaba el crack de 1929?, “todas las fuentes indican que muy al final de 1928 o muy al principio de 1929, los márgenes requeridos empezaron a aumentar hasta niveles históricos. El nuevo techo para los préstamos efectuados por los corredores se situaba ya por entonces entre el 40% y el 50%. Las empresas de corredores hicieron lo consiguiente, que era demandar márgenes más altos de los inversores.”

Se puede ver en:
http://www.jstor.org/pss/2117982

Recopilemos que se hace tarde:

A) Zeitgeist dice:
un préstamo margen le permitía al inversor pagar solo el 10% de un título, con el otro 90% siendo prestado a través del corredor de bolsa. En otras palabras, una persona podía tener 1000$ en títulos solo pagando 100$.

-Mentira. El préstamo margen no fue la causa del crack del 29, ni mucho menos. Eso se lo ha inventado Zeitgeist para reforzar su teoría conspiratoria. Las causas del crack del 29 fueron mucho más profundas y complejas.
-Mentira. No era un margen del 10%, sino del 40% o del 50%.

B) Zeitgeist dice:
Este método era muy popular en los ‘20´s, cuando todo el mundo parecía estar haciendo dinero en la bolsa. Sin embargo, este préstamo tenía una trampa. Podía ser pedido en cualquier momento, y debía ser pagado en 24 horas. Esto se llama un “pedido marginal”, y el resultado típico de un pedido marginal es la venta del stock comprado con el préstamo.

-Mentira. Un préstamo marginal no puede ser pedido en cualquier momento. Es más, el corredor de bolsa ni siquiera puede obligar al inversor a vender. Sólo si el inversor no tiene dinero o avales para mantener el margen, puede verse obligado a tener que vender para pagarle al corredor. Pero no es obligatorio.

C) Zeitgeist dice:
y debía ser pagado en 24 horas. Esto se llama un “pedido marginal”

-Mentira.
Cuando el margen sea inferior a lo que el corredor tiene solicitado como requisito, entonces puede reclamar un “pedido marginal” (margin call en inglés) que, básicamente consiste en un “tío, que te estás pasando de lo que hemos pactado, págame la diferencia, machote”. Una vez que el inversor ha recibido el “toque de atención”, tiene la opción de aumentar el margen con su dinerito particular o vendiendo la acción de marras para devolver el préstamo y mandar a hacer gárgaras al corredor, o pagarle la diferencia con otras acciones de otro tipo que tenga. Si el inversor no cumple con su obligación de restituir el margen al que le obliga el contrato, el corredor puede, por ley, quitarle la acción y venderla por sí mismo para recuperar el dinero que prestó, ya que la acción es una garantía en sí misma del préstamo, como ya hemos dicho.

D) Zeitgeist dice:
y el resultado típico de un pedido marginal es la venta del stock comprado con el préstamo.

-Mentira. El resultado típico de un pedido marginal no tiene por qué ser la venta de una acción. La acción puede ser mantenida por el inversor, y el préstamo pagado en líquido… o con otra acción cuyo valor pague el préstamo que le hizo el corredor. El inversor elige (si puede).

E) Zeitgeist dice:
y debía ser pagado en 24 horas.

-Mentira.
Eso no sucede con todos los préstamos margen, sólo con un préstamo marginal con variación (que usa las cotizaciones del día a día como referentes) o con un préstamo marginal adicional, (que tiene un margen muuuucho más serio a favor del corredor y que se usa sólo en caso de que la acción se espere que vaya a caer de un momento a otro, se usa para aguantar hasta última hora a ver si se vende).
Como podéis ver, eso de las 24 horas sólo sucede con algunos subtipos de préstamo margen, no con todos, y sólo para casos relativamente excepcionales, que no eran la norma ni entonces ni hoy en día… salvo para los especuladores, claro. Pero eso ya es otra historia.

¿De dónde sale todo esto? Pues de aquí:
http://www.sec.gov/investor/pubs/margin.htm
http://en.wikipedia.org/wiki/Margin_loan#Variation_margin


Y ahora, una pequeña elucubración:

