El diario cada vez menos privado de Natsu

12 octubre 2009

Zeitgeist contrastado (XVIII). Crítica a las conspiraciones económicas de Zeitgeist, Zeitgeist Addendum y Money As Debt (1ª parte).

Anterior artículo.

Vuelta al índice.

.

Señoras y señores, hoy tenemos clase de Economía.

Bueno, lo cierto es que al igual que en la primera parte tuve que explicar algunos conceptos básicos como la raíz del mito o el sincretismo, para seguir con el contraste de datos de Zeitgeist, tengo que describir lo más sucintamente posible cómo funciona la Economía. Más concretamente, tendré que centrarme en el papel de los Bancos Centrales, que es lo que critican (ferozmente) en este pseudodocumental. Esto es básico para seguir con la crítica a Zeitgeist porque basan su teoría de la conspiración mundial especialmente en este apartado económico. Como dicen en mi pueblo, amos p’allá.
.


La economía básica. El dinero.

El dinero no es más que una forma de intercambio. Así, tal cual. El dinero no vale por sí mismo. Vale porque puedo conseguir cosas con él (si no, ¿cómo te explicas que por un papelito me den 20 litros de gasolina?). El dinero nace de la necesidad de evitar problemas. En la Antigüedad, todo intercambio comercial se realizaba mediante trueque.

Por ejemplo, yo quiero comprar pan. Voy a buscarlo. Mi vecino tiene pan. Quiero que me lo dé. Él me exige algo a cambio algo que sea, al menos, de igual valor. Yo crío gallinas. Le traigo una gallina y, a cambio, le pido diez hogazas de pan. Él acepta el canje. Ya tengo mi pan.
Eso es un comercio básico, muy sencillo. Pero también es engorroso. ¿Por qué? Porque tengo que desplazarme por todas partes con mercancía que pesa, que se puede perder, me la pueden robar, no la puedo esconder, se me puede pudrir, o se me puede enfermar, quizás se oxide, o puede que pese mucho. Así, el intercambio comercial es muy arriesgado y, por tanto, tiende a ser limitado tanto en alcance como en volumen.

Una forma de agilizar esto es mediante… el dinero. El dinero (papel o moneda) es más fácilmente transportable, más duradero, y es más aceptado como forma de intercambio. Puede que mi vecino me pida un lingote de cobre por las gallinas, pero yo no produzco cobre. Si le doy el dinero, mi vecino puede transformarlo en el lingote de cobre que él necesita, pero que yo no produzco. Y, así, tanto él como yo  podemos agilizar nuestro intercambio, hasta el punto de que quizás mi vecino y yo podamos vender cada vez más panes y gallinas. ¿Lo habéis entendido?

Bueno, pues en un principio, no valía cualquier cosa como moneda. Hacían falta cosas que TODO el mundo aceptara como válidas para poder intercambiarlas por las cosas que cada uno necesitaba. Pero, eso sí, tenían que cumplir una serie de características básicas (por lo menos por aquel entonces, del siglo V a.C. en adelante). Tenía que ser poco voluminoso, lo menos pesado posible, que todo el mundo lo aceptara como valioso, y que fuera lo más perdurable posible. Sí, señor, ¿qué era lo que se podía usar con esas características? Pues no, no era el oro. Al principio se usó el cobre, luego el hierro, después la plata y, por último, el oro. El cobre y el hierro, aunque ahora os parezcan poco valiosos, por aquellos tiempos eran muy escasos y, encima, servían para hacer herramientas y armas (en la Ilíada, en los juegos funerarios en honor a Patroclo, uno de los premios “gordos” era un lingote de hierro). Como hacían falta para las armas y utensilios se buscó otro mineral para usar como dinero. Y se pensó en la plata. El problema es que se oxida y ennegrece con el tiempo. Y, al final, se dio con la solución aparentemente perfecta de… usar el oro.

El oro es inoxidable, muy maleable (es fácil de trabajar), pesa relativamente poco, es bonito (lo hace atractivo), no es fácilmente falsificable (es inmune al ácido)… y es terriblemente escaso. Lo de la escasez es importante. Porque eso permite que no pierda su valor con facilidad. Me explico: cuando una cosa es abundante, pierde su valor (se devalúa). En tiempos de abundancia, el trigo vale menos que en tiempos de escasez, por poner un ejemplo. El oro es muy escaso en la Naturaleza. Por tanto, se extrae poco. Por tanto, mantiene su valor con el paso del tiempo (es bastante ESTABLE). Sin embargo, hay veces que cambia su valor. El oro, como todas las cosas, cuando abunda, se devalúa. Por ejemplo, cuando los españoles nos pusimos a sacar oro de América, o cuando la fiebre del oro californiana, el metal inundó los mercados internacionales, haciendo bajar su valor. Cuando recuperó su nivel normal de extracción, se volvió a apreciar. Conforme pasaba el tiempo, y las diferentes culturas se iban conociendo más y más, también se hizo más extendido el uso del oro como PATRÓN ECONÓMICO REFERENCIAL.

¿Por qué hablo del oro? Porque ahora en Zeitgeist se menciona que los billetes de dólar no son canjeables por oro, como tenían escrito en tiempos anteriores. Y, más adelante, os explicaremos por qué.

Seguimos con la Economía. La Economía no es inmutable. Cambia con el paso del tiempo (como el Mito, qué curioso, ¿no?).  Una vez se hubo superado el trueque, casi todo el mundo empezó a aceptar el metal precioso (y la moneda) como forma de intercambio más común. No en todas las culturas, mucho ojo, los aztecas, por ejemplo, utilizaban semillas de cacao (que para ellos valían más), algunos pueblos del Mediterráneo utilizaban sal (de ahí la palabra salario) y las tribus africanas Khoisan siempre utilizaron el trueque porque no se fiaban de otra forma. Digo esto porque el oro, o la plata, o las gemas son valiosos… en tanto que la gente piense (crea) que lo son. Sí, señores, el oro vale PORQUE CREEMOS QUE VALE. Es una puñetera convención social. Vale porque todos estamos dispuestos a aceptar que vale.

Bien, pues la Economía siguió evolucionando. Crecía continuamente. Especialmente en volumen. Y eso significaba que cada vez se necesitaba más dinero en circulación. Me explico. Las cosechas se producen todos los años. Para pagar esas cosechas necesito dinero. Ahora bien, las cosechas se producen todos los años… pero el oro NO. La producción (extracción) del oro no se realiza al mismo ritmo que la producción de bienes materiales en general. Va a la zaga. Y lo mismo que el oro, la plata, las gemas, etc. La escasez del oro, que tan valioso y estable lo hace, también produce este défict. Para subsanar este déficit, algunas instituciones (prestamistas, algunos Estados políticos, algunas empresas, etc.) diseñaron un dinero que se pudiera FABRICAR: el papel moneda (que, dicho sea de paso, es más cómodo de manejar, menos costoso de producir, etc.).

El papel moneda no es más que ooootra convención social: no es más que un pagaré. Es una forma de decir “ya te pagaré cuando tenga oro encima porque ahora mismo no tengo, pero te lo daré de verdad que sí”. En resumidas cuentas, no es más que un contrato entre la entidad emisora (la que sea: un joyero, un prestamista, un comerciante, el mismísimo Estado, etc.) y el portador del susodicho papelito. El papelito hacía las veces del patrón económico en el que se basara (el oro en Europa, la plata en China, etc.). Este papel moneda permitía agilizar aún más la economía. No sin problemas, claro. El principal problema venía cuando no te crees que el papel valga ni un pimiento morrón. Eso puede suceder porque la entidad emisora ya no exista (por ejemplo, los dólares confederados dejaron de valer cuando el Sur fue derrotado por el Norte en la Guerra Civil Americana), el prestamista que lo firmó falleciera, o el que firmó el pagaré no tuviera dinero para devolver, etc. y muchas etc. El papel moneda vale en tanto el que lo firmó tenga SOLVENCIA, esto es, que estemos seguros de que nos van a devolver en oro (o plata o lo que sea) lo que ponga en el papelucho. Al principio, fueron entidades privadas las que emitieron o firmaron estos pagarés. Con esos pagarés se podía ir al mercado e intentar comprar cosas siempre y cuando el del puesto creyera que ese papel lo iba a poder convertir en oro. Un ejemplo medieval:

Rudolfo va al mercado de Aquisgrán y se dirige inmediatamente al puesto de pollos de Oswaldo el carnicero. Rudolfo saluda alegremente a su convecino:
-¡Buenos días, maese pollero! Quisiera compraros tres de sus mejores aves.
-Ahora mismo, maese Rudolfo. Aquí los tenéis. Son tres chelines de plata, si a vuesa merced le place.
-Pláceme, pero mirad, no tengo encima monedas de plata, así que os pago con este pagaré firmado por el maestro orfebre Wilfredo en el que dice que pagará al portador cinco chelines de plata. Vos váis y se lo exigís, y obtendréis cinco chelines de plata. Como los pollos que me dáis me valen tres, devolvedme pues dos chelines de plata.

¿Cómo seguiría la conversación? Pues depende de la reputación que tenga el maestro orfebre Wilfredo. Si es un hombre considerado acaudalado o de buen nombre, el pollero aceptará el pago, porque confiará en que el pagaré le sea devuelto en dinero físico. Si, por el contrario, no es considerada una persona de fiar (o se sabe que no le van bien los negocios o es una persona mayor a punto de fallecer, o lo que sea), lo más seguro es que el pollero mande a Rudolfo a buscar plata si quiere los pollos porque si no, va a pasar muuuucha hambre.

Vamos a repetir esto porque es MUY IMPORTANTE. El dinero vale lo que la gente piensa que vale. Por eso en tiempos de inestabilidad (guerras, desastres naturales, crisis políticas…), sólo valen las cosas útiles. La confianza en el valor del dinero baja. Y los precios, por tanto, suben.

Sigamos con lo que estábamos. El papel moneda depende de la reputación del que lo emite. Por eso, poco a poco, surgieron entidades especializadas en refrendar (con su reputación y sus bienes) el valor de los pagarés. Fueron los primeros bancos. Empresas dedicadas a emitir, manejar, refrendar e intentar controlar el flujo monetario. Al principio, los Estados eran una más de estas entidades. Es decir, los Estados emitían papel moneda, comprometiéndose a devolverle al portador lo que en el papel decía. Dado que los Estados son bastante más solventes que las instituciones privadas (bancos), la capacidad para generar este dinero, acabó en manos de… los Estados. ¿Por qué? Porque, efectivamente, un pagaré por valor de cinco chelines de plata emitido por el maestre orfebre Wilfredo podía ser cambiado por moneda… en Aquisgrán, que era donde vivía. Puede que incluso lo aceptaran en la comarca de alrededor de la ciudad. Pero seguro que un comerciante de Münich no lo aceptaría como forma de pago, porque seguramente no conociera al tal maestro orfebre, o no pudiera desplazarse a su ciudad a reclamar el pago, o no le merecía la pena el esfuerzo de desplazarse por tan modesta suma. Para que el papel-moneda fuera aceptado como válido en, por ejemplo, la región de Alsacia-Lorena, necesitaba ser emitido por una entidad con más fama, reputación y solvencia. De eso se encargaban los bancos, asociaciones de gentes de dinero y solventes. Ellos emitían pagarés que eran más ampliamente reconocidos como válidos en un área geográfica más amplia. Ahora bien, por muy solvente que fuera ese banco o empresa, casi seguro que su pagaré nada valía en Sajonia (a no ser que fuera un banco muy conocido, poderoso, o con ramificaciones en aquella región). Con el paso del tiempo, los individuos y empresas más pequeñas dejaron de emitir pagarés propios, y empezaron a utilizar los más fiables y aceptados por más gente (y en más sitios) de los bancos. Pero ni siquiera esas grandes empresas, que utilizaban los beneficios de los intercambios comerciales para meterse en aventuras empresariales eran invulnerables a las quiebras, robos, guerras, fallos de estrategia, etc. Y, al final, de la emisión de la moneda, se hicieron cargo… los Estados. ¿Por qué? Porque eran mucho más estables que las empresas. Los pagarés emitidos por el Estado se aceptaban como pago en tooooda el área nacional correspondiente, y estaban garantizados por nada menos que el Tesoro Nacional. Por poner un ejemplo, un pagaré del Sacro Imperio Germánico valía tanto en Aquisgrán, como en Alsacia, como en Sajonia.

Siempre y cuando… la gente aceptara que valía lo que en el papelito ponía. Que no siempre lo aceptaba. Porque aunque eran menos vulnerables que los bancos a los vaivenes económicos, los Estados no eran inmunes. Una guerra podía arruinar a un país, como de hecho cita Zeitgeist con el caso de Inglaterra tras una guerra con Francia en el siglo XVIII. De hecho, había Estados tan débiles o pequeños que la moneda emitida por ellos no tenía credibilidad, y debían confiar en la moneda de otro país más fuerte, o en la emitida por los bancos, o en el oro directamente. Cuando digo papel-moneda también me refiero a la moneda de metal, mucho ojo. Las monedas físicas de mineral eran fabricadas y selladas por los diferentes Estados en sus cecas o casas de la moneda desde tiempos antiguos. En un momento determinado, cada Estado se hizo cargo de la producción de monedas para evitar que individuos sin escrúpulos las falsificaran. Esto es, se encargó al Estado que garantizara el valor (o ley) de la moneda con unas medidas, peso, y contenido en metales específicos, estandarizados y fiables.

Repetimos: tanto el valor de la moneda física, como del papel-moneda dependen de la credibilidad que se tenga en ella. Ahora bien, la credibilidad de una moneda de oro no es la misma que la de un billete-pagaré. La moneda de oro vale bastante por sí misma a ojos del poseedor, el billete no tanto. Porque el poseedor percibe directamente el valor de la moneda. A veces, los Estados “hacían trampa” con las monedas y los billetes. Por ejemplo, falsificándolos (con materiales de menos valor en el caso de las monedas, imprimiéndolos en el caso de los billetes). Los Estados podían utilizar menos oro (o plata) para fabricar sus monedas, esto es, hacían más monedas pero con menos oro (por lo que valían menos). Así, se decía que una moneda era de “baja ley”. Con los billetes, la cosa cambia. Un Estado podía ordenar a sus imprentas fabricar “a todo trapo” billetes. Pero la policía no es tonta. Me explico: el exceso de moneda sin respaldo real (en oro) causa que esa moneda pierda valor a ojos del público. La moneda se deprecia. ¿Cómo se nota? Esto es un poco complicado de explicar con pocas palabras pero, básicamente, se nota en que suben los precios. Si hay mucha moneda circulando, los comerciantes lo notan, ya que ven a la gente más dispuesta a comprar (porque tienen más dinero, vienen más a sus tiendas). Si notas que hay más público deseoso de comprar y lo que quieres es vender, ¿qué haces? Exacto: subes los precios. También subes los precios si te das cuenta que la moneda es de baja ley o el Estado no puede reingresarte el valor del billete. Ejemplo: si la moneda es de baja ley (te das cuenta de que tiene menos oro), exiges que te den MÁS MONEDAS a cambio de la misma cantidad de producto. Con un chelín de plata puedo comprar un pollo, pero si el “listo” del Estado me fabrica monedas con la mitad de plata de la normal, el vendedor exigirá DOS chelines para poder conseguir la plata que estima que vale su producto. En suma, se produce una espiral de subidas de precios que conduce a la… inflación.

¿Tenéis ya los conceptos claros?

Sigamos, ahora sí, con la crítica. Zeitgeist dice:

En 1783, América ganó su independencia de Inglaterra. Sin embargo, su batalla en contra del concepto de Banco Central y de los hombres corruptos y llenos de avaricia asociados con él, había recién comenzado.

Fijaos en cómo comienza ya desde un primer momento a denostar el concepto. Obviamente, nadie puede negar que el concepto no les gusta a los autores del pseudodocumental, ¿verdad?.

¿Qué es un Banco Central?

Un Banco Central es una institución que produce la moneda de una nación entera. Basados en precedente histórico, existen dos poderes específicos intrínsecos en la práctica del banco central:

El control de las tasas de interés y el control del suministro de dinero, o inflación.

Eso es cierto, pero tiene más “poderes básicos”. Un Banco Central es la institución responsable de la implementación de la política monetaria de un país. Otros de sus poderes básicos son:
-El actuar de responsable último del buen funcionamiento del sistema financiero. Es decir, respaldan el valor de la moneda y la credibilidad del sistema monetario.
-La capacidad de supervisar (lo que incluye castigar) a los bancos y otras entidades financieras para que no se comporten fraudulentamente.

Lo siento, señores de Zeitgeist, pero hay que dar también esos datos. No se queden sólo en los que interesan. Lo digo para resaltar un pequeeeeeeño detalle. A lo largo del pseudodocumental, Zeitgeist se irá metiendo más y más contra la clase financiera y el concepto de Banco Central, y ya de base se les ha “olvidado” o han “obviado” el hecho de que un Banco Central es el encargado de coger por los huevos a los banqueros que se propasen, llegando incluso a tener la potestad de meter entre rejas a los defraudadores, nacionalizar el banco defraudador, apoderarse de sus bienes, sedes, beneficios y fondos… y quedárselos. Para los que sean españoles, les recordaré el caso del banco Banesto. Cuando se detectó el agujero financiero (lo detectó nuestro Banco Central de Españññña), se enchironó (encarceló) a Mario Conde, su dueño, y el Estado se apoderó totalmente de él, nombrando a un gestor que reflotó el banco, lo hizo solvente, y luego lo vendió al mejor postor (lo compró el Santander, que fue obligado a mantener la mayor parte de los puestos de trabajo y las oficinas, algo que no habría ocurrido de no haber intervenido el Banco de España, que es nuestro antiguo Banco Central), sacándole jugosos beneficios tanto con su venta como lo que obtuvo mientras se gestionó. El Banco Central es un productor de moneda, sí, pero también es el juez y la policía de cómo se maneja. Continúa Zeitgeist:

El banco central no sólo provee de dinero a la economía de un gobierno, se lo presta con interés.

MENTIRA.

Efectivamente, la fastidian pronto. Un Banco Central presta dinero a la economía… de un país. Sí, de un país, no de un gobierno. No es lo mismo pero que ni de lejos. En el caso de un Banco Central independiente, no puede prestarle a un gobierno, se lo presta a los bancos y diversas entidades financieras, NO AL GOBIERNO. El gobierno gana dinero a través de los impuestos y de los recursos de la nación (bonos del Estado, minas y petróleos estatales, compañías nacionales, tasas varias, etc.). Menuda gracia sería que el Banco Central le prestara dinero… al gobierno. Entonces estaríamos arruinados, hombre. Por eso se hace tanto hincapié en que el Banco Central sea lo más independiente posible del gobierno. Para que el gobierno no haga de las suyas y saquee alegremente los recursos monetarios del país. Y no, no lo imprime con interés, ya lo veréis. Esto es un fallo de concepto gra-ví-si-mo.

Entonces, aumentando o disminuyendo el suministro de dinero, el banco central regula el valor de la moneda emitida…

Esto ya lo traté anteriormente. Si aumento la cantidad de dinero en circulación, la moneda se devalúa. Si la quito de la circulación, la aprecio (vale más, la encarezco). Eso sí es cierto.

Es crucial entender que la estructura entera de este sistema puede producir una sola cosa a largo plazo: deuda.

Y una mierda. ¿No notáis algo raro en esta afirmación? ¿Algo, muy, muy raro? Como, por ejemplo, ¿por qué no estamos endeudados completamente todo el tiempo? ¿NADIE SE HA DADO CUENTA?

No se necesita demasiado ingenio para entender esta estafa.
Cada dólar producido por el banco central, es prestado con interés;
esto significa que cada dólar producido es realmente un dólar más un cierto porcentaje de deuda basado en ese dólar.

Vamos a dejarlo claro. ESO ES MENTIRA GORDA Y COCHINA.
1) Un Banco Central NO PRODUCE DINERO FÍSICO CON INTERÉS.

2) EXIGE que el dinero prestado por él mantenga una reserva inamovible e intocable, y que se lo devuelvan con un interés, que no es lo mismo ni remotamente parecido. El Banco Central no fabrica billetes con interés. Presta DINERO (si se lo piden) con interés. Pero eso es sólo si se lo piden, no de base a través de los billetes. Y sólo a bancos o instituciones financieras. NO A LOS GOBIERNOS.

3) Como mucho… los bancos centrales COMPRAN parte de la deuda pública del Estado. Ya hablaremos sobre ello en los siguientes artículos .

Bueno, ya hemos acabado con la parte de Economía Básica. La usaremos de base para la continuación del análisis, por lo que asumiré que la habéis leído y entendido. Porque nos queda muuuuucho de lo que hablar al respecto de la tercera parte de Zeitgeist.