Como podéis ver, el mundo de la bolsa, con sus cotizaciones, y sus valores cambiantes… es una ruleta rusa económica. Hago este inciso para que veáis que yo no soy partidaria de especular con dinero ni de la economía basada en la especulación. A mí me parece perfecto que una persona se haga rica vendiendo un producto. El que sea (siempre que no cometa crímenes o injusticias para conseguir ese producto, claro está: por ejemplo, me parece estupendo que J.K. Rowling se haya hecho rica y cresa vendiendo libros, bien por ella, aunque no me gusten del todo sus libros, pues si la gente los compra, perfecto). Lo que veo fatal es que la gente quiera hacerse rica de la noche a la mañana y sin producir absolutamente nada, tan sólo jugando a esa especie de póker que es la Bolsa. No es ya que me parezca inmoral de base porque no se produce nada, es que casi todas las crisis recientes (de hace un siglo, vaya), surgen de eso. El problema de la especulación es que si sale bien, te haces rico rápidamente tú solo, pero si sale mal, no sólo te arruinas tú, sino que arruinas a un montón de gente que no tiene nada que ver contigo, y que estaba trabajando honradamente hasta que algún listo decidió que quería hacerse rico de un día para otro.
Y digo esto porque me afecta a mí también. La especulación con las hipotecas subprime ha conducido a una crisis económica a la economía estadounidense. Para evitar que esa crisis se contagiara a Europa a través de la banca, el Banco Central Europeo se vio obligado a subir los tipos de interés. Cosa que me molesta sobremanera porque mi marido tiene una hipoteca. Hipoteca que ahora está pagando más cara porque a unos hijos de puta de agentes inversores americanos se les ocurrió la genial idea de conceder préstamos hipotecarios de muy elevado interés a gente que no los podía pagar. Pero no es sólo mi caso. Otro ejemplo: después de la caída de la corporación Enron, miles de personas se quedaron sin pensiones porque estas pensiones estaban basadas en los beneficios que supuestamente iban a dar las acciones de Enron (en EE.UU., el estado no paga pensiones, te las tienes que averiguar tú). Y Enron quebró porque sus directivos se dedicaron a especular con la energía en lugar de producirla. Y es que, claro, es más bonito y más fácil y más divertido, obtener beneficios jugando con acciones que construyendo centrales eléctricas, que era lo que supuestamente tenían que haber hecho. Eso cuesta mucho trabajo, tiene más quebraderos de cabeza, y no produce grandes beneficios a corto plazo:

http://es.wikipedia.org/wiki/Enron
http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/business/newsid_1688000/1688920.stm

Propuesta: si por mí fuera, prohibiría que la bolsa abriera más de una vez a la semana, y prohibiría hacer más de una transacción con acciones de la misma empresa en el mismo mes. Eso de ganar dinero comprando y vendiendo en bolsa como si estuvieras en el casino es peligroso para la economía… y para mí. Debería comprar en bolsa el que espere obtener beneficios de la empresa en forma de dividendos, lo que se llama inversión. La inversión consiste en que yo compro acciones de una empresa, (por ejemplo Fontaneda), porque he investigado la empresa, creo que es fiable, y espero que a largo plazo, Fontaneda fabrique muchas galletas, las venda, gane dinero y me dé una parte de ese dinero que ha ganado por cada acción que yo tenga: esa parte de los beneficios que me dan por acción se llama dividendos. Por el contrario, la especulación consiste en que yo compro acciones de Fontaneda a las 9:15 en la bolsa de Nueva York por 45,5 euros la unidad, y las vendo a las 10:48 en el mercado de valores XETRA a 46,10, y las vuelvo a comprar el mes que viene a 41,2… Un cachondeo total que se basa en intentar adivinar si la acción va a subir o a bajar… y que no tiene nada que ver con la producción y venta de galletas de Fontaneda. La especulación premia hacer malabares con los números, mientras que la inversión premia la producción de éxito… que es lo que interesa.

Si por mí fuera, repito, la bolsa abría una vez por semana, y no se podrían hacer segundas transacciones sobre acciones de la misma empresa en el mismo mes. Que especulen en el casino, y dejen la bolsa para quien quiera invertir, que para eso se creó.


Safe Creative #0807110821033

.

Para los que tengáis curiosidad, os informo que los comentarios a este artículo en el antiguo blog los podéis encontrar aquí (abajo, al final de cada página):

http://natsufan.livejournal.com/29934.html

.

Siguiente artículo.

Zeitgeist contrastado (XXVI). Continuación de la historia de la Reserva Federal.

Anterior artículo.

Vuelta al índice.

.

Una vez ya sabemos cómo funciona un banco central, continuamos con el análisis de las afirmaciones que se hacen en Zeitgeist, the Movie.

¿Dónde estábamos?
Habíamos dejado al senador Aldrich que se dirigía a Washington con su carpeta bajo el brazo con el plan para un banco central privado que había diseñado en Jekyll Island… para presentarlo al Congreso…
Y lo mandaron a freír espárragos.