Puedo discutir con lógica y raciocinio, pero cuando me salen con argumentos ridículos y se niegan a aportar datos que justifiquen sus hipótesis, toda discusión es una pérdida de tiempo. Y está visto que hay gente a la que le molestan estos artículos, porque la cantidad de trolls y ataques que recibe este blog no son normales.

Ah, aviso para navegantes: el próximo que entre diciendo que los Bancos Centrales son privados, que traiga la lista completa de dueños (del Banco Central Europeo también), o le borro el comentario. La mayoría no hacéis más que decir que los Bancos Centrales son privados, y cuando os pedimos la lista de dueños y las pruebas que lo confirmen, escurrís el bulto. Estoy harta de discutir sandeces: yo aporto fuentes, y mi marido también. El que quiera discutir, que aporte fuentes fiables. FI-A-BLES. Todo lo que lleve al Club Bilderberg de por medio NO es una fuente fiable. El que avisa no es traidor.

A continuación, mi marido, Chemazdamundi, que es el técnico en Economía, os va a explicar CÓMO SE CREA EL DINERO en verdad, bajo un sistema de reserva bancaria fraccional.

Con todos ustedes, mi marido, Chemazdamundi.

.

0.Introducción.

Muy buenas… para el que se merezca que lo saluden. Porque los hay que no se merecen ni el agua que beben.

Vuelvo a escribir fuera de los comentarios en este blog para hablar de la creación de dinero y por qué Zeitgeist miente más que un sacamuelas cuando habla sobre esto.

Sí, voy a hablar sobre Economía.

Más concretamente, de CÓMO SE PRODUCE LA CREACIÓN Y SUMINISTRO DE DINERO… Y POR QUÉ ES MENTIRA ESO DE “EL DINERO ES DEUDA”.

.

0.1. Motivos.

¿Por qué?

En primer lugar porque es mi área de conocimiento especializado, dado que soy titulado en Márketing. No me voy a poner a hablar de la importancia de la cosmogonía teológica tibetana porque no tengo ni maldita idea. Ése es el área de conocimiento de mi mujer, que es la que ha estudiado Historia de las Religiones, no el mío.

Espero que con mis humildes conocimientos, pueda aportar un poco de luz sobre este tema, que apasiona a mucha gente… y que la apasiona TANTO que se pone a hablar sin tener ni puta idea de lo que habla.

Señores, lo siento, pero hay que admitirlo: la Economía es algo de lo que TODO el mundo se pone a hablar sin tener mucha idea. Si bien la Economía es una ciencia social, lo cual es percibido por algunos como “un poco menos técnica y más de opinar” que, por ejemplo, la Física, no deja de ser una faceta de la sociedad que requiere de unos mínimos conocimientos técnicos para su comprensión… especialmente cuando hablamos de MACROECONOMÍA.

Zeitgeist, Zeitgeist Addendum y otros pseudodocumentales conspiranoicos como Money As Debt (“Dinero Como Deuda”) se aprovechan de esa incultura y desconocimiento del ciudadano medio acerca de la Economía y lanzan afirmaciones asombrosas como “el dinero es deuda”, que “asustan” y llaman mucho la atención. Eso es lo que pretenden: llamar la atención. Que no se asuste nadie: el dinero no es deuda, esa afirmación de que sí lo es, no es más que un simple reclamo publicitario para que se les preste oídos a un grupo de pseudointelectuales conspiranoicos y luchadores alternativos “antisistema”, a los cuales nadie haría caso si no exagerasen, mintieran, tergiversaran o llamaran la atención a gritos.

En segundo lugar porque no para de venir gente a hacer críticas sobre lo que hemos analizado de las afirmaciones de Zeitgeist en materia económica. Y la mayoría de los comentarios demuestran una incultura total y absoluta acerca de los términos económicos y monetarios.

Estoy más que harto de intentar explicar LOS PRINCIPIOS BÁSICOS sobre los que se sustenta la Economía una y otra vez a cada individuo que se presenta en los comentarios, cuestionando los análisis de Natsufan. Y eso cuando no me hallo “debatiendo” contra una horda de supuestos “sabios” economicistas que acuden cíclicamente a este “blog” a intentar “interpretar” según sus puntos de vista cómo es la Economía.

La Economía es como es… NO COMO QUERÉIS QUE SEA.

Así que se acabó. Voy a escribir una/-s entrada/-s específica/-s acerca del tema para dejar callados a ese hatajo de conspiranoicos y de incultos de una vez por todas… por lo menos en lo referente a este tema. No puedo estar repitiendo las cosas eternamente.

Además… en los comentarios no me puedo explicar, ya que ahí tengo un límite de palabras escritas, que no me permite expresarme todo lo bien que quiero, y el “debate” es muchas veces acalorado y furioso, y me salto muchas definiciones y contextos. En un artículo como este que estoy escribiendo, me puedo quedar más “a gusto” con mis propias explicaciones (largas, pensadas, bien “remachadas” y todo lo estudiadas que me gustan a mí). Ya lo vais a ver, ya…

En tercer lugar… porque estoy hasta los cojones de encontrarme con gente que no para de repetir que “el dinero es deuda”, y no se entera cuando se le explica que eso no puede ser ni por lógica ni por sentido común… ni me saben explicar CÓMO es que “el dinero es deuda”.

Si el dinero fuera deuda… no serviría para nada. Al contrario, sería peligroso tenerlo. Así que dénmelo a mí, el autor de esta entrada… YO ME QUEDO CON ÉL Y LES LIBRO DEL PELIGRO.

¡Ah! ¿No me lo queréis dar? ¿Por qué no, eh? Qué curioso…

Ya sé que lo he dicho en otras ocasiones y en los comentarios, pero no me cansaré de repetirlo:

ESO DE QUE “EL DINERO ES DEUDA” ES MENTIRA.

Y voy a dedicarle una (o más) entradas a desmentir esa truculenta afirmación de una vez por todas.

.

0.2. Formas y maneras.

.

0.2.1. A diferencia de las falsas afirmaciones de Zeitgeist acerca de la mitología o de las religiones (como que “Thor es dios de los galos”… hay que tener cojones para decir semejante barbaridad), que cualquiera puede comprobar consultando un simple diccionario o enciclopedia, las cuestiones económicas requieren de una consulta en medios mucho más especializados.

Esos medios suelen ser libros o páginas de internet que emplean un lenguaje muy técnico, más propio de profesionales o de “entendidos”.

Uno de mis propósitos es “traducir” este lenguaje al castellano de la calle, para que todo el mundo lo entienda.

.

0.2.2. Lamentablemente, al “traducir” ese lenguaje eminentemente técnico, se produce un fenómeno de “simplificación”. Alguno de mis antiguos profesores de la facultad no me aplaudiría esta “simplificación”, ya que pierdo por el camino multitud de conceptos. Pero yo no estoy aquí para copiar literalmente el temario de la facultad ni lo que dicen los libros. Para eso me ahorro el trabajo y os recomiendo los libros directamente.

Mi pretensión es la de explicar:

-En castellano.

-Con un lenguaje sencillo.

-Sin faltas de Ortografía.

-Con buen humor.

-Pero con mala leche…

Por qué el dinero NO es deuda, refutando lo que dicen los conspiranoicos de Zeitgeist y Money As Debt.

Y es de esa forma como voy a escribir este artículo sobre “el dinero es deuda”.

Este artículo y todos los dedicados a las conspiraciones sobre Economía, más concretamente, sobre lo que se afirma en los documentales conspiranoicos Zeitgeist, the Movie, Zeitgeist Addendum y Money As Debt, son recopilaciones, sistematizaciones y “puestas a punto” de los que escribí en su anterior blog de Livejournal. Espero que ahora os quede la cosa más clara al exponerlo en una visión de conjunto, y tras haber recibido el oportuno feedback en los comentarios de ese blog y del mío.

.

0.2.3. Bien, ahora voy a dejar claras antes de nada algunas cosillas, para que luego nadie diga que no aviso y así no me puedan echar nada en cara:

A) -No voy a hablar de la Economía en general, sino del sistema de creación monetaria. Esto es, de dónde viene el dinero.

Luego no me vengáis diciendo que “bueno, sí, tienes razón, pero te has saltado la deflación inherente a un sistema basado en el oro que…” o “si te fijas en el crack del 29, verás que…”. Dejaos de salidas por la tangente. Estoy hablando de un tema ESPECÍFICO Y CONCRETO, que es de lo que hablan los pseudodocumentales a los que nos estamos refiriendo: el dinero y su origen, no de la Economía en general.

Al que me hable de otra cosa o de otro aspecto de la Economía, lo aplasto y lo crujo. Así de claro.

B) -Señores, yo estoy aquí para refutar las afirmaciones de Zeitgeist, Zeitgeist Addendum y Money As Debt acerca de que “el dinero es deuda”.

No estoy para hablar de lo mal que está el “sistema” o del hambre que pasan en África, que la pasan y mucho (apuntaos a una ONG como hago yo Y HACED ALGO, HOSTIAS, en vez de ver pseudodocumentales).

Aquí se va al grano: unos señores han hecho una afirmación en unos pseudodocumentales que es mentira, y yo procedo a rebatir ESO, no a hablar de masones ni de illuminati, ni de lo malo que es George W. Bush (que lo es, pero eso aquí no pinta nada). Así que les ruego encarecidamente, que si van a comentar, lo hagan sobre lo que estoy tratando aquí, NO SE ME VAYAN POR LOS CERROS DE ÚBEDA.

C) -Otra cosa: yo voy a hablar de cómo funciona el sistema de creación monetaria bajo un sistema capitalista en un país del Primer Mundo.

En algunos comentarios me habéis pretendido echar en cara que el Banco Central de Ecuador no funciona como hemos dicho en las entradas. Ni lo sé ni me importa si eso es así. Ya lo he dicho varias veces: aquí se comenta cómo DEBERÍA ser el sistema de creación monetaria de países como Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Japón, Estados Unidos y la Unión Europea. Más concretamente, los que hayan leído otras entradas, habrán notado un patrón comparativo entre los Estados Unidos de yanquilandia y la Unión Europea (mi patria). A muchos hispanoamericanos les sorprenderá que no hable de los bancos centrales de Ecuador, Venezuela o Nicaragua… y no hablo de ellos porque no son bancos centrales NORMALES, ni que funcionen óptima o correctamente. Como mucho, hablaré del Banco Central de la República Argentina, que me interesa más, ya que estuvo en el ojo del huracán en las últimas crisis y viene muy bien como ejemplo. Lo siento, pido disculpas si estoy siendo muy duro al hablar. No pretendo ofender a los habitantes de algunos países hermanos, pero eso es lo que hay. Si tenéis alguna queja acerca de cómo funcionan vuestras instituciones económicas, éste NO es el sitio para quejarse. Protestad ante vuestros gobernantes, vuestros jueces, y VOTAD en consecuencia… COMO HAGO YO EN MI PAÍS.

.

Unas cuantas advertencias más.

1) Estas advertencias las copio directamente de mi otro artículo: YO no soy como mi mujer. Soy una persona muy poco paciente y he de reconocer que, a veces, utilizo un lenguaje bastante rudo, a veces agresivo, para hablar y escribir. Es por ello que es posible que a algunos de vosotros no os guste mi estilo de escritura. También me gusta mezclar vocablos y expresiones coloquiales con el lenguaje culto, porque ello acerca más al lector, hace el texto más entretenido… y más comprensible, algo bastante importante en un escrito tan largo y tan complicado como éste. Si no le doy “vidilla”, a mucha gente le costará mucho esfuerzo leerlo… y la gracia de un artículo de divulgación es que sea fácil de leer.

.

2) Porque ése es otro tema. Los enlaces que YO doy procuro que sean serios y procedentes de sitios OFICIALES. Si algunos de vosotros estimáis que el Estado os engaña, o que lo que ponga en las páginas oficiales del Gobierno de España es mentira, YO AHÍ NO TENGO NADA MÁS QUE DECIR. Muchos me habéis incluso llegado a decir que no os valían los enlaces o referencias a enciclopedias, porque “las enciclopedias están manipuladas”. Joder, ahí yo ya no puedo decir más que: “entonces, sólo te vas a creer lo que te guste, NO LO QUE ES”.

.

3) Ya lo he dejado claro en los comentarios, pero lo vuelvo a decir…

YO NO TRADUZCO “MONEY AS DEBT” (el TERCERO de los pseudodocumentales que analizo) COMO “DINERO ES DEUDA”.
Sé perfectamente lo que significa (“dinero como deuda”), porque sé inglés y me acuesto todas las noches con una traductora profesional que ha estudiado Filología inglesa (Natsufan, mi mujer, la autora de este blog). Eso es lo que muchos habéis interpretado, “cagándola” miserablemente.

Lo que estoy analizando Y CRITICANDO es la afirmación “el dinero es deuda” (es decir, “el dinero es un instrumento de deuda”, o “la identificación de dinero con deuda”) que realizan en los tres pseudodocumentales (Zeitgeist, Zeitgeist Addendum, Money As Debt).

El dinero “NO ES deuda”, ni es “COMO deuda”, ni es “dinero-deuda”.

NINGUNA de esas tres afirmaciones es cierta.

Como ya veremos en las siguientes entradas, el dinero PUEDE (no siempre) provenir de un crédito (mal llamado “deuda” en los pseudodocumentales) pero eso no significa NI DE LEJOS que el dinero “sea” deuda ni instrumento de deuda en sí mismo.

Como yo no me invento NADA, ahí van las pruebas de lo que digo. En los tres pesudodocumentales DEJAN CLARITO QUE IDENTIFICAN DINERO CON DEUDA:

a) Zeitgeist:

(…) every single dollar produced by the central bank is loaned at interest. That means every single dollar produced is actually the dollar plus a certain percent of debt based on that dollar.

“Cada dólar producido por el banco central, es prestado con interés. Esto significa que cada dólar producido es realmente un dólar más un cierto porcentaje de deuda basado en ese dólar.”

http://www.zeitgeistmovie.com/transcript.htm

b) Zeitgeist Addendum:

For in our financial system money is debt and debt is money.

“Porque en nuestro sistema financiero dinero es deuda y deuda es dinero”.

http://www.zeitgeistmovie.com/transcript_add.htm

c) Money As Debt:

Even more amazing is that once we realize that money really is DEBT, we realize that if there
were no debt there would be no money!!!

“Incluso más sorprendente es que una vez que nos damos cuenta de que el dinero es realmente DEUDA,  ¡¡¡también nos daremos cuenta de que no habría dinero sin deuda!!!”

http://paulgrignon.netfirms.com/MoneyasDebt/MAD1_transcript.pdf

.


Safe Creative #0810311234328

.

Sin más, nos vamos al asunto. Aviso: esto va a ser MUY largo… y ocupará varias entradas. Quizá te convenga imprimirlo, o al menos, leerlo con tiempo.

Amos p’allá.

 

Como no cabe todo en una entrada, continúo en la siguiente (y las que hagan falta).

Nota: En todos los artículos de esta serie sobre Economía, sólo se admitirán comentarios sobre Economía (porque es de lo que va esta serie de artículos, ¿v-a-l-e?). Todos los demás, serán borrados.

Saludos,

Chema

.

Para los que tengáis curiosidad, os informo que los comentarios a este artículo en el antiguo blog los podéis encontrar aquí (abajo, al final de cada página):

http://natsufan.livejournal.com/27523.html

http://natsufan.livejournal.com/32532.html

.

Siguiente artículo.

12 comentarios »

  1. Ya que en el artículo sobre las religiones (https://natsufan.wordpress.com/2009/10/11/zeitgeist-contrastado-iii/) habéis desactivado los comentarios, lo hago aquí también:

    Sólo un apunte… la manera de describir a las religiones chamánicas que utilizas no es totalmente cierta… presupones que las sociedades primitivas vivían en un estado de total incomprensión y que construían creencias aleatorias en base a lo que les funcionaba… muchas teorías sin embargo sostienen los contrario. No hay que olvidar que el ser humano vivió en ese estado primitivo durante decenas de miles de años, mucho más de lo que lleva siendo “civilizado”. Entonces ya era racional, no es una exclusiva de las sociedades organizadas en estados. Y por lo tanto pudo llegar a obtener conocimiento real, no sólo supersticiones infantiles. El chamanismo estaba basado en el contacto con un mundo mágico tan tangible y tan intangible como el “real” que percibimos a través de nuestros sentidos, un mundo percibido por todos los chamanes del mundo en todas las partes del planeta. Mediante el uso de diferentes técnicas, la más efectiva el consumo de plantas y hongos con propiedades psicoactivas, los chamanes penetraban en este mundo y tomaban otra consciencia y percepción de la realidad que hay más allá de lo que podemos percibir. En base a eso construían su “realidad” o su mitología, llegando a ver con sus propios ojos la desaparición de las barreras del ego y obteniendo la comprensión del tao, es decir de que todo es energía, todos somos uno, el mundo real es una ilusión, el ego es una ilusión, curiosamente la misma creencia que siguen teniendo las religiones dhármicas, y que encaja bastante con lo que la propia ciencia ha descubierto en los últimos años. Que todo es energía, que no existe la materia, que nuestros sentidos nos engañan, que sólo vemos lo que queremos ver, que el espacio es vacío.
    Por supuesto la experiencia de los chamanes, y de la gente que ha experiemtado ese “otro mundo” a través del éxtasis inducido de diferentes formas puede ser creída o no. Pero ridiculizarla o menospreciarla sin más es una actitud cínica que elige negar gran parte de lo que somos. Al fin y al cabo es obvio que todas las experiencias son subjetivas e irreales.
    Un buen libro sobre el tema es “El manjar de los dioses”, de Terence McKenna.
    Me parece importante, ya que parece que la humanidad se siente más sola y desamparada ahora que nunca, aunque la creencia dominante nos intente convencer de lo contrario, es decir, que vivimos el mayor momento de lucidez de nuestra historia y que lo que ocurrió durante tantos miles de años antes de la llegada de los estados es simplemente despreciable.

    Un saludo.

    Comentario por gustavosanabria — 19 noviembre 2010 @ 20:08 | Responder

    • Ya que en el artículo sobre las religiones (https://natsufan.wordpress.com/2009/10/11/zeitgeist-contrastado-iii/) habéis desactivado los comentarios, lo hago aquí también:

      No… No están desactivados. Los comentarios están filtrados por defecto hasta su revisión manual. TODOS. Los de TODAS las entradas.

      Si supiera usted leer una página web, lo habría podido comprobar en el apartado del menú inicial (el que está arriba, a la derecha), el que dice algo TAN claro como…

      Normas de uso y normas para poder comentar.

      https://natsufan.wordpress.com/normas-de-uso/

      La primera, en la frente.

      Sólo un apunte… la manera de describir a las religiones chamánicas que utilizas no es totalmente cierta… presupones que las sociedades primitivas vivían en un estado de total incomprensión y que construían creencias aleatorias en base a lo que les funcionaba… muchas teorías sin embargo sostienen los contrario.

      Sólo un apunte… Hay que ser IMBÉCIL para decir que mi mujer ha dicho “que vivían en un estado de total incomprensión” y que “construían creencias aleatorias en base a lo que funcionaba”. Si establecían creencias en base a lo que funcionaba… NO ERAN ALEATORIAS (y tampoco dice, por tanto, que vivan en un estado de “total incomprensión”, está usted MINTIENDO).

      Usted no sabe mucho de Matemáticas, ¿verdad?

      Ni de Lingüística, visto lo visto.

      Eres (te retiro el “usted”) TAN TONTO que ni te habías dado cuenta de que la habías cagado nada más empezar, ¿verdad?

      A mí hay una cosa que me hace MUCHA “gracia”… los “listos” que vienen aquí (o a mi blog) RABIANDO por poder contar la primera “parida” de la que saben o creen saber, agarrándose al primer argumento/clavo ardiendo que les sirva como detonante o pueda dar pie para iniciar su perorata.

      En tu caso, perorata ascético-mística “toca-huevos”… en la cual la cagas nada más empezar.

      Otra cosa que me hace “gracia” es que se quejan de mi tono de superioridad y de que me río del ignorante, y luego gastan conmigo (y con mi mujer, que más humilde no puede ser la pobre) ese mismo tono de superioridad… con una enorme salvedad.

      Que no tienen esa superioridad.

      Va el tío y se nos pone a darnos una charla místico-ascética sobre el chamanismo, y nos suelta OJO AL DATO, señores… cosas como ESTA:

      En base a eso construían su “realidad” o su mitología, llegando a ver con sus propios ojos la desaparición de las barreras del ego y obteniendo la comprensión del tao, es decir de que todo es energía, todos somos uno, el mundo real es una ilusión, el ego es una ilusión, curiosamente la misma creencia que siguen teniendo las religiones dhármicas, y que encaja bastante con lo que la propia ciencia ha descubierto en los últimos años. Que todo es energía, que no existe la materia, que nuestros sentidos nos engañan, que sólo vemos lo que queremos ver, que el espacio es vacío.