Repasemos el trasfondo del nacimiento de la Federal Reserve Act («Ley sobre la Reserva Federal»):

Después del casi catastrófico desastre financiero de los dos pánicos bancarios de 1907… era obvio que se necesitaba una reforma de la banca. Los grupos que más deseaban la reforma eran los banqueros de Wall Street, los republicanos y los demócratas de los Estados del Este.
Cada uno por sus motivos, claros:
-Los banqueros querían un sistema de control para evitar las crisis financieras, sí… pero que a ellos no les controlara demasiado. Buscaban un banco central totalmente privado.
-Los republicanos (la mayoría de ellos) buscaban un sistema de control financiero que evitara las crisis financieras sin que el Estado tuviera que intervenir demasiado. Pero tenían que proponer algo que no los ligara demasiado a la impopular banca de Wall Street, a la que el pueblo acusaba (no sin razón) de ser la causante de los pánicos de 1907. Tenían la propuesta de Aldrich, un banco central cuasiprivado.
-Los demócratas del Este querían un sistema de control financiero que evitara las crisis financieras pero controladito por el Estado, a la europea de entonces… un banco central cuasipúblico.
-Algunos republicanos libertarios, como McFadden (al que mencionan en Zeitgeist) y los demócratas del Sur y del Oeste (agrarios), no querían saber de nada que tuviera que ver con Wall Street. Se oponían a un banco central centralizado, esto es, en manos de unos pocos. Los republicanos radicales como McFadden temían la avaricia de “la mafia de Wall Street”, y los demócratas agrarios se temían que un banco centralizado en unas pocas manos, sólo concediera préstamos a las grandes industrias del Norte y el Este, dejando desamparados a sus votantes agrícolas, que necesitaban de los préstamos bancarios para salir adelante. Éstos, o no querían un banco central… o querían uno totalmente público.

Tooooodas estas tendencias se enmarcaron dentro del cambio de poder que se dio en EE.UU. durante la época. El pueblo, muy desconfiado de los grandes banqueros después de los pánicos de 1907, le dio el control del Congreso al partido Demócrata en 1910… justo el año en que Aldrich y su reunión secreta se produjo.

Also in 1910, Senator Nelson Aldrich, Frank Vanderlip of National City (today know as Citibank), Henry Davison of Morgan Bank, and Paul Warburg of the Kuhn, Loeb Investment House met secretly at Jeckyll Island, a resort island off the coast of Georgia, to discuss and formulate banking reform, including plans for a form of central banking.  The meeting was held in secret because the participants knew that any plan they generated would be rejected automatically in the House of Representatives if it were associated with Wall Street.  Because it was secret and because it involved Wall Street, the Jekyll Island affair has always been a favorite source of conspiracy theories.  However, the movement toward significant banking and monetary reform was well-known.3  It is hardly surprising that given the real possibility of substantial reform, the banking industry would want some sort of input into the nature of the reforms.  The Aldrich Plan which the secret meeting produced was even defeated in the House, so even if the Jekyll Island affair was a genuine conspiracy, it clearly failed.

Traducción:
“En 1910, el senador Nelson Aldrich, Frank Vanderlip del actual Citibank, Henry Davison del Banco Morgan y Paul Warburg del Kuhn & Loeb Investment House, se reunieron secretamente en Jekyll Island, una isla de recreo cerca de la costa de Georgia, para discutir y formular la reforma bancaria, lo que incluía planes para una forma de banco central. El encuentro se mantuvo en secreto porque los participantes sabían que cualquier plan que diseñaran sería rechazado automáticamente en la Casa de representantes (el Congreso) si fueran asociados con Wall Street. Debido a que fue secreto, y a que involucraba a Wall Street, el asunto de Jekyll Island ha sido siempre una fuente constante de teorías conspiratorias. Sin embargo, el movimiento hacia una reforma significativa monetaria y financiera era ya bien conocido. No es de extrañar, pues, que dada la posibilidad real de una reforma sustancial, la industria financiera (la banca) quisiera tener algo que decir en la naturaleza de estas reformas. El Plan Aldrich que salió de este encuentro fue derrotado en la casa de Representantes, así que incluso si el asunto de Jekyll Island fue una conspiración de verdad, está claro que falló.”

Viene de aquí:
http://www.publiceye.org/conspire/flaherty/flaherty1.html
y de aquí:
Greider, William (1987), Secrets of the Temple, New York: Simon & Schuster.

No sólo el economista Flaherty dice esto. También lo dicen aquí:

This plan, which was so clearly prepared under the influence of large bankers, was strongly attacked by the progressives and never appealed to the public. Moreover, the conservative Republican Aldrich presented his plan just after the election of 1910, in which the Democrats captured Congress for the first time in nearly two decades while Republican President William Howard Taft, supported by the party’s conservatives, was increasingly besieged by the party’s progressive wing. In short, Aldrich presented his plan just after his party had suffered a serious rebuff at the polls, and while a President sympathetic to his views was under growing attack within his own party.