      ¿La Ciencia enseña que el espacio y la materia no existe?

      ¿Que todo es una ilusión?

      Tírate por el barranco de mi pueblo que vas a comprobar en tus huesos si existe la materia, el espacio… y el dolor.

      Lo ibas a notar con tus propios “sentidos”.

      TIENE HUEVOS lo que tengo que leer, ¿eh?

      Vamos a ver, PAYASO…

      Por si no lo has notado, estos dos blogs son las páginas web de dos personas expertas en desmitificar gilipolleces como las chorradas espirituales con las que me vienes.

      Un servidor es un CIENTÍFICO y está más que hecho a desmontar en tres coma dos las gilipolleces que un payaso como tú viene a soltar para gusto y disfrute de los lectores.

      Un buen libro sobre el tema es “El manjar de los dioses”, de Terence McKenna.

      ¿El libro de ese gilipollas anarquista radical consumidor de drogas psicodélicas “experto” en ocultismo hermético?

      http://www.tripzine.com/listing.php?id=terence1

      http://www.psychedelicadventures.com/

      http://www.fourmilab.ch/rpkp/autopsy.html

      http://en.wikipedia.org/wiki/Terence_McKenna

      Tiene HUEVOS la FUENTE CON LA QUE ME HA VENIDO EL PAYASO ÉSTE.

      MAAAAAAADRE MÍA.

      ¿TÚ ERES EL QUE SE ATREVE A HABLAR DE “CIENCIA”?

      ¿¿¿A MÍ, QUE SOY CIENTÍFICO???

      ¡¡¡LARGO DE AQUÍ, PAYASO!!! ¡¡¡Vete a fumar droga a otro lado!!!

      Si estaba claro desde primera hora, coño.

      Comentario por chemazdamundi — 19 noviembre 2010 @ 21:29 | Responder

    • A todo lo que ha dicho Chema, me gustaría comentar que ese discurso del Sr. Gustavo Sanabria ya lo tengo más que visto. ¡Es una vertiente del relativismo cultural en acción! A veeeeer… una cosa: bien está que alguien admire la diversidad cultural del mundo, cosa que podemos hacer mucho sin caer en paparruchas. Y otra es que alguien no privilegie ningún “relato cultural” sobre “otro”. Lo siento, pero la vida es dura. Y muchas personas, independientemente de su cultura, no se atienen totalmente a los hechos a la hora de contar su visión del mundo.

      ¿Sabes qué supone ser tan relativista como para equiparar los hechos comprobados científicamente con los relatos de la Biblia? Inevitablemente, tendrías que caer en viejas ideas filosóficas como el solipsismo (sólo yo existo: ese mundo es una creación de mi mente). Sí, ese relativismo cultural no es exactamente eso, pero guarda relación con él (un ejemplo es ése: como cada persona tiene su relato sobre el mundo y no hay que privilegiar ninguno, se acaba por decir que la visión del mundo de cada persona es cierta, negando así la existencia, por lo tanto, de “mundo exterior” y “hechos”).

      Y, efectivamente, el solipsismo es muy difícil de refutar (el relativismo cultural es más fácil), por lo que es fácil quedarse ahí. Es una postura cómoda y te puede dar algunos réditos en las discusiones haciendo pensar a otras personas (aunque no te des cuenta de que es un problema filosófico muy viejo). Pero… ¿de verdad es útil? Parece haber una realidad externa que no percibimos totalmente: verbigracia, la espectrometría de masas muestra la composición de diversos productos químicos midiendo iones. Sí, hay muchas cosas que no percibirías con tus sentidos de primeras. Sin embargo, hemos construido herramientas técnicas avanzadas sacando materiales de la mismísima Naturaleza para estudiar esas realidades que de primeras no podemos percibir.

      Como las últimas líneas lo indican, parece haber un mundo exterior más allá del juicio de las diversas culturas. Y las teorías científicas que trabajan sobre la base de un mundo exterior parecen funcionar, por lo que sería una pérdida de tiempo adoptar esas viejas posturas filosóficas. Los ordenadores en donde escribimos se rigen por leyes científicas: matemáticas y física, principalmente. Y como en este universo, sólo ocurre un hecho (puede haber diversas interpretaciones), debe haber, por fuerza, una versión que se acerque más al hecho que otras, por el simple hecho de que cada versión emplea argumentos distintos (o los mismos, pero con palabrería menos precisa).

      Si una tribu te dice que su diosecillo les creó, miente. La teoría de la evolución es mucho más precisa y respaldada por pruebas. Lo que dice esa tribu es mera conjetura.

      La filosofía está muy bien para plantear problemas, pero no es la panacea: tiene muchas limitaciones y sus autores han conjeturado demasiado a lo largo de la historia. Al menos es mucho mejor que la religión.

      Saludos.

      Comentario por McManus — 21 noviembre 2010 @ 19:21 | Responder

      • me gustaría comentar que ese discurso del Sr. Gustavo Sanabria ya lo tengo más que visto. ¡Es una vertiente del relativismo cultural en acción!

        Pero que no te lo pierdas…

        ¿Tú crees que es sólo eso de lo que ha hablado el gilipollas éste sobre relativismo?

        ¡Buf! Pues tiene otro comentario filtrado a continuación que es la repolla… ¡¡¡Con decirte que me viene con la Física Cuántica!!! Mi cuñado el ingeniero se ha partido el troncho de la risa, vaya. “Si es que siempre tienen que salir con la Física Cuántica cuando se menciona el relativismo.”

        Qué r… i… s… a nos hemos pegado.

        Bueno, y cuando se ha leído la “fuente de autoridad” que me ha traído el muy payaso, entonces fue cuando ya se cayó al suelo de la risa. Eso es una cosa que me llama mucho la atención: el que viene con gilipolleces de este tipo, no se queda en decir la mera gilipollez o mentira… suelen leerlas de los sitios más falsos que te puedas echar a la cara. De un ocultista, ¡tiene huevos! El tío se atreve a darme A MÍ lecciones de Ciencia (falsamente por supuesto)… ¡¡¡y me viene con un ocultista hermético!!!

        Jooooo…. deeeeer. “Zeitgeistero” puro y duro. Como que Zeitgeist también utiliza fuentes ocultistas.

        https://natsufan.wordpress.com/2009/10/11/zeitgeist-contrastado-vii/

        https://natsufan.wordpress.com/2009/10/12/zeitgeist-contrastado-viii/

        No en vano ha saltado este payaso en defensa de los “argumentos” del pesudodocumental. ¿No va a hacerlo? No tiene más remedio. Atacamos aquello en lo que cree.

        ¡Coño, curiosamente, Zeitgeist también utiliza “etnobotanistas” (Jan Irvin) de fuentes como el Terence McKenna ése! Pues claro que lo va a defender.

        Y luego se enfadan (porque se ha enfadado cuando lo he puesto en ridículo, por supuesto) cuando los pongo en evidencia. ¿Serán hipócritas? No me extraña que le haya tocado los huevos leerse los artículos destrozando las mentiras de Zeitgeist. Y es que si no comentan… se mueren. Les da el telele. Tienen que decir lo que sea, con tal de desacreditar aquello que les ha tocado los huevos… AUNQUE SEA CON ARGUEMNTOS FALSOS. Porque si no, revientan.

        Hay veces que me pregunto… ¿con quién se creen que están hablando? ¿No han visto la calidad del blog ni nuestra capacidad argumentativa? ¿No ven que destrozamos a TODO el que viene así? ¿Cómo es que se atreven siquiera a pensar con soñar en creer que puedan encontrar que ni un resquicio de justificación? ¿¿¿SE CREEN QUE NO VAMOS A AVERIGUAR ENSEGUIDA DE DÓNDE VIENEN SUS GILIPOLLECES???

        Joder, si basta con “googlearlo” (en inglés, claro). Y va el tío y dice que por qué usar de fuente a un ocultista anarquista radical propagandista del uso de drogas psicotrópicas le desacredita.

        Noooooo…. qué va, qué va… es una fuente de “absoluto prestigio”.

        Vamos, hombre. Tendrá cojones la cosa.

        Un tío como este “Gustavo Sanabria” que ni sabe lo que es “aleatorio” (no sabe mucho de Combinatoria, es obvio, jo, jo…) me va a decir a mí lo que es Ciencia.

        Pero que TODAVÍA hay más… que me viene retorciendo vilmente la psicología sensorial (“de la percepción”, dice él).

        Es tan ejemplificador de los payasos que vienen por aquí que estoy pensando en dedicarle un artículo en exclusiva. Es que quiero que el público VEA y COMPRUEBE quiénes son este tipo de personajes amantes del relativismo. Sí, todos estos payasos que se creen que saben más que nadie y en nada que los acorralas te salen con la Física Cuántica y el gato de Schrödinger, y que si la percepción es relativa, y bla, bla, bla…

        Creo que va a ser un muuuuy buen artículo.

        ¿Ése?

        Ése no sabe muy bien ni dónde se ha metido. Se va a lamentar toda su puta vida.

        Comentario por chemazdamundi — 23 noviembre 2010 @ 09:30 | Responder

        • Que va, no han visto nada, hay payasos que utilizan la relatividad especial para apoyar el relativismo filosófico.No hay cosa más absurda, personalmente he estudiado la relatividad especial y no encuentro relación alguna entre ambas. Claro, si no quieres equiparar un concepto como la relatividad de las velocidades (teniendo en cuenta que hablamos de sistemas de referencia inercial) con conceptos que ya competen a las ciencias sociales.

          Me jode mucho todo esto, y más cuando se trata de algo sensible para mi, la ciencia, especialmente la Física. Yo no soporto que la utilicen para justificar pavadas.

          Comentario por ibethk — 28 noviembre 2010 @ 06:47 | Responder

  2. Hola amigo antes de comenzar a expresar mis dudas me gustaría confesar que caí en el error de no verificar las fuentes del “documental” y además compartirlo (por zeus que me arrepiento) también me gustaría decir que soy “poco entendido” (viva los eufemismos) en las materias que se tratan y que después de haber leído algo de su blog tengo 2 buenas noticias (quizá sean buenas solo para mi): la primera es que me he desencantado por completo de este pseudodocumental y la segunda es que aun me quedan ganas de hacer algo para “salvar” el mundo :) así que el documental no fue completamente inútil, en parte gracias a que (por buena fortuna) también me gusta enterarme de las cosas e ir mas al fondo de lo que se “muestra” (lo que me llevó a leer su blog), es decir a lo mejor tengo vena científica en el fondo jejeje (pero muuuuy en el fondo) sin embargo me dedico al arte y pues es de humanos errar y es todo lo que he de decir en mi defensa, sé que no es buena pero pues es la que hay.

    realmente no se muy bien por donde comenzar ya que cada vez me saltan mas dudas a la cabeza pero trataré lo mejor que pueda, seguramente note usted faltas en mi redacción, materia que nunca ha sido mi fuerte y mis calificaciones desde la primaria hablan mucho mejor que yo al respecto :S de cualquier manera cualquier corrección la tomaré como consejo.

    Primeramente en el tema del oro respecto a su valor convencional menciona que efectivamente hasta la fecha se usa como reserva para respaldar el dinero pero entonces no entiendo como es posible que un dinero oficial que es convencional (me refiero a basado en convenciones como el oro) se base en oro que es convencional ¿no seria mejor una sola convención? o por que razón sucede eso?, a lo que me refiero es que entiendo que usted dice que el valor proviene de la escasez, pero donde quedaría el trabajo expresado en horas/hombre, maquinaria, gasto de energía y otros que simbolizan el valor real (o el esfuerzo no lo sé) que costó obtener ese oro, eso querría decir que entonces sin importar el esfuerzo titánico que cueste obtener algo ¿siempre lo mas escaso valdrá mas? ¿eso no entra en la variable?

    Propongo un ejemplo de algún material sumamente abundante en la tierra digamos el carbón, pero que en su forma útil para algún propósito especifico requiera de una gran inversión de energía y recursos, digamos que solamente de esa manera se pudiera obtener un diamante, en ese caso el diamante adquiere mucho valor es decir que lo puedo cambiar por muchísimas gallinas ¿hasta aquí bien? ahora supongo que si el proceso para fabricarlo se refina, se hace eficiente y se automatiza lo mas natural es que se produzca cada ves más (supongamos que es algo sumamente útil para nuestra civilización y por lo tanto con una demanda constante) por lo que en algún momento el objeto perderá valor, es decir menos gallinas por diamante, pero el objeto sigue teniendo valor de uso y además sigue representando un gasto de recursos y bueno a partir de aquí para mi es un caos tratar de entender esto, cada ves hay mas diamantes, sin embargo mas o menos una cantidad de gallinas que se mantiene en la misma proporción con el tamaño de la población y el que fabrica los diamantes ve como disminuyen estrepitosamente su valor con relación a las gallinas, por lo que el fabricante decide hacer lo lógico producir mas diamantes para mantener su estilo de vida, pero después de un tiempo ya no valen ni la pena de producirlos ¿y que pasó con la energía invertida? si se hubiera puesto de acuerdo con los demás fabricantes para crear una escasez artificial ¿le hubiera ido mejor? ¿cual es la solución a su problema para mantener su estatus?¿en este modelo económico es inevitable quebrar o volverse zombie del trabajo?

    A lo que voy con todo esto es que independientemente de que en el “documental” la recagan por todas partes dicen algunas cosas que no dejan de darme miedo o hacerme pensar, por ejemplo cuando se toca el tema de la escasez (nada que ver con lo de el dinero es deuda). por en wikipedia encontré esto: “En su libro Creadores de escasez. Del bienestar al miedo, el economista David Anisi, considera que el predominio del poder económico sobre otros poderes que lo atenúen o regulen, requiere crear nuevos mercados de escasez: desempleo para reducir salarios que no resuelven el desempleo, mercantilización de bienes públicos como la educación la sanidad y la seguridad, haciendo que resulten inaccesibles y costosos para una buena parte de la población.” no se si sea una buena fuente pero cuando leo estas cosas me cuestiono el sistema en el que vivimos independientemente de que comprenda o no a fondo el asunto.

    todo esta empresa (por cierto gran trabajo) que han realizado para echar abajo estos y otros mitos es muy loable (titánico esfuerzo y digno de aplauso), sin embargo me gustaría mas leer propuestas de su parte para mejorar la situación, incluso mas aun me gustaría conversar con usted en persona para entender mas de estos temas o que me recomendara algún libro que hable a grandes rasgos y contundentemente sobre el tema para que lo pueda entender sin ser economista, sobre todo me gustaría saber que criterios puedo emplear a demás del sentido común (que según dicen por ahí, es el menos común de todos los sentidos) para identificar fuentes confiables de información en internet, es decir, alguna guía quizá para no embelesarse con lo primero que nos lanzan a nosotros los ignorantes que mordemos el anzuelo por desesperación ante nuestra realidad.

    gracias por leer mis dudas (probablemente tontas) y disculpe si fui en algo molesto.

    Comentario por David Ortiz Romero — 16 junio 2011 @ 09:11 | Responder

    • ¡Hola!
      Encantada de saludarte. En cuanto a haberte creído el documental, no te preocupes, lo malo no es el error, sino la persistencia en él, que rectificar es de sabios. Creo que todos nos hemos creído en algún momento una mentira audiovisual. La primera que recuerdo fue que en las películas, los vaqueros eran “los buenos” y los indios “los malos”. Fue un shock enterarme de que la cosa era, con sus tonos de grises, más bien todo lo contrario… Vamos, que a todos nos ha pasado. Lo bueno es que la siguiente no nos la cuelan tan fácilmente, ¿a que no? ;-) Bien por ti por ir más “al fondo”, porque así es como se aprende :-) . Yo también me creí algunas de las cosas que decía Zeitgeist, porque ¿quién sabía algo sobre la fundación de la Reserva Federal? Yo no, estaba predispuesta a creerme casi cualquier cosa, porque la información me llegaba en blanco. Ahora sé que mentía, pero para averiguarlo, tuve que hacer lo mismo que tú: investigar.

      Primeramente en el tema del oro respecto a su valor convencional menciona que efectivamente hasta la fecha se usa como reserva para respaldar el dinero pero entonces no entiendo como es posible que un dinero oficial que es convencional (me refiero a basado en convenciones como el oro) se base en oro que es convencional ¿no seria mejor una sola convención? o por que razón sucede eso?, a lo que me refiero es que entiendo que usted dice que el valor proviene de la escasez, pero donde quedaría el trabajo expresado en horas/hombre, maquinaria, gasto de energía y otros que simbolizan el valor real (o el esfuerzo no lo sé) que costó obtener ese oro, eso querría decir que entonces sin importar el esfuerzo titánico que cueste obtener algo ¿siempre lo mas escaso valdrá mas? ¿eso no entra en la variable?
      Buffff… Entras pisando fuerte, ¿eh? Empecemos por el principio:
      Creo que lo que querías preguntar es, “si el dinero que usamos vale porque creemos que vale, pero se basa en el oro, que en realidad también vale porque creemos que vale… ¿por qué basar una convención en otra?” Esto es, por qué apoyar el valor de un papel que todos sabemos que no vale nada, en un metal amarillo maleable que, en realidad, tampoco sirve para nada. Espero que ésa fuera la pregunta.

      Es una pregunta con muchísima miga. Date cuenta de que al hablar de moneda fiduciaria, al preguntar por qué la gente cree en ella, me estás preguntando básicamente sobre las creencias y pensamientos profundos y arraigados de los seres humanos. Vamos, que me estás poniendo en un brete, pero como es un brete interesantísimo, te voy a responder. Pero tienes que saber que mi respuesta no está apoyada por el método científico (porque lo de la telepatía mundial no lo termino de controlar). Te puedo dar una opinión más o menos razonada, y si quieres más chicha tendrás que preguntar en el blog de Chemazdamundi.

      Volvamos a tu pregunta, y la vuelvo a traducir a ver si la he entendido:

      ¿Por qué respaldamos un papelito que no vale nada basándonos en oro que no vale nada?

      Bien, pues hay varios motivos por el que el valor del dinero usa el oro de referente. El primero que se me viene a la mente es la tradición: el oro era lo que se usaba antes, y por tradición la mayor parte de la gente (que es de lo que se trata) creerá más en un papelito que tiene detrás una reserva de lingotes de oro que en un papelito que tiene detrás la firma del gobernador del Banco de España. Digamos que al tratarse de moneda fiduciaria (o de fe, esto es, que vale porque creemos que vale), se sigue usando oro simplemente porque la gente cree que vale.
      ¿Y por qué la gente cree que el oro vale?

      Por varios motivos. El primero, que es más tangible y pesa más que la reputación de cualquier ministro de Economía, por intachable que sea ésta. Físicamente, el oro, como hemos comentado, es difícil de falsificar, bonito, altamente maleable y fácilmente acumulable. Es muy reconocible, y si no sabes reconocerlo, lo echas en ácido, que si no es oro no lo aguantará. En principio, se usó como valor común por todas esas características. Pero claro, es que cuando llegaron los billetes, el oro llevaba siglos siendo esa referencia. La gente estaba acostumbrada a asociar el dinero, la riqueza, la opulencia, hasta las “cosas buenas” al oro. Es más, el concepto de lo mucho que vale el oro estaba impregando en la cultura. Piensa en frases como:

      “No dejes a esa chica, vale oro.”
      “¡Ni por todo el oro del mundo!”
      “Esa frase ha valido oro.”

      ¿Qué aprendes antes, tu idioma o economía avanzada? Ya sólo con aprender a hablar, estás siendo martilleado con lo mucho que valen el oro y los diamantes. Visto así, ¿tiene o no tiene lógica que el oro siga siendo el principal referente para la moneda fiduciaria? Si quisieras sustituirlo por otra cosa, tendrías que convencer a la gente que de que la otra cosa (medidas de grano, tierras, los edificios públicos) vale lo mismo. Y no tendrías garantías de éxito. Estamos hablando de cambiar la mentalidad de muchos millones de personas a la vez, ¿me explico?

      En suma: el oro es una convención que apoya otra convención porque durante siglos la gente se ha criado pensando que el oro primero, y después el dinero en general, valen. Dejarían de valer cuando mucha gente dejara de creer que son valiosos, y por desgracia no dan clases de economía básica en el colegio. Si la gente creyera en que lo que vale de verdad son los kiwis, el Banco de España necesitaría un contenedor frigorífico para guardar kiwis, y se centraría la investigación científica en crear grandes contenedores frigoríficos para almacenar kiwis, así como formas de deshidratarlos para que aguantaran más en la nevera. Verás, además, que es más cómodo que la gente crea en el oro, que es fácilmente almacenable.