Traducción:
“Este plan [el de Aldrich], que estaba tan claramente preparado bajo la influencia de los grandes banqueros, fue ferozmente atacado por los progresistas y nunca llamó la atención del público. Más aún, Aldrich, republicano conservador, presentó este plan justo después de las elecciones de 1910, en las que los demócratas obtuvieron el control del Congreso por primera vez en casi dos décadas, mientras que el [todavía] Presidente republicano William Howard Thaft, sostenido por los conservadores del partido, iba siendo cada vez más contestado por el ala progresista de su partido. Resumiendo, Aldrich presentó su plan justo después de que su partido hubiera sufrido una seria derrota en las urnas, y mientras que un presidente partidario de su punto de vista, estaba bajo un creciente ataque dentro de su mismo partido.”

http://www.bos.frb.org/about/pubs/begin.pdf
Página 20.


-¿Cómo es que el Plan Aldrich fue derrotado?

Aldrich no tuvo suerte… su partido no gobernaba ya. Todos veían que su plan estaba influenciado por la gran banca; los demócratas, victoriosos en 1910, no le iban a poner las cosas fáciles… y el ala progresista de su partido (McFadden entre ellos)… tampoco quería ver ese plan ni en pintura. Pero ya se había comprometido con Rockefeller y compañía para presentarlo… y lo presentó. Él esperaba que el Congreso fuera mayoritariamente republicano y de derechas cuando lo presentara, pero los demócratas habían ganado las elecciones.
Obviamente, cuando Aldrich se presentó con su plan ante este nuevo Congreso donde los demócratas eran mayoritarios, lo echaron para atrás. ¿Por qué? Porque ni los demócratas agrarios ni los republicanos progresistas eran tontos ni sordos.
La reunión de Jekyll Island sería todo lo secreta que queráis, pero Aldrich tuvo que describir y relatar ante el Congreso cómo iba a ser su propuesta de un banco central de EE.UU.

Cuando los demócratas oyeron esto:

The Aldrich plan provided for one central institution, to be called the National Reserve Association, with branches all over the country and with the power to issue currency, and to rediscount the commercial paper of member banks. Control of the institution would reside in a board of directors, the overwhelming
majority of whom would be bankers.
The Aldrich plan received scant public support and aroused strong opposition.
Many progressives protested that the Aldrich plan would not provide for adequate public control of the banking system, that it would enhance the power of the larger banks and the influence of Wall Street; and that its currency reform provisions would be dangerously inflationary. «Big financiers are back of the Aldrich currency scheme,» William Jennings Bryan proclaimed.

Traducción:
“El plan Aldrich preveía la creación de una institución central que sería llamada la Asociación de la Reserva Nacional, con ramas por todo el país y con el poder de emitir moneda y de redescontar el papel comercial de los bancos miembros. El control de dicha institución residiría en una junta directiva, cuya inmensa mayoría de miembros serían banqueros.
El plan Aldrich recibió muy escaso apoyo público y levantó una fuerte oposición.
Muchos progresistas se quejaron de que el plan Aldrich no proporcionaría un adecuado control público del sistema bancario, y que lo que haría sería aumentar el poder de los grandes banqueros y la influencia de Wall Street; y que las provisiones para la reforma monetaria serían peligrosamente inflacionistas. “Los grandes financieros son el respaldo del esquema monetario de Aldrich”, proclamó William Jennings Bryan [tres veces nominado candidato demócrata a la presidencia].”

http://www.bos.frb.org/about/pubs/begin.pdf
Página 20 (sí, también).

…y oyeron esto otro:

The Aldrich Plan called for a system of fifteen regional central banks, called National Reserve Associations, whose actions would be coordinated by a national board of commercial bankers.  The Reserve Association would make emergency loans to member banks, create money to provide an elastic currency that could be exchanged equally for demand deposits, and would act as a fiscal agent for the federal government.

Traducción:
“El plan Aldrich llamaba a la creación de un sistema de quince bancos regionales, llamados Asociaciones de la Reserva Nacional, cuyas acciones serían coordinadas por una directiva nacional de banqueros comerciales. La Asociación de la reserva podría hacer préstamos de emergencia a los bancos miembros, crear dinero para proveer de una moneda elástica que pudiera ser intercambiada por depósitos, y que actuaría de agente fiscal del gobierno federal.”

http://www.publiceye.org/conspire/flaherty/flaherty1.html
y de aquí:
Kidwell, David S. and Richard Peterson (1997), Financial Institutions, Markets, and Money, 6th edition, Fort Worth: Dryden Press

…le dijeron a Aldrich que podía meterse su plan por el orto, muchas gracias.

-¿No sirvió el plan Aldrich para nada, entonces?
Lamentablemente, sí que sirvió para algo, sí: fue la base para una de las propuestas republicanas para un acuerdo conjunto con los demócratas sobre un banco central.
A pesar de su oposición al plan Aldrich, los demócratas reconocían que las cosas no podían seguir como estaban. No se podía tener al país eternamente al borde una crisis financiera.
El problema con el plan Aldrich, según los demócratas, era que los bancos regionales serían controlados individualmente Y nacionalmente por banqueros privados, un proyecto que no iba nada bien con los populistas del partido Demócrata, lo que incluía a Woodrow Wilson, el futuro presidente demócrata.

En 1912, Wilson ganó la nominación para la Presidencia por el partido Demócrata, y se convirtió en presidente del gobierno de EE.UU., gracias sobre todo a sus discursos en contra de las “grandes corporaciones”, y aconsejaba contra “una concentración del control del crédito… que pueda convertirse en cualquier momento en algo infinitamente peligroso para la libre empresa”.

Greider, William (1987), Secrets of the Temple, New York: Simon & Schuster.

Aquí tenéis a este señor:
http://en.wikipedia.org/wiki/Woodrow_Wilson

Wilson quería acabar con todo este jaleo. Se necesitaba una reforma financiera urgente, y le encargó al congresista Arsene Pujo que iniciara un comité (House Banking and Currency Committee ) y una ronda de contactos (Pujo hearings) para oír las diferentes propuestas de los congresistas, y para examinar el control y los recursos financieros de la nación .

http://www.bos.frb.org/about/pubs/begin.pdf
Página 21.

De tooooodas aquellas Pujo hearings o “audiencias de Pujo”, surgió…

La legislación que dio lugar a la ya famosísima Federal Reserve Act, también conocida por entonces como Currency Bill (“proyecto de ley sobre la moneda”), o la Owen-Glass Act (Ley Owen-Glass).
Se la llamó “Ley Owen-Glass” porque fue presentada por Carter Glass, representante demócrata por Virginia, y por el senador Robert Latham, senador demócrata por Oklahoma.
La legislación de esta Currency Bill (código H.R. 7837) salió de las aportaciones de muchas y muy diferentes propuestas e ideas formuladas por muchos representantes y senadores de todos los partidos, incluyendo el plan Aldrich.
Sin embargo, al contrario que el plan Aldrich, que le daba el control a los banqueros privados, con muy poca presencia pública, el nuevo plan le daba el control a una entidad pública, la junta Directiva de la Reserva Federal, si bien otorgando una cierta autonomía a los bancos federales, los cuales, durante un tiempo, tuvieron la facultad de establecer su propia tasa de descuento sobre la compra de bonos. La nueva ley también le arrebató a los bancos privados la facultad de emitir billetes, cosa que pasó a manos de la Tesorería de los EE.UU. Otra cosa diferente respecto al plan Aldrich es que los bancos de la nación no tenían la opción de no unirse a la Reserva Federal si no querían… tenían que unirse por narices.

Como podéis observar, casi todo eso ha cambiado hoy día, tal y como vimos en la anterior entrada. Hoy, los bancos federales regionales son mucho menos independientes, la junta directiva manda más, y es la que establece la política financiera. En otras palabras, se llegó a un compromiso entre republicanos y demócratas… en lugar de un banco central casi totalmente público o casi totalmente privado, se llegó a un término medio: una Reserva Federal semipública. Con el paso del tiempo, la “Fed” (como llegó a abreviarse) acabaría siendo cuasipública.

Y se llegó a ese compromiso (Currency Bill) entre las fuerzas mayoritarias de ambos partidos:
-Un sistema de ocho a doce bancos federales regionales autónomos (acabaron siendo doce),
poseídos por los bancos privados de su distrito (al principio estaban poseídos totalmente por la banca privada)…
-pero controlados por una junta directiva nacional (normalmente incluía el Secretario del Tesoro y otros oficiales)…
Nombrada por el Presidente de EE.UU.

Así pues, la propuesta de Sistema de la Reserva Federal sería “poseída por lo privado, pero controlada por lo público”. Lo dicho: un sistema semipúblico.

Todo esto sale de aquí:
http://en.wikipedia.org/wiki/Federal_Reserve_Act
http://www.bos.frb.org/about/pubs/begin.pdf
http://www.publiceye.org/conspire/flaherty/flaherty1.html#3

Hasta aquí lo que dice la Historia, ¿pero qué dice Zeitgeist de todo esto?
Esto es lo que se narra en el pseudocumental:

Después de que esta ley fuera elaborada, fue entregada a su figura política, el senador Nelson Aldrich, para introducirla en el Congreso. Y en 1913, con fuerte patrocinio político por parte de los banqueros, Woodrow Wilson fue presidente, habiendo aceptado ya firmar el Acta de Reserva Federal a cambio de apoyo en su campaña.