      Por supuesto, se pueden hacer cambios radicales de mentalidad… Como se ve durante las burbujas, inmobiliaria o de los tulipanes. Pero todo se basa en lo mismo: que mucha gente se crea que algo vale.

      ¿Siempre lo más escaso valdrá más?

      Siempre no. Sólo si el número suficiente de gente cree que lo vale. Por ejemplo, en África muchas personas quieren ser más pálidas y en Occidente muchos insisten en ser morenos, y en ambas zonas la gente paga una barbaridad por blanquearse la piel si la tiene oscura o por oscurecerla si la tiene clara (poniendo en riesgo su salud… date cuenta de que algo que en teoría “vale” más, la salud, se sacrifica en aras de algo superfluo). En el sudeste asiático (Japón y China), aunque haya excepciones, la mayoría de la gente que tiene la piel blanca la prefiere blanca. La piel oscura es escasa, pero no se valora.
      Pasa lo mismo en muchos países con la cultura y el conocimiento, la investigación científica. ¿Son valiosos? Sí. ¿Son escasos? En este país, muchísimo. ¿Se valoran? Ouch.
      Volvemos al primer motivo que te comenté de por qué vale el oro. Que algo sea tangible, que se pueda coger con las manos, en general hace que la gente crea que vale más.

      Propongo un ejemplo de algún material sumamente abundante en la tierra digamos el carbón, pero que en su forma útil para algún propósito especifico requiera de una gran inversión de energía y recursos, digamos que solamente de esa manera se pudiera obtener un diamante, en ese caso el diamante adquiere mucho valor es decir que lo puedo cambiar por muchísimas gallinas ¿hasta aquí bien? ahora supongo que si el proceso para fabricarlo se refina, se hace eficiente y se automatiza lo mas natural es que se produzca cada ves más (supongamos que es algo sumamente útil para nuestra civilización y por lo tanto con una demanda constante) por lo que en algún momento el objeto perderá valor, es decir menos gallinas por diamante,

      Pues… pones un ejemplo interesante porque ya ha ocurrido. Gemesis y Apollo diamonds ya producen diamantes en laboratorio. El gasto energético es tremendo (por mucho que refines el proceso, barato no es). Y de momento, lo que ha pasado es que:

      1º. Mantienen una escasez artificial. Producen lo que producirían con minas pequeñas, para no tener problemas con la competencia, y para no tirar los precios.
      2º. Los venden un 30% más baratos que los naturales. Como sus diamantes son, además, bastante correctos (no suelen tener imperfecciones), estamos hablando de que sacan un producto de calidad superior a menor precio.

      http://www.apollodiamond.com/

      pero el objeto sigue teniendo valor de uso y además sigue representando un gasto de recursos y bueno a partir de aquí para mi es un caos tratar de entender esto, cada ves hay mas diamantes, sin embargo mas o menos una cantidad de gallinas que se mantiene en la misma proporción con el tamaño de la población y el que fabrica los diamantes ve como disminuyen estrepitosamente su valor con relación a las gallinas, por lo que el fabricante decide hacer lo lógico producir mas diamantes para mantener su estilo de vida, pero después de un tiempo ya no valen ni la pena de producirlos ¿y que pasó con la energía invertida? si se hubiera puesto de acuerdo con los demás fabricantes para crear una escasez artificial ¿le hubiera ido mejor? ¿cual es la solución a su problema para mantener su estatus?¿en este modelo económico es inevitable quebrar o volverse zombie del trabajo?
      Pues… Ya has visto. No es inevitable quebrar a no ser que produzcas algo que la gente no quiera. Antes de quebrar, produces menos y vendes menos (lo que dejaría a algunos empleados en la calle, o a todos con un sueldo menor por reducción de horas, pero no obligaría a quebrar a la empresa).
      El fallo de tu ejemplo es que has dado por sentado dos cosas:
      1. Que como hay mucha demanda, el fabricante de diamantes va a fabricar más. No, fabrica poco para que no bajen los precios. Fabricará más si puede mantener los precios, o si calcula que le sale más rentable vender 1.000.000 diamantes a 500 euros que 1000 a 2000 euros. Si le cuadran las cuentas, fabricará más y más barato, o más e igual de caro.
      2. Que si el producto vale menos por haber muchos, fabricará más para seguir ganando lo mismo. Para nada. No fabricaría más: si la demanda es tremenda, lo que se hace es subir los precios hasta que se estabilice. Si yo vendo un diamante a 700 euros y me lo quitan de las manos, lo que hago es venderlo a 800. Si a 800 me lo siguen quitando, lo pondré a 900. Y si a 1000 ya no me lo compran, volveré a bajar a 900.

      A lo que voy con todo esto es que independientemente de que en el “documental” la recagan por todas partes dicen algunas cosas que no dejan de darme miedo o hacerme pensar, por ejemplo cuando se toca el tema de la escasez (nada que ver con lo de el dinero es deuda). por en wikipedia encontré esto: “En su libro Creadores de escasez. Del bienestar al miedo, el economista David Anisi, considera que el predominio del poder económico sobre otros poderes que lo atenúen o regulen, requiere crear nuevos mercados de escasez: desempleo para reducir salarios que no resuelven el desempleo, mercantilización de bienes públicos como la educación la sanidad y la seguridad, haciendo que resulten inaccesibles y costosos para una buena parte de la población.” no se si sea una buena fuente pero cuando leo estas cosas me cuestiono el sistema en el que vivimos independientemente de que comprenda o no a fondo el asunto.

      A ver, existen formas de escasez controlada, pero no tenemos por qué temer a todas. De Beers provocó una escasez artificial de diamantes, inflando sus precios. Eso no me preocupa, porque en general los diamantes que hacen falta en industria son de un tamaño diminuto y accesibles, y la joyería es un lujo. Si alguien quiere crear escasez de oro, ferraris o diamantes, no hay ningún problema: no se compran y punto.

      El problema, que me imagino que es el que te preocupa a ti, es cuando los cabrones que controlan el mercado se dan cuenta de que una puede pasar de los diamantes, pero no puede pasar de la vivienda, la comida, el agua y la energía. Y sí, ahí va siendo hora de empezar a preocuparse.

      La burbuja inmobiliaria demostró que había muchísimo hijo de mil padres dispuesto a hacerse rico a costa de las necesidades básicas de otras personas. Cuando se les acabó la burbuja inmobiliaria, se empezó a ver que muchas inversiones iban hacia la energía. Y así, algunos agoreros afirman que tras sacar los cuartos a la población en casas, pretenden crear una burbuja energética, y después una del agua.

      No sé si será cierto, pero sí tengo claro que si se les permite, lo harán. ¿La solución?
      Pues no permitírselo. A ver, que de este problema, históricamente, ya venimos. Los gobernantes franceses de los tiempos de “El Estado soy yo” hacían y deshacían a su antojo porque se les permitía. Dejaron de pasarse de rosca a base de guillotinazos. Y cualquier gobernante dejará de pasarse de rosca cuando no se le permita pasarse de rosca, no hay más misterio.

      sin embargo me gustaría mas leer propuestas de su parte para mejorar la situación,
      Básicamente, control, control y más control. Socialdemocracia. Esto es, la empresa privada puede ser competitiva a la hora de vender smartphones, ropa, diamantes y cosas superfluas. PERO la comida, la vivienda, la energía, la seguridad, la educación, la sanidad, las pensiones y el suministro de agua TIENEN que ser estatales. Y claro, estar controladas por gobiernos competentes y honrados (sí, pido mucho, pero es que es lo que hace falta). Lo que es inaceptable es que se privaticen empresas públicas como Telefónica (ahora Movistar) o las eléctricas, que se construyeron con impuestos de los ciudadanos (durante décadas) y ahora los dueños privados ahoguen a los usuarios en lugar de invertir los beneficios en mejor servicio.
      Seamos realistas: a un especulador le dejas cobrar el tomate a 5.000 euros, y lo cobrará a ese precio para ser más rico aunque la gente se muera de hambre. Para eso están los sistemas de control gubernamentales, para no permitir que eso ocurra.
      En esta entrada del blog de Chemazdamundi se habla de lo que hacemos nosotros para intentar mejorar la cosa, pero tendrás que bajar hasta el punto IV para ver la parte que te interesa:

      http://chemazdamundi.wordpress.com/2009/05/30/ensayo-contra-el-conspiracionismo-de-%E2%80%9Czeitgeist%E2%80%9D-i-nuestros-motivos/

      Eso sí, de antemano te aviso: Chemazdamundi tiene un estilo muy suyo… vamos, muy agresivo y a veces insultante.

      Algo que no aparece ahí y que creo que es importante es la concienciación social. Para cambiar las cosas a mejor necesitamos políticos honrados. Y cada vez que oigo a alguien decir “si yo fuera él también enchufaría a mi sobrino”, “si yo fuera él también robaría”, o alabar con mal disimulada envidia a Silvio Berlusconi, me doy cuenta de que es imposible tener políticos honrados en un país que les va a considerar imbéciles por serlo. Tolerancia cero contra la corrupción, y halago y alabanza constantes de la honradez y el trabajo duro, es parte de lo que hace falta, por lo menos en España. Volvemos a lo que has dicho antes, “¿siempre se valora más lo más escaso?” La honradez en política no, ya ves. Y eso sí que vale más que el oro… pero como dije antes, no se puede tocar ni guardar en un cajón.

      incluso mas aun me gustaría conversar con usted en persona para entender mas de estos temas o que me recomendara algún libro que hable a grandes rasgos y contundentemente sobre el tema para que lo pueda entender sin ser economista, sobre todo me gustaría saber que criterios puedo emplear a demás del sentido común (que según dicen por ahí, es el menos común de todos los sentidos) para identificar fuentes confiables de información en internet, es decir, alguna guía quizá para no embelesarse con lo primero que nos lanzan a nosotros los ignorantes que mordemos el anzuelo por desesperación ante nuestra realidad.
      gracias por leer mis dudas (probablemente tontas) y disculpe si fui en algo molesto.

      Soy de las que creen que no hay dudas ni preguntas tontas. Y también creo que el que pregunta, como mucho se arriesga a quedar por tonto dos minutos. El que no pregunta se queda tonto para los restos.

      En cuanto a libros, tendrás que preguntar a Chemazdamundi, que es el que está más puesto en el tema económico y es el que mejor puede dirigirte.