Y dos días antes de Navidad, cuando la mayor parte del Congreso estaba en casa con sus familias, el Federal Reserve Act se votó positivamente. Wilson a su vez lo hizo ley.

Mentira.

Hay que tener poca vergüenza para decir todo eso. Cómo se pueden meter tantas mentiras juntas en tan pocas líneas. Analicemos poco a poco este texto, que tiene “cojones”:

Después de que esta ley fuera elaborada, fue entregada a su figura política, el senador Nelson Aldrich, para introducirla en el Congreso.

Mentira. Ya hemos visto que su plan nunca superó la votación.

Y en 1913, con fuerte patrocinio político por parte de los banqueros, Woodrow Wilson fue presidente,

Mentira. Ya hemos visto que W. Wilson era un populista que ganó sus elecciones con un discurso fieramente anti-Wall Street. Los banqueros tenían aliados entre los republicanos (partido de derechas), no entre los demócratas (partido de centroizquierda y anti-banqueros). Wilson era demócrata. Si bien Wilson no era de los más populistas de entre los demócratas, es obvio por sus discursos y su ideología que los banqueros no caían bien a Wilson… ni Wilson caía bien a los banqueros, vaya.

http://en.wikipedia.org/wiki/W._Wilson#Federal_Reserve_1913

habiendo aceptado ya firmar el Acta de Reserva Federal a cambio de apoyo en su campaña.

Mentira. Los banqueros apoyaban a los republicanos, como han hecho a lo largo de toda la Historia de los Estados Unidos. ¿Cómo iban a apoyar los banqueros a un tipo que estaba haciendo campaña en contra de ellos y de “la mafia de Wall Street”? Los banqueros querían que ganaran sus amigos, los republicanos (como Aldrich), para poder establecer un banco central a su gusto. La propuesta de Wilson (la Owen-Glass), si bien no era totalmente en contra de los intereses de los grandes banqueros (como lo era un banco central a la europea, o la propuesta de McFadden), no era precisamente de su agrado.

Además, ¿qué pruebas da Zeitgeist o sus autores de que Wilson “había aceptado ya firmar el Acta” antes de vencer en las elecciones?
Fijaos si serán torpes los autores de Zeitgeist que dicen que había “aceptado ya firmar el Acta a cambio de apoyo en su campaña.”

Mentira. Vamos a ver, hatajo de imbéciles:
-Las elecciones fueron en 1912.
-La idea de la Reserva Federal se creó a partir de las Pujo hearings… ¡¡¡QUE FUERON EN 1913!!!

¿¿¿Pero cómo se iba a comprometer Wilson a firmar una ley… que todavía no se había ni inventado???

Hay que ser mentiroso, mal documentalista… y torpe para cometer semejante fallo. Un fallo de preescolar, vamos: no saben ni contar los años.
Pero es que no hemos acabado. Todavía está lo mejor por venir…

Y dos días antes de Navidad, cuando la mayor parte del Congreso estaba en casa con sus familias, el Federal Reserve Act se votó positivamente. Wilson a su vez lo hizo ley.

Mentira gorda y cochina.

After months of hearings, debates, votes and amendments, the proposed legislation, with 30 sections, was enacted as the Federal Reserve Act. The House, on December 22, 1913, agreed to the conference report on the Federal Reserve Act by a vote of 298 yeas to 60 nays with 76 not voting. The Senate, on December 23, 1913, agreed to it by a vote of 43 yeas to 25 nays with 27 not voting.

Traducción:
“Después de meses de audiencias, debates, votaciones y enmiendas, la legislación propuesta, con 30 secciones, fue promulgada como Acta de la Reserva Federal. El Congreso, el 22 de Diciembre de 1913, aprobó el informe sobre el Acta de la Reserva Federal con 298 votos a favor, 60 en contra y 76 abstenciones. El Senado, el 23 de Diciembre de 1913, lo confirmó en votación con 43 síes, 25 noes y 27 abstenciones.”

http://en.wikipedia.org/wiki/Federal_Reserve_Act

¿Queréis una prueba de esas que no dan lugar a discusión alguna?
En una reunión importante… ¿cómo comprobaríais la gente que ha acudido?
¡¡¡Exacto!!! Consultando las actas y la lista de asistencia.
Pues aquí la tenéis:

(v. 51 Cong. Record, páginas 1464, 1487-88).

Podéis solicitarla aquí vía registro y e-mail, claro:
http://www.gpoaccess.gov/libraries.html

Eso que aporta una servidora es documentación oficial. O-F-I-C-I-A-L. No la opinión de nadie. Do-cu-men-tos. Pruebas serias y contrastables. Esa página web que doy es la página de los registros del Congreso, no un blog ni una página sobre conspiraciones.
Ahora, ¿qué? ¿A quién le exigimos la responsabilidad por este desastre total y absoluto de documentación? ¿A quién le echamos la bronca por mentir?

Señoras y señores, acabo de demostrar con pruebas serias y contrastables…
que Zeitgeist miente.
Esto ya es demasiado como para que sean errores. Son demasiados y en muy poco espacio. Y concatenados uno detrás de otro.

Voy a explicar esto de la votación con más detalle, no vaya a ser que algún “listo” quiera rebatirme sin tener ni idea.
El Congreso aprobó la puñetera ley por 298 votos a favor, 60 en contra y 76 abstenciones / no votaciones / ausencias. Según la Public Law 62-5 de 1911, el número de representantes del Congreso es de 435. Si dividimos 435 / 2 = 217,2. Luego los 298 votos a favor… son más de la mayoría y del quorum necesarios. A mí no me parece una ausencia masiva de congresistas de sus puestos. Me parece a mí que había mayoría cualificada, ¿no?

El Senado aprobó la ley por 43 votos a favor, 25 en contra y 27 ausencias. El Senado americano tiene 100 miembros actualmente (2 por Estado), y en aquel entonces había 48 estados (Alaska y Hawai no eran Estados todavía). 48 x 2 = 96 (el vicepresidente es uno pero vota por doble, por ser de calidad su voto, es decir, el Senado tenía 95 representantes). Si 96 / 2 = 48. Luego había quorum necesario, pues estaban presentes más de la mitad de los necesarios para votar (43 + 25 = 68). Repasemos esto último, lo del Senado, que puede prestarse a confusión. En palabras de Flaherty:

The silliest of the Federal Reserve conspiracy theories is that the Federal Reserve Act of December 23, 1913 passed illegally.  The constitution stipulates that both the House and the Senate must have at least half their members present, a quorum, to vote on any bill.  According to this myth, the Senate voted on the Federal Reserve Act (known as the Currency Bill at the time) deviously in a late night session when most of its members had gone home or had left town for the holiday.  This was done to impose the will of a pro-banker minority on the objecting majority.  Since no quorum was present, the Federal Reserve Act is not valid.
This idea is better described as folklore than a full-blown conspiracy theory because I’ve never been able to find it in print, only on occasion on Usenet or in e-mail from readers.  […]  Nevertheless, the myth has no basis in fact.  The House passed the bill 298-60 on the evening of Dec. 22, 1913.  The Senate began debate the following day at 10 am, and passed it 43-25 at 2:30pm.4
What of the missing Senators?  Since there were 48 states in 1913, forty eight votes plus the tie-breaking vote of vice-President Thomas Marshall would have been sufficient to approve the bill even if all absent votes had been cast against the bill.  However, many of the missing Senators had their positions recorded in the Congressional Record.1  Of the 27 votes not cast, there were 11 ‘yeas’ (in favor of the bill) and 12 ‘nays.’ Even if the absentee Senators had been there, the Currency Bill would have passed easily.
President Wilson signed the Currency Bill into law in an «enthusiastic» public ceremony on Dec. 23, 1913

Traducción:
“La más estúpida de las teorías conspiratorias sobre la Reserva Federal, es que el Acta de ésta, fue aprobada el 23 de Diciembre de 1913 ilegalmente. La Constitución estipula que tanto el Congreso como el Senado deben tener al menos la mitad de sus miembros presentes para que haya quorum a la hora de votar una ley. De acuerdo con este mito, el Senado votó taimadamente el Acta sobre la Reserva Federal (en aquel tiempo llamada Currency Bill o “Ley sobre la Moneda”) en una sesión a altas horas de la noche cuando la mayoría de sus miembros se habían ido ya a sus casas o habían dejado la ciudad para irse de vacaciones. Esto se hizo para imponer la voluntad de una minoría pro-banqueros sobre una mayoría que se oponía. Dado que no había quorum suficiente, el Acta sobre la reserva Federal no sería válida.

Esta idea queda mejor descrita más como folklore que como una conspiración propiamente dicha porque nunca he sido capaz de verla impresa en papel, sólo ocasionalmente en Usenet o por e-mail que me envían los lectores. […] De cualquier forma, el mito no tiene base en los hechos. El Congreso aprobó la ley por 298 contra 60 en la tarde-noche del 22 de Diciembre de 1913. El Senado comenzó el debate al día siguiente a las 10 a.m., y la pasó por 43 a 25 a las 2:30 de la madrugada.
¿Y qué hay de los senadores ausentes? Pues dado que había 48 estados en 1913, 48 votos más el voto de calidad del vicepresidente Thomas Marshall habrían sido suficientes para aprobar la ley incluso si todos los votos de los ausentes hubieran ido en contra. Sin embargo, muchos de los senadores ausentes habían dejado su posición por escrito en los Registros del Congreso. De los 27 votos no lanzados, había 11 a favor de la ley y 12 en contra. Incluso si los senadores ausentes hubieran estado allí, la Ley sobre la Moneda habría sido aprobada fácilmente.
El presidente Wilson firmó la Currency Bill como ley (oficial) en una “entusiasta” ceremonia pública el 23 de Diciembre de 1913.”

http://www.publiceye.org/conspire/flaherty/flaherty2.html

Bueno, después de darle semejante varapalo a Zeitgeist seguramente creeríais que he acabado, ¿no?
Pues no, no he acabado. Zeitgeist sigue con una cita de Woodrow Wilson:

Años después, W. Wilson escribió arrepentido:
“Nuestra gran nación industrial está controlada por un sistema de crédito. Nuestro sistema de crédito está concentrado en manos privadas. El crecimiento de la nación y por consiguiente de todas nuestras actividades está en las manos de unos pocos hombres quienes, necesariamente o por motivos de sus propias limitaciones, congelan, frenan y destruyen la genuina libertad económica. Nos hemos transformado en uno de los peor gobernados, uno de los más completamente y dominados de los gobiernos del mundo civilizado, no más un gobierno de libre opinión, no más un gobierno de creencias y del voto de la mayoría, sino un gobierno de la opinión y coacción de un pequeño grupo de hombres dominantes.”
Woodrow Wilson.

Esa cita es falsa. Es mentira.

Volvemos a la maldita manía que tienen los autores de Zeitgeist de mentir con las citas de personajes famosos. Wilson nunca dijo eso. Wilson lo que verdaderamente dijo fue esto:

A great industrial nation is controlled by its system of credit. Our system of credit is privately concentrated. The growth of the nation, therefore, and all our activities are in the hands of a few men who, even if their action be honest and intended for the public interest, are necessarily concentrated upon the great undertakings in which their own money is involved and who necessarily, by very reason of their own limitations, chill and check and destroy genuine economic freedom. This is the greatest question of all, and to this statesmen must address themselves with an earnest determination to serve the long future and the true liberties of men.

Traducción:
“Una gran nación industrial está controlada por su sistema de crédito. Nuestro sistema de crédito está concentrado en manos privadas. El crecimiento de la nación, por lo tanto, y de todas nuestras actividades están en las manos de unos pocos hombres quienes, incluso si sus acciones son honestas y tienen como objetivo el interés público, están necesariamente concentradas en las grandes empresas en las cuales han invertido su propio dinero y quienes necesariamente o por motivos de sus propias limitaciones, congelan, frenan y destruyen la genuina libertad económica. Esta es la gran cuestión de entre todas, y a la que los hombres de estado deben dirigirse con seria determinación para servir al futuro lejano y las verdaderas libertades de los hombres.”

Esto lo escribió Wilson en su libro The New Freedom (1913).
Para una historia completa sobre esta cita, véase:
http://en.wikiquote.org/wiki/Woodrow_Wilson#The_New_Freedom_.281913.29

Vamos, se parece la cita de Zeitgeist a la auténtica como un huevo a una castaña. Igualitas son, vaya…
Por cierto, estas últimas frases de la cita que pone Zeitgeist en boca de Wilson no las encuentro por ninguna parte ni de mis libros ni de internet:
“Nos hemos transformado en uno de los peor gobernados, uno de los más completamente y dominados de los gobiernos del mundo civilizado, no más un gobierno de libre opinión, no más un gobierno de creencias y del voto de la mayoría, sino un gobierno de la opinión y coacción de un pequeño grupo de hombres dominantes.”

¿Por qué Zeitgeist se inventa las citas de los personajes históricos y famosos?

Igual que en mi anterior entrada (la que escribí yo, claro) acabé diciendo “éstas son las fuentes de Zeitgeist”, aquí os digo: “éstos son los datos de Zeitgeist”. Si queréis seguir creyéndooslos, allá vosotros. Podría escribir páginas enteras sobre todo esto, pero es que ni me voy a molestar, porque todo conduce a lo mismo, se pongan como se pongan los que creen en lo que dice Zeitgeist:

Zeitgeist miente.

Un saludo a todos.

.

Para los que tengáis curiosidad, os informo que los comentarios a este artículo en el antiguo blog los podéis encontrar aquí (abajo, al final de cada página):

http://natsufan.livejournal.com/29556.html

.

Siguiente artículo.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.