      Sobre a las fuentes por internet… Me temo que la primerísima acción no es leer un libro… sino aprender inglés. Las fuentes en inglés son muchas, buenas y bastante variadas. Se pueden contrastar infinidad de fuentes si se tienen disponibles, y casi todo está disponible en inglés. Hay muy poca información en castellano, y casi toda es mala y está sesgada hacia un lado o hacia otro.

      Espero haberte ayudado en la medida de lo posible… recuerda que si esta respuesta no es del todo satisfactoria, también puedes preguntar a Chemazdamundi en su blog.

      Por lo demás, gracias por comentar.

      Saludos :-)

      Natsu

      Comentario por natsufan — 19 junio 2011 @ 02:18 | Responder

  3. jejeje muchas gracias por la respuesta hace unos minutos me estaba preguntando si me habría respondido, si efectivamente me dejo muy en claro todo lo que quería saber y más, disculpeme por no expresar bien mi pregunta, pero es bueno hablar con usted ¡¡a ver si así voy aprendiendo :S !!
    con respecto a Chemazdamundi :S le tengo un poco de pavor jajaja….. pero aun así creo que me animaré a preguntarle algunas cosas, de hecho ya le pregunté por su opinión respecto a bitcoin que se me hace un tema bastante interesante.
    Ya le dejé algunos comentarios por otras entradas básicamente para felicitarla :D.
    cambiando un poco de tema me gustaría pedirle su autorización para difundir su obra y la de su esposo lo mas que pueda por la web, aunque eso atraiga a mas de un par de imbéciles por aquí, pero pues de eso ya no me preocupo pues ya vi que saben muy bien como tratarlos XD !!!!!!!!! de nuevo gracias por todo y seguimos en contacto!!!
    por cierto ¿como se puso el #19j? aquí en donde vivo hoy hay un primer encuentro para lanzar propuestas y evitar que nuestros siempre muy listos gobertranzas o ¿debería de decir gatos? http://youtu.be/UtTW72F8xo0 se sigan pasando de listos! el movimiento se llama Democracia Real Ya Yucatán en honor a lo que hacen en España, lo malo es que aquí la gente no usa tanto el twitter, pero pues ahí estaremos tratando de mover conciencias en nuestra #mexicanrevolution ;) también tenemos un hashtag bien bonito que es #Estamosastalamadre XD!!!

    hasta pronto!!

    Comentario por David Ortiz Romero — 19 junio 2011 @ 09:31 | Responder

  4. Veamos: Si la inflación consiste en un aumento general del nivel de precios que obedece a la pérdida de valor del dinero, la única causa concreta (porque no hay otra) es porque la oferta monetaria crece más que la oferta de bienes y servicios.

    He leido y oido en muchos medios expresiones como “poner la máquina del dinero a funcionar” o “imprimir euros…” (sin comillas queda igual). Si tal o cual banco central hace esto…. ¿porque no puedo yo ser un banco central? Preferiria fabricar dinero que tener que ganarlo trabajando 60 horas a la semana.

    La economia no es ninguna religión y ser economista no es ser sacerdote. El mensaje de ZeitGeist es tan irrebatible que precisas de cientos páginas para desmontarlo. Los libros que no me interesan los abandono antes de la página 20.

    Un saludo de un psudoeconomista.

    Comentario por Salvador Navarro Hernandez — 3 agosto 2012 @ 21:00 | Responder

    • “Veamos: Si la inflación consiste en un aumento general del nivel de precios que obedece a la pérdida de valor del dinero, la única causa concreta (porque no hay otra) es porque la oferta monetaria crece más que la oferta de bienes y servicios.”

      …O porque la oferta de bienes y servicios DECRECE más que la oferta monetaria. Por ejemplo, durante una crisis económica.

      No tienes ni PUTA idea de lo que estás diciendo.

      De Economía seguro que no, vaya.

      “Si la inflación consiste en un aumento general del nivel de precios que obedece a la pérdida de valor del dinero”

      O por la REVALORIZACIÓN de los productos de la cesta de la compra CON RESPECTO AL DINERO. Por ejemplo, en una época de escasez.

      Lo dicho, ni puta idea.

      Para más información sobre la inflación:

      http://chemazdamundi.wordpress.com/2010/11/15/clases-de-economia-ii-la-inflacion-1%C2%AA-parte-definicion-y-caracteristicas-de-este-concepto-economico-casos-historicos-historia-de-la-inflacion-hasta-el-siglo-xix-la-inflacion-en-terminos-b/


      “He leido y oido en muchos medios”

      Pues mal habrá leído quien no sabe ni escribir, porque “leído” y “oído” llevan acento en la ruptura del diptongo. Es obvio que a usted no le gusta mucho leer. Se le nota en que no sabe escribir.


      “He leido y oido en muchos medios expresiones como “poner la máquina del dinero a funcionar” o “imprimir euros…” (sin comillas queda igual). Si tal o cual banco central hace esto…. ¿porque no puedo yo ser un banco central? Preferiria fabricar dinero que tener que ganarlo trabajando 60 horas a la semana.”

      Porque eres un triste ignorante (te retiro el “usted”, no te lo mereces) y un patético inculto que no tiene ni idea de las nociones más básicas de Economía y se hace la misma pregunta que todo gilipollas que no ha atendido a las clases en la escuela se hace: “¿por qué no fabrica más dinero el banco central?”

      Pues porque como haga eso, esto es, fabricar y poner más dinero físico en circulación de lo que aconseja su hoja de balances, va a causar una inflación del cagarse patas abajo. Justo, justo, la tontería que mencionabas al principio. Es decir, que no tienes ni puta idea de lo que estás diciendo ni lo que has leído (con acento en la “i”) te ha servido para la puta nada, porque de haber sabido una mínima mierda sobre Economía, deberías haberte dado cuenta de que te has respondido tú mismo con la patética frase que trajiste en primer lugar.

      “Preferiria fabricar dinero que tener que ganarlo trabajando 60 horas a la semana.”

      Luego:
      a) Eres un vago.
      b) Te importa una mierda que la economía de tus conciudadanos se vea afectada con la pérdida de poder adquistivo GENERAL que se causaría al hacer eso. ¿Y tú eres un solidario como aparece en tu página de Facebook?

      http://www.facebook.com/snavarrohernandez

      Joder, Salvador Navarro Hernández (tu segundo apellido se escribe con acento, ¿sabes?) pues menudo papelón estás haciendo.

      c) Bravo, vas acumulando puntos. Yo he conocido gente que ha hecho el ridículo pero que bien, pero TÚ te estás llevando la palma, chaval.

      “La economia no es ninguna religión y ser economista no es ser sacerdote.”

      Y yo no he dicho lo contrario. Lo que es seguro es que la Economía se escribe así (en mayúscula y con acento en la “i”), y que es una ciencia social de al que TÚ no tienes ni puta idea… y pretendes corregir sin tener ni puta idea a un técnico titulado en la materia COMO YO, que te está dando la del pulpo porque te has metido a hablar sin tener ni puta idea con alguien que sí sabe. Aunque no hay que ser muy listo para saber más que tú. Hasta un bonobo africano es superior intelectualmente.

      “El mensaje de ZeitGeist “

      “Zeitgeist”, Salvador Navarro Hernández… Se escribe “Zeitgeist”.

      Ni eso has sabido escribir bien.

      “El mensaje de ZeitGeist es tan irrebatible que precisas de cientos páginas para desmontarlo. Los libros que no me interesan los abandono antes de la página 20.”

      Ya se nota, ya, que no sabes leer… ni escribir. No me extraña que no te enteres ni del concepto económico más básico… si no te terminas de leer los libros, ni los artículos. Si te los hubieras leído, habrías visto que no sólo es rebatible… sino fácilmente rebatible. Tan fácilmente… que da vergüenza que alguien se lo haya llegado a creer pero que ni por un momento.

      http://chemazdamundi.wordpress.com/2008/11/02/el-dinero-no-es-deuda-la-deuda-publica/

      http://chemazdamundi.wordpress.com/2010/02/01/el-dinero-no-es-deuda-xi-%C2%BFes-necesario-endeudarse-para-conseguir-billetes-no-no-lo-es/

      “Un saludo de un psudoeconomista.”

      “Pseudoeconomista”, Salvador.

      Una cosita. Tú aseguras esto en tu sección de “actividades e intereses” en tu página de Facebook:


      Carreraspopulares.com, Los mejores chistes de la historia, Un MILLÓN de FIRMAS para APOYO al GRAN JUEZ BALTASAR GARZÓN., Diario Público, MiCalendario, Por la eliminación de la mitad de los puestos políticos en España, noupindaro.com, Häagen Dazs España, Anonymous España (operaciones), Hartos.org, En las próximas elecciones ni PP ni PSOE., ¿Votaste al PP? pues ahora te jodes, Change.org, Estafas Bancarias, BMW Españay 1 más

      ¿Apoyas al juez Baltasar Garzón? ¿Diario Público? ¿Estás en contra del PP? Bien, bien. Yo también soy progresista, es más, soy sindicalista, ecologista, descendiente de represaliados por el franquismo e incluso participo en una ONG.

      Eres un chico “activista” como yo, ¿no?

      Supongo que, a estas alturas, sabrás que Zeitgeist… es una herramienta de propaganda libertariana ultraderechista encubierta; que lo filmó y editó un ultraderechista, Peter Joseph Merola, para intentar difundir subrepticiamente ideología del Tea Party estadounidense, en apoyo del ultraliberal Ron Paul (el que sale en los vídeos, fíjate tú, llegó a pedir el voto para él en su página web); que salen negadores del Holocausto judío en Zeitgeist, the Movie, y que en su sección de “fuentes” aparecen desde miembros del Ku-Klux-Klan hasta antisemitas, ocultistas, conspiracionistas, gente de la John Birch Society…

      https://natsufan.wordpress.com/2009/10/12/zeitgeist-contrastado-xlvii/
      https://natsufan.wordpress.com/2009/10/12/zeitgeist-contrastado-xliv/
      https://natsufan.wordpress.com/2009/10/12/zeitgeist-contrastado-xlv/
      https://natsufan.wordpress.com/2009/10/12/zeitgeist-contrastado-xlvi/

      Y tú te has creído que Zeitgeist era un vídeo antisistema progresista.

      Mira, Salvador Navarro Hernández… sólo te voy a decir una cosa más…

      NO HAS HECHO MÁS EL RIDÍCULO PORQUE NO HAS PODIDO.

      OWNED.

      El que pase y lea está invitado a reírse de este triste ignorante. Aquí o en su Facebook, claro.

      Comentario por chemazdamundi — 3 agosto 2012 @ 22:07 | Responder


RSS feed for comments on this post.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